miércoles, 26 de febrero de 2014

De virus y lácteos


Yo no sé si esto de la maternidad te reduce las defensas como te reduce las ganas de vivir, pero la cuestión es que yo no gano para resfriados y vivo con un pañuelo pegado a la mano, moqueando y estornudando a la velocidad de la luz que apenas si me da tiempo a tragar saliva cuando me viene el siguiente estornudo compulsivo que yo no sé cómo no fuero de asfixia o de pegarme un leñazo contra cualquier pared en una de esas convulsiones que me dan y que me dejan dando vueltas como si me estuviera apaleando un fantasma con mala leche.

Lo nuevo es que ahora los resfriados se me juntan con la alergia primaveral que tengo desde noviembre, que yo soy mucho de adelantarme a las estaciones y de disfrutar por anticipado de estas maravillas de la genética –que mi madre entre el nombre engendro, las caderas y la rinitis se quedó descansando- y mezclo los estornudos encadenados con los picores de ojos nivel me los quiero arrancar ahora mismo y quedarme como el príncipe feliz –aquel del cuento deprimente que me traumatizó de niña- con tal de liberarme de estos ojos alérgicos que se me ponen rojos nivel Hulk en un momento de furia y dan mucho miedo.

Y como desde que soy madre y no tengo tiempo para ponerme mala me empastillo viva –yo que era de las que me negaba a tomarme una aspirina infantil- alternando Espidifenes, paracetamoles y Red Bull y Pharmatones y todo lo que pillara para evitar estar hecha una madre múltiple ‘estrosaíta’ pidiendo clemencia por las esquinas, ahora ya no me hace efecto nada y tengo que sobrevivir a jierro, sin una droga legal que echarme al gaznate.

Por eso he decidido pasarme a los actimeles, que mira que nunca me han gustado pero por aquello de reforzar las defensas encanijadas que tiene una a fuerza de malvivir, el otro día compré unos paquetones gigantes que parecía que aquí vivíamos una nueva versión de la Tribu de los Brady.

El problema es que yo no había contado con la adición a los lácteos de la pelirroja –que comer no come, pero se jala seis petit suisss en un segundo como si fuera un gremlin de los malos con bulimia- y antes de que pudiera darme cuenta de que estaba demasiado callada, me la encontré agazapada detrás de la puerta del frigorífico con cara de éxtasis y con al menos seis botecitos vacíos a su alrededor como si fuera un borracho callejero con sus bricks de vino blanco.

Y lo peor no es la indigestión que podría haber pillado sino el hecho de que tenga el cuerpo lleno de minibichos defensores, lo que la hace indestructible y más incombustible de lo habitual y lo habitual ya es mucho. Así que si no fuera poco tener que arrastrar estas enfermedades que me tienen ‘valdaíta’ en términos normales, ahora tengo que enfrentarme con una Obelix caída en la marmita mágica, con energía para matar un tren y bichitos defensores para acabar con todos nosotros.

15 comentarios:

  1. Jajaja, ¡¡qué bueno!! Te veo con la armadura puesta y la espada en mano, enfrentandote al dragón. O como los espartanos contra el ejército persa. ¡Auu, auu, auu!
    Yo conozco a otro coloradito que comer tampoco come pero los petits, los batidos y los bibi con 'tototate' son pocos todos los que pille.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pues no que queda nada, con la pelirroja "actimeliada", y sus defensas superpoderosas!. Si ya era un bichito antes, ahora no te digo ná.

    ¿Ya tienes alergia? ¡Qué horror! Yo el año pasado no tuve (y siempre la tengo en primavera); así que cruzo los dedos para que este año tenga tanta suerte como el pasado, que no sé qué pasaría, pero ni un estornudo tuve, oye.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  3. Sublime!!!!!!
    Insisto...son gemelas de distinto útero. Mi hermana me dice constantemente, que mi morena se cayó en la marmita de Obélix al nacer.

    ResponderEliminar
  4. También la mía se come los petit suisse que da gusto!. Y yo que vivo en tierra de mucho yogur, nata ácidas(riquśimas) y cosas de esas naturales que te venden las viejas en la plaza que han estado haciendo por la noche en su casa del pueblo y te lo traen , te juro qué delicia!!
    Por cierto, tu nombre es bellísmo. en Argentina era de los más corrientes y encima, una ciudad preciosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que ciudad argentina se llama Flor?

      Eliminar
  5. ayy que me muero de la risa!!! Las defensas de la niña han requetedesayunado... eso tiene que dar mucho mucho zuto!!
    Animo guapa.... tú puedes con los L-casei Imunitass esos y con mucho más!!!!!!

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja me muero sólo de imaginarme a la pelirroja con cara de éxtasis y los botecitos vacíos a su alrededor!
    Piénsalo bien, igual te libras de que se costipe...aunque te de guerra ;-)
    Besotes!

    ResponderEliminar
  7. Ay, madre mía, que ahora tiene superpoderes... Jajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  8. Pero mujer...la solución es muy fácil...si la pelirroja se tomó seis, tú tómate siete!!! hay dos opciones: o te vuelves más indestructible que ella, o te c*gas por la patabajo, lo cual sería un fantástico añadido a la rinitis...imagínate cuando te dieran esos estornudos salvajes que hacen perder el control de los esfínteres durante (al menos) tres segundos...jajajaj!!! Un beso

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja!!! Me estoy imaginando a la pelirroja con la cara de me han pillado pegándome el atracón!!! Puff pues si empiezas ya con la alergia, ánimo y mucha suerte porque has empezado pronto, pobrecilla!! Un abrazo y mucha fuerza!!! :-D

    ResponderEliminar
  10. Ojos llorosos ahora mismo por la golondrina del Príncipe Feliz, no te digo más...

    ResponderEliminar
  11. Al final si q coges defensas pero despues te vienen los dolores de cabeza y tensionales d tanto estres acumulado menos mal que existen las ferulas para proteger la musculatura y no desgastar los dientes si no .....

    ResponderEliminar
  12. Jajjaja cara de éxtasis y seis botecitos vacíos, dí lo que quieras pero está para babear por ella,momento foto total.No sé si lo del actimel funciona,prefiero no probar, bastante tengo ya con la hipoteca de los yogures naturales, el pequeño no tanto, pero el mayor vacía botes a la velocidad del relámpago, me callo el número por que si lo pongo me remuerde la conciencia por si será algo malo y yo aquí con este consentimiento.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  13. Jajajajajaja qyien se inventaria lo de los Actimeles estos!
    En casa ya me he pasado a los Yop de litro y los yogurs de tarro grande que se acaban en menos que dura un billete de 50 en el monedero..... Animos

    ResponderEliminar
  14. Es que estan muy ricos....!! Y se toman tan facil!!
    Aumque lo mejor cuando te sientes baja de defensas son los probioticos tal cual, de la farmacia. A mi enana pequeña se los doy porque tiene alergia a la proteína de la leche de vaca (un horror!! Si las alergias en adultos son un asco en bebes son para tirarte por una ventana) y le va genial.

    ResponderEliminar