lunes, 10 de octubre de 2016

El hermanísimo y el destape


Al hermanísimo le ha dado por el exhibicionismo, así a las bravas y ahora se nos pasa el día enseñándole el culo carpeta a cualquiera que se cruce en su camino y al pater y a mí que en realidad estamos muy cansados para que nos importe un pimiento cualquier cosa que no sea una amenaza de muerte, nos toca fingir que estamos preocupados por el tema, sobre todo delante de la mamma que se piensa que nos vamos a hacer una familia hippie loca por el nudismo y las semillas de chía.

Todo empezó cuando le quitamos el pañal, que mira que nos resistimos, que con los segundos ya se sabe, pero la señorita de la guardería no me dejaba vivir así que se lo quitamos, aterrados de que tuviéramos un aluvión de orines por toda la casa, pero curiosamente la cosa fue bien y salvo un par de lluvias doradas sobre el cajón de juguetes de la pelirroja –que aún llora recordando el asunto- no tuvimos problemas.

Pero claro, se ve que hasta entonces la criatura no sabía que tenía culo ni pito, envuelto en celulosa como estaba desde su nacimiento y fue verse libre y con todos aquellos nuevos atributos y se nos vino arriba loco por compartir el hallazgo con sus congéneres.

Yo, para ver si me salía a la pelirroja que lampaba por la ropa interior y se ponía las braguitas de Dora La (maldita) Exploradora de cuatro en cuatro fabricándose un culo a los Kardashian a los tres años, me hice con dos paquetes de calzoncillos de los superhéroes y de la Patrulla canina, a ver si me emocionaba y abandonaba la vena nudista, pero se ve que a él el imperio de la moda le trae al fresco y sólo quiere subversión textil con el puño en alto.

En la calle mantiene la compostura – imagino que porque aún no ha descubierto los calvos- pero es llegar a casa, en realidad a cualquier casa y antes de que podamos saludar ya se está quitando la ropa, loco por lucir sus canijeras de lombriz de tierra marcando costillas y luciendo culillo carpeta de anciano y corriendo entre carcajadas como un espontáneo de ésos que saltan a los campos de fútbol buscando follón, y claro nosotros nos tenemos que hacer los sorprendidos para que no se den cuenta de que somos una familia de majaras y no nos inviten más. ‘Eso es porque tendrá calor’ digo yo y el páter, obediente, asiente, pero luego viene la pelirroja a la que no sé por qué le enseñamos a no decir mentiras y suelta ‘Él lo que quiere es enseñar el culo, mamá, si es lo que tú dices siempre, que es un ‘sibicionista’ de ésos’. Y entonces yo, que me debato entre salir corriendo o hacerme la muerta, envejezco dos años de golpe. Y sin una gotita de bótox que echarme a la boca.

Vida perra.

11 comentarios:

  1. Que luzca palmito! Yo no me levanto del sofá como no sea que las vea jugar con un cuchillo jamonero o la escobilla del wc.

    ResponderEliminar
  2. Mi Jamonete es llegar a cualquier casa y quitarse los zapatos y quedarse en calzoncillos, da igual que sea invierno q verano.... Yo ya pongo de excusa que lo hace para no ensuciarse ejem...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, es que es un chico muy cuidadoso...

      Eliminar
  3. Es que me lo imagino y me lo como...,no te preocupes mucho, son etapas que pasan, ya verás luego cuando crezca la cara que pone al verse en alguna foto o vídeo jajaja.La celulosa ata mucho, que se libere. Muy buena frase la de la pelirroja jajaja.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  4. Lo de a mía va más lejos... Acaba de cumplir 3 años y según entra en casa, se quita toda la ropa de cintura para abajo, coge el chupete y se lo pasa por ahí sin parar. O sea, mucho peor. Y luego lo huele y te lo da a oler. Y se mete el dedo en el culillo y también te lo da a oler "huele mami, huele. A que huele a culo?". Para que veas, siempre hay alguien que está peor que tu...

    ResponderEliminar
  5. La mía desde que vio la peli de "inside Out" cada vez que se despelota me dice "mira mamá.. estoy hasiendo un raili"

    ResponderEliminar