jueves, 15 de noviembre de 2012

Yo renuncio. III


(...)
A llevar bolsos de mano. De mano o de pie. Sólo son compatibles con la maternidad los bolsos bandolera que puede una colgárselos por la mañana y tenerlos ahí casi sin darse cuenta hasta la noche, pero eso sí, han de ser lo suficientemente grandes para que te quepan dieciocho paquetes de kleenex, tres chupachups a medio chupar, un par de pettit suisses, un paquete de toallitas húmedas y el Apiretal por si hay una urgencia… Si no caben tus cosas, te fastidias. Pero de carteras de mano monísimas o de bolsos baúl de esos que se cuelan de la muñeca con el brazo en alto, ni mijita. Las dos manos han de estar libres y entregadas al abusivo mundo de la crianza.

A los pendientes largos. Básicamente queda prohibido cualquier pendiente que no sea de botón a no ser que quieras perder la oreja en plan Van Gogh o quedarte con un agujero de ésos infinitamente alargados de las ancianas… de los tirones que la prole te va a dar a traición cuando menos te lo esperes.

A leer. Ya no digo un libro de una sentada como en mis mejores tiempos, ni siquiera en dos semanas, hablo de un par de páginas de una vez pillando algo del sentido de la novela –que al leerla de tarde en tarde se hace un tostón de mil demonios- o de una revista antes de que salga el siguiente número y se me quede desfasado el look de la temporada y a ser posible sin encontrarme páginas pegadas por alguna sustancia pegajosa ni chillidos en la oreja ni alarmas escatológicas ni alimenticias ni de ningún tipo, que parece que la pelirroja es de la liga antilectura, leñe.

A los potingues. A echarse una mascarilla nutritiva en pelo –de una hora me dice la peluquera de uñas nacaradas ¿estamos locos?- cremas anticelulíticas, reafirmantes, antiestrías, aromáticas y su puñetera madre. Bastante tienes con echarte gel cuando te duchas y con un poco de suerte algo de acondicionador capilar para no dejarte el poco pelo que te han dejado los disgustos en el cepillo de púas.

A los looks impecables. A prepararse los looks según los dictados de la moda, conjuntando vestido, cinturón, pañuelo, chaqueta, botas y hasta pendientes. Ahora, bastante tienes con no ponerte algo manchado y si está manchado pues tampoco hay que ponerse ‘mijitas’, te recolocas el pañuelo y a volar. Vida perra.

27 comentarios:

  1. A mi lo de los pendientes largos no me lo dijeron a los 12, cuando mi hermanito me rajó los agujeros, así que llevo agujeros de viejuna desde mi más tierna preadolescencia, ahí es ná!

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué hacías tú con pendientes largos a los 12? Definitivamente, yo era una pava.

      Eliminar
  2. Al orden en casa. O a encontrar algo en el mismo sitio donde lo dejaste 5 minutos atrás.
    En el bolso de bandolera yo añado una camiseta muda para mí también, que son muy traicioneros...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, como dejes algo en el salón a su alcance ya lo pierdes para siempre!! jajaja

      Eliminar
  3. la mamá del bichillo15 de noviembre de 2012, 10:10

    total...q al paso q vamos cuando pueda recuperar todas esas cosas del fondo del armario voy a llevar un estilo vintage estupendo... q pa mi q las renuncias van pa largo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Niña, que eso se revaloriza! jajjaa

      Eliminar
    2. la mamá del bichillo15 de noviembre de 2012, 13:16

      a ver si vamos a estar aqui quejandonos y resulta q los peques nos estan haciendo de oro! jajaja!

      Eliminar
  4. Pues imagínate lo de los looks imposibles cuando además tienes a otro que estás dando el pecho, y encima se reduce considerablemente lo que te puedes poner por arriba, nada más que camisetas o blusas insulsas que tengan botones para sacar la teta en cualquier sitio. Vamos, que mi estilismo casi se reduce a vaqueros, botas y cuatro camisas, porque me niego a comprarme nada más hasta que pueda ponerme algo mono y con estilito.
    Patri Cano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Di que sí, que ya verán lo mona que nos ponemos a lso 40!! jajja

      Eliminar
  5. Si a todo no me da tiempo a escribir másssssssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es otra: a ser puntual. Con lo que yo era!! jajajja

      Eliminar
  6. ay Flor, para lo que hemos quedado. yo los fines de semana intento arreglarme un poco para volver a parecer persona aunque a veces se queda en el intento.
    lo de leer no estoy de acuerdo; ahora leemos miles de cuentos! jaja. con lo que a mi me gustaba leer y ahora es muy dificil. llevo con el mismo libro dos meses...
    yo aun me resisto a dejar de llevar bolsos colgados de la muñeca pero lo normal es que ahora no llevo ni bolso porque como voy con el carro de la pequeña no lo necesito.

    ResponderEliminar
  7. Hola, hoy escribo para dar un poco de esperanza. Mi gordo tiene 4 años (y sólo tengo uno, ojo), y aunque las carteras sólo las uso cuando salgo con amigas o marido, me he leído la trilogía de Millenium en ¡¡¡4 semanas!!!. Grey allá voy... Besillos.

    ResponderEliminar
  8. En el tema ropa,aprovecho la noche para sacar del armario prendas y prendas y dejarla lista,pero no sé,algo falla,aquella gracia de antaño la he perdido,lo de leer si que sigue,a eso no he renunciado,que yo me comía libros con calma y disfrutando,ahora los devoro para que no caduquen,y los bolsos ahí estamos,que no mejora con los años,ellos crecen y las cosas que acaban en mi bolso también,en fin,con lo mona que iría yo con un bolso de esos de mano,con las llaves,el móvil y nada más...,que me queda esperar a ser abuela para sacarme estos renuncios,a este paso...La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  9. ¡Si sólo fuera leer un libro!, pero ¿y las series de TV o una simple película?, imposible, sólo puedo seguirles el hilo por internet para poder darle al pause cada dos por tres, que si el bibe, q si el pañal, que si mami agua, que si mami me subo a la silla para tirar del cable de la lámpara.... El caso es que compensa, a veces me pregunto como es posible, pero sí, compensa :)

    ResponderEliminar
  10. Me niego a prescindir de los maravillosos bolsos de mano, aunque acaben llenos de porquerias, yo, los sigo llevando...

    Pendientes no he usado nunca, me cuelgo collares, pulseras varias y anillos, pero no sé porque nunca me han gustado los pendientes, raruna que es una..

    Sigo leyendo en sus maravillosas siestas, la gente me dice que ya debería de ir quitandoselas poco a poco, estamos locos?? con lo agusto que se está esa horita y media sin niño..y encima a las nueve y media vuelve a estar acostado, que gustazo que le encante dormir, ojalá dure siempre..

    Y sigo haciendo lo imposible porque los looks sean estupendos, así que en el post de hoy me has pillado en poco.. jaja

    Lo único que echo de menos, son las horas y horas que pasaba metida en la peluqueria, no me peinaba yo jamás, y ahora tener que echarme yo las mascarillas lo llevo regular, que mi espalda está muy sufrida...haber tenido un gran accidente de tráfico y un niño, casca mucho.. bueno, eso, y tener los cuarenta a la vuelta de la esquina..

    Muchos besos, y ánimo Flor..


    ResponderEliminar
  11. Me has pillado Flor! El otro día saliendo con la hora muy justa de repende, plof la enana me salpica con su pasta de dientes. Horror! No me daba tiempo a cambiarme ni de casualidad así que me puse un foulard estratégicamente situado y hala, a currar. Con lo que yo era...
    Pero te diré que he vuelto a leer. Sííí, ha sido empezar mi gordita al cole, meterla en la cama a las 8 y media y voilà, un ratito para mí. Y estoy leyendo libros de nuevo y revistas y hasta veo alguna serie!!!
    Eso sí la crema anticelulítica, la reafirmante y las mascarillas varias siguen aparcadas. Pero tiempo al tiempo...
    Besucos

    ResponderEliminar
  12. Y que me dices de ir a alguna clase de algo? Yo me he apuntado a pilates y tengo 2 dias a la semana: el lunes de la sem pasada fiebre, el miercoles la que tenía fiebre era yo, por supuesto. Este lunes lo llevé al pediatra por descomposición ergo no fue a la guarde ergo yo no fui a pilates.
    Ayer miercoles por mis cojones que fui a pilates.

    ResponderEliminar
  13. PUes yo al tema potingue no he renunciado... yo saco hueco de lo que sea... bueno de lo que sea no, se los endoso a su padre y que ejerza como tal y yo me dedico al mundo cosmético.
    Lo que más añoro es poder leer un libro..... ains con lo que yo he sido.

    ResponderEliminar
  14. cuanta verdad, yo procuro pero no me da ;)

    ResponderEliminar
  15. Yo digo que ahora sólo me visto por no ir desnuda.. (aunque en verano sería ideal jajaja)

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. Jajaja y a poder ligar conduciendo jooo dios es que la silla de atrás echa para atrás... Y en mi caso llevando un monovolumen no os digo más.
    Mar

    ResponderEliminar
  18. Yo renuncie a SER RUBIA!!!. Cosa q no renuncian las madres pijas!. Antes de quedarme embarazada yo tenia mechas, y estaba divina!. Ya en el embarazo te dicen q no puedes ponerte nada en el pelo...por lo q se empieza a notar la raiz mas oscura... Y una vez q tienes el bebe, ya no te da tiempo a pasar una mañana entera en la pelu para ponerte monisima!!!!.

    ResponderEliminar
  19. jajaja no puedo mas en serio, no suelo tener tiempo de contestarte hace días, pero siempre me he preguntado porque mis amigas con niños me dicen que desde que nacieron no han leído un solo libro, con lo que yo disfruto jajaj

    ResponderEliminar