jueves, 5 de abril de 2012

Mi niña es una choni

Para una madre adicta a la moda, que se estudia la Vogue desde tiempos inmemoriales –ahora sólo la mira y con un ojo en los tres segundos libres que le quedan al día- y que se traga todos los desfiles nacionales e internacionales con la misma emoción que si estuviera en el cine, con un bol de palomitas y una gigantococacola Zero, tomando incluso apuntes –especialmente sobre los vestidos que ha decidido que se pondrá el día en que finalmente la inviten a los Óscar- y que se sabe al dedillo las nuevas colecciones de las grandes marcas low cost –cuyas dependientas ya la llaman por su nombre, le guardan gangas y le preguntan por la familia- tener una hija choni es un drama. Qué digo un drama, una tragedia. Una tragedia de las gordas.

Al principio de los tiempos, cuando su mayor interactuación con el mundo era babear y lanzar bocanadas de leche cortada a quien la cogiera, la pelirroja se dejaba poner de todo: capotas de piqué, faldones hechos a mano, vestidos con encajes y rebecas con puntillas y todas las maravillas del arsenal que, como madre a priori entregada, le había preparado para pasearla por la ciudad como digna hija de su madre.

Sin embargo, a medida que la nena iba acumulando neuronas y carácter, empezó a ponerle pegas a según qué ropa y a pedir explícitamente ponerse algún vestido concreto, antes incluso de empezar a hablar y a mí como aquello me parecía algo muy pizpireto y gracioso, pues la consentía. Total, toda la ropa que tenía era bonita por lo que igual daba el vestido de cuadros que el de lunares, el de piqué que el de algodón orgánico, la niña se quedaba contenta y yo me ahorraba un buen rato de infructuosas negociaciones.

Pero claro yo, cual madre lobotomizada, no contaba con la llegada de la guardería y con ella, la entrada en el armario –¡oh, qué profanación!- de chándales variados, sudaderas, camisetas de deporte, pitillos de colores, calcetas, tenis de velcro y otras muchas prendas espeluznantes que, como no podía ser de otra manera, enamoraron a la pelirroja desde el primer momento para desgracia de su madre y de todos los defensores del buen gusto.

En una de nuestras negociaciones -absurdas pero tan tensas como las de Gaza- acordamos –o acordé yo sola, mientras ella se sacaba un moco, porque además de choni es un poco cochina- que por las mañanas ella podría elegir la ropa para ir a la guardería, ya que allí parece ser condición ‘sine qua non’ ir hecha un cromo y entiendo que la pobre no puede enfrentarse a un día de pintura de dedos y carreras de saco con un vestido de Pili Carrera, así que ella se pone el chándal por la mañana, combinado cómo quiera -y creedme que es capaz de las mayores atrocidades textiles, de ahí que ahora sea el pater quien la lleve al cole y no yo- y una servidora mande en el vestuario para el resto del día o para los eventos que se aparten del micromundo de la guardería.  

No tengo claro si es que no entendió los términos del acuerdo o si directamente me vacila, pero cada vez que toca vestirla, y antes de que yo pueda reaccionar, me abre armarios y cajones hasta dar con la camiseta más terrible de todas -fruto del regalo de un bienintencionado enemigo de la moda o de la herencia de alguna amiga, que seguramente también la detestaba porque esas abominables prendas siempre están casi sin estrenar- llena de lentejuelas y florituras, cuanto más fluorescentes mejor y si puede tener una muñeca con pinta de prostituta, entonces el éxtasis está asegurado.

Y así vamos, luchando. La mayoría de las veces, peleo y la visto de niña bien al módico precio de unas gominolas o de ir andando en lugar de en el carro, pero otras pocas veces, claudico, sobre todo cuando la lleva el padre, y sale a la calle a medio camino entre una indigente loca y una María Isabel cualquiera, pero radiante de felicidad.

Lo peor es cuando vamos a los chinos y se lanza a por los pseudovestidos de fiesta con lazos, tules y mucha purpurina que suelen vender en la parte trasera del local y los abraza fuertemente mientras me mira con la mirada de choni dulce, ansiosa por llevárselo a casa. A veces he estado tentada de comprarle uno para jugar en casa. Total, por 10 euros que cuestan, qué disfrute. Pero luego recapacito y la veo vestida de dama de honor pekinesa camino de la guardería y por ahí sí que no paso... Al menos, de momento.

20 comentarios:

  1. Jjajajajaja........pero una choni mu dulce,es un sol y super divertida!pero volviendo al tema de hoy,pq somos nosotras la q insistimos en q siempre vayan ideales,cuando las nenas a la mínima oportunidad se quitan zapatos,lazos,arrrancan los borlones de sus bonitos calcetines y lucen manchas imposibles se sacar de sus preciosos vestidos de piqué.Por qué directamente no le compramos su chonivesturio preferido,nos ahorramos una pasta y la invertimos en nosotras?ellas contenta y nosotras también ....pues no seguiremos tropezando con la misma piedra una y otra vez,no tenemos arreglo,será la falta de neuronas y q aun nos queda un poquito de buen gusto jaja aunque sea para q las nenas duren perfecta 5 minutillos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo!!!!!! Pero qué vergüenza ir con las enanas llenas de tules y lentejuelas variadas, no?? Aunque ellas irían felices y contentas!! Y nosotras podríamos invertir más en nosotras! Todo es cuestión de estudiarlo! jajja
      XXX

      Eliminar
  2. jajajaja, q personalidad eh!
    y q figurita!! ya elige sus ropas, q amor.
    ya me tocarà esta fase, la espero ansiosa. je

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás cuando te eche el armario abajo, jajajjajaja
      XXX

      Eliminar
  3. Quién sabe, a lo mejor tu pelorroja resulta ser un genio de la moda y tú sin saberlo. De todas formas mejor así, créeme. Mientras que yo fui durante muchos años como una muñeca para mi madre, la cual me ponía los trajes que le daba la gana y no sólo me los dejaba, sino que encima ni ensuciaba ni rompía nada, para dos tías mías, vestir a sus hijas era un calvario. Se rompían los leotardos, los vestidos, los lazos, hasta los dobladillos de las faldas. La madre de la mayor se dio por vencida, y la hija, naturalmente, se convirtió en una choni poligonera pero de las de chulos, putas y viceversa. La madre de la menor no, y la niña siguió vistiendo como una niña bien hasta que en su adolescencia dejó ése actitud de dejadez hacia su aspecto, y se volvió hiperpresumida. Sin embargo, aunque yo me dejaba todo en mi infancia, cuando fui preadolescente, salía con mi prima mayor y fui una cosa muy rara con ramarazos de choni, luego cambié de amistades y fui un intento frustrado de emo, o algo así. Y finalmente me volví adicta a inditex y parecidos.

    Lo que quiero decir con todo este tocho, es que tú no te rindas! tu niña tiene gusto, tiene que haberlo heredado de su madre sí o sí, pero también tiene carácter, y en cuanto sus neuronas empiecen a funcionar medio bien, ya verás como se dejará aconsejar por ti, e incluso intercambiaréis (léase "pelearéis) ropas de vuestros armarios. Palabra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro????? Tengo miedo!!!

      PD. Lo del estilo Emo me ha dejado sin palabras ;) jajajajajajajajjajaja

      Eliminar
    2. No tengas miedo, en realidad se pasa rápido XD Son sólo fases, como lo de colgar pósters en la pared. Mi madre me puso los límites pero dejándome siempre mi espacio, y creo que en eso acertó. Fue divertido pasar por esas fases jeje

      Eliminar
  4. Jajajajajaja como me he reído! No conocía tú blog! Pero desde hoy me quedo por aquí con tu permiso!
    Intenta sobornarla! Que luego llegará la etapa del bershka, pull &bear... Jajajajaja mientras sea choni de este tipo y no del tipo: collares de oro falso, ropa de putas(con perdón pero es así) y etc...
    Un besote gordote :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! No, no, ella es choni de las chungas, nada de Bershka, ella es carne de cañón de mercadillo.
      No somos nadie, jajajjajaja!!!
      Gracias por pasarte!!!

      Eliminar
  5. Jajajaja, que me ha gustado tu entrada de blog. y me has hecho reir un poquillo.Ya veo que tu pelirroja ya tiene su propia personalidad.Muchisimas gracias por pasarte por mi blog.Me voy a ser seguidora para quedarme en un blog.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Me alegra que te guste!!!

      XXX

      Eliminar
  6. Uff, pues y qué ibas a pensar ya no de Miss, si no de mi, que soy quien le viste, jejeje. Y es que no tengo problemas en plantarle un chándal, si no mira: http://missymistergolosina.blogspot.com.es/2012/03/miss-le-gusta-el-ejercicio.html
    Acabo de descubrir tu blog y tú y tu pelirroja me habéis enganchado, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjaja, seguro que los chándal de tu Miss no son de lentejuelas, jajajjaja
      Gracias por pasarte!!!

      Eliminar
  7. Me troncho!!! jajaja.Tengo dos de esas que describes y es un horror!! yo con mis monadas de vestidos de Nanos, Karpi y Gocco y las monstruitas enloquecen mezclando unos tejanos rojos con una camiseta rosa de Hello Kitty y los zapatos de tacon de plastico del disfraz de las princesas!!!

    He descubierto tu blog hace 2 dias y prometo que conforme tenga un ratin (o me dejen las enanas) te iré leyendo.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ufff, lo de los tacones es otro sinvivir. A la mía le fascinan y eso que yo no uso...
      Me temo que nos tocará una complicada adolescencia, jajajajjaja

      Mil gracias!!!

      Eliminar
    2. jajjajja... el mio lleva cinco años vestido de spiderman!

      Eliminar
  8. Una vez leído el post, pienso que de aquí al año que viene tendré que sobornarla y bien para que se deje hacer... Y bien cuàndo quedamos con Violet?


    Amelia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjajaja, de momento con unas gominolas se deja... Así que seguiremos por ese camino, no?? Quedada cuando usted quiera!!

      XXX

      Eliminar
    2. Han puesto en calle nueva una megatienda de chucherías que hará las delicias de la pelirroja...

      Eliminar
  9. ¡Diossssssssss! Acabo de descubrir tu blog y ya te tengo en favoritos. Mi nena cumple tres años ya mismo y por ahora me deja hacer, pero temo la llegada del dia choni como la que más! Un saludo!

    ResponderEliminar