jueves, 6 de junio de 2013

Tareas ingratas de la maternidad. (Parte II)


(...)

Pelarle pipas.-
Mi madre que siempre tiene ideas malignas para hacerme la vida una mijita más complicada –y reírse luego en su casa como una bruja de cuento, imaginando mi malvivir- le enseñó a la niña lo buenas que están las pipas, aunque claro está, no a pelarlas, que para eso tiene a sus padres cual loros de ésos que van en bicicleta y son capaces de pelar un paquete del Piponazo en quince segundos. Así que cada vez que pilla uno nos toca pelárselas compulsivamente, pero con cuidado de no chuparlas, que una es una señora. Y como la velocidad de la niña en comer pipas es cinco veces mayor de la mía pelándolas, al final entro en estado de ansiedad y acabo atragantándome,  revoleando el paquete con violencia callejera y maldiciendo la hora en la que la mamma desveló el secreto de las pipas con sal.

Echarle crema.- Sin duda ésta es una de las tareas menos gratificantes de la maternidad -junto con otras 300- básicamente porque poco tiene que ver con los anuncios de Mustela donde el bebé o el nene se deja acariciar y hasta masajear por la madre. La realidad o al menos mi realidad –como diría Belén Esteban- es bien distinta, teniendo que perseguir a la niña y atraparla para echarle esa plasta de escayola que llaman crema solar para que no se achicharre en el patio del cole cual salmonete a la brasa y como no deja de moverse acaba con crema en las pestañas y en la comisura de los labios, pero siempre mejor que en la versión playera, donde todo es arena rebozada en factor 50.

Subir escaleras.- Si ya es bastante infernal subir escaleras para una enemiga de la actividad física como yo, subirla con el pelirrojismo es un castigo de dioses griegos. Si es pequeña porque te la tienes que encalomar a la cadera como una gitana canastera y dejarte las vértebras por el camino y si ya anda porque sube los escalones de uno en uno, parándose cada tres segundos para coger cualquier porquería que se encuentre –colillas incluidas- o tratando de demostrar su agilidad saltando y dejándose la barbilla en el siguiente escalón. Para cuando llegas a casa ya has perdido 20 minutos y las ganas de seguir viviendo.

Inflar flotadores, maguitos.- hablando de playa no hay nada más terrible uqe llegar a tu hamaca con tu cuerpo blanquecino de pisarla poco y tus orondidades propias del preñado o de los carbohidratos y en lugar de fingir ser una sirena, desnudarte encogiendo bartola y poniendo pose y tumbarte como una modelo venida a menos, tienes que hacer una serie de movimientos antisensualidad para desvestir a la prole, echarle la crema, ponerle las chanclas, colocarle el gorro, la camiseta feísima del Decathlon, amenazarlos para que no se alejen y cuando ya crees que todo está hecho y puedes fingir que acabas de llegar y eres una nomadre, llegan con sus tres mil cacharros inflables y te toca ponerte hacer el pez globo y dejarte los pulmones y las ganas de vivir hinchando cosas, tragando saliva ajena de anteriores inflados y masticando arena como si no hubiera un mañana.

Continuará...

NOTA: Hoy publico post en el blog de El Planeta del Bebé sobre la silla de auto Cybex y nuestras habituales odiseas con el pelirrojismo... No os lo perdáis Pincha aquí

35 comentarios:

  1. buf lo que me espera jaja ya odio cortarle las uñas que encima siempre le digo a mi mitad que porque me toca ami siempre y lo de las pipas se lo esta enseñando mi señora madre que yo creo que es una venganza por la guerra que les dimos en su momento jaja... y también con las cerezas para que el bicho nose coma todo los guitos pues lo mismo a velocidad de rayo que otra cosa no sabrá pero decir MAS MAS a grito pelado ya sabe jaja me rió mucho contigo... me alegras el rato jaja besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, las cerezas!!! Ese es otro infierno y encima manchan!!!
      Y gracias!!

      Eliminar
  2. Jajajaj!!! Al final creo que casi todas somos iguales, Estoy de acuerdo contigo en todo, menos en lo de pelar pipas, me encanta pelarlas, y no me importa nada no comérmelas. Cuando era pequeña, se las pelaba a mi padre, y ahora a mi gordo. Me molesta limpiarle las gambas, que te dejan luego el olorcillo en las manos. BESOS...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si le pelo una gamba a la pelirroja le da un infarto, jajjaja

      Eliminar
  3. Ayyy, que malvivir tan grande... Y que me dices de llevarle al vater a hacer pis?? Porque yo le acompaño y le seco con papel porque si no, se sube las braguitas y el pantalón sin más y parece que lleva un chorizo morcillero en el culo, además un chorizo morcillero húmedo. Y si son cacas, pues con más razón, porque lo de limpiarse el culete no es lo suyo. Y hacer toda esta operación en cuclillas es la pera sin estar embarazada, con la barriga es un suplicio, no solo mantenerte agachada en cuclillas o con la rodilla hincada en el suelo como Cristobal Colón cuando descubrió América, si no levantarte después!

    Buffffff..... ya me he cansado. Necesito la baja!!!

    ResponderEliminar
  4. Menos mal que sigues alegrandome las mañanas.. que haría sin éstas historietas.. Pues mira, como en Italia no venden pipas, de eso que me libro... Mi hijo se deja untarle la crema, si por el fuera, todo lo curaría echandose cremita.. Pero ayyyyy como te entiendo en lo de las escaleras.. y más , cuando tu casa tiene escaleras para arriba, y escaleras hacia el sotano, cada cual más peligrosas.. Le metimos mucho miedo a no subirlas solo, así que la planta de arriba es un remanso de paz, libre de sus juguetes tirados por todas partes, y en la planta de abajo hay chismes varios que le gustaría atesorar, pero como está un poco oscuro tampoco le mola nada.. así que me libro bastante de andar tras sus pasos.. sólo unas cuantas veces al dia.. Y nosotros a bañarnos llevamos lo justito, que tanto flotador y cacharros quitan el glamour a cualquiera.. jaja
    Muchos besos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un sótano... a mí tb me daría terror! jajajja... Demasiadas películas!!

      Eliminar
  5. tOTLA MENTE DE ACUERDO CON LO DE LA CREMA...Y CPORTARLE LAS UÑAS??iNFERNAL!...vENDEN PIPAS PELADAS...POR FACILITARTE LA FAENA,JAJAJ

    ResponderEliminar
  6. El mio es que tiene tantas ganas de jugar con el agua que telita lo que relata el enano (con 7 años) hasta que le termino de echar la crema, me dice: "mirala papa y más crema que me esta echando, que me ha echado hasta en las orejas, dila algo que me quiero ir a bañarme" jajajajaja
    Luego genial la pasta de crema y tierra

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja, como si me hubieras leído la mente, excepto lo de las pipas, que aún no le ha dado por ahí y cuando le de pienso comprárselas ya peladas....el resto tal cual, la crema (mami no me manches), los escalones (mami yo solito), y la playa/piscina este año aún no la hemos catao, pero me veo venir llantos para meterlo en el agua, y al rato que ya le habrá cogido el gustillo, llantos para sacarlo (sacarlo y secarlo). En fin, todo un mal vivir....Que duro es esto :) Y este año no lo quiero ni pensar, que este verano con la bebé tendré que hacer esas ingratas tareas con una niña berreando como sonido de fondo. Todo idílico :)

    ResponderEliminar
  8. lo de los flotadores y manguitos lo odio, se lo dejo al padre...lo malo es cuando me pilla sola con ellos, se me descojonan en la cara, oye

    ResponderEliminar
  9. Vengo a leerte, tras un día malo, no. Pésimo, en mi trabajo. Aún no he leído tu entrada de hoy, pero estoy segura que me quitará la tensión que tengo ahora mismo encima y me hará sacar una sonrisa. Así que sólo escribo, no para comentar nada de lo que has escrito, si no para decirte que ojalá sigas con este blog muchos años más, porque siempre, siempre, nos haces sacar esa sonrisa.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabes la ilusión que me hace leer esto!!! Y seguro que al final, el día se acaba arreglando... Ánimo!
      XXX

      Eliminar
  10. jajajajajaja!ante ese percal yo me quedaría todos los días en la playa a comer, total entre que llegas le pones la crema, la camiseta, le colocas chanclas, gorro y toda la pesca, cuando te quieres dar cuenta es la hora de comer...lo que yo te diga entre todas me habéis quitado los pocos instintos maternales que tenía! Cada vez retraso más mi fecha de "ponerme a buscarlo". Con la suerte que tengo y lo miedosa que soy me quedaré a la primera seguro! Ni tiempo de mentalizarme tendré! Lo bueno de todo esto es que entre la pelirroja, los terroristas de mis sobrinos y los candidatos perfectos a la lopez ibor de los hijos de mis amigas estoy preparada para lo que sea! Por cierto cuándo hayas dado a luz estarás mucho tiempo sin publicar???Ya sé que es una pregunta muy egoísta en el malvivir que te encuentras pero voy a echar mucho de menos tus historias con la pelirroja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni un sólo día!!! Como soy una empollona estoy preparando textos para toda la semana que estaré fuera, así que no notaréis que no estoy!! Gracias!!!

      Eliminar
    2. Si, lo notaremos porque no responderàs a nuestros comentarios en el milisegundo siguiente ;-) No te tangues, Flor! lol A disfrutarlo, que es lo que vale.

      Eliminar
  11. Sí, lo de las pipas me duele..., una cosa es ver una y otra vez La Cenicienta, La Novia Cadáver o la peli de Bob Esponja pintándole las uñas que me tiene más entretenida y otra muy diferente hacerlo pelándole el millón de pipas que trae la bolsa del mercadona.
    Probamos a comprar cacahuetes..., la estreñían.
    Besos, Vicky.

    ResponderEliminar
  12. prueba con las pipas peladas jeje aunque corres el riesgo de que se las coma por kilos...
    en la playa a mi peque le llevo el cubo y la pala que le chiflan y de hinchar sólo los manguitos lo demás me niego.
    Lo de las escaleras es muy divertido pero lo será más cuando lleves a cigoto en brazos :)

    ResponderEliminar
  13. Jajaja, me parto de risa con tu blog. Que pena que no puedas arrastrar la gigantobarriga hasta Madrid este fin de semana a lo del 8J. En fin, otra vez será.

    La Madre Ninja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhhhh!!! Qué penaaaa!! Tú vas??? Ains...

      Eliminar
  14. JAJAJAJJAJAJA...voy a ser un poco ordinaria:MEMEO DE LA RISA! llevo leyendote hara unos dos meses y cada dia te superas un poquito mas...soy madre d un bicho rubiales de 5 años y aunque es lo mjor q he hexo en la vida,me siento super identificada contigo....el tema playa hoy te ha quedado de 10,q digo de 10 de 20!!! ja ja ja...cada vez q voy a la playa vivo ese drama!!!! bueno lo dicho q aunque hace un par de meses q t sigo hasta hoy no habia comentado....un saludo!

    ResponderEliminar
  15. Para las pipas tengo un truco,no sé pelarlas sin chuparlas a mansalva y como los dos son tan escrupulosos,mamá no pela y nitutía,lo hace el padre,se esperan al fin de semana para comer pipas pero yo encantada.A las escaleras no temo que para eso tengo 50 para subir varias veces al día,aquí me viene fenomenal las piernas de velocidad rayo que tienen...Nada Flor,que esto no tiene arreglo,tú a seguir así,recordandome donde me he metido jajajjajLa de los churumbeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi casa, la única escrupulosa soy yo... Ayyyy!

      Eliminar
  16. Flor, déjate de inflar manguitos y demás adminículos, y ponle un cinturón de corchos, o ponle uno en el bañador.
    Que también le ayudan a flotar y no te dejas la vida en ello...

    besos y abrazos

    ResponderEliminar
  17. Cómprale pipas peladas. Verás qué bien. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  18. Cuando era pequeña, yo le pelaba las pipas (imaginarias para màs inri) a mi madre cuando ELLA iba al WC... la pobrecita, tiene el cielo ganado... Mis hijos tdv no las han descubierto, porque aki en Francia no hay, y ya me guardo yo pero muy mucho de enseñarles esas "costumbres extrañas" cuando van a España. Ya me ha pasado que en la playa una ola puñetera trajese una o dos càscaras al castillito de marras y ver a mi hija miràndolas con cara de "esto de donde sale? es planta o animal?". Aceptemos pipa como animal marino.

    ResponderEliminar
  19. Contigo me parto...

    Gracias por este estupendo blog.

    ResponderEliminar