miércoles, 6 de febrero de 2013

De parques y abusones


Por si mi vida no fuera yo lo suficientemente complicada, frente al colegio de la nena han colocado un parque de columpios hacia donde salen los niños disparados como locos en cuanto suena la sirena y se abre el gigantoportón a un nivel que ríete tú de las rebajas de El Corte Inglés, y suben y bajan por el tobogán, y saltan sobre el balancín y se montan de dos en dos en los columpios y gritan y chillan y vuelven loco a todo el vecindario.

Sin embargo, yo, en un arduo trabajo de manipulación y argucia maternal, había conseguido que a la nena le pasara desapercibido aquel paraíso terrenal para críos desbocados como ella, no fuera a volverse aún más loca dejando fluir todo su yo hiperactivo y al final me diera la ‘anochesía’ frente al castillo desconchado día sí y día también, con lo malo que debe de ser eso para los nervios.

Y la cosa nos iba bien. A veces la niña preguntaba y pedía bajarse del carrito para lanzarse de lleno al balanceo infernal, pero yo daba un giro tipo Fernando Alonso y le endiñaba una piruleta o un gummy o algo que la abstrajera del entorno el tiempo suficiente para huir de allí y perdernos calle abajo.

Pero claro, fue meter al pater y a su papel de eterno poli bueno en la ecuación y todo se nos fue al traste. Ni dos días duró siguiendo mis indicaciones estrictas de madre rotweiller antes de sucumbir al pecado mortal de llevar a la nena al parque cada mañana antes de entrar a clase y cada mediodía al salir, llegando a casa media hora más tarde y con tierra, chinos y mierda variada hasta en las pestañas, que a punto hemos estado de pillar la viruela en un par de ocasiones.

Y claro, ahora tengo un sinvivir muy grande porque además de tener que salir corriendo cada mañana, con el tiempo pegado al culo, la niña protestando sin peinar y yo empujando el carro mientras se me salen las tripas por la boca y me late la sien al ritmo del Tacatá, ahora hay que sumarle una parada obligatoria en el dichoso parque con sus otros niños salvajes y sudorosos y sus madres y padres abnegados.

Y lo peor de todo ya no es tener que estar haciendo el indio veinte minutos mientras la niña salta como un mono de feria, ni tener que levantarte antes ni llegar más tarde a casa, lo peor es que un día de estos voy a acabar poniéndome violenta con alguno de los progenitores sinvergüenzas que pululan por allí y que cuelan a sus niños con descaro o los dejan media hora balanceándose aunque la cola llegue a Gambia Norte o que dejan que sus niños guanteen a otros sin decir esta boca es mía.

Y la pelirroja que es muy pava para estas cosas no sólo no se cuela jamás, sino que se deja adelantar por cualquier niño más espabilado y me mira con ojos de cordero degollado para que la defienda, y yo cual madre paciente –aunque en realidad me llevan los demonios- le explico que es ella quien tiene que plantar cara y exigir que guarden la cola.

Pues hoy mismo, mientras aguardaba la cola de los columpios, justo cuando ya nos tocaba, apareció un padre caradura y antes de que pudiera sentar a la niña, sentó a la suya y me dijo algo así como ‘es que ella sólo va a estar un ratillo’. ¿Perdón? Como si yo tuviera pensado tenerla ahí sentada hasta la Primera Comunión… Y me dieron unas ganas horribles de guantearle o patearle el culo y mandarlo al final de la cola lamiendo el suelo con propulsión, pero en vez de eso solté algo así como ‘Bueno, si va a ser sólo un ratillo’.

Así que cuando he llegado a casa, he llamado a Orange para desahogarme. Y ahora tengo un bono de sms gratis que no voy a usar.
Que se prepare mañana el padre abusón.

33 comentarios:

  1. Jajaja, me ha encantado lo de la sien al ritmo del Tacata, eres genial!!!
    Yo vivo en Cantabria así q el tema parques ahora en invierno lo llevamos fatal :-( Mi gordita se pasa el día preguntando cuando vamos y aquí llueve q te llueve!!!
    Pero lo de consentir a los abusones ni de coña! Da igual padres q hijos, aquí estoy yo cual madre coraje para defender " sus derechos", q mi gordita en casa tiene mucho carácter pero en el parque es un poco pánfila!
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entonces igual que la mía!! Bueno... y que yo...

      Eliminar
  2. Jajaja, es que hay gente que le echa un morro... Y encima te dejan un mal cuerpo... que luego vas para casa pensando, porque tendría que haber dicho esto, o haber hecho lo otro, o directamente haberle mandado a tomar vientos! Pero no, en el momento solo te sale una medio sonrisilla y cedes y todo por tener un poquito de educación...En fins...

    ResponderEliminar
  3. Hasta el gorro estoy yo de padres abusones y vástagos monstruosos...lo sufro sobre todo en verano en la piscina, y ya el año pasado me volví muy loca y eché de la zona de juegos infantil a grito pelado a dos engendros de unos 7 años que se dedicaban a pegar y empujar a los niños más pequeños, entre ellos los mío.

    ResponderEliminar
  4. Jajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajjajajajaajjaa...florrr..llevaba una pecha sin leerte..y que me reio...eres una artista...bss...meme

    ResponderEliminar
  5. Oye Flor, pues una cosa te digo: para expresiones como “es que va a estar sólo un ratillo” tienes que tener preparadas en la punta de la lengua (antes de salir de casa, para que no te pille desprevenida) respuestas como “Qué curioso. Igual que la mía”, y te mantienes en tu sitio, sólo faltaba. Es que es como lo de la vieja que se cuela en la cola del supermercado con excusas de mierda como que “tiene prisa” (a lo que hay que contestar “Qué curioso. Igual que yo”), o como “es que sólo llevo esto” (cuya respuesta correcta es “Qué coincidencia. Y yo únicamente todo esto”). Las viejas se toman a mal estas respuestas, pero créeme, si no las sueltas, después te va a salir un sarpullido que tú te vas a tomar peor. Estas respuestas, para que sean doblemente efectivas, tienes que soltarlas con la misma cara de tranquilidad pasmosa con la que el abusón de turno ha soltado su intento de pasar por delante de ti. La misma cara. Este detalle, que no se te olvide, es importante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vas a tener que venirte conmigo al parque!! Porque yo quiero hacer eso pero no sé si me saldrá... Desde luego voy a intentarlo y como tu dices en el mismo tono y a la cara... Ainssss

      Eliminar
  6. Flor, padres e hijos abusones hay en todos lados!anda q no he echado yo broncas a cualquier niño del parque q se cuela o les pega a mis hijas! No puedo ver como se quedan con ellas q en eso son muy pardillas... Vamos, si a mi m llega a decir eso un padre le suelto, lo siento pero la mía lleva 2 horas esperando y tb v a ser un ratito... Hombre! Es q no puedo con ellos!!! Y mira q yo soy muy madre del otro pero hay cosas x las q no paso!!!
    Un besooo
    http://wingsinmycloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy Alex. q esto se me ha publicao soloooo

      Eliminar
  7. Bienvenida a Vietnam. Yo a los mios ya les suelto con la consigna de que " hasta que no haya sangre no me llaméis" y pasa casos graves siempre llevo al perro salchicha, no hay mas que dejarle entrar en el recinto del parque y una torba de niños sale tras el dejando libres los columpios. Soluciones ninja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajja, el perro salchicha?? Les da miedo?? jajajjaa

      Eliminar
  8. Pero que jetaaaaaaaa!!!!! Tenías que haberle soltado lo de la primera comunión!!!!!!
    Sinvergüenzas los hay de todas las edades y tamaños, está claro. A mi no me han tocado muchos, pero me irritan muchísimo. Mi hija también es así, me mira con cara de cordero degollado para que la defienda y yo primero miro a ver si hay algún pater por la zona, si no lo hay me pongo bravucona y le suelto al nene, con muy buena cara por si el padre/madre de turno me está mirando de lejos "Mira nene/a, que está ella primero, así que ahora va ella y tu te pones detrás" con mirada furibunda. Y luego le dedico una sonrisa totalmente falsa pero que en la distancia no se puede distinguir (la falsedad me refiero) para que su madre piense que estoy adulando a su horrible fierecilla mientras este me mira con cara de acojono porque sabe perfectamente que me estoy imponiendo y que no voy a dejar que se me suba a la chepa. Sí lo sé, es terrible, pero el parque es la guerra y cada uno tiene su estrategia!!

    ResponderEliminar
  9. Lo has bordado,jajajjaj...,imposible aburrirse,una película por favor...,los churumbeles tienen un parque a la salida del cole,como vamos andando imposible pasar de largo,da igual que haya una nevada de x cms,me he quedado sin amenazas que cuelen y esto me fastidia mucho mi orgullo.Los churumbeles se dejan abusar y los creia espabilados,el hogar engaña mucho,aunque el pequeño empieza a hacerse ver,el mayor se deja frenar por un recien nacido,y mira que lo tengo avisado.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mía es guerrera pero en casa, en el parque es la pava número 1. Ayyy

      Eliminar
  10. Pero Flor eso no puede ser,tienes que sacar la mala uva que si no te pisan son peores los padres que los niños.Mi rubito el otro día estaba saltando en el castillo hinchable y viene el pobre a decirme que unos niños le estaban diciendo que se fuera de allí, que la colchoneta era de ellos y que si no le pegaban,me asome por la colchoneta y con dos palabritas que les dije a ambos, se les corto la respiración y sabes que es lo peor que la mama de las criaturas estaba al lado y no dijo ni mu,amenazas a mi niño y es que se me hincha la vena como a la Patiño.No te dejes pisar Flor,tú puedes.Un besito.

    ResponderEliminar
  11. Pues yo, que ya estoy harta de tanta mala educación en forma humana, no paso una. Como suelen decir, mas vale una colorada que ciento amarilla, así que por mi hija ¡mato! como diría la Esteban, que pa eso es mu madre ella, ¡leches!

    ResponderEliminar
  12. ahhhhaaaaaaaaaaaa m ha encantaod lo de llamar a orange para desahogarte!!!
    yo es q soy la madre del "abuson" y m paso la vida muerta d verguenza, pidiendo perdones y gritando "no se pegaaaaaaaaaaaaa" " no se empujaaaaaaaaaaa" "esos gusanitos/pirules/X no es tuyooooooooo" y un "ea,si no sabes comportarte nos vamos a casa" q, para mayor verguenza, va a compañado d eun suspiro de alivio general...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjaja, eso no debe de ser fácil! Pero los padres ven que regañas y eso se agradece!! jajaj, además, así mantienes el tipín del estrés!

      Eliminar
  13. Jajaja, y tú diciéndole a tu pelirroja que plante cara... Pero tranquila, esta vez te ha pillado desprevenida, ya no te pasa más.

    A mí me cuesta mucho enfrentarme a nadie. Y cuando planto cara, me altero mucho y luego me duele la cabeza. Un rollo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso me pasa a mí, que no me compensa, pero voy a ser asertiva y decirlo tranquilamente...

      Eliminar
  14. Jumm...a mi me sale la vena de maestra de escuela que soy, y pongo firme hasta al más puesto, lo siento mucho caballero pero mi niña estaba primero...así de sencillo haga cola como los demás...no te dejes pisotear, con buenas formas a todos lados, pero siendo borde...yo saco la mala leche hasta cuando paseo con el carro jajajaj a los coches que aparcan en el paso de peatones ...como este cerca...refunfuño por lo bajó...no hay sitios donde aparcar y viene a ponerse en el paso de peatones jajajaj me gasto una mala leche que asusto jajaja,,,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces muy bien que el mundo está lleno de abusones!!!

      Eliminar
  15. Pues no te lo pierdas, estas navidades fui paje real, y claro, los niños se subían a mis rodillas, yo les preguntaba por su nombre, si se habían portado bien, me daban la carta y la echábamos al buzón. Pero claro, los niños tenían que ponerse en cola. Hasta ahí bien. Pues ni cola ni leches, y los más sinvergüenzas los padres, que los niños que iban solos, se ponían en cola, angelitos, y los padres cogiendo a los niños en brazos y pasándomelos hasta por encima de mi cabeza. De vergüenza, de verdad. Los padres no paraban de decir "venga, ligero que nos vamos ya", a dónde coño irán con tanta prisa un domingo a las 12 de la mañana? no se pueden esperar 5 minutos?? tanto es pedir? y todo para volverse a enclaustrar en casa y ponerse delante de la caja tonta. Qué gente Dios mío. Le tenía que decir a los padres que no (y me daba lástima por los bebés y niños que tenían en los brazos) porque los niños que sí que habían hecho cola, estaban esperando calladitos con ojitos de corderito. A ésos niños les dije que los reyes se iban a portar mejor con ellos por lo buenísimos que eran! Eso sí, exceptuando eso, fue una experiencia absolutamente maravillosa, me quedé hasta con ganas de más. El año que viene me vuelvo a presentar voluntaria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué gente tan malaaaa!!! Y qué buenos los chiquillos! Me imagino que tuvo que ser una pasada!!! Y te pedían cosas raras en plan un dinosaurio de verdad?? Cuéntanos!

      Eliminar
    2. No, pedían juguetes muy normales, las monter high, bicicletas, barbies, gormitis, super héroes, etc. Había niños que se quedaban mudos y otros que no paraban de charlar. Una niña me dijo a toda prisa lo que quería y a continuación me dijo que no le trajesen nada los reyes a su hermano, que se portaba mal con ella, que le llamaba tonta y le tiraba del pelo (con la melena rubia tan bonita que tenía!). Habían otros más mayores creyéndose espabilados, pero lo único que vi en ellos fue cobardía y envidia de los que sí se atrevían, me dieron mucha lástima, porque vi tanta ilusión en los ojos de los niños, y sin embargo ellos desechaban esa idea creyéndose mayores por ello. Creo que nadie debería perder ésa ilusión, tenga 4 o 40 años.

      Eliminar
  16. Pues esperemos que la pelirroja aprenda pronto a defender sus derechos porque yo soy de lo más pava también y, aún a mis treinta y cuatro años, todo el mundo se me cuela. Y yo no digo ni mu, porque soy muy diplomática... Bueno, muy tonta, a secas... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces se confunden los buenos sentimientos y la buena educación con ser tonta, y nada más lejos de la realidad.

      Eliminar