viernes, 20 de septiembre de 2013

Rubias perfectas y pelirrojas lamponas


Como decíamos ayer –que diría Unamuno y yo misma cada vez que entro en coma en el sofá y me despierto sin noción del tiempo- hay niños perfectos. Niños perfectos que se convierten en adultos perfectos que todos conocemos y tienen –ellos- cuerpos atléticos sin pisar el gimnasio y pelucones sin injerto ni loción y tienen carreras profesionales de éxito y sonrisas profiden y –ellas- con la melena extralisa sin un rastro de encrespamiento ni aunque le caiga encima el Katrina, con un tipo de modelo de Victoria’s Secret que contonea de manera natural, hasta con bata de guatiné, y es tan simpática que no puedes odiarla y tiene el trabajo perfecto, el marido perfecto y por supuesto, engendra  a los hijos perfectos. Y le sale de manera natural, no como las impostadas que son igual de perfectas pero con esfuerzo, las que yo digo son perfectas por la gracia de Dios y de la genética y esto es así(n).

Y en esto pensaba mientras masticaba bilis y escribía el post de ayer, cuando recordé una fiesta infantil a la que nos invitaron hace algunas semanas y en la que la pelirroja, vestida de ‘princeza’ como manda la tradición, lo pasó en grande y pudo sufrir en sus carnes un cara a cara con una niña de éstas, de las perfectas, y quedó obnubilada con su presencia, como me ocurre a mí cuando leo la Vogue y veo a Blake Lively.

La fiesta era una fiesta de fin de verano que una amiga montó en su casa para destrozarse los nervios y para que mil niños se divirtieran con juegos de campamento, chucherías, música y ganas de pasarlo bien, que para eso se hacen las fiestas y más ésta que era de disfraces, aunque éste fue un dato que conocimos quince minutos antes del evento, que se sepa.

Así que allí nos fuimos, la ‘princeza’, el primísimo vestido de boxeador y mis ahijadas las mellis vestidas de enfermeras negligentes, para darlo todo junto a una pandilla de niños de diferentes edades que nos esperaban ansiosos por empezar los juegos y entre los que destacaba una niña, de unos 9 años, disfrazada de Jasmine, con una melena rubia casi blanca, con los ojos grandes y azules, una sonrisa encantadora y un tipillo monísimo que auguraba que antes de los 15 ya podría ser modelo internacional.

Por supuesto, el boxeador cayó rendido a sus pies nada más atravesar la verja y desde entonces perdió la conciencia y todos los juegos, mirándola con la mandíbula desencajada y hablando en cámara lenta como Poli Díaz. Pobretico mío. Y la pelirroja debió de ver en ella todas sus aspiraciones porque no sólo no se apartaba de su lado sino que quería ser su pareja en todos los juegos, pero claro la niña, que le sacaba tres cabezas y que sería rubia pero de tonta ni un pelo, se negaba a compartir patata en frente con una pelirroja con pinta de acabar de salir del psiquiátrico y con purpurina hasta en las pupilas.

Y cómo no podía ser de otra manera, la rubia ganaba en muchos juegos, mientras la pelirroja ni siquiera se enteraba de las normas y daba vueltas como una peonza borracha cuando había que pasar la escoba o lanzaba la patata al público cuando lo que había era que transportarla en una cuchara y así con todo. Como mis mellis, que estaban guapérrimas con sus disfraces y sus cofias pero que tampoco daban pie con bola, básicamente porque pasan de todo o como el boxeador, con los ojitos ‘güertos’ muriendo de amor infantil hacia la rubia. Como todos.

Pero la cosa no queda ahí, sino que cuando terminaba la fiesta, la rubia anunció que iba a deleitarnos con un playback y un baile que había preparado para la ocasión y antes de que pudiera hacerme la muerta y acabar con las provisiones de CocaColaZero, la música sonó y casi tiro el vaso al verla moverse como una mini Shakira, con una gracia y un ritmo que me dejaron boquiabierta y que acabaron por matar al boxeador, que estuvo al borde del desmayo.

Pero lo mejor del asunto es que mientras la rubia perfecta se lucía y todos los niños se sentaban a verla, la pelirroja y las mellis decidieron boicotearla, que ellas ritmo no tendrán, pero gracia para siete. Así, las mellis se dedicaron a hacer bailes surrealistas, dando santos como una rana borracha delante de la chiquilla, dándolo todo como no lo habían dado en toda la fiesta –imagino que tenían rencor acumulado- y la pelirroja, que dos horas después había descubierto cómo era el juego, se cruzaba el ‘escenario’ como una sonámbula con una cuchara sopera en la boca y una mandarina sobre la cuchara, con cuidado de que los saltos de las mellis no se la echaran abajo, ahora que por fin le había pillado el truco.

Y entretanto, la rubia bailaba enfadadísima, loca por terminar su actuación con éxito y librarse de las espontáneas… y el boxeador traidor abucheándolas para defender a su pretendida. Y mi hermana, mi amiga Sandra y yo misma, partidas de la risa de ver cómo nuestras tres enanas le arruinaban el espectáculo a la pobre chiquilla.

Envidia creo que lo llaman.

23 comentarios:

  1. Jajaja, pues yo también me hubiera reido de que las tres espontáneas le hubieran chafado el show a miss universo. Qué coraje de niña, por favor, jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. No sé a mi es que las niñas tan cursis y "pedorras" que diría mi abuela, me matan!! Prefiero a una pelirroja descoordinada con salero que a una rubia moñona. Y seguro que su madre también es perfecta y le salen las fiestas perfectas y es la envidia del barrio, con sus farolillos, sus pompones, sus "emparedados" (que no sangüis de toda la vida de Dios) y sus mierdecitas varias...
    Bueno ea, ya me he desquitado a gusto por todas esas mini reinonas perfectas que algún día nos darán envidia de la mala en el Vogue

    ResponderEliminar
  3. Todavía no me he encontrado yo a nadie perfecto. Yo me he encontrado a varios y varias como dices, y nadie, absolutamente nadie es perfecto. Pero tú de eso no te vas a enterar, porque mejor que blanquearse los dientes saben guardar los trapos sucios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón. Además, ¿qué carajo significa perfecto? Seguro que si damos definiciones, nos sale una por cada una de nosotras ;)

      Eliminar
  4. Noooo, no es envidia... ¡Es justicia divina, ejecutada por medio de tus polluelos!

    ResponderEliminar
  5. Quita quita!! Prefiero a una pelirroja descordinada vestida de princeza con salero que una rubia cuasiperfecta, donde va a parar!!!
    ole por la pelirroja y las mellis y su boicot "sin querer queriendo" jajajajajaa

    ResponderEliminar
  6. Estoy leyendo una revista (yo cojo las vacaciones cuando mi niña empieza el cole jiji) y por trigesima vez leo "famosa recuperadisima y con vientre tabla 3 meses despues de dar a luz"....por queeeeeeee?? comoooooo lo hacen??!! si yo 2 años despues sigo con barriguita!! (2 años despues y 3 kilos de chocolatinas diarias claro juas juas).... a este ritmo terminaremos leyendo "sara carbonero, recupera su figura 15 dias antes de dar a luz"...ya vereis......envidia creo que lo llaman no?? jejej

    ResponderEliminar
  7. Yo tambien prefiero a la pelirroja, mi rubio es la versión pelirroja en niño y nos reimos un montón con él.
    Los niños modelo suelen ser demasiado ñoños

    ResponderEliminar
  8. Los niños perfectos son un rollo XD menos mal que los míos han salido imperfectos y maravillosos en su imperfección. Si no, ¿que hubiera hecho su muy imperfecta madre con dos niñitos perfectos?

    ResponderEliminar
  9. Jajaja. Si es que la gente perfecta es muy detestable. Me sumo al boicot!! Besotes.

    ResponderEliminar
  10. Ole por la pelirroja y las mellis!! Que no se diga! Prefiero mil pelirrojas con sus aventuras a una rubia Miss Little Texas. Bss

    ResponderEliminar
  11. Jajjajjj,me uno al boicot,los perfectos son más aburridos,salen bien en foto y a veces ni eso,saca,saca,donde estean dos churumbeles como los míos desbocados.....y que ricos en la foto haciendo el tonto....Envidia????,pero que cosas dices,a mí los niños estos me dan un repelusss.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  12. me parto de risa jaja mi hija es como la tuya que gracia tiene pero ritmo menos pero bueno. A mi me tocaron dos niñas repipis y mi hija no les hacía ni caso porque le decían que jugara a papás y mamás y la mía quería correr y jugar al pilla pilla haciendo el cabra.

    ResponderEliminar
  13. Envidia, nada. Orgullosísimas hasta de las torpezas de nuestra prole. No hay nada como la naturalidad de un niño.

    ResponderEliminar
  14. Pues a mi Violeta no le falta mucho para llegar a perfecta. Pero cuando se viste de princesa Bella con su vestido amarillo largo (largo que toque el piso mami) y sus churritos negros a la cintura, pues… que casi parece de revista. Y se sienta con las manitos en las rodillas y la espalda recta (porque así se sientan las princesas mami) y pide que le den la mano al bajar de la escalera (porque así bajan las princesas mami).. en fin que casi es perfecta. Eso sí de baile nada, que a sus 4 años aún no sabe lo que es mover la cadera! Aunque tenga unas casi caderas hermosas y casi perfectas (casi como la madre!)

    El resto del tiempo se le parece, pero ya tiene las uñas verdes llenas de plastilina y los labios con bigote de yogurt, y los churros siguen siendo churros pero sin crema de peinar porque no me da el tiempo y la peino con la mano!...

    Y así… que a mi me gustan las dos.. la princesa de foto y la princesa llena de plastilina!

    ResponderEliminar
  15. A mi las niñas qué bailan cómo shakira me dan miedo, se meten a grandes y quieren ser modelos, se pierden lo lindo de la infancia: el baile a lo rana, el derecho a ser un poco desgarbadas, cantar feo y desafinado...prefiero ver un par de mellis descoordinadas qué una muñeca de pastel sin infancia.

    ResponderEliminar
  16. Jajaja... me he reído un montón... pobre mini shakira... Me recuerda la peli de Little Miss Sunshine y a todas esas pequeñas niñas sin infancia... me quedo con la pelirroja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ole ole ole!!

      Viva la imperfección!

      jajajaja

      Eliminar
  17. Pues yo no conozco a nadie tan perfecto. Es más, la gente que me parece más feliz, suele ser de lo más normal.

    ResponderEliminar
  18. Jejejeje hacía rato que no reía tanto!!! Te superas cada día Flor, un abrazo! Y otro abrazo a la pelirroja y a las mellis, que deben ser de cuidado también.

    ResponderEliminar
  19. Pongo nota discordante, pobre niña rubia la que le ha caido en un momento, no será sin más que es una niña tranquila ??cursi y pedorra la han llamado, ¿porqué? no será para tanto. Eso sí te reconozco me he reído mientras leía las andanzas de la pelirroja, las enfermeras y el boxeador,visualizada sobre todo a este último todo enamoraooo más me reía.


    MAITANEZ

    ResponderEliminar