lunes, 23 de marzo de 2015

El gorrión, la muerte y las oreo bañadas


Yo no soy una madre gafapasta de ésas que les enseñan a sus hijos las verdades del mundo. En mi casa los Reyes vienen de Oriente, las tripas, que tiene ojos como lemures, lloran si los niños no comen y los bebés salen por el ombligo, que no tiene una los nervios para andar gestionando traumas infantiles con placentas y niveles de hemoglobina en sangre y el pater igual, que un día después de tres horas explicándole a la pelirroja cómo funcionan los espejos tirando de paciencia y de un documental coñazo de ciencia para niños, al final cuando la niña ya parecía haberlo entendido, le soltó un mortal ¿entonces ez magia no, papá?. Sí, magia dijo el pater derrotado y ahí acabó su faceta de padre divulgador.

Sin embargo, un día nos encontramos un pájaro muerto, estrosaíto y medio desplumado, y la pelirroja que todavía no estaba familiarizada con estas cosas quiso llevárselo a casa para cuidarlo, porque la criatura ya veía que aquella cara no era de estar muy bien. Y claro, fue imaginarme al pájaro metido en la cama de la Barbie que era el plan original de la nena y no vi otra salida que tirar de gafapastismo, decirle que el pájaro estaba ko y hablarle de la muerte, ahí a caraperro. Que más trauma hubiera sido tener el cadáver del gorrión en casa.

Pero claro, la niña empezó a poner cara de horror nivel el grito de Munch ante la idea de que todos acabáramos palmándola y al final, entre la espada y la pared y con la visión de la cuenta futura del psicoanalista, me vine arriba y acabé planteándole que morirse era casi una suerte porque el cielo era poco menos que un chollo, donde siempre se puede comer chuches y chocolate, donde no hay deberes y donde uno solo hace lo que quiere. Vamos, que el gorrión despachurrado era poco menos que un privilegiado.

De esto hace ya algún tiempo, pero se ve que la semilla de ‘la muerte mola’ le ha germinado bien y ahora a la menor de cambio quiere que la casque, pero básicamente por mi bien. O sea, cuando me cuenta lo mucho que me quiere y que nunca nunca nos vamos a separar, me aclara que hasta que yo me muera, claro, porque yo soy más vieja porque tengo como ‘veinte añoz de cien’ –que se ve que son muchos- y me toca morirme casi ya. Eso es lo que hay. Pero luego me aclara que si yo quiero ‘mejol nos morimoz juntaz’ o mejor aún, nos morimos toda la familia a la vez que se ve que eso sería lo más porque me lo cuenta con los ojos como platos y haciendo muchos aspavientos como si nos fuéramos a Eurodisney.

Luego piensa en los abuelos y en los primos y en los amigos del cole y al final decide que lo mejor sería una masacre para que la palmemos todos en pandilla, aunque a veces me explica que lo suyo es que esperemos a que tenga un novio para que se venga también para el hoyo. Y mis consuegros también, para que el novio no se quede solo en el más allá con la familia política y los amigos del cole y la seño y la teacher, que también está apuntada.

Yo al principio me horrorizaba con estas historias, que a mí ahora no me viene bien morirme con la de cosas que tengo que hacer, pero cuando me contó que allí puedo estar todo el día en la playa comiendo oreo bañadas y cola cola y patatas al jamón y no hay deberes ni despertador me he venido arriba y ahora me parece un planazo. Luego me acuerdo de que el plan es irnos en pandilla y me veo echando protectores solares a destajo y comiendo oreos rebozadas en arena y me desinflo.

Total, que me tendría que haber traído el gorrión a casa.

29 comentarios:

  1. Rieté tú de los suicidios colectivos de las sectas yankis. Me imagino a la pelirroja en plan Fernando Arrabal cuando nos contaba la llegada del mineralismo, para convenceros a todos.

    ResponderEliminar
  2. Jaja menudas ideas! pero hablar de la muerte a los niños no es fácil, así que mejor que se lo tome con ese buen humor...

    Por cierto ya te acercas al millón y medio de visitas Flor! Si hace nada celebrabas el millón! Qué velocidades oye XD

    ResponderEliminar
  3. Va a ser que la vida en el paraiso es lo mismo que aqui jajaja
    Cuando te leia mas bien me lo imaginaba estilo Bella Durmiente, todos se duermen a la vez y listo.. a dormir 100 an~os (o al menos 2 horas el domingo por la tarde)
    Interesante como cada nin~o lo asimila, lo de la muerte.. Con la mayor vimos una paloma muerta, esa fue la explicacion perfecta y ya no le dio mas vueltas a la cosa.. Con la peque vimos una mariposa muerta, pero a partir de ahi, ella esta sacando conclusiones, que si primero eres nin~a, despues madre, despues abuela y despues te mueres.. en fin..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos te deja llegar a abuela, la mía tiene previsto que la palme antes...

      Eliminar
  4. Pues claro, es que las niñas son de darle doscientas vueltas a todo. Seguro que el pelirrojo es mucho más simple. Eso me han dicho al menos, que los niños son mucho más simples, que yo sólo tengo dos locas... Bufff.... te comprendo porque la mía está igual, a cualquier cosa le acaba sacando punta y termino agotada. Y yo tampoco soy madre gafapasta, porque aunque lo intento la niña "no lo pilla". Que le vamos a hacer....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, sí, sólo entienden lo que quieren. Porque prueba a hablar algo bajito con el pater que se enteran de todo!! jajja

      Eliminar
  5. Pues oye, como líder de secta le veo futuro. Mira a ver, que esas cosas dejan pasta. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le voy a decir a mi madre que nos haga unas túnicas

      Eliminar
  6. Yo no creo que por ser niño o niña le den más vueltas a las cosas, mi hijo desde muy pequeño ha sido de dar vueltas a todo y no saber ni como explicarselo por que era muy pequeño para ciertas preguntas que hacia, hemos pasado por la experiencia de la muerte de un familiar y mi niño tiene 8 años, y dandole vueltas en su cabecita le ha dado por pensar en si nos morimos su padre y yo que va a ser de él, asi que menudo trauma tiene ahora. Me encanta la pelirroja

    ResponderEliminar
  7. jajajajaj ojo a quien le cuenta la pelirroja sus planes de palmarla en pandilla, a ver si se te presenta la policía en casa pensando que sois una familia-terrorista jajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que me faltaba!! Aunque unos mesecitos en la cárcel leyendo, no te digo yo que no me vendrían bien... jajaja

      Eliminar
  8. JAJAJAJA te hubiera salido mejor haberte traido al gorrión, luego un día lo tiras la basura y le dices que se encontraba mejor y se ha largado con sus amigos, mejor que esté deseando que todos os muráis a la vez, cuál secta, para pasarlo teta.

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja...lo que ha dado de sí el pobre gorrión...y él sin saberlo... Si es que la pelirroja tiene madera y de la buena jajaja, que bueno el espejo, ya veo yo al pater dando la razón a la magia jaajjajaja. Yo me he vuelto muy gafapasta, ya estaba harta de fingir para que encima me atacaran a peros- pero esto pero lo otro, así les suelto la verdad y ellos contentos y yo respiro los cinco minutos que les dura el contento. Explicarles lo de la muerte es muy chungo, pero veo que la pelirroja arrastra masas..,lo que te digo, que esta niña vale mucho... La de los churumbeles. Feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí! Una verdad a tiempo ahorra muchos disgustos!! Y muchas canas!! jajajaj

      Eliminar
  10. Me ha cogido tonta y he llorado de la risa. Eres única.

    ResponderEliminar
  11. Flor por Dios, todo el mundo sabe que en el cielo no hace falta protección!!!
    Jajajajaja, buenísimo el Páter docente con los espejos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al pobre se le vino el mundo abajo! jajjaja

      Eliminar
  12. Me partoooo con tu hija y contigo!!!!
    Que arte!! Jajaja
    Me encantais!!

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja, ay, madre mía!! Qué gracia!! Y qué poco duró el afán divulgador del pater.

    ResponderEliminar
  14. Gracias, guapa!!!! Has visto?? Ya no nos queda paciencia... jajajja

    ResponderEliminar
  15. Madre mía Flor...
    Desde luego qué cosas tiene tu niña.
    Pues yo mientras no tenga que compartir la coca cola con nadie, que no me dejen babicas ni tropezones... y me dejaran ir al baño sola a arreglarme casi que podría morirme ahora XD
    Ánimo ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajjaja... Pintarme sola??? Muerte ya!!! jajajja

      Eliminar
  16. Entonces... chuches y chocolate dices??? lo sabe más gente??? ummm :P jajajaj buenísimo

    ResponderEliminar