viernes, 1 de febrero de 2013

Las caras sonrientes


Ya he dicho siempre que yo soy una persona voluble de ésas que quieren tener el pelo amechado como Paula Echevarría o Jennifer López –quisiera algo más que su pelo, pero mis expectativas son más realistas- cada vez que veo un anuncio suyo en televisión con esa luminosidad y ese todo que las envuelve y me emociono pensando en mi fabuloso cambio de look, pero antes de que pueda marcar el teléfono para pedir cita en la peluquería, aparece otro anuncio en el que sale Paz Vega o Penélope Cruz con la melena oscura y decido que el castaño oscuro me va más porque yo siempre he sido morena y además planchadito, queda muy sofisticado y muy mono, hasta que veo otro episodio de Sexo en Nueva York –en bucle, que aquí tengo un vicio malo- y me planteo cómo me quedaría una melena rizada para darme volumen y luego veo a Angelina Jolie con su pelo negro y sus ondas leves y sus aires de diva de los 40 y también lo quiero y así cíclicamente hasta que el pater me quita el teléfono de las manos y lo coge él para pedirme cita con el psiquiatra.

Pues eso es más o menos lo que me pasa cuando veo a la Supernanny, quien, por cierto,  seguro que va dopada a base de Tranquimazines porque esa tranquilidad frente a las bestias no es normal, o eso o está tan cansada que no puede ni pestañear… porque mucha gente cree que yo soy tranquila con la nena, cuando a veces, en lugar de vociferar al estilo Morancos, lo que hago es arrastrar mi cuerpo y mi alma allá donde voy… y gritar quiero, pero ya no doy más de mí. Pues eso.

Pero bueno, la cuestión es que cada vez que veo Supernanny me dan unas ganas horribles de hacer cuadrantes y estrategias educativas con las que hacer de la pelirroja alguien de bien, aunque para ser justos, he de decir que la nena parece un santa al lado de las fieras que aparecen en pantalla y que le dan a una la satisfacción maligna de ver que hay gente que vive mucho peor que yo, que será consuelo de tontos, pero consolar consuela… y quien diga lo contrario miente.

Así que una mañana me compré, entusiasmada, una cartulina y me dibujé un cuadrante –ligeramente torcido que todo hay que contarlo- en el que escribí todos los días de la semana y una casilla para la comida, otra para la cerna y una tercera para el comportamiento y la idea era colocar una cara sonriente o una triste en función de si lo hacía bien o mal. Y si completaba un día entero de caras sonrientes tenía un cutrerregalo, esto es, un huevo Kinder o un libro de colorear de 60 céntimos y si completaba la semana, un superregalo, en plan un juguete o algo así, que una estaba –y está- desesperada con la comida y hubiera donado un riñón –el derecho que a veces me da punzadas- a cambio de que la niña se comiera una salchicha.

Sobra decir que no tuve que comprarle nada porque todo fueron caras tristes, sobre todo en las comidas, que en lo de obedecer sí que funcionó- y mira que la pobre se esforzaba en meterse una zanahoria en la boca, pero era masticarla un poco y tenía que huir a escupirla con arcadas y todo. Así que ruina. Después de una semana de caras tristes malpintadas a bolígrafo con el consecuente llanto pelirrojil quien suplicaba para que falseara el asunto, me di por vencida… un par de días antes de que mi hermana por fin me trajera las pegatinas de caras profesionales para estos casos que me había prometido un mes antes.

Pero yo ya pasé del tema que me había costado dos puntos más de tensión, aunque la nena se quedó deprimida porque estaba lampona por un maletín de doctora de Imaginarium y había tenido esperanzas de conseguirlo a base de zanahorias escupidas y pollo lanzado bajo la mesa. Así que una tarde, cuando la abuela vino a visitarnos, la nena salió corriendo a por el cuadrante, que aún seguía dando vueltas por la casa, y se lo enseñó diciéndole que tenía que comprarle el dichoso maletón para emular a la doctora juguetes y antes de que yo pudiera ponerla al día y explicarle que todo fue un fracaso lleno de caras tristes, vi a la abuela felicitándola y cuando me acerqué a ver el cuadrante comprobé que estaba lleno de pegatinas de caras sonrientes que la nena había pegado ‘suavonamente’ sobre todas y cada una de las caras tristes, simulando así ser una niña modelo y una comedora compulsiva al estilo Piraña el de Verano Azul.

Sobra decir que le compré el maletín. Que el ingenio también se paga.
Si es que yo no sirvo para estas cosas.

44 comentarios:

  1. Buenos dias!!!
    Sencillamente tu niña es genial y tiene mucho arte.Hiciste bien en comprarle el maletín.
    Ay,que se me ha atragantado el café de anto reirme!!
    Besitos,por fin viernes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja... Y bueno, yo qué hago? Me echo otra vez unas mechas californianas que me achicharren el pelo?

      Eliminar
  2. ¡¡¡Qué tia más grande¡¡¡. Comedora no será pero es más lista que los ratones "coloraos".
    Te confieso que a mí me encanta Supernanny y sus métodos que yo he utilizado con mayor o menor éxito con mi hija pero tu enana supera a la pedagogía moderna. Besos y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
  3. Si tu niña fuese una zampabollos pero torpe, acabaría a dieta y lo de la torpeza no tendría arreglo. Come fatal pero es muy muy lista, así que dale tiempo que igual mejora lo de la comida y lo lista que es ya es para siempre (bueno hasta que sea madre y se le empiecen a morir las neuronas, como a todas).
    Y por lo del pelo, hazte lo que quieras, el pelo crece y si no te gusta pues ya lo descartas para otra vez y te van quedando menos opciones. Yo no soy bipolar sino multipolar y cambio de opinión cada 5 minutos.
    Me paso un año dejando el pelo laaaaaaargo para cortarlo por encima de los hombrso en un arrebato, sólo por ver el anuncio de Chanel de Keira Knightley. Me he hecho mechas californianas (no rubias sino castañas, que mi pelo es muy negro), sólo porque fue el antojo de mi embarazo y me decián que me esperase a que naciese el niño. Me gustan pero el día que me canse otra vez paso a la melenita cortísima que tengo el pelo ya largo... jejeje.
    Besitos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaj, me alegra ver que no soy la única... Yo ya me eché las californianas pero como mi pelo también es oscuro -ya no sé si mío o de tanto tinte o de qué porque ya no sé cuál es mi color- me las eché en tono miel, el problema ya no es que se pusieran naranjas -que también- sino que yo tengo un pelo muy fino y se me achicharró un poco, vamos que como me hiciera la plancha...

      Eliminar
  4. Cobarde.... jejejejeje. ¿Te has planteado llamar a la supernanny? Mira que si te vemos por la tele desvirtualizada y detrás de ti a toda la familia diciendo: pobre nena, si es que con el nombre raruno que le ha puesto la madre... se veía venir jajajajaja.
    Besotes guapa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjajajaj, antes me tendría que echar las mechas!!

      Eliminar
  5. no sabe nada la pelirroja...si es que es tremenda!!!!! un besote y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  6. jajajajajaaaaaa q crack la pelirroja! no sabe ná! y con tu pelo..yo paso de intentar parecer la Jenny o la Pe, es imposible, con mis 3 pelos q no son ni lisos ni ondulados sino una mezcla rara de ambas cosas....me hago una coleta y a volar! pero no soy muy fan de mechas asi q o negro o castaña.... ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo siempre he sido morena casi negro pero ahora me veo una cara muy viejuna y cuando me eché las mechas -no en plan Marta Chávarri sino en plan moenno muy poquitas en tono miel- me vi con mucha luz... y tres pelos!!
      Y sí, el mío tampoco es lacio ni rizado ni na de na...

      Eliminar
  7. Jajajajaj, me encanta la pelirroja, qué grande, por favor!!! jajajaja Es lista como ella sola! Anda que no te queda...
    Aquí otra con el pelo raruno, que ni liso ni rizado... pelo mediterráneo, como dice el anuncio de la Paz Vega, pero por mucho que lo intente no queda igual, no... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mío es Mediterráneo pero en cantidad al 50% de la de Paz Vega y así no...

      Eliminar
  8. mamáotra pelirrojilla1 de febrero de 2013, 10:56

    Me parto con tu niña, pero qué lista es!!!!! consiguió lo que quería y entendió que las caritas sonrientes son moneda de cambio, tiene las cosas muy claras!
    Volviendo a la comida, tampoco podrás pasar de no comer NADA de sólido al mundo de SuperNanny, cuando decidas empezar mejor elige una de las comidas, donde tengas más tiempo y más paciencia, comida merienda o cena, y olvida el cuadrante que tu pelirroja es demasiado lista y a la vez demasiado peque para eso, y te va a acabar sacando la cocinita, la tablet y todos los instrumentos musicales del imaginarium

    ResponderEliminar
  9. Ja, ja! ¡Qué bueno! Desde luego se merecía el maletín. Yo veía
    supernanny antes de tener a la nena y mi marido y yo nos partíamos de risa -lo sé, somos malos-. Pero veíamos que la metodología era muy correcta, la verdad. Eso sí, desde que tuvimos al aniña no la vemos, no por nada, sino porque la pitufa suele estar por ahí y no queremos que coja ideas de comportamiento, que como vea niños gritones y pegones seguro que se pone a ello. Lo de las caritas sonrientes me parece un trabajazo y te admiro por crear el cuadrante, yo me veo sin fuerzas, porque aunque la mia es de talante civilizado, come lo que le da la gana, si bien ha añadido las croquetas a su menú, pero como es repetitiva a hora sólo quiere cenar eso. En honor a la verdad, mi marido conserva un capítulo de supernanny de una nena que tampoco quería comer pero no nos atrevemos a ponerlo en práctica por cobardía. Ah! Lo del look yo lo he solucionado. Voy de pelirroja por la vida, y te lo recomiendo, mi marido está encantado -llevaba pidiéndomelo años- y yo me siento Brie Van de Kamp, ja, ja1 Un beso y feliz viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrías pasar entonces por la madre de la pelirroja!!!

      Eliminar
    2. Ja, ja! Mis alumnos me dicen ¿tu hija también es pelirroja? Y yo "nooooooooooooooooooooo" ¡inocentes!

      Eliminar
  10. jaja que bueno, a mi lo que me funciona de la supernanny y lo pongo en práctica cuando me acuerdo, es que cuando coge un berrinche le digo muy calmada: cuando se te pase te hago caso; y la verdad es que se le pasa sólo y viene como un corderito.
    En cuanto al pelo, yo lo tengo rubio oscuro con mechas y muy largo, lo llevo así desde hace 10 años más o menos(sólo una vez me lo teñí más oscuro). La semana que viene me lo voy a cortar a lo keira knightley ya te contaré

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el pelazo que imagino, seguro que te queda genial!!! Y sí, yo también uso ese truco y me va de perlas!!

      Eliminar
  11. Yo apliqué el tema de las pegatinas con mi hija que no queria acostarse. Nos montaba unos pollos increibles. Una vez incluso la saqué fuera, bajo la lluvia, porque me dijo que no queria dormir, que queria pasear. Asi que la puse fuera para que se pasease. Necesitabamos una hora como minimo entre el momento en que le decias, vamos para arriba a dormir, y el momento en que ya se quedaba en la cama (pero no dormida eh? solo en la cama)... en fin, una odisea cada noche. Ademàs me lo curré porque le imprimi pegatinas de Kitty que le molaron tela. Y si, funcionO, tal vez porque ademàs las pegaba ella, no yo. Con esta gente un pequeño detalle puede cambiarlo todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad. La mía se vende por dos gummys!! Y las pegatinas de Kitty le flipan!!!

      Eliminar
  12. Mi vecina tiene una niña de 3 años que no quería comer absolutamente nada, y despues de idas y venidas al pediatra, le recomendaron que la llevara a un logopeda... no me preguntes para que o como pueden solucionar el tema de la comida porque no me he encontrado a mi vecina para preguntarle....pero yo te lo cuento por si quieres hacer tus propias consultas..

    Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómor? Qué cosas!!! Igual es que tenía un problema en la garganta o no sabía respirar y tragar a la vez, no? La mía las patatas de paquete se las traga la mar de bien, jajajja... Muchas gracias!

      Eliminar
  13. Pues yo sí les tengo hecho un cuadrante a mis enanos y funciona bastante...eso sí, con la nena funcionan los métodos de no hacer caso y tal, y con el niño los de los puntos porque es muy competitivo, así que como ves, no todo cuadra a todos los niños/familias.
    Lo del pelo...hija, yo muero por la melena de Paz Vega, pero me tengo que comformar con mis pelos locos y rizados. Eso sí, desde que compré la GHD, mi mundo capilar ha cambiado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Clarooo, porque tú cuando te planchas no pareces una ratilla mojada como yo... Snif!

      Eliminar
  14. Sólo puedo gritar a los cuatro vientos:

    "PELIRROJISMO FOR PRESIDENT".

    ¡Viva el pelirrojismo power!

    ResponderEliminar
  15. Jajajaja. Sabe latín, la pelirroja... Qué miedo me da. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  16. Menuda es la niña esta,jajjaja,que sería del blog sin ella.El cuadrante de las caras lo usan en el cole,y por supuesto salen todos los días con cara sonriente,en amarillo chillón,para que se vea bien supongo,yo al principio caí con la supernanny,como la admiraba,así que puse el cartón en casa,pero me entraba una depresión cada vez que lo miraba...,todo eran caras con la boca para abajo,aquello me daba muy mal rollo,pero si en cole funciona,pregunto,el defecto será mío jajajja.Un saludo la de los churumbeles.PD-yo antes tenía un pelazoooo,ahora llevo una media melena,sólo con pelo,que el pelazooo no sé donde lo he perdido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nooo, es que lo niños de hoy en día respetan a las maestras, mucho más que a las madres! Por eso a ellas les funciona!!!

      Eliminar
  17. Niñas como tu pelirrojismo son quienes les dan alegría a la vida. Voy a poner en práctica lo del cuadrante. Lo de los regalos lo hago de vez en cuando y funciona pq mi hijo es muy facilmente corruptible (podrá ser político...), hoy he conseguido que se comiera la sopa a cambio de alternar gusanitos. 3 cucharaditas de sopa y un gusanito, y así hasta que ha terminado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, FyM tenemos la misma técnica, pero yo con trozos de queso, que me ha salido muy francés... lol Lo que me he reido!

      Eliminar
    2. Qué nivel, chicas... Lo probaré!! Que la mía también se vende!

      Eliminar
  18. Si se metió la zanahoria en la boca, ese es el comienzo. Es mejor no poner caras tristes, sino que vaya acumulando caras sonrientes a su ritmo (si en vez de en una semana lo consigue en un mes, por ejemplo), la reconfortará igualmente, y al menos seguirá intentándolo. Los cambios no se dan de un día para otro, hay que tener paciencia, pero estos métodos funcionan muy bien. Si seguís, ireis viendo resultados. Suerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La semana que viene comenzamos otra vez y ya en serio, así que igual entro en crisis nerviosa... Espero que tengas razón y veamos resultados!!

      Eliminar
  19. Jajajajaaaa... Opino igual que tú respecto a la Supernenny... Va dopada hasta las cejas!!!!!! Es imposible ser tan impasible... Yo lo intento, eh? Empiezo enplan relax, " Nene, cuando te calmes, te haré caso" y el nene arrastrándose por el suelo de la cocina cual cucaracha a grito pelado que taladra el cerebelo y parte del oído interno durante 20, 30, 40 o 60 minutos hasta que, cuando he repetido hasta el infinito y más allá, me lanzo cual Omaíta a gritar...
    Paciencia que es lo único que nos queda...

    ResponderEliminar
  20. Tiene Vd. un político en potencia, por lo del cambiazo... Umhh más allá de aquella valenciana que estaba en cultura en los '90... ¡¡Alborch!! No ha habido pelirrojismo en el sector.Igual nos hubiera hecho falta, un poco de pelirrojismo, digo!

    ResponderEliminar
  21. La pelirroja promete... de eso no me quedan dudas! Y ánimo, que las madres para castigar en general somos malísimas.
    Besos argentinos.

    ResponderEliminar
  22. Ay, esos límites. Aunque aplaudo lo de premiar la creatividad.

    ResponderEliminar
  23. Jajaja... Yo le hubiera comprado el maletín y me la hubiera comido a besitos...

    ResponderEliminar
  24. Muy, muy grande la pelirroja. Vigila las evaluaciones, que esta es de las que falsifican notas y/o firmas en tres días.

    ResponderEliminar