lunes, 17 de octubre de 2016

La pelirroja y el veganismo temprano


Como si no tuviéramos ya bastante jaleo en esta casa de locos, ahora la pelirroja se nos ha vuelto vegana. Así, sin avisar, con la de plancha que tiene una. Y ahora dice que no puede comer carne ni pescado porque se ha enterado que eso viene de los animales y con los ojos desencajados, me dice que comer animales es de salvajes.

Yo, que llevo con un resfriado brutal desde 1985 y me arrastro por la casa como un alma en pena, me quedé estupefacta porque no entiendo de dónde creía que podían venían el pollo y los boquerones. ‘Pues de una fábrica de pollo y boquerones como la de los yogures’ me dijo mirándome como si yo fuera un monstruo sádico que la hubiera obligado a comer carne humana con premeditación y alevosía.

Y mientras me decidía a alistarme en la legión extranjera o donar mi cuerpo a la ciencia mañana mismo, me armé de paciencia y le hablé de la cadena evolutiva y de cómo no sólo nos comemos a los animales sino que también lo usamos para vestirnos, para forrar algunos muebles, zapatos… y antes de que pudiera terminar la frase la tenía al borde del colapso, del vómito y de la lágrima al pensar que sus zapatos que tanto le gustan son de piel de vaca. ‘¿De vaca, mamá? ¿de vaca? ¿pero me lo estás diciendo en serio?’ Y yo que no estoy bien de lo mío empecé hasta a sentirme mal de pensar que le he puesto dos trozos de vaca en los pies y la he obligado a comer pescado del que nada en la playa y que no está hecho en fábrica ‘como Nemo, mamá, como Nemo’ sin ningún tipo de conciencia ni vergüenza torera.

A ver si es que la niña nos ha salido animalista y vegetariana, le dije al pater, y aquí estamos nosotros creándole un trauma de los malos, con lo bien que me vendría a mí comprarle zapatos de plástico y ahorrar para la nueva colección de inditex.

Así que le explicamos que hay personas que no comen carne ni pescado, sólo verdura más que para animarla para disuadirla y entonces, se le descompone la cara de pensar en una vida de judías y calabacines y le echa jeta y me dice que por qué a nadie le da pena de las lechugas que también las arrancan y sufren mucho cuando le parten las hojas, que lo mejor es sólo comer yogures y galletas de chocolate que eso seguro que se hace en fábricas. Pero que nuggets del Mcdonalds igual sí come ‘porque mamá tú siempre dices que eso es pollo como de mentira… y los tenis de los Descendientes ya me los quedo también porque ya que los tengo… ¿no? Además, a los Reyes le debieron de costar un pastón e igual se enfadan si no me los pongo…’.

Total, que más que vegana y animalista es una jeta de primera división.

16 comentarios:

  1. La mia tambien tuvo una epoca de vegana, alrededor de los 6 o 7, pero le dije que para ser vagano uno primero tiene que comer mucha fruta y verdura... asi que prefirio seguir comiendo jamon y tomando leche... no se cual de las 2 variantes es peor..

    ResponderEliminar
  2. Oooooh... la pelirroja es HAMOR!!
    Yo me hice vegetariana tardíamente, sin gustarme demasiado ni frutas ni verduras... las legumbres, pasta, cereales también están ahí, hasta lacteos y huevos si aparca el veganismo de momento y opta por ser ovolacteoveg ;)
    Eso sí, cuesta un poco pasar de cocinar omnivoro a vegetariano, pero se descubren cosillas interesantes (y ricas)
    Un abrazo para la pequeña animalista y su sufrida mater :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí! Yo estoy por mandarte a la pelirroja una semana... igual me la devuelves comiendo lentejas!! Eso sí, no te rindo las ganancias, jajajjaja

      Eliminar
  3. Jajajaja...muy bueno. La de cosas que tiene la pelirroja, si es que con esas argucias no me digas que no te convence, si me da a mi que te pone ojitos y todo. Es un tema delicado y complicado, el pequeño nada de comerse seres vivos, que se enteró en el cole que lo de la huerta está vivo también. Y te suelta un - a ti te gustaría que te comieran un brazo?? A mí a veces se me hace cuesta arriba y amenazo más lentejas, creo que estoy a un plato de crear trauma con las susodichas.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mis amenazas ya están tan vistas que ni impresionan. Ay.

      Eliminar
  4. Flor, no te agobies que eso debe ser una etapa. Mi mayor también decía esas cosas cuando descubrió que lo que come viene de animales.
    Yo desvié su atención hacia el tema de alimentación saludable, todo lo bueno que tienen la fruta y la verdura, y lo malo que es pasarse con dulces y grasas. Ahora come de todo sin remilgos, pero mucha cosa sana y poca guarrería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte!! La mía come poco y mal. Vida perra.

      Eliminar
  5. Como decía el gran Jardiel Poncela: "Vegetariano: Persona que no come carne en público" .
    Pues eso. XD XD

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, que lista ha salido la pelirroja. Me ha encantado lo de la lechuga,!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro, se olía que si no había carne tocaban verduras y preparó el terreno... jajjaja No es nadie!

      Eliminar
  7. Jajajaja que listaaaa
    Ponle el rey león que explican muy bien eso del círculo de la vida jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso mismo le dije yo y me dijo que cuándo había visto yo a Simba comerse una cebra?? Que cómo iba a hacer eso Simba con lo bueno que era? Ayyy

      Eliminar
  8. jajajjajjajajaja me suena muchiiiiiiisimo.
    El mio se vino abajo cuando le mencioné las hamburguesas del McDnalds y el balon de reglamento.....el bueno....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjajajja, pues igual. La pelirroja no renuncia a sus zapatillas. 'Es que ya que las tengo', me dice. Qué cara más dura, jajjaja

      Eliminar