viernes, 25 de enero de 2013

De encierros forzosos e ideas para sobrellevarlo


Uno de los principales problemas de que la nena se nos ponga mala, no es tanto la enfermedad en sí, que toda madre sabe que no hay revitalizante como el Dalsy, que pone a los niños más saludables y activos que cuando están sanos –a saber qué brebaje esconde-, ni siquiera el malestar generalizado de la familia con las noches en vela y los horarios imposibles de antibióticos, antitérmicos y demás parafernalia, ni siquiera tampoco lo es el estrés acumulado entre el miedo de madre primeriza -nivel ‘esta niña está muy mala y seguro que es algo muy terrible y el médico no se lo ha visto porque lleva tres guardias seguidas y ya no puede con su vida’- y el malvivir general, ni tampoco las secuelas físicas de quedarte con la mala cara de Iniesta con gastroenteritis y el pelo de Amy Winehouse de llevar una coleta sobre la coleta de ayer sin darle a ese pelo fosco que se nos pone a las madres que no dormimos ni un poquito de cariño capilar… tampoco. Lo peor de que la nena se nos ponga mala, es que no va al colegio y por tanto, que pasa –mejor dicho que pasáis- 24 horas de encierro diario ininterrumpido durante más de una semana y pegadas una a la otra como en aquella prueba de Gran Hermano que iban esposados durante una semana y acababan matándose vivos por los rincones de Guadalix… pues eso mismo pero en mi casa.

La pelirroja y yo somos los nuevos Bonnie&Clyde, Robin y Marian, Don Quijote y Sancho Panza, Batman y Robin o las Virtudes, que son más nuestras, y después de una semana de mirarnos a los ojos y compartir kleneex y malvivir no es que ya no nos toleremos, pero necesitamos salir con otra gente.

El problema es que aún nos quedan algunos días para eso y para volver encender la llama de nuestro amor materno-filial y evitar pedir que me induzcan el coma, hago todo lo posible por tenerla entretenida con mil y una acrobacias para que me deje un rato libre que una pueda invertir en trabajar, ordenar la pocilga e incluso ducharme, si me apuran y así todos contentos.

La cuestión no es la falta de ideas, el problema es que una no tiene fuerzas más que para pestañear y respirar de cuando en cuando, por lo que mis estrategias se basan en baños prolongados -más allá de lo que aconsejaría el pediatra- con todos los juguetes que quiera –que son muchos-, maratones de Peppa Pig y su cara ladeada y algún que otro trabajo manual basado en pinturas, plastilinas y rotuladores de punta despeluchada.

Y claro, eso funcionó los tres primeros días, ahora la nena quiere más. Y me mira con ojos de cordero degollado frente al ordenador pidiendo que la deje ayudarme ‘a trabajal en el ondenadol’ o a que me peine o a que me maquille o a colorear juntas mi agenda. Y yo, que soy muy mía para mis cosas, me niego y la niña me lo paga vaciando una botella de aquarel en el suelo para lamerla luego: ‘Mira, mamá como una vaca’ y yo planeo pegarme un tiro en la boca, para no fallar.

Pero claro, la culpa no es de la nena, que no se entretiene con nada como dice mi madre, sino que la tengo que yo, que se ve que no soy ni la mitad de entregada de lo que debería de ser, vamos, que no sirvo yo para el encierro. Y es que ayer pedí consejos en Facebook para entretener a los niños y dos millones de Marthas Stewart salieron en mi ayuda proponiéndome hacer con ella galletas o pastas de té, hacerle una tienda de campaña con sábanas y cojines, representar una obra de teatro sencilla, hacer guerra de globos o cojines y un sinfín de actividades más que han dejado mi armamento a la altura del betún... qué nivel, maremía.

Total, que sí, que la culpa es mía por limitar las actividades a ‘búscate la vida con tus juguetes, chata’ o veamos la tele un rato, vamos, una ruina de plan estratégico, pero que igual esas amables señoras no tienen una pelirroja en sus vidas sino niños tranquilos y buena gente que hacen que todo eso sea posible porque yo es imaginarme al pelirrojismo tamizando harina e hiperventilo de mala manera. Así que casi mejor nos quedamos como estamos que bien mirado Peppa Pig tiene unos guiones estupendos.

27 comentarios:

  1. Idea: Como tienes una pelirroja en tu vida, contraataca con otra. Ponle Brave, la peli de dibujos. Es chulísima y tu nena se sentirá identificada con la prota, la princesa Merida qu ees súpermona y súperpelirroja. ¿Qué te parece? A mi pitufa le pirra e incluso le regalamos una muñeca Merida por Reyes. ¡Feliz viernes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta esa peli!! Y ella la vio en el cine y le gustó mucho, de hecho también tiene la muñeca!! Pero ya no se traga la peli entera en casa... Es por rachas, ahora es más de Cantajuegos y Peppa Pig... Pero vamos, ya el lunes, al coleee!!

      Eliminar
  2. Baby Einstein no la aburre lo suficiente??...para mi hija Baby Einstein es como para mi las peliculas de sobremesa del finde en Antena 3....es poner el titulo y entrar en letargo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajajajjajajjaja... No los tolera. Ni yo tampoco, así que los pongo poco... Con lo que más se entretiene es con Caillou -aunque diga que no lo ponga- y Peppa... bueno y el coñazo de la Exploradora... Ayy

      Eliminar
  3. Mi rubito el pobre cuando esta malito no tiene ganas de nada,los primeros días solo quiere estar tumbado bien tapadito y que le des muchos mimitos,asi que al principio con ver dibujos para él ya es bastante, no quiere ni oir hablar de los juguetes, con lo cual cuando se encuentra mejor y tiene ganas de jugar los pilla con unas ganas que no los suelta en todo el día.El lunes toca volver a la realidad y que su profe lo entretenga y yo volver al trabajo si es que no pasa nada tocaremos madera.Un besito y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que no... Yo estoy frita por la llegada del lunes!!

      Eliminar
  4. Yo he intentado lo de hacer pasteles con mis criaturas...ja, ja y ja...será que no llevo lo suficiente de Martha Stewart dentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuéntanos... Ha sido tan terrible como imagino???

      Eliminar
  5. Jajajaja!
    Yo te entiendo y es q mi gordita se parece mucho a la tuya y no para quieta ni aunque esté malita.
    Y yo me parezco a ti porque de los maratones de Caillou y Peppa, hacer unos puzzles y de media horita en la bañera no paso. Bueno sí... También la leo cuentos!!!
    Soy un desastre de madre, lo sé! Pero con sólo imaginar como quedarían mi cocina y mis nervios después de hacer un bizcocho con ella... Me muero. Fijo.
    Besucos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja... pero además, yo lo que necesito es que se entretenga solita para poder hacer yo algunas cosas, al menos por las mañanas... Ay.

      Eliminar
  6. muy fácil la solución: dale un hermanit@!!!! así juegan juntos y no sabes lo q se entretienen!!!Yo ahora tengo a 2 en casa (el invierno y sus marditos viruses...) y las mando al cuarto de juegos con sus miles de juguetes y todo es paz y armonía, de vez en cuando vienen a buscarme, les doy otra idea para otro juego y se entretienen otro ratillo..asi q ya sabes lo q tienes q hacer....jajaja
    un besito y felíz fin de semana!!!
    http://wingsinmycloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vosotras lo que queréis es matarme!

      Eliminar
    2. Un hermanit@??? Pero estamos loc@s! lol Yo lo hice, Pitufina tenIa casi 2 añitos y medio cuando naciO mi Osoamoroso (ahora pienso "qué valor"...)Ahora se entretienen juntos, si, pero os ahorro los detalles del año y medio que acabamos de pasar. Si un año y medio de "no vida" (familiar, de adultos, de mujer, de pareja...)no os parece una inversiOn demasiado inabordable, entonces estàis preparad@s para la llegada del hermanit@. Pero son taaaaan monos...

      Eliminar
  7. Jo, lo de darle un hermanito a la pelirroja es tener mala idea, jajaja!!!!

    Somos iguales en este aspecto de "encerradas en un zulo con la prole". Yo ni tengo inventiva para hacer actividades, ni el señor me ha dado unas manos prodigiosas para hacer manuales, así que....

    Repito lo que dije ayer, bendito Clan y Boing, cuando se aburra de hacer rompecabezas, jugar con las muñecas o lo que sea, a ver la tele (es lo que yo hago). Será muy antipedagógico, pero si deja tiempo para poder ducharte, hacer la comida o poner la lavadora, bienvenido sea.

    ResponderEliminar
  8. No se que decirte,que me he quedado sin ideas,en mi caso lo de cocinar con ellos no me ha dado resultado,me tiré 2 meses sacando harina de todos lados y encima al bizcocho no fuimos capaces de incarle el diente,los churumbeles los días de encierro obligado se ponen muy plastas,el pequeño sólo quiere brazos y el mayor se pone celoso y yo me veo y de repente ya no me veo,si hasta el espejo me niega mi imagen.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  9. Maquillaje infantil: Le pones un mandilón, le das las pinturas y una bolsa de toallitas húmedas y que se apañe. Mejor si se lo dejas hacer en la cocina o en el baño. Ella cabará como avatar, pero tu sofá no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Miedo me da... pero a ella le encantaría!!

      Eliminar
  10. Grcias, gracias y mil veces gracias... Pensaba que era la única madre que pensaba eso de "Apáñatelas tú solito con tus juguetes..." Con mis alumnos hago mil historias pero la saturación es máxima y a mis hijos prefiero darles la oportunidad de "independizarse", socialmente hablando, claro... Sobretodo porque trabajando fuera de casa necesito tiempo para organizar mi morada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema; que yo necesito tenerla entretenida para poder hacer otras cosas... Ay.

      Eliminar
  11. jajajajajajaja, mira, la mía mayor es como la tuya, tal y como la describes, pero en castañismo.

    De las que no paran y a las que más de 10 minutos de encierro vuelven loca, y vuelve loca.

    De verdad que la música amansa a las fieras!!! con 2 años se tragó en silencio el primer acto de la Traviata ¡sí!

    Así que para las laaaaaaargas tardes de encierro, música ¡no puede resistirse, y además no le importaba sola!

    Buscad las que le gusten, besos

    ResponderEliminar
  12. Jajajajajaja!! Pero bueno hombre, no ves qué somos todas iguales?? Las raras son las madres mariperfectas que pueden cocinar para quince, cuidar a dos niños enfermos, tener la casa impoluta y sonrisa profident...¡venga ya!
    En fin, siempre te queda la opción yotambiénhecaídoestoyencomaquealguienvengaasocorrerme y de paso, que se ocupe de la pelirroja...;
    Besos y ánimo!
    MC
    http://mamicool19.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  13. Lo de la obra de teatro no me parece mala idea. Si le pides que haga de princesa se prestará encantada a representar su papel, aunque parece que el de vaca también se le da bien. Jajaja. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  14. Yo, debido a que estoy en el paro, paso grandes encierros con mi bicho. Y ya no se sí cortarme las venas o dejármelas largas. Viene conmigo hasta al cuarto de baño e incluso trata de limpiarme ella después de... Soy una mujer a una niña pegada. Tuvo una etapa que la entretenían los cantajuegos (media hora como mucho, pero tal y como están las cosas, benditos 30 minutos) pero ahora ya se ha cansado. Y no será por que no nos hemos echo con toda la colección de los susodichos cantarines, que tengo más discos suyos que Alejandro Sanz publicados. En fin, que yo también contemplo la idea de que me induzcan el coma, que yo para lo del suicidio soy muy cobarde.

    ResponderEliminar