martes, 27 de noviembre de 2012

De engatusamientos, vomitonas y gallos homosexuales


El viernes noche, aprovechando mi cansancio extremo y mi falta de lucidez nocturna, mis amigas me engatusaron para ir a la mañana siguiente al Parque de La Paloma, que es un gigantoparque de Benalmádena lleno de bichos variados y muchos columpios, del que guardaba un desagradable recuerdo y la promesa de no volver, pero, claro, una que es débil y que por las noches no distingue el mando de la tele del sándwich de atún pues cae en la trampa y en el fragor del whatssap me entregué a la idea de un día de chicas y niños sin maridos ni sentido común.

El pater, que estaba frito por quitarnos de en medio, apoyó la moción desde el primer momento asegurando que era una fantástica idea y de que lo íbamos a pasar en grande. Y claro, una que cree que en el mundo hay gente de buena fe, pues le creyó y acordó hora y punto de encuentro como si aquella fuera una quedada de fiesta destroyer… hasta la mañana siguiente, cuando con la sabiduría y la recomposición que le dan a una 8 horitas de sueño, descubrí que aquella era una terrible encerrona directa a un sábado infernal.

El trayecto no pudo ser más terrible y no porque mi hermana no esté ducha en la conducción, que lo está –su problema es la orientación o mejor dicho la nula orientación- sino porque los primísimos entraron en bucle de matar o morir en duelo constante por los doscientos paquetes de gusanitos que habíamos comprado para los patos y las pajitas de picapica que compré en un momento de bloqueo mental y que a pique estuvieron de dejarme tuerta en un par de ocasiones.

Pero no sé si afortunada o desafortunadamente, la lucha terminó a mitad de camino gracias a que la pelirroja empezó a poner caras rarunas y a hacer extraños sonidos que anunciaban la llegada de la gran vomitona. Otra vez. Así que mientras le sacaba la cabeza por la ventana en plan perro de Los Ángeles para que le diera el aire y para que la primera arcada se la llevara cualquier motorista que pasara por allí, logré con la destreza de un ninja vaciar la bolsa del Corte Inglés en la que traía dos mudas –por si un avestruz nos tiraba al estanque de los patos- y colocársela bajo la barbilla al momento justo de la primera miniarcada de vómito… Y antes de que pudiera entonar el terrorífico sonido gutural que precede a la segunda y siempre la más grande de las arcadas, mi hermana anunció que habíamos llegado, frenó y ya no hubo más interés pelirrojil en la vomitona, resurgiendo de sus cenizas como la histérica que siempre ha sido.

Y en el parque nos esperaba nuestra amiga Isa con sus niños y una banda de gallinas asesinas y gallos homosexuales y de mal carácter que nos miraban con desprecio y hacían ascos a nuestros gusanitos para tristeza de la prole, que se entregó rápidamente al estanque de los patos que sí que recibían con agrado los gusanitos previamente espachurrados y/o chupados. Pero de pronto, como en una película de terror y ante un puñado de gusanitos que lanzó la pelirroja, aparecieron como dos millones de gaviotas terroríficas que empezaron a graznar –o lo que quiera que hagan las gaviotas- como locas, a picarle en la cabeza a los patos que huyeron aterrorizados y a subirse en los arbustos levantando las alas y amenazándonos vilmente, lo que sirvió para dar por finalizada la visita al estanque antes de jugarnos la integridad física y los globos oculares.

Y luego, perseguimos conejos que en realidad eran gatos y gatos que en realidad eran conejos y les dimos zanahorias y gusanitos rojos –para confundirles, por maldad básicamente- y nos cruzamos con una gigantojaula de cabras montesas deprimidas y otra de avestruces despeinados y de mirada desquiciada que estuvieron a punto de arrancarme un dedo y que no me quitaron el ojo –amarillo- de encima como echándome una maldición aviar de mala fe.

Y de ahí fuimos a los columpios nivel escalador profesional colegiado, a ver a la prole coquetear con la muerte en cada puente, escalera de dos metros, rocódromo y, a su vez con el contagio de la malaria en un estanque de arena convertida en barro pestoso.
Y así, entre una cosa y otra, echamos el día que pasó por una comida en el Mc Donalds con acrobacias pelirrojiles en los taburetes y leñazo en la frente, duelo de patatas y gritos demandables, lo que nos hizo sentar a los niños en otra mesa diferente a la nuestra para poder fingir que veníamos solas y que a ésos no los conocíamos de nada. Dios nos libre.

Y llenos de mierda, ketchup y otras sustancias indeterminadas nos fuimos a casa en otro trayecto infernal, durante el cual la pelirroja tuvo a bien hacerse un poco de caca encima –no mucho, pero lo suficiente para morirnos de asco-, sobre todo el primísimo y la menda que la teníamos al lado, mientras la pobre ponía el culo en pompa y trataba de bajarse los leotardos ante nuestro estupor, con la  pretensión de que yo arreglara aquello cual madre entregada mientras yo daba arcadas por la ventanilla.

Como la niña es una choni, tiene la secreta ilusión de hacer pis o caca o ambas cosas en la calle desde que un día vio a una niña en plena Semana Santa malagueña sentada en cuclillas frente a nuestro portal y desde entonces me llora por las esquinas para que la ponga a ello. Así que cuando me dijo que quería hacer caca allí mismo en el coche o en la carretera dudé de si realmente la criatura no podía aguantar más o si era una estrategia de defecadora callejera y subversiva –porque decía que en un bar no, que en la calle- aunque he de confesar que la imagen de estar llena de mierda hasta las cejas me dejó al borde del ictus y a punto estuve de bajarme en marcha, pero en esas, volvimos a llegar a casa como recién salidos de una cárcel tailandesa, pidiendo a gritos una ducha y un psiquiatra, uno de los buenos, que aquí vamos a necesitar un trabajo fino…


PD. Lo único bueno del día fue que conocí a Lucía y a su familia, una simpática lectora que también se aventuró a pasar el día en el Parque de La Paloma. ¡Me hizo mucha ilusión!

PD2. Lamento el gigantotamaño del post, pero sé que no os gusta que lo divida en dos partes, así que ahí va... todo de una vez jajjaa

55 comentarios:

  1. Jajaja menudo día flor para olvidar pero siempre después de contarnoslo.y Sí muy bien Por no dividirlo gracias. Lorena

    ResponderEliminar
  2. Jaja... me has pillado desayunando Flor! Pero a pesar de que cierta parte del texto es un poquitin escatologica, jeje, me has hecho sacar una carcajadilla, sorda eso si, porque aun la gordi esta durmiendo!
    Bueno, de todo aprende uno. Hay dias que estan hechos para olvidar y este del parque diria que es uno de ellos... lo de tu hija con la cac... , jaja, es de pelicula!

    ResponderEliminar
  3. Ya sabes, Flor, la próxima excursión con amagos de vómitos, comida en McDonalds y cacas variadas, le toca al pater, y tú al sofá a hacerte la muerta o a la calle a comprar como si no hubiera un mañana XD

    ResponderEliminar
  4. jajajajaj...vaya odisea!!!! no conozco yo el Parque ese de la Paloma..y no sé si quiero conocerlo.ejeje. Un besote

    ResponderEliminar
  5. Ay Flor gracias por nombrarme!!!!! Q ilusion por Dios!!!! A mi tb me alegró el dia conoceros, q digo alegró, si luego no paraba de decirle a toda mi gente " he conocido a la del blog...lee lee esta entrada que te partes" y alli los pobres en el telefono poniendo cara de circunstancia jajaja
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Jijiji.... Espero que, por lo menos, la pelirroja cojiera la cama como si no hubiera un mañana y tu pillases el sofá de igual manera.... Y eso, tu chico te debe una....
    ;D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va!! Se pasó toda la noche con pesadillas... No me extraña, tú no viste los ojos desquiciados del avestruz! jajja

      Eliminar
  7. Si que está escatológico el post eh?? jejeje.. los gallos pq eran homosexuales??? como se distinguen?? qué buen sábado pasásteis!!! Noto además cierta maldad en comprarle gusanitos a los patos y a la pobre pelirroja no...pobrecillaaaaa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ups... Perdón...
      Yo creo que eran homosexuales porque se supone que sólo puede haber un gallo por corral porque se matan para ver quién es el jefe, el que pisa a las gallinas... Y allí había gallos de dos en dos paseando y también en pandilla compartiendo gusanitps con amor, jajajja, y además todos tenían las piernas muy largas y andaban contoneándose cual divas, muy raruno todo, jajjaja

      Eliminar


  8. ¡Qué grande eres y qué grande tu manera de contarnos las cosas! Necesitaba reirme porque hoy hace ya 5 meses que murió mi madre y he empezado el día con lágrimas, pero has conseguido que me ría un buen rato intentando poner en imagenes tu odisea del sábado.

    Por eso te doy las GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonitoooo... para mí es una suerte poder hacerte reír!!!
      Y muchísimoooooo ánimo para el día de hoy!!!
      Besazo!

      Eliminar
    2. Gracias por hacerme sentir acompañada!!!

      Eliminar
  9. Cuando vaya a Málaga, recordaré no ir a ese parque ni a ninguno con animales, prefiero que mi hijo los conozca sólo en los libros, a pasar un día como el tuyo..jaja

    Tómate la revancha y márchate a un spa, dile a tu marido que es para quitarte el hedor de encima, que entre tanto animalito, caca y demás, no puedes con tu vida.

    Eres genial..

    ResponderEliminar
  10. ¡Genial y estresante a partes iguales!

    ResponderEliminar
  11. Mi expericencia en ese parque también fué muy mala...Cuando yo fuí, me dijeron que había conejitos..y yo buscándolos...cuando encontré el primero bajo un arbusto, estaba más tieso...y el segundo también...Qué mal rollo me dió...No me gustó nada. También ví un par de palomas tiesas... Y no es broma, mi marido (por aquel entonces, novio) movió al segundo conejo con el zapato y estaba tieso, tieso...Ya no voy más.

    Por el post, me he reido un montón. Estos son los post que más me gustan, los de las aventuras de tu peli. Por cierto, se marea mucho en el coche de tu hermana, ¿no?. Que me acuerdo de un post de la playa...jajaa. ¿No será que tu hermana conduce muy rápido? Jajajja, es broma :P

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh, qué horror! Aquí estaban vivos, de momento...
      Ojalá sólo fuera con mi hermana!! Ella se marea con cualquiera, es experta en vomitonas automovilísticas... Biodramina al canto! jajajja

      Eliminar
  12. Que estampa, jajaja. Me solidarizo con la pelirroja porque yo tambien era vomitona en el coche y lo pasaba fatal. Como la niña es muy choni..que bueno!!! El pater si es listo si, esto a ellos no se les ocurre ni de broma.

    ResponderEliminar
  13. Buajajjajajaa, lloré de la risa, es que los nenes son así, vienen completitos!.

    ResponderEliminar
  14. Si toca ir a lugares de esos el padre no se queda en casa ni de coña,que le cuento unas milongas y todos al pozo,que me conozco a mis churumbeles,que se hubieran vuelto con un gallo,que te lo digo yo,nunca han vomitado,y menos mal porque me dan arcadas sólo de pensarlo,es superior a mí,y eso que yo de pequeña era oír un coche y pota.De todos modos me he reído con el relato del día D,pero que bueno...y que suerte la de Lucía.La de los churumbeles.Y gracias por no dejarnos en ascuas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, y lo bien que te hubiera venido un gallo como despertador?? jajjaja

      Eliminar
  15. ay Dios!! que vida más estresante llevas!! jajaja....

    ResponderEliminar
  16. Tu marido si que sabe !!! que bien día tuvo que pasar :-))

    ResponderEliminar
  17. Ya te comente por el face que si llego a estar en Malaga...hubieramos ido al parque de la paloma, pero...nos pillo de viajecito en Cordoba!. Bueno, otra vez sera!. De todas formas...cada vez q voy a calle Larios voy mirando a ver si veo una pelirroja y una madre alocada y despeinada! Jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hubiera sido genial!! Si algún día nso vemos, nos escucharás antes de vernos... Somos así de finas, jajaja

      Eliminar
  18. Niña, que me van a echar del curro, llorando y tó!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues dales mi curriculum!! jajajja... Gracias, guapa!

      Eliminar
  19. Madre mía, qué "jarton" a reir...Me induces estrés y me leo el post a toda leche, hasta que pienso, relaja Marta que ya pasó y me lo vuelvo a leer más despacio...y otro "jartón" a reir...vamos, como dices tú, un no parar.

    ResponderEliminar
  20. Jajajajajajajaja ay q m he reido x Dios!!lo de la cabecilla pelirrojil x fuera de la ventana cual perro de los ángeles ma matao!eres buenísima!!y me siento muuuuy identificada contigo x lo de la cacota de la niña!!todo el mundo esperando a q arregles el desastre cuando estas potando x las esquinas del asco!jajajajajajaa genial el post y me encantan los largos (mas risas,jaja)
    Ya te he votado desde 2 ordenadores!!!!no te ganan ni de coña!!!tol mundo a votarrrrrr
    Besitossssss!!

    ResponderEliminar
  21. Por Dios!! Cada ves siento que el karma se acerca mas para patearme el trasero: cuando trabajaba y tenia niños en operacion pañal cuyas madres no cooperaban en casa (que eso se nota a leguas) les decíamos antes de despedirlos "pipi/caca en el auto" o "pipi/caca en el bus" a segun.. y en ese entonces me daba risa jajaja... ay :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajjajajaja!! No, la pelirroja no tiene pañal desde hace mucho y ya nunca se le escapa nada. Bueno, a veces pis si está jugando y se distrae pero caca jamás! Yo creo que o fue un gas venido a más o a la pobre se le descompuso la barriga, ya que no hubo vómito, hubo caca, jajjajaj
      En cualquier caso, el karma se vengará de ti! jajjaja

      Eliminar
  22. Ayyy q ataque de risa por Dios!!!
    Mar

    ResponderEliminar
  23. Desde luego te agradezco el ratito de risas que me das cada día que escribes. Y la verdad es que después de todo el día de curro...se agradece. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  24. Desde luego te agradezco el ratito de risas que me das cada día que escribes. Y la verdad es que después de todo el día de curro...se agradece. Mil gracias.

    ResponderEliminar
  25. Jajajajajajajaajjajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajajaja....que día mas bueno habéis techado...el próximo día que vayáis llamarme que yo me apunto...jajajaja...bueno mejor no...ahora eso si dile a Carol pa que no se desoriente mas..muje...que busque la rotonda pa dar la vuelta que así seguro que llega rápido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Meme!!! No sabes lo mucho que he oído hablar de ti!! Esta vez no fue tan torpedo el trayecto como normalmente porque cada vez que me monto con mi hermana, vayamos adonde vayamos, siempre acabamos en el cementerio perdidas por los Asperones!! Yo la próxima vez casi mejor cojo un taxi!

      Eliminar
  26. que vida te da la pelirroja!! Da como para reírse y llorar al mismo tiempo!! eso de hacer en público me ha dado hipo de tanta risa, la imagino toda feliz haciendo en las esquinas y me vuelvo a reir como una loca.

    ResponderEliminar
  27. que vida te da la pelirroja!! Da como para reírse y llorar al mismo tiempo!! eso de hacer en público me ha dado hipo de tanta risa, la imagino toda feliz haciendo en las esquinas y me vuelvo a reir como una loca.

    ResponderEliminar
  28. Ay, que me da algo... Pero qué santa paciencia tenéis las madres!!!! A ver si te vale de escarmiento y a la próxima no picas (al menos hasta que la pelirroja cumpla los dieciséis, aunque supongo que a esas alturas ya pasará de visitas al parque con mami). Un besote!!!

    ResponderEliminar
  29. No me lo creo!!! Nosotros también estuvimos el sábado en la Paloma jajaja que lástima que no sé como reconocerte jaja porque eso de buscar solo a una niña peliroja es complicaete y más cuando tengo que vigilar a mi minimonster y a la babymonster jajaja

    Un saludo!!!

    ResponderEliminar