martes, 2 de abril de 2013

Coqueteo sin fin


De pequeña, la pelirroja no era una niña agradable, más bien todo lo contrario y cada vez que alguien osaba mirarla, arrancaba a llorar cual poseída entrando en un bucle de gritos e hipidos para tormento mío y espanto de aquellos pobres transeúntes que sólo querían hacerle una carantoña y se encontraban con un gremlin duchado e infectado con la rabia.

Con los años la cosa mejoró sustancialmente y si bien no se iba con cualquiera y dejando claro sus preferencias por según qué personas y sobre todo por las del género masculino –que la niña me va a buscar la ruina antes de la adolescencia-, hacía su ya mítica caída de ojos o su sonrisa bobalicona logrando que la gente cayera rendida a sus pies y por ende a sus deseos, pero siempre desde la distancia, que mi niña es muy diva para estas cosas.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte, la nena está totalmente entregada a todo aquel que le ría las gracias, le dé regalos o que le diga lo guapa que es, que mi niña tonta lo que se dice tonta no es, lo que a mí, cual madre hipocondríaca y paranoica me aterra ante la posibilidad de que un día venga el hombre del saco a llevársela y la niña no sólo le haga su estudiada caída de pestañas sino que le pida que la lleve a hombros para ‘podel velo todo’.

Y es que esta Semana Santa, que como bien sabéis me ha tocado ‘disfrutarla’ como penitencia, la nena se ha ido buscando la vida para sobrevivir o para disfrutar más de las procesiones, la cuestión es que la pelirroja le echaba los brazos a todo aquel que se los ofreciera para poder ver los tronos e igual le daba que fuese alguien conocido que una señora recién llegada de Madrid que tuvo a bien dejarse tres vértebras levantando los 22 kilos de pelirrojismo durante una procesión entera, tiempo en el que la osteoporosis le avanzó, al menos, tres grados.

Otro día, aprovechando que una niña se levantó de su taburete para recoger cera, se acopló con toda la cara en su asiento para mi vergüenza y para gracia de la madre, que decidió adoptarla durante cerca de una hora, dándole chuches y arreglándole el tambor sin hacerle caso a su propia hija y la pelirroja le correspondía echándole la cabeza en el brazo como si aquel amor viniera de tiempo atrás. Por más que lo intenté, sólo logré que me la devolvieran cuando terminó la comitiva, justo antes de que la hermana postiza acabara partiéndole los dientes por sustracción maternal.

Pero el colmo de los colmos fue en una tercera ocasión, cuando una pareja que había a nuestro lado mientras esperábamos al Cristo de Mena, empezó a hacerle carantoñas y la niña que jugaba con los primos, decidió abandonarlos por dejarse querer por los desconocidos, que la levantaban en brazos y le decían lo guapa que era y ella sonreía y movía los tirabuzones y coqueteaba hasta términos insospechados mientras mi hermana, mi amiga Isa y yo no sabíamos si partirnos de risa o morirnos de vergüenza ante el descaro absoluto de la pelirroja que se ve que empieza a ser consciente de la atracción que despiertan sus rizos y no piensa dejar de aprovecharse de ello o quién sabe, igual la chiquilla tiene un motivo y lo que está es buscándose una familia alternativa por si esto del hermanito le sale rana y acaba perdiendo su supremacía en esta casa de locos.

28 comentarios:

  1. Jajaja! Qué bueno! Si es que la pelirroja es mucha pelirroja! La parte positiva de todo esto es que tu no te has deslomado upandola, aunque imagino que el tic del ojo volvería.... La mía es bastante cocón, cuando algún desconocido habla con ella se esconde detrás de alguna pierna conocida, que ya me va dando un poco de vergüenza, que parece que nunca la sacamos de casa!!! Ahora, en casa o en ambiente conocido no hay quien la pare... A ver que pasa cuando venga el hermanit@, igual hace como tu pelirroja, tentar la situación por si acaso....tiene que buscar otra familia en la que ser la reina.

    ResponderEliminar
  2. En el fondo es un poco de suerte.. porque en cambio mi hijo es super antisociable, se relaciona solo con los que tiene muy muy vistos.. Lo que tengo claro es que nunca se va a ir con nadie, pero con nadie también quiere decir, ni con abuelos, tios y demás..(porque por aquello de que no les vemos mucho, cuando empieza a coger confianza ya nos tenemos que volver otra vez) .No permite perderme de vista ni dos minutos, creo que es demasiado. ayyyyyy...

    Aquí seguimos de fiesta, hasta mañana no tienen cole, que ganitas por dios...

    VIVAN LOS ANUNCIOS FLORRRRRR....

    Besos

    ResponderEliminar
  3. los niños van por rachas. la mía es muy cariñosa pero tiene que coger confianza para ser sociable con la gente. observa todo desde lejos y cuando se siente segura allá va. me gustaría ver lo que hace en el cole porque cuando llega todos los niños le saludan y ella pasa de ellos olímpicamente.
    en tu situación lo mejor es que vosotros no la tenéis que coger en brazos jeje ya se encarga ella de buscarse la vida

    ResponderEliminar
  4. Qué máquina, la pelirroja. Ya me gustaría a mi encontratme un día con vosotras para quedármela un ratito mientras tú tomas café en la mesa de al lado y así desconectas de ella. Jajaja.

    Soy fan pelirrojil.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. Que linda mi pelirroja...es que con esa cara no me extraña que se la coman a besos aunque no la conozcan. Ayyy esa madreee, que se le cae la baba...jejeje. Besotes

    ResponderEliminar
  6. ¡Tú niña a parte de guapa es lista! Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué adolescencia más mala me espera! jajjaja

      Eliminar
  7. Ay, criatura...es igualita que mi nena, aunque la mía lo ha hecho desde siempre y en versión pelo liso y castaño :) los mohínes, batidas de pestañas, movimientos de pelo y zalamerías varias que despliega, unidos a que habla hasta con las piedras, por un lado me encantan y por otro me tienen en el perpetuo temor de que un día de estos me la secuestran Ö

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que yo te diga, éstas se echan novio antes de los 12!

      Eliminar
    2. NO!! porque a los 10 la meteré a un convento!! mmm...a los dos, los meteré a los dos XD

      Eliminar
  8. Menuda zalamera te ha salido......y si copiamos sus tácticas? Jeje

    ResponderEliminar
  9. Mírala qué lista la pelirroja, ¡me encanta!
    Yo creo que la opción correcta es la última, está buscando una familia alternativa por si las moscas, que me da a mi que la nena es muy lista y aboga por el plan B.
    Mi choopla también es muy de tirarse a los desconocidos y eso que sólo tiene 7 meses... no quiero saber qué hará cuando llegue a la edad de la pelirroja jaja.

    ResponderEliminar
  10. 22 kilazos?? madre mía, la mía es poco más pequeña y pesa 13 (igual ni llega) que la pesé con ropa..., respiraré hondo y pensaré que cada niño es diferente porque si no, le hago un bocata como un barco de grande ( y me lo acabo comiendo yo, claro...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 22!!! Y sólo come potitos Nutribén!! Y le saca una cabeza a toda su clase... Así que no es por la alimentación, como dices cada niño es un mundo! Además, mejor un metabolismo ligero, que luego viene la adolescencia!

      Eliminar
  11. Es que cuando leo tu post veo a mi hija Aina en acción. Sólo tiene dos áños pero antes de cumplir el año cuando parábamos en los semáforos ya decía 'Hola' a cualquiera que se le pusiera al lado. Ahora ya saca todo su repertorio de canciones y arsenal de caídas seductoras de ojos para camelar ipso facto al que se le plante enfrente y si tiene comida, dígase patatas o galletas, mejor que mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajja, yo creo que son las niñas, que son unas zalameras!!

      Eliminar
  12. La pelirroja es única,jajaj,la caída de ojos con tirabuzones tiene que ser lo más,los míos han sido siempre de mundo,sonreír a todo,hablar con todo,irse con todo,que no es lo mismo que a todos,el mayor subió de rango con la llegada del pequeño y éste ya nació con el coqueteo de relleno,de los pies a la cabeza.Lo peor es que no tengo antídoto.La de los churumbeles.Pd-bonitos anuncios,enhorabuena!!!!

    ResponderEliminar
  13. Hace muuuucho que te leo y me encanta. Te felicitopor tu blog, tu gracia y por tener una hija tan inspiradora

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja me parto con la pelirroja!! A mi me hace eso y me la llevo a casa!
    Mi peque en cambio es un poco antisocial. Cuando ve acercarse a la gente directamente les dice adiós y si alguien le dice algo o lo intenta tocar ya se encarga el de decir nonononono sin parar!! Eso si, en petit comité es súper gracioso...
    Besos para ti y la pelirroja!

    ResponderEliminar
  15. El pestañeo es una técnica que utilizo a menudo, aunque no recuerdo si aprendí sus bondades a una edad tan temprana... Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar