viernes, 20 de diciembre de 2013

Consejos navideños para madres primerizas



1.- Di no al Belén. Y dilo enérgicamente.Si tu hijo tiene entre los doce meses y los tres años, queda terminantemente prohibido, a  no ser que te mole la idea de tener un terrorífico Belén de pastores decapitados, mancos o con media cara menos, figuras amorfas de plastilina acopladas en el pesebre y mucho musgo, serrín y virutas esparcidas por toda la casa hasta el día de Reyes. Si tu niño es un bebé y, por tanto, aún es ameba o tiene la edad suficiente para no ser un Atila, entonces puedes arriesgarte. Pero de cualquier manera ten lexatines a mano. Un blister o dos.

2.- Si quieres probar el Suchard compra tabletas para toda la familia, pero reserva una para ti sola y escóndela en las botas camperas de cuando fuite al Rocío en 1999 para ir dándole mordiscos a escondidas entre histeria e histeria maternal o te juro que ni lo hueles, que a los niños no les gusta hasta que es domingo y está todo cerrado y entonces se convierten en la termita madre dispuesta a comerse hasta el dorado del papel.

3.- Asume que tu árbol va a ser una ruina. Y llévalo sin dignidad pero con entusiasmo. El extraño concepto de decoración navideña que tienen los niños es universal como los derechos humanos, y tendrás que aguantarte con las veinte bolas concentradas en la zona bajo-central y un árbol empinado hacia delante y hacer como que es el más bonito del mundo. Aviso que de nada sirve que cambies las bolas mientras duermen. Que la pelirroja no distingue el 6 del 9 pero cualquiera le cambia una bola de sitio.

4.- Olvídate de tus navidades anteriores. Esto es otra cosa. Otra cosa que cansa mucho. Prepárate para tarde de bullas con los ‘ojitos güertos’ para no perder a los nenes entre el gentío, ensaya para arrasar los pinrreles de los transeúntes con tu carrito si la cosa se pone fea y/o te vuelves loca por cualquier motivo y esquiva las bandas musicales callejeras y las pastorales variadas si no quieres acabar bailando con tu retoño como las solteronas cincuentonas de las bodas…

5.- Compra los regalos en cuanto puedas. Como si es en julio. Primero para evitar colas de dos millones de personas -que parece que regalan relojes de Cartier- con la ansiedad de Mila Ximenez en un debate de viernes noche, y segundo para evitar quedarte sin el Pokemon concreto que te han pedido. Vamos, que si en la carta han escrito el Nenuco Peinados, no vale el Nenuco Peluquería ni mucho menos la Nancy Lacitos. Ojo, que los niños son muy puristas y la podemos liar. Y luchar en la víspera de Reyes por el último hospital de las Barriguitas con otra madre ansiosa y falta de sueño es muy peligroso. Muchísimo.

16 comentarios:

  1. Cuando mi hermana era pequeña, siempre cogía al niño Jesús del portal de Belén y lo cambiaba de sitio. Cuando nos dábamos cuenta, estaba el pesebre vacío y le preguntábamos a ella y se hacía la loca. Lo cogía para jugar con él a los muñequitos. Le encantaba que fuera tan pequeñito.
    Lo de los regalos es aplicable a cualquier edad. Qué agobio las tiendas todas llenas de gente...me agobia, me agobia...Yo también soy de comprar los regalos cuanto antes, mejor.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí es que me da pena comprarlos pronto porque luego echo de menos comprar en pleno jaleo navideño... vamos, que no estoy bien.

      Eliminar
  2. Nosotros el Belén lo ponemos en alto, encima del mueble. Hoy cumple un año. ..sólo señala hacia arriba y quiere que la acerquemos. Le lanza besitos al niño Jesús desde la lejanía. Y el árbol lo ha respetado... por ahora.
    Está en la edad límite. ..Jajaja.
    Un beso y feliz fin de semana. .. yo tengo un cumpleaños para celebrar toooodo el finde

    ResponderEliminar
  3. Yo también pongo el belén bien arriba...aunque el que ponemos los últimos años es uno que compré en Alcampo, precisamente por eso, para que no me descabezaran ninguna de las figuritas del belén "auténtico! que tengo, cuyas primeras piezas eran de mi bisabuela. Y los regalos, hace casi un mes que los tengo todos...bueno, menos los míos, que también me los elijo yo, cosa que elimina el factor sorpresa, pero da mucha tranquilidad, jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajja, yo hago una carta como los niños pequeños e incluyo tallas y hasta precios, incluyo muchas cosas para que al final hay algo de sorpresa y me libero de regalos extraños! jajaja

      Eliminar
  4. Jajaja, mi hermana tb cogía al niño Jesús del Belén familiar cuando éramos pequeñas y le gustaba ponerlo boca abajo, con los pies en el lugar de la cabeza (igual que el anticristo) sobra decir que a mi padre o a mi abuela, muy santos los dos, les daba un síncope al verlo, y mu hermana tb se hacía la loca o directamente se reía en sus caras

    ResponderEliminar
  5. Jajaja. Menos mal que no tengo hijos... bueno y que paso de la Navidad. ¿Para qué negarlo? Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira que los reyes no te van a traer nada, eh???

      Eliminar
  6. Jajajaj,buenas recomendaciones,ya estoy cocida de las cinco y de alguna más,soy una experta echándole las culpas a papá Noel y los reyes,de todos modos mi idea para estas fiestas era borrarlas del calendario,me empalagan aunque luego me lo pase pipa,el champán es lo que tiene,las reuniones familiares ídem de lo mismo,que uno se pone ....,como se pone jajajja.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso porque no tienes a la mamma detrás que si te ve con una copa de vino te mira como si te estuvieras bebiendo un vaso de cocaína diluida. Ayyy

      Eliminar
  7. Hola Flor! soy Joaquín (el de las mantas personalizadas).

    Me he animado a crear mi propio blog sobre paternidad... friki. Para hablar de mis hobbies y cómo compartirlos con mi hijo (y más cosas).

    De momento sólo he añadido 2 blogs en los enlaces, y uno es el tuyo :)

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué ilu!! Gracias!!! Y enhorabuena por el blog, ahora mismo me paso a echar un ojo!!

      Eliminar
  8. Este año como siempre el belén del padre ( herencia de su madre) en alto el nacimiento que yo pinté estando embarazada y que es divino ( no como el de la herencia) en alto. El de mi hijo en una mesa baja lejos del alcance del hermanisimo ( una mezcla de pastores,gormitis, clics, animales salvajes....pa verlo). El árbol no me he atrevido. Lo lleve a la biblioteca y casi nos echan. Tiró 200 bolas y desmontó alguna rama que otra. El año que viene ya ver
    remos

    ResponderEliminar