viernes, 21 de junio de 2013

Crónica de un nacimiento anunciado. Parte IV


No sé si sería la anestesia epidural que evitó el atontamiento prolongado de la otra vez o que una ya está acostumbrada al malvivir maternal, no como en 2009 cuando yo venía de un mundo de lujos horarios, cenitas románticas, fiesta y jaleo y maratones de películas y todo parecía más estresante y agotador que ahora, que apenas si tengo tiempo para peinarme… La cuestión es que esta vez todo fue sobre ruedas y es más, hasta relajado diría yo, que no es tan difícil pasar de tener a una pelirroja hiperactiva danzando alrededor día y noche a estar en una habitación de hospital –que no parece de hospital- con un bebé que sólo duerme y pide el bibi, visitas con las que hablar sin decir el clásico ‘espérateunmomentoquelaniñasemevaamatar’, revistas y una televisión sólo para mí en la que el Disney Chanel ni se huele.

Así que cual Padrino fui recibiendo la visita de más de 70 personas –que las he contado- que venían a conocer al pequeño Nicolás y a dar su veredicto sobre si sería pelirrojo o rubio o chino mandarín. Si se parecía a la hermana, al pater o al ministro del aire, si tenía las manos grandes o pequeñas, la cabeza redonda, los ojos más o menos azules o la risa del primo segundo de parte de madre que vivía en el pueblo.

Nicolás fue bueno desde el primer día y sólo abría los ojos para las tomas y a veces ni para eso, traía locas a las enfermeras del hospital, sobre todo porque es un gordilirondi y redondito y lo trataban como a un rey, visitándolo incluso cuando no tocaba, sólo por verlo por lo que mi hipocondría estaba calmada ya que siempre había alguna a la que comerle la cabeza con neuras variadas y que me mirara mitad con compasión, mitad con espanto ante la mente tan perturbada que puedo llegar a tener.

Probablemente, el primer día fue el peor de todos porque tuve que pasarme 24 horas tumbada mientras la gente me hablaba mirándome desde arriba como si yo fuera Blancanieves en su urna de cristal y las enfermeras, que debieron pensar que yo estaba muy sucia, vinieron a lo largo de aquella tarde nada menos que tres veces a lavarme, en un jaleo de toallitas jabonosas, levantándome las piernas que seguían ajenas a mi persona, obligándome a ponerme de lado con ese dolor y sobre todo ese miedo infinito a que se me abriera mi recién estrenada cicatriz, con miles de palanganas y toallas y compresas y un infierno muy grande, que me hizo darme cuenta que si alguna vez soy una anciana impedida voy a ser de ésas que no quieren lavarse nunca y se esconden de las auxiliares detrás de los armarios oliendo el gel a lo lejos como quien huele gas butano.

El problema vino cuando a las 24 horas tocaba levantarse y descubrir si tenía el cuello de persona normal o no y una, que es cobarde por naturaleza, como que no quería descubrirlo y tuvo que venir medio hospital, incluido mi propio ginecólogo, que descubrió que seguía siendo la misma loca de siempre para animarme a levantarme y andar, como el Lázaro aquél, aunque claro, a él no le habían clavado una aguja en a espalda ni tenía la barriga abierta como una víctima de la mafia colombiana. Y además contaba con ayuda divina.

Hay que explicar que desde un primer momento yo me sentí con el cuello bien, pero claro, mientras estaba postrada en la cama decidí ponerme mi fabulosa camisola de Minnie con gafas de sol para dar el golpe de cara a las visitas y dejar de mostrarme tapada por la sábana pero como me dios me trajo al mundo debajo, que una es una señora y se viste por los pies, y aunque me lo puse tumbada con unas contorsiones que ni un niño chino del Circo del Sol, noté algo al metérmelo por la cabeza y aunque no compartí mis locuras con nadie, pensé que me había jodido el cuello.

Pero no me quedaba otra, así que antes de que acabaran levantándome ellos, aproveché un hueco de treinta segundos sin visitas y con ayuda del pater, decidí ponerme pie, con la agilidad de un octogenaria, supurando miedo por todos sitios y sin dignidad alguna, que aún tenía colgando de la nueva gigantobola enmarañada de pelo –sí, otra vez- el gorro verde del quirófano, los sueros con su respectivo palo de Gandalf el gris, la sonda de ‘estáustedmuyenferma’, las manosglobo y los piesglobo a lo Kim Kardashian… y todo con la cara de loca de ‘seguroquemecaigoenredondoentressegundosymuero’…  

Primero bajé una pierna, que ya volvía a ser mía, y luego la otra y entonces traté de incorporarme agarrándome a las sábanas y al pater que casi lo dejo sin camisa y a todo lo que pillé a mano para no tirar de mi nueva herida de guerra maternal y haciendo todo tipo de sonidos de la selva, que tuvieron que aterrorizar a toda la planta, me puse en pie para comprobar que mis piernas eran del todo mías y además respondían a las órdenes de mi cerebro, aunque tenía unos tobillos de metro y medio de diámetro nunca vistos hasta entonces, que mi herida dolía mucho menos que la otra vez y que la cabeza empezaba a darme vueltas…

‘No te asustes que es normal’ dijo el pater con una cara de terror que lo delataba. ‘Es que llevas muchas horas tumbada y por eso te mareas’, me decía con los ojos de un lemur lastimoso, mientras yo con cara de apio, lo veía todo dando vueltas, pero antes de poder entrar en bucle de locura, maldecir mi suerte y tirarme nuevamente a la cama; el pequeño Nicolás rompió a llorar y casi sin darme cuenta, me giré para ver qué le pasaba y de pronto el mundo se paró en sus ojos Y no volvió a moverse.

Esta vez todo había salido bien.

39 comentarios:

  1. Y que vas a contar luego si no a las 70 personas que van a verte?esos son anécdotas que seguro que ya estás como una rosa. Pues el cambio de uno a dos hijos me lo imaginaba mucho más terrible, y aunque tú pensaras que cuando estaba la pelirroja no tenías tiempo para nada más créeme que lo tienes aunque acabes medio loca jaja porque nunca se duermen la siesta a la vez pero bueno como tu dices cuando les miras que están tranquilos y felices no importa nada más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que no quiero lanzar las campanas al vuelo, pero de momento, la cosa va sobre ruedas!!! Eso sí, con estrés en vena, pero vamos yo me esperaba colgada de una lámpara!!

      Eliminar
  2. Buffffffff....... que miedito nena, que miedito, si es que es normal joe, que a una la abren en canal y que hay que esperar? Que se levante de la cama del hospital como quien se levanta de la camilla del dentista? Pues no.... Acojono moment total claro...

    Que envidia que ya lo has pasado y además te ha salido todo genial... Que me deparará a mi la salida de esta segunda?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que mejor que la primera vez!! Ten en cuenta que ya estamos acostumbradas al malvivir!! Pero si el pater se lleva a la pelirroja y yo me quedo con el nene y me da tiempo de tooodo! Y la primera vez con la pelirroja ni podía peinarme!! ya somos expertas! jajaja

      Eliminar
  3. :) :) :) :) Esta es la cara que tengo mientras te voy leyendo, jiji.

    Qué bien que haya salido todo bien (salvo la maraña de pelo, pero algo tenía que fallar, jaja) y que no tengas las mismas molestias, ni el cuello te haya dado problemas. Así pronto estarás divinamente y ni te acordarás de la raja, ni de nada más.

    Normal que las enfermeras estuvieran locas por ver a Nicolás, es que es un bomboncito y eso que no lo hemos visto con los ojillos abiertos en las fotos. Y aún así, es precioso. Y la pelirroja, ¿eh? Que todo hay que decirlo.

    Por cierto, qué fué de aquello que le contasteis a la pelirroja de que el hermanito venía de el corte inglés (creo recordar, jajaja) para que no diera la lata en los 9 meses. ¿AL final entendió que nació de tu barriga? Si así fue, ¿cómo se enteró?...Porque creo recordar, que le hablaba al hermanito por tu ombligo, ¿no?...

    Muchos besitos y a cuidarte para que pronto estés dando carreras de nuevo detrás de la peque.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, eso tiene post propio!! jaja pero sí, supo que estaba en la barriga y que me lo tendrían que sacar, de hecho quería sacármelo ella... Danger!!!

      Gracias, guapa!
      XXX

      Eliminar
    2. Sí, sí, lo de que quería sacártelo ella lo leimos hace poco...no me pude reir más. Tienes que contar cómo se enteró y qué hizo cuando se enteró, jiji. Que contaste en algún post que tu madre (creo; igual era otro familiar) le decía que estaba en la barriguita de mamá y cosas así...Y tienes que contar si te preguntó cómo había llegado hasta ahí el hermanito xD y qué le dijisteis, jajajaja

      Eliminar
  4. Me alegra leer este post,sin complicaciones,pero con esa gracia tan especial...Nicolás ha tenido mucha suerte de caer ahí,pero vosotros mucha más.Que todo siga sobre ruedas,lo tienes chupado.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  5. Jo, ya es el tercer comentario, a ver si ahora tengo suerte. No es con ánimo de criticar... pero porqué cesáreas??? A mi me tocan por obligación y si pudiese elegir no las querría, no soy amiga de las cicatrices ni del dolor, ni de no poder levantarme de la cama (porque soy muy activa). En serio, porqué elegiste rajarte dos veces????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Básicamente porque los partos me parecen una burrada, tantas horas de dolor, con más sufrimiento fetal -y posibles complicaciones para el nene, aunque menos para la madre, eso sí- y encima nadie te asegura que al final no acabes en cesárea, algo cada día más común porque la epidural -que tampoco hace efecto a todas- si te la pones prontito ralentiza el parto y demasiadas veces acabas igualmente rajada, pero con los dolores previos del parto...

      Es una opción muy personal y que pocos entienden, pero yo estoy muy contenta con esa opción, quizá por cobarde, quizá por asustona -conozco un par de casos de parálisis cerebral por parto compicado y ese riesgo se elimina completamente con la cesárea- o no sé...

      En cualquier caso, dp de una cesárea, te hacen otra a no ser que tú insistas y firmes para intentar natural porque el riesgo es que el útero puede abrirse.

      De todas maneras, la recuperación de la cesárea no es tan mala... Por supuesto no es un parto natural, claro que no, que las chicas parecen que no han pasado por nada al día siguiente, pero si no hay complicaciones, a los cuatro días ya estás casi bien...
      Y luego, tampoco las recuperaciones de parto natural son siempre geniales, tengo amigas que lo han pasado canuta con los puntos, las episotomías y hasta hemorroides y más de una infección ahí abajo

      De cualquier manera, como te digo, soy consciente de que pocas me comprenden, pero a mí las cesáreas me parecen más civilizadas y me gustan más, aunque claro, yo nunca dije que estuviera cuerda...

      Eliminar
    2. De hecho, una chica que se ingresaba a mi misma hora para parto natural y que ya venía dilatada de 3, acabó diez horas después de calvario con una cesárea... Yo no sé si es que ahora hay menos matronas o qué pero cada vez hay más partos naturales que acaban en cesárea. En públicos y en privados. El otro día en una reunión de amigos, éramos siete chicas, sólo yo la tenía programada y las otras cinco habían acabado en cesárea, todas menos la única que tenía que haberlo hecho así, que tuvo dos mellis por natural...
      Pero como digo, para gustos, colores! Lo importante es que haya opciones para todos y se respeten en los paritorios, claro.
      XXX

      Eliminar
    3. Es curioso leer tu punto de vista, que jamás me atreveré a criticar, faltaría más, cada una hace con su vida lo que le da la gana. Gracias por una explicación tan extensa, aunque puede resumirse claramente en lo que viene siendo "pánico escénico", ¿no?
      Enhorabuena por Nicolás (y Violeta, que hasta ahora no había descubierto el nombre del pelirrojismo!

      Eliminar
    4. En mi pueblo decimos : "el que la lleva la entiende" a mi me pasa una incomprensión parecida con nuestra decisión de tener sólo una, ya sabes "hija no hay más que una", ja, ja. Me alegro de que todo haya salid genial un beso grande y a disfrutar de Violeta y Nicolás (qué bien suena el dúo)

      Eliminar
    5. 1.- Anónimo: Yo tengo claro que la cesárea es más peligrosa para mí, pero a mí me compensa. Entiendo que la mayoría me miren como a una loca, pero es pensar en un parto natural y terror!!! Es como todo, pa gustos... jajjaja

      2.- Macarena: Yo lo único que he aprendido desde que soy madre es que aquí cada uno tiene que hacer lo que le venga bien. No hay normas establecidas y si las hay se rompen!! Jajjaja... De todas maneras, no cantes victoria que yo decía que tendría 1 o ninguno y hasta los casi tres años de la pelirroja no me vinieron las ganas! Por si acaso no veas baby Boom que creo que fue lo que me acabó de convencer!! jajajja

      Eliminar
    6. Te agradezco un millón que me des tu punto de vista, era pura curiosidad, por su puesto cada una hace de su vida y su cuerpo lo que le da la gana, pero a mi me gustaría tener más de 2 y por cesárea no me dejarían, pero tener un hijo en parto vaginal sería casi imposible por mi malformación uterina. Por eso era que no entendía muy bien el porqué de una decisión así (respetable por su puesto). Si un parto se hace bien y sin prisas las complicaciones suelen ser mínimas, el problema es que en un público no hay solo una para parir y no hay manos suficientes asi que 'meten la mano' donde no deben y te enchufan oxitocina a chorro para que acabes antes, de ahí la mayoría de cesáreas de urgencia. Además de que me hubiese gustado mucho coger a mi hijo nada más asomar la cabeza y poder tener libertad para moverme y sin embargo no podré verlo nacer y me tendrán con los brazos en cruz... para mi es demasiado frío y poco humanizado. Ya ni te cuento si finalmente mis hijos nacen prematuros (una probabilidad muy alta) que al 'posible trauma' de la cesárea se suma una separación inminente entre madre-hijo y como tengo cesárea a ver cuando te llevan a verlo por que andar no vas a poder!
      Vamos, un rollazo todo, pero te agradezco las molestias y el tiempo tomado en contestar por que es algo muy tuyo que si no has explicado antes será por algo, Un abrazo

      Eliminar
  6. Jajaja. Si es que la llamada de la selva es mucho más fuerte que todos los mareos del mundo... Un besote.

    ResponderEliminar
  7. Recien te levantaste despues del primer dia??Que salvajismo cometieron conmigo, a las 6hs ya me hicieron poner de pie, con lo q tira la herida, y sentarme a dar de mamar, algo q hice encantada, pero entre la nena q no se prendia la cesarea q tiraba y el suero q no me paraban de dar fue traumatico,ahh y al otro dia a casa, y estoy hablando de un hospital privado :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía!! Y te quedó bien el cuello?? Se supone que mínimo 24 horas de reposo y en el hospi he estado 5 días!! y eso que todo estaba bien... Pobre de ti!

      Eliminar
  8. Flor, lo has tenido en un privado o en un publico?
    es que no se si por lo publico te dan opción de hacerte cesarea si tu quieres.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Privado. En los públicos sólo te la hacen si es de urgencia o muy muy necesaria -aunque a sus trabajadoras sí que se la hacen- porque, obviamente es más peligrosa para la madre. No obstante si traes una cesárea previa, te hacen la segunda para evitar riesgos...

      Eliminar
  9. enhorabuena por este magnííííífico blog!!!!! madre mía, me tropecé con esta "droga" ayer por casualidad, aburrida de leer otros blogs que narran sus vivencias con 5 líneas y unas fotos y di, por casualidad, al botón de "blogs que sigo". Me llamó la atención el título de este blog y ahí que me adentré... y no sabía la que me venía encima...toda la tarde leyendo entradas!!!!!!! Engancha. Lo prometo. Me decía: va, ésta la última que leo y mañana más... y no había manera... Menuda adicta!!!!!!!!!!!!!!!!! Me declaro adicta al fenómeno pelirrojil desde ayer mismo. Ufff... Me superchifla y te doy mi super enhorabuena.
    Saludos desde Valencia de una estudiante de magisterio infantil (que aguantará bichos pelirrojiles como el tuyo) en un futuro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, qué ilusión!! Gracias por tus piropos!!!

      Eliminar
  10. Ofu, he pasado de mearme de risa con la Blancanieves a una cara de susto total con el tema de mareos....buaaa con lo mal que llevo yo los mareos y que me dan cada dos por tres sin anestesias ni nada....estoy por ir corriendo a la farmacia y cambiar las pastis de natalben preconceptivo por otra cajita de las de anticoncepcion.... :(

    ResponderEliminar
  11. Jajaja, me hace gracia lo de tu pareja cuando te dice que no pasa nada, seguro que él estaba a punto de desmallarse al verte así.

    ResponderEliminar
  12. Si nos ponemos, incluso podriamos decir que el Pater lo pasO tanto mal o peor que tù lol Estos hombres... qué poco aguante por Dior, jajaja

    ResponderEliminar
  13. Me alegro un montón de que tus piernas sean tuyas, al leer lo del cuello yo me había imaginado que te habías dejado la etiqueta puesta!!! jajaja
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Hace muchisimo que no te escribo, asi que lo primero que vengo a decirte es.... ENHORABUENA, por ese pequeñin y por esa familia tan bonita que habeis creado!!!

    ResponderEliminar
  15. Qué bueno el símil de Blancanieves.

    ResponderEliminar
  16. Muy bueno el símil de Blancanieves

    ResponderEliminar
  17. Cuando me dijeron que la niña venia de nalgas y que seria raro que se diera la vuelta, me dio un miedo de narices.Finalmtmnte se dio la vuelta y nació sin epidural como su hermano, contra mi voluntad,.que una es de parto facil y rapido, pero doloroso de flipar. Tuvr infeccion por los puntos q al coser me pillaron un pliegue.. A mi todas lasopciones me parecen estupendas. Ser madre es ya en si d valientes.

    ResponderEliminar
  18. Enhorabuena!!!!!!

    Y que la fuerza te acompañe. Como el cigoto salga hiperactivo... Pero no adelantemos acontecimientos, lo mismo es el tipo más tranquilote de las Iberias.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja me identifiqué tanto con lo de la hora de ponerse de pie... se me vino el mundo!

    Mamá y maestra

    ResponderEliminar