viernes, 11 de enero de 2013

'Encasquetamientos'


Desde que descubrí que la nena era pelirroja, o sea en el minuto uno de mi maternidad, me di cuenta de que aquellos cuatro kilos cien de niña me iban a traer más de un problema, que ya se sabe que los pelirrojos son más traviesos y peligrosos que la media, a ver si no por qué iban a encarnar a los niños más malignos de la televisión y eso deja huella en el subconsciente materno.

La cuestión es que la nena, como ya sabéis, me tiene inmersa en el malvivir y no para de sorprenderme con sus hazañas autodestructivas, lanzándose desde el sofá a la mesa o quedándose cabeza abajo desde el respaldo de la silla, con medio culo asomándole por el vaquero –como a un fontanero rollizo- y coqueteando con un traumatismo craneoencefálico y un infarto maternal… Pero lo cierto, es que cuando hay público, o al menos, público nuevo, la nena se comporta o al menos se cohíbe lo suficiente para que la gente diga aquello ‘pero si es muy buena y no da un ruido’, mientras la niña hace su estudiada caída de ojos y yo hasta me enorgullezco como si aquello fuera verdad.

Pero bueno, lo cierto es que con el tiempo la nena está menos asalvajada, menos cuando se junta con el primísimo y gustan de hacer los leones por el suelo de las cafeterías -en la que su madre y yo fingimos ser chicas glamourosas- y pegarles cabezazos en las pantorrillas a los camareros, que un día de estos nos van a prohibir la entrada.

No obstante, como digo, la cosa va a mejor o eso creía yo porque lo que ocurre en realidad es que los marrones en los que me mete son diferentes y ahora con la edad se ha vuelto más sofisticada en su manera de hacerme hiperventilar, que mi niña tiene tres años y eso se nota en sus estrategias.

Así, el otro día, cuando fui a recogerla al colegio, salió disparada de la fila, de la mano de una compañera y llegó hasta mí con los ojos desencajados de la emoción para decirme que se iba a su casa, o sea a casa de la de la amiguita a jugar y la amiguita asentía con entusiasmo como si aquel plan lo hubieran fraguado en clase con todo detenimiento.

Lo mejor del asunto fue ver la cara del padre de la amiga que venía a recogerla y que también se había encontrado con aquel marrón, el suyo peor que el mío y con la cara desencajada ante la idea de tener que llevarse un dos por una, titubeaba sin poder decir esta boca es mía.

Ante mi negativa, la niña empezó a llorar cual magdalena desconsolada y hasta el pobre padre de la cómplice, que ya tenía mejor cara ante mi negativa al apaño, tuvo que acercarse a consolarla prometiéndole futuras quedadas. Lo que le faltaba. Lo que me faltaba. Lo que nos faltaba.

La cosa es que la niña lloraba tanto que hasta la seño se acercó a ver qué le pasaba y cuando le conté el asunto me confesó que esa misma mañana ya había arreglado otro 'encasquetamiento' en casa de una tercera y el de una cuarta que se venía a la mía… Definitivamente, esta niña me va a buscar la ruina.

43 comentarios:

  1. ¡Pero qué divertida es la pelirroja! Piensa en los pingües beneficios de los encasquetamientos, mujer, hoy por ti y mañana por mi, ja, ja! ¡Feliz viernes y feliz finde!

    ResponderEliminar
  2. Hola Flor!buenos días! He vuelto a la realidad!!las vacaciones navideñas x poco acaban conmigo!pero ya x fin, desde el martes las mayores en el cole y ya he podido reorganizar mi vida!jaja lo bueno ha sido q m he leído los post de un tirón como si de un libro se tratara y me lo he pasado pipa!!jajaja veo a tus Navidades también han sido moviditas!!!
    En cuanto al post de hoy, es genial a se hagan amiguitas, y la pelirroja como es hija única estará mucho mas entretenida jugando con una amiguita y t dejará tranquila para poder hacer cosas en casa! Ademas, si tu t llevas a una amiga una tarde a tu casa, eso significa q otra tarde le toca en casa de la amiga y x la cara tienes unas horas libres!!jaja hay q verle el lado positivo a las cosas! Aprovecha ahora q yo a 3 ya no las encasqueto en ningún lado!ni mi madre se quiere quedar sola con las 3!ainsss......
    Un besote y buen Finde a todas! M alegro de estar de vuelta! :-)
    www.wingsinmycloset.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que no sé si me da más miedo dejarla en una casa desconocida o traerme a una chiquilla de 3 años a casa, no vaya a pasarle algo... Sustoooo

      Eliminar
  3. Jajaja...Desde luego está niña no para!! Menudas ocurrencias tiene para ser tan pequeña. Debes estar agotada!! Animo y paciencia que viene el fin de semana...;)
    Yo también tengo una revoltosa, puedes conocerla aqui: http://http://lalibretademama.blogspot.com
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Creo que mi rubia apunta también maneras y cada vez que te leo se va pareciendo más a tu pelirroja... jajaja.... menudas ocurrencias tienen...

    ResponderEliminar
  5. Flor, pero eso es bueno, como te han dicho. Unas veces se va la pelirroja y otras veces vienen sus amiguitas. Pero tranqui, que cuando vengan estarán jugando y contentas y no darán guerra. Y si la dan, piensa en cuando sea al revés y la pelirroja te deje libre una tarde porque se va a casa de su amiga, jejeje. Yo me iba a casa de amigas mías de la guarde (con la edad de la pelirroja) y viceversa y mi madre ha sobrevivido, jajaja.

    Por cierto, no digas eso de los pelirrojos, que yo lo soy (y con la cara leniiita de pecas) y soy lo más bueeeeno y tranquilo que te puedas echar a la cara, incluso de chica!! :)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro????? Y yo que estaba por pintarle el pelo a ver si se me tranquilizaba!!!

      Eliminar
  6. ¿Y quién eres tú para coartar su vida social, eh? ¡Por favor, un poco de respeto, mujer! La pobre pelirroja intentando hacer amigas de ésas de las que dices "es mi amiga de toda la vida, pero de toda la vida de verdad" y tú diciéndole que no... ¡Pobreta mía! ;)

    Mi pitufo también empieza a decir cosas por el estilo (mamá, llama a mi amigo L. para que venga a mi casa a jubar conmigo) y me da terror, porque ni conozco ni tengo interés alguno por conocer a las mamás de sus compañeros de guardería. Veremos el año que viene en el cole. Qué miedo.

    ResponderEliminar
  7. jaja la mia tambien lo hace pero de momento se conforma diciendole que ya quedaran otro dia, a ver cuanto dura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso le he dicho yo, pero a ésta no se la pego!

      Eliminar
  8. Hola Flor! enhorabuena por tu blog, te cuento: te comprendo por haberlo vivido (y todavía estamos en ello) pero encima es una pesadilla, la madre de mis TRES vecinas es la que propone que se vaya mi hija a su casa y a mi me horroriza por ser una casa donde no hay: horarios, ni disciplina con las comidas (usease que me puede venir a las 9 de la noche harta de galletas de chocolate) y encima mi vecina es cotilla y somete a mi hija a un tercer grado, pero LO MEJOR es cuando sus TRES HIJAS (que no tienen concepto de la propiedad privada, ni la madre tampoco) se vienen a mi casa y ejercen un expolio juguetil sin límites saliendo por la puerta de mi casa que han dejado como un auténtico infierno, cargadas de juguetes como si salieran del Corte Inglés... Total que estoy desesperada y les huyo como de la peste enmedio de llantos y lamentos de mi hija...TODO UN POEMA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios mío!!! Eso es una pesadilla!! Huyeeeee

      Eliminar
    2. ¡Sustoooooooooooooooooooo! Ja, ja, este post está genial

      Eliminar
  9. Que me vas a contar??? mis criaturas tienen más vida social que yo...Y me la lían cada dos por tres, y no tienen ni un pelo pelirrojo!!! XD (mal de muchos...jajajaja)

    ResponderEliminar
  10. Yo tengo la ilusión de que mi sobrinito que nacerá por marzo salga pelirrojo, es que son muy monos Flor, no lo niegues. Ya que me quedé de que mi nena lo fuera, que lo sea mi sobri! Hoy estoy sembrada porque tengo tiempo, aunque el chollo se me acaba en 5 minutos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encantan los pelirrojos desde siempre!! Pero son malvados! jajjaja

      Eliminar
  11. Florrrrrr!!!! Jajajajajaja...que arte tiene hijaaaa...oyeme mi hija ya tiene seis años y desde los tres lleva así mi casa es la fonda perico to el día lleno de niños...pero te digo una cosa me encanta verle feliz con sus quedadas que hacen...dejala que aunque sea chica ya se ve el temperamento que tiene...no te queda na!!! Jajaajjaja...pero de guay ehhh!!!...bssss flore...meme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, eso es porque tú eres muy apañada, pero yo estoy muy mal de lo mío y estaría en un sinvivir a ver si alguno se parte la crisma contra la mesa... qué ssustooooo!
      Temperamento? ya ves que sí, ésta ha salido a mi hermana que aunque disimule es un sargento, jajajjaja
      XXX

      Eliminar
  12. Si es que lo que no se les ocurra a estos enanos,son la leche.Mi rubito de momento no ha invitado a nadie a jugar a casa y a él de momento tampoco le han llegado invitaciones,lo que hacemos nosotras es quedar en algún sitio con ellos,que ahora con este frio suele ser el centro comercial y que den rienda suelta a sus juegos en las colchonetas,camas elásticas y demás artilugios con los que se entretienen la mar de bien y no nos destrozan la cas a ninguna.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo de momento sólo quedo con amigas mías con hijos y así nos lo pasamos bien todos!

      Eliminar
    2. Bueno, los camareros no se lo pasan bien, esos nos detestan pero no les culpo, jajajja

      Eliminar
  13. Esto me suena,me suena...,pero soy lo más inventando excusas,que ya probé varias veces y no es lo mío,a los churumbeles nunca piden llevarselos,son ellos los que invitan a media clase y yo me quiero morir cuando ves que las otras mamás dicen,ayyy si le hace tanta ilusión...que vayan,que vayan,pero he descubierto que varios niños juntos son una bomba de relojería,que pierden los sentidos básicos de oír,ver y callar,y en 90m de piso noto que las paredes me engullen,la de los churumbeles,feliz fin de semana a todas.Carmen

    ResponderEliminar
  14. Buf! Apunta maneras, la nena. Sólo te diré que cuando era pequeña tenía tanta afición a ir a casa de los demás que mis amiguitas acabaron bautizándome "la niña que se invita sola".

    Niégate mientras puedas. Di que sí :-)

    ResponderEliminar
  15. Mi hijo con cinco años, la primera vez directamente invito a su mejor amigo del cole a dormir en casa, asi del tiron, ya conociamos a los padres del niño y nos lo dejaron, que bien se lo pasarón los dos ni se dormian contandose cosas y riendose

    ResponderEliminar
  16. Feliz año!!!! Yo he llegado a tenr dos encasquetamientos y oye, la verdad que dan menos guerra.


    Mar

    ResponderEliminar
  17. Conste a esa edad, 3 años, que ahora eso de llevar amigos a casa es el mejor invento del mundo mundial no san un apice de guerra.

    ResponderEliminar
  18. Hiperventilo sólo de pensar en dejar a mi criatura en casa de una amiga... dicen las expertas (segun ellas) que tengo que embarazarme a las de YA! para acabar con mi ansiedad... no sé yo... ¬¬

    ResponderEliminar
  19. hola, acabo de descubrir tu blog por recomendación de un amigo común y estoy pasándomelo pipa jajaja, es buenísimo. Yo tengo una rubia peligrosa de 18 meses, según te leo, creo que ahora empieza la diversión de verdad!!!
    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto!!! Muchas gracias por pasarte! Y bienvenido/a!!!

      Eliminar
  20. La que te espera en la adolescencia... Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  21. con que humor cuentas las cosas cotidianas!! da gusto leerte!!!

    estoy de sorteo en mi blog, así que te apetece pasarte y participar, puede tocar un bonito regalo para el dormitorio de la pelirroja ;)

    un besito!!!

    http://conlluviayconsolshop.blogspot.com.es/2013/01/sorteo-y-rebajas.html

    ResponderEliminar
  22. Ah, tú eres de esas madres que hace ver que no oye cómo la niña arma jaleo, ya te tengo calada!!!! no te culpo, lo entiendo perfectamente, si no puedes con ella, únete a tu enemiga, ja, ja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaj, no, nooo... Esa es la madre panderona! A mí me gustaría serlo y lo haría si nadie me viera, pero me ven! jajaj y me toca disimular!

      Eliminar
  23. No seas como mi madre! Todos los niños vienen a mi casa, mi hermano nunca va a casa de los demás. Las casas de las demás madres impecables y la mía que parece un campo de entrenamiento militar (según mi madre, ya quisiera yo que mis compañeros de piso fuesen tan limpios).

    ResponderEliminar
  24. Puuf, cuando nos llegue esa etapa que Dios nos pille confesás!!!! jajaja. besotes

    ResponderEliminar