jueves, 31 de enero de 2013

No con mi hija


Pues mire usted, sí. Si hace unos años me lo hubieran dicho, me hubiera tirado por el balcón o me hubiera tomado dos cajas de pastillas para la tos con un chupito de licor de manzana o me hubiera autolesionado hasta cambiar de idea, pero fíjese cómo son las cosas que aquí estamos aceptando con total normalidad el hecho de que soy de esas madres que tratan de condicionar las amistades de sus hijos. De ésas odiosas, entrometidas, manipuladoras y sin escrúpulos que salen en los telefilmes de sobremesa y que te dan ganas de arrancarle los pelos… de esas mismas. De las malignas. Lo confieso. Y lo peor de todo, no me pesa. No demasiado al menos.

A mi favor diré que la pelirroja es hiperactiva por sí misma y que por lo tanto, una, que es madre cansada y estresada a partes iguales, quiere que se relacione con niños bien, es decir, niños buenos y aburridos, de ésos que se quedan paraditos junto a mamá en los centros comerciales, que hablan bajito, que no hacen la croqueta, que no enseñan la ropa interior y que van siempre de la mano… a ver si en un descuido, la nena que es voluble como su madre, se deja convencer y se pasa al lado claro y se convierte en una niña de ésas que no dan un ruido. Que existen, que las he visto. Y de esperanzas también se vive.

Pero por si eso no fuera suficiente excusa a mi favor, hay que tener en cuenta que la nena ha nacido para secuaz de un poder superior, así que cuando se junta con algún niño con ocurrencias más terribles que las suyas, se convierte en una adepta seguidora , llevando a cabo todo tipo de malignidades y duplicando su hiperactividad y mi agotamiento.

Así que una, por instinto de supervivencia, trata de arrimarla a las niñas más tranquilitas del parque, las que sonríen tímidamente y llevan los lazos en perfecto estado, pero antes de que me dé tiempo a presentarlas, me giro y la pelirroja ya ha caído bajo el influjo de algún trapecista intrépido o una salta bordillos o un corredor profesional o una loca que trata de arrancar una rama del árbol, dejando ciego a todo el que está alrededor, riendo a carcajadas como si no hubiera un mañana.

Y yo la cojo y la traigo hacia el lado bueno del parque y la soborno con chuches para que juegue con el ala pava del recinto que sigue en el mismo sitio que hace una hora, pero antes de que pueda abrirle los gusanitos ya está otra vez con los pandilleros infantiles dándolo todo Y lo cierto es que no la culpo porque los niños buenos son un tostón que hasta a mí me aburren, todo el día pegados a la falda de su madre sin decir esta boca es mía y los malos, ay los malos… los malos siempre han tenido mucho encanto… Si es que en algo tenía que parecerse a su madre.

31 comentarios:

  1. Eres lo mas ,me encanta leerte,gracias

    ResponderEliminar
  2. Creo que esta batalla la tienes perdida... Los "pavisosos" nada tienen que hacer contra "el lado oscuro", que es mucho más divertido, dónde va a parar!!

    ResponderEliminar
  3. Jjajaja...yo sueño con que cumpla los 2 años a ver si se vuelve más tranquilo...eso mismo soñaba cuando iba a cumplir un año y nada, luego puse mis esperanzas en los 18 meses y nada....me temo que no...voy a tener que despertar y asumir lo que tengo...al menos es escantador y superdivertido :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro!! Además, de sueños también se vive... jajajja

      Eliminar
  4. Yo era de las buenas buenas, y mi hermano mediano también era bueno pero no tanto. Fíjate lo bueno que éramos, que cuando mi madre se quedó embarazada del tercero, mi padre dijo "ojalá me saliera un niño malo, pero malo de esos traviesos". Y se arrepintió de sus palabras... Que yo no digo ná, Flor, pero tú dices que tu pelirroja es traviesa, tú porque no viste a mi hermano cuando era pequeño. Un día, mi abuelo estaba barriendo el patio de su casa (vive en una casa que está en la segunda planta, y en la primera está un mega garaje y un patio, pero la casa tiene un balcón que da al patio). De repente empezó a notar que le estaba cayendo gotas, y mi abuelo diciendo "qué raro que llueva, si hace sol", levantó la vista, y vio a mi hermano y a mi primo de 3 años meándole encima desde el balcón! jajajaja lo peor es que mi primo estaba bajo amenaza de mi hermano, porque es exactamente lo que tú dices. Mi hermano siempre tenía la frente como el Vaticano, toda llena de cardenales, tenía las esquinas de mi casa bolladas, yo no sé como se las apañaba este niño. Otro día peló un mueble de mi casa (cogió un cuchillo y se puso a pelarlo). Y mi hermano tenía a mi madre, a mí (que conmigo se lleva casi 10 años) y a mi abuela, que vigilado estaba, pero ni aún así. Ni cuando se quemó las manos con el horno se calmó, y eso que le salieron hasta quemaduras de 2º (gracias a Dios se recuperó bien, pero desde ese momento cambiamos el horno a un sitio más alto). Pero ser travieso no le ha impedido ser un niño súper bueno y maduro, ahora tiene 14 años y vemos que todos nuestros esfuerzos merecieron la pena. Yo hasta veía documentales tipo supernany (que antes no salían) y le ponía a mi hermano hasta un calendario, si se portaba bien, le ponía una estrella, y si llevaba toda la semana portándose bien, le daría un premio al final de la semana, cualquier chorrada, pero no veas la ilusión que le hacía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajajja, pues al final voy a tener que llorar con un ojo!! Es cierto lo de los calendarios! A la pelirroja le van bien y se ilusiona un montón cada vez que le pongo caritas sonrientes, de hecho he de hacer un pos sobre eso!

      Eliminar
  5. Hoy estoy triste Flor, hay gente muy mezquina en la blogsfera o como se diga...
    Pero leerte te he leido, un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un poco largo de explicar, pero te dejo link por si tienes tiempo y ganas...
      http://quepelitrae.blogspot.com.es/2013/01/adivina-la-pelicula-por-fotogramas_28.html

      Eliminar
    2. Acabo de verlo... Tú pasa, que hay mucha gente con muy mal perder y enseguida ven fantasmas en lugar de imaginar que hay gente más lista que ellos y sí, generalmente, se esconden bajo los anónimos para poder sembrar la duda a gusto y sin consecuencias... De esta gente hay que pasar!! Ánimo guapita! Y por cierto me parece un concurso muy difícil y eso que yo soy cinéfila!!
      XXX

      Eliminar
    3. ¡Apúntate Flor! Es muy divertido... Gracias por los ánimos

      Eliminar
  6. Flor es que el lado oscuro es una pasada,yo cuando era pequeña era muy tranquila, pero mi hermano era un bicho y siempre la estaba liando y sabes quien estaba siempre pegada a él en sus travesuras,yo,me lo pasaba pipa yo era su compinche y no olvido ni una de las que liamos.No te extrañes que la pelirroja quiera irse al lado oscuro, deja que saque su vena maligna de vez en cuando jajaja.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, si esq ue ser malo es más divertido!! Ella tiene voluntad de trasto, pero se le ocurren pocas ideas malignas, así que busca un cerebro travieso y a liarla!! Ayyy

      Eliminar
  7. Si es que los macarrillas tienen mucho tirón... Piensa que si tu pelirroja fuese así de pavisosa no tendrías material para el blog (o podrías tener un blog ñoño con florecitas, hadas y nubes de colores). ¿Segura de que quieres pagar el precio? Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. dejala, que se es mas feliz así!! yo lo suelto en el parque y que vaya donde quiera. hace lo que dices, sacar ramas, irse al lago que hay al lado, en el balancín hace que el de enfrente salte, quita bolitas de los arboles, se meten en los portales... pero el día que no hace eso le cuesta más dormir asi que....
    yo necesito dormir.
    Y si fuera una de esas nenas tranquilas seguro que estarías preocupada.

    ResponderEliminar
  9. pues si es verdad, pero yo creo que esos niños tan buenos no existen, por lo menos en mi parque; bueno sí hay 3 pero son los que van con s nanny y eso ya es otra historia jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo veo alguno que lo disimulan tan bien!! O al menos que no son bestias pardas como la mía! jajaja

      Eliminar
  10. Jajaja,esto me recuerda a mi misma,pero que trasto era...,yo hacía cada una,que paciencia la de mis padres...,pues a mí me encantan los niños un poco,eso sí,trastos,que imaginación,pero la risa que te sacan cuando los ves con el yogur hasta en el pelo,ya ha pasado por la cara,con un nuevo corte de pelo,como dieron con la tijera no lo sé,haciendo un DIY en la ropa,pues eso que estas trastadas inocentes,entre comillas hacen que los vea como lo que son,2 churumbeles disfrutando de la infancia como si no hubiera un mañana,que yo me he convertido en una persona responsable y muy respetuosa,aunque me he arrrepentido mil veces del día que le corté el pelo a la abuela jugando a peluquerias,que aunque ella se lo tomó muy bien,pobrecita,a mí me quedó una cosa...La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pobre abuela!!!! Espero que la compesarás de mayor, jajajaja

      Eliminar
  11. Ya sabes lo que dicen, las niñas buenas van al cielo y las malas... a todas partes.
    Pues eso, que a los espíritus libres hay que dejarlos volar!
    No sé cómo saldra mi pequeña Coco, pero con seis mesecitos ya apunta maneras.. creo que será del lado oscuro..
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El lado oscuro es más divertido!!! Y agotador... jajaja

      Eliminar
  12. Ah, yo era como la pelirroja, pero parece que con más peligro puesto que era la que armaba el cotarro: básicamente se me ocurría alguna maldad (que ponía la vida de todos en el filo de un cuchillo) y los demás me seguían ciegamente. No sé que ha pasado, pero con los años he perdido ese feeling jajaja

    Sin embargo, tengo que decir que la gente siempre me tomó por una chica educada y obediente (con ideas algo raras y libre pensadora -aún me lo dicen), y con un genio de mucho cuidado, pero si me decían que eso no se hace, yo no lo volvía a hacer. Así las trastadas cada vez eran más novedosas y desarrollaba mucho mi creatividad :-). Pues eso Flor, que no pierdas esperanza, que uno puede ser más o menos obediente y coquetear con el mal en la vuelta d ela esquina jeje

    Ser malo es lo mejor del mundo. Ahora que me he vuelto una señorita tímida no me lo pasó ni la mitad de bien. Cachis en la mar...

    ResponderEliminar
  13. Tu dejala en el lado oscuro Flor!!!!! que asi estás más entretenida!!!! jejeje...pero que esperabas de la pelirroja??? jajajaj. Me encanta esta niña y ahora que le pongo cara, más!!! un beso

    ResponderEliminar
  14. Que bueno, me ha encantadado!!!!!! jajajaja!!!!!! Tu pelirroja es lo más!!!!

    ResponderEliminar
  15. Jajaja suerte en tu empresa, aunque me parece que la tienes perdida, porque tu misma comprendes a tu hija y sus ganas de diversión sin fin. Yo en cambio impongo a los míos los hijos de mis amigas. Así hacemos causa común ante nuestros vándalos. "Mira cómo es el mío", "Pues anda que el mío", "No, no, no. El mío es peor", "Pues eso es porque no estais viendo lo que está haciendo el mío en este mismo instante" Sight!

    ResponderEliminar
  16. Ay, Flor!! Ni lo intentes siquiera. Tu hija tiene el gen de la felicidad, que le sale por los cuatro costados, es natural, inocente, espontánea y creativa; vamos, lo que viene siendo una niña VIVA. No intentes cambiar su personalidad, porque la frustrarás y te frustrarás tú misma. Yo de pequeña era así y prometía y rezaba y me confesaba pidiendo ser más modosita. Y luego lo intenté con mi hija, Victoria, de 4 años, pues mis amigas tienen "niñas de escayola" y sólo se me oía regañar a mí. Pero analizándolo bien, pensé: ¡Qué leches! si yo soy como soy y mi hija es como es; y somos personas educadas y sabemos comportarnos en las ocasiones que se nos pide, qué hay de malo en disfrutar de todo lo que la vida pone a nuestro alcance?
    Perdón por el rollo, es que este es mi tema favorito!! ;)

    ResponderEliminar
  17. Me he vuelto adicta tu blog, lo confieso.

    Me encanta tu pelirroja. Por lo que dices es una niña feliz...aunque eso signifique la cuota de estrés maternal del lugar. Como seguro la tuvo tu madre.

    Abrazos caribeños desde República Dominicana.

    ResponderEliminar