lunes, 1 de septiembre de 2014

La 'espantá' o cómo maltratar a una madre


Lo mejor para que los demás conozcan el malvivir en el que andas inmersa y que tus quejas y tu bipolaridad no son fruto de una locura transitoria sino de un agente externo en forma de pelirrojos hiperactivos, es pasarle el marrón y dejarlos a solas con el objeto de tu mala vida, es decir, con tus amados retoños, como al que lo dejan en una habitación a oscuras con una cobra constrictor. A traición.

A mi favor he de decir que no fue por maldad sino por necesidad -una necesidad de fiesta, pero una necesidad al fin y al cabo- el hecho de que mi hermana y yo le dejáramos los retoños a mi madre, los tres, así sin anestesia ni receta de ansiolíticos, pero con un poco de gustillo, que todo hay que contarlo, para que sufriera en sus carnes a los dos pelirrojos con su día y su noche, mientras en su cabeza resonara el 'hija mía no será para tanto', que me suelta cuando entro en maratón de queja sin fin.

Así que a la pobre criatura le soltamos a los tres, a bocajarro, con el valor añadido de que el primísimo y la pelirroja se llevan a matar y que Cigoto -que ése es otro tema que da para un libro de dos tomos- ha empezado a andar, ampliando el campo de hacer maldades y de coquetear con una muerte violenta.

No sé si fue el hecho de que no se durmieran hasta la una y media de la madrugada saltando en la cama como monos cocainómanos, o que cuando se durmieran la cosieran a patadas sin compasión haciéndola huir de la cama y de una rotura de cadera asegurada, o que se mataran vivos por ver quién se colocaba al lado de Cigoto hasta que Cigoto se despertaba y huía a aporrear la vitrina con un zapato a las doce de la noche o a encerrarse en el baño con un ataque de ansiedad preescolar, o que mi padre les comprara un walkie-talkie que hacía el ruido de un reactor nuclear y tenía aterrorizado al vecindario, o que Cigoto gustara de deslizarse y tumbarse en la segunda planta de la mesa de cristal de centro como Tom Cruise en Misión Imposible jugándose la vida y la epidermis o que arrancara la pintura de la pared y la saboreara como un manjar prohibido o que mi hermana y yo el echáramos cara al asunto y no apareciéramos hasta las seis de la tarde... la cuestión es que cuando llegamos, la mamma no sólo había perdido las ganas de vivir sino que había menguado como diez centímetros de altura y tenía ojos de cabra.

Cierto es que ahora sabe lo mal que vivo y eso reconforta, pero por otro lado tengo un sentimiento de culpa la mar de malo porque ahora que ha mirado a los ojos al abismo, igual nunca puede recuperarse, como el que es testigo de un suceso violento o vio a Rappel en tanga de leopardo. Un drama.


15 comentarios:

  1. O peor! Igual a partir de ahora ya no se deja encasquetar a los niños! :D

    ResponderEliminar
  2. A esa ya no la pillas para otra igual, tendrás que engañar a otro para que cuide (o se cuide) de las fieras!

    ResponderEliminar
  3. Con septiembre se acabaron las vacaciones, así que aquí estamos de nuevo... Ayyyyy que yo también creo que no vais a poder dejarlos más con la mamma.. jaja Teníais que haberlo hecho en dosis pequeñas, para que no le diera tiempo a quejarse...
    Besosss

    ResponderEliminar
  4. Jejeje sera que ese experimento vale para la suegra? ? O para la tia con hijos mayores. ..

    ResponderEliminar
  5. Jajajajajjaa!! No te preocupes, que al final todo se relativiza y en un par de meses la mamma se habrá olvidado de lo malo para acordarse sólo de lo bueno y te dirá aquello de "Bueeeno, no era para tanto, que rico el Cigoto con sus dientecillos de ratón, como roncaba, y la pelirroja, hay que ver que salada es..." Y entonces tendrás una buena excusa para dejárselos otro día y que haga memoría, jaja!

    ResponderEliminar
  6. Jajaja que buen despertar de lunes de vacaciones,el proximo lunes ya te leo en casa buah buah..., pero que risas me has sacado, pobre madre, la tuya, yo esto lo hice una vez y me dijo toda seria- hija mía estos acaban contigo jahaja pero ya habían acabado con ella jajaja, así que si ahora no le queda otra les lee la cartilla primero, que mi madre es muy abuela pero a ella no la torean más jajaja.Cigoto con los primeros pasos, esto promete más de dos tomos, no mengües jajaj y que decir de la pelirroja...pobre primito, que me da a mí que esta no se deja engatusar , lo dicho, que un post de 10 y supongo que tú te lo pasarías bien, no??? eso es lo importante jajaj.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  7. Remordimiento ninguno. Ya verás cómo no te vuelve a decir que no es para tanto. Jajajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Me parece que ya puedes ir buscando otra víctima inocente para engañar!! Epic fail... XD

    ResponderEliminar
  9. eso, para que sepa lo que aguantas a diario....que los padres son mucho de decir "si el niño es buenísimo", "no tienes paciencia ninguna" y perlas del estilo.....ya no se acuerdan de cuando ellos sufrieron lo mismo en sus carnes, yo le digo a mi hermana cuando me dice que no sea histérica, te lo dejo un par de días para ti sola y luego me cuentas.....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que tu hijo es un DEMONIO, los padres crían y los awelos malcrian, además lo tienen un ratito y lo consienten lo que les da la gana, SI ES SU ÚNICO NIETO, QUÉ QUIERES?, pero intenta dejárselo todo un día con su noche, que verás como te dicen que turutú, que apechugen sus padres que para eso lo han engendrado. Y yo me lo quedo un ratito, ya lo sabes, pero luego quiero mi relax de nomadre, que eso no está pagado, jejeje

      Eliminar
  10. Flor...eres buenísima. El lunes pasado casi me deshidrato de tanto reir y hoy no ha estado de menos. Es una delicia empezar el lunes leyéndote. Por favor no dejes de hacerlo.

    ResponderEliminar
  11. "necesidad de fiesta" jajajaja me encantas Flor!! Claro que es primerísima necesidad irse de fiesta. Desdichadamente para mí, a mi marido le pesa dejar la niña en casa de la abuela por aquéllo de que "nos extraña", y nunca vamos a ningún lugar si no es con la chiquilla adosada a la espalda. Y los abuelos claro, dicen que mi hija es "un amor" porque nunca la han visto en pleno berrinche!!
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  12. Claro que se recupera, incluso hasta se olvida jajaja ya veras que dentro de nada vuelves a oir que "no es para tanto" :)

    ResponderEliminar