martes, 13 de noviembre de 2012

Yo renuncio. I


Cuando una se inicia en esto de la maternidad, ya sabe de antemano que tendrá que renunciar a muchas cosas porque aunque una, embarazada hasta la boca, quiera hacerse la tonta y negar la evidencia de la vida perra que la espera, en pro de ensalzar la maternidad en plan cuento bucólico de primavera, hay cosas que se saben por lo que nos cuentan o por lo que vemos en las pelis o por pura y aplastante lógica de ver como vemos el declive de las madres recientes de nuestro alrededor.

El problema del asunto –uno de ellos, que haber hay unos pocos- ya no es el hacerse con los renuncios básicos –y tortuosos- que suponen el dejar de dormir a pierna suelta, el ver un maratón de series, el vivir un fin de semana de juerga intensiva o el irte de beca Erasmus aunque seas viejuna y haga mil que has terminado la carrera, que de ilusiones también se vive…

Lo que ocurre es que además de estos y otros renuncios básicos existe un submundo de pequeños renuncios que si cabe te harán la vida más tortuosa y deprimente y que jamás se te había pasado por la cabeza hacer y de los que nadie te había hablado jamás.

Aparentemente,  son pequeñas cosas sin importancia, pero cuando a una ya no le queda nada, se convierten en imprescindibles como las cucharillas de plástico o las cartas de amor de psicópatas para los presos, que sirven para mucho.

He aquí un listado de algunas de esas cosas a las que renunciamos sin saberlo cuando entramos en el oscuro negocio de la maternidad.

A pintarnos las uñas. A ver, poder puedes pintártelas, porque no es tan difícil encontrar un hueco para ello, pero claro luego estás condenada al desconchado continuo y, como ya será más complicado encontrar el hueco justo en el momento del destrozo para quitártelas y volver a pintártelas, acabarás paseando por la vida como una prostituta londinense, con las uñas pintadas a bocados o, lo que es peor, te creerás muy lista y en el ascensor o en un semáforo te echarás dos pegotes de pintura justo en los desconchones creyendo haberlo clavado, hasta que sales a la calle y con la claridad descubres -tú y medio mundo- la lamentable chapuza. Así que para poca salud, ninguna. Mejor las uñas al natural.

A no llevar escotes. No es que la nena sea celosa, sólo faltaría, es que te pasarás la vida agachada para atar cordones, limpiar mocos, dar besos, amenazar a la prole con el dedo en alto y un montón más de cosas que ocurren a un metro debajo de ti y no siempre tendrás una mano que echarte al pechamen mientras te pones a su altura. ¿Resultado? Enseñar hasta el ombligo a todo el que se ponga delante. 

A ser moenna. Ahora con esto del rollo punk de las tachuelas han sacado una chaqueta en zara que me quita el sentido de la orientación de bonita que es, pero claro, tiene como 200 pinchos en cada hombro y digo yo… ¿cómo se compra eso una madre para que su chiquillo le eche la cabeza y acabe con la mejilla como el caracráter de Grease? Pues eso.

(Continuará...)

58 comentarios:

  1. Cierto todo, yo lo qu emás vivo es lo de las uña, es tal como lo cuentas y tampoco es muy saludable lucir elaborados collares ni cadensa varias -pa qué hablar de largos pendientes- pues todos son un peligro inminente, ya para tu propia integridad o la de la propia nena. Sí, es así. ¡Feliz martes 13!

    ResponderEliminar
  2. "cadensa" quiere decir "cadenas" si es que estoy que no estoy...

    ResponderEliminar
  3. Jajajaja, insuperable como siempre!!

    ResponderEliminar
  4. la mamá del bichillo13 de noviembre de 2012, 11:29

    ayyyy mis deseados escotes! como los echo de menos! pero claro...con mi bichillo empezando a andar es imposible lucirlos (de modo elegante,claro). yo pensaba q en cuanto el peque aprendiera a andar yo volveria a las andadas... aunque despues de leerte ya veo q me queda una larga temporada de cuellos redondos y jerseys cisne. q pena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjaa, también puedes resignarte a enseñarlo al público en general... No hay que ser tan estrecha! jajajjaja

      Eliminar
    2. la mamá del bichillo13 de noviembre de 2012, 13:13

      jajaja!como decia mi abuela "lo q se vayan a comer los gusanos q lo disfruten los humanos"... despues de 9 hijos quizá la frase tenia algo q ver con mostrar pechamen en el parque...ahora lo entiendo todo!!!

      Eliminar
  5. Jajaja, cuanta verdad junta. Y por cierto, yo sin ser madre, lo de las uñas pintadas tampoco lo puedo llevar y es que si una cocina, friega y hace las tareas de su casa, además de teclear en el trabajo, es imposible tenerlas bien jamás!! Pero la cosa es que aún así, veo a mamis por las calles con las uñas monísimas de la muerte...y que trabajan fuera de casa...¿Cómo leches lo hacen?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea, pero yo también lo he visto. Serán las madres de los niños que no gritan ni se ensucian. Debe de ser de familia...

      Eliminar
  6. Ayyyy!!! vaya tela en fin esperemos que tenga su recompensa y se conviertan en niños y niñas "pro".

    Mar

    ResponderEliminar
  7. ¡¡Cuánta razón apretujada en tanta línea!!
    Pero mira, te voy a dar una alegría, al punto uno de las uñas le podemos poner solución...cómprate por 8€ el "Disolvente Nail Polish Sephora" que solo tienes que meter el dedo y ya tienes quitado el pintajo de uñas, ¡en serio! 2 segundos tardas! ;)
    Para más info: http://www.youtube.com/watch?v=mbGpEODMdK4

    Eso sí, los puntos dos y tres no nos los quita nadiee!
    BEsosss!!

    ResponderEliminar
  8. Muy bueno Flor! una no se da cuenta a las cosas a las que tiene que renunciar hasta que lo pasa! a mi recientemente se me ocurrió (loca de la vida) hacerme un tinte casero (aclaro que no tengo a nadie con quien dejar a mi niño de 7 meses, que monta pollos en el supermercado, imaginaros en una peluquería, y yo con unas raíces de 5 centímetros). En resumen pensaba hacerlo mientras dormía, pero como siempre tiene que suceder con los niños, que son imprevisibles, pasó de dormir la siesta y se despertó cuando tenía medio mejunje en la cabeza (negro azulado... en qué momento se me ocurrió!)con esos guantes de plástico que no sirven para nada... el estaba en su carrito e intenté empujarlo con un codo, me agaché para tranquilizarlo y que viera que ese ser con una cosa rara en la cabeza era su madre pero me acerqué demasiado al carro... en fin de como quedó el baño y lo demás os imaginaréis. Infierno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjajajajajja, pobre de ti!!!! Me imagino la situación y debió de ser horrible!! jajajjajajajjajajajaj

      Eliminar
  9. UFF...YO TENIA UN ESCOTE...ME LO ROBARON...LO DE DAR TETA MOLA, PERO YO ME PASE...TU AHORRAS PARA EL LOEWE AMAZONA, Y YO PARA PONERME TETAS O POR LO MENOS ARREGLARME LAS QUE ME QUEDAN...EN FIN QUE LE VAMOS A HACER SI SOY MADRE ENTREGADA...COMO SIEMPRE ERES GENIAL ESTOY DESEANDO LEER LA SEGUNDA PARTE!!!BESOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco he sido nunca de escote, no hay mucho que enseñar la verdad, aunque creo que es de lo poco que conservo en su sitio tras la maternidad, pero es que yo di bibi y así cualquiera... Pero vamos, que aquí no hay para un escote decente ni na de na...

      Eliminar
  10. Ja ja En el punto tres, te había entendido a ser morena.. jaja y digo, que tiene que ver la chaqueta de tachuelas? Hasta que he vuelto a leer que era moderna.. Es que la chaquetita tiene tiene, pero no es para tener hijos, ni novio ni nada..esa te la pones y no se te arrima nadie..

    Yo nunca me he pintado las uñas, así que ahí lo tengo fácil.. Y los escotes, hacemos lo que podemos...

    Muchos besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moenna, moenna... jajjajaja... Los llaman hombros antipersona, por algo será!! jajaja Pero es taaan mona! Ay.

      Eliminar
  11. ¿Y los tacones? Claro que te los puedes poner pero con las carreras a la guarde, el parque, etc acabas hecha polvo. A los bolsos normales y no "exclusivamente" bandolera de los que estoy hasta los huevos. Al orden en casa (por Dios, con lo que yo era), a leer la Vogue la misma tarde que la compraba, a leer un libro en untiempo razonable y no en año y medio que me ha costado Corazón tan blanco de Javier Marias. A comer guarrerías (del niño nada).
    No te preocupes que me saldrán más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que no paramos de renunciar a cosas... pero esto se va a acabar!! jajjajajaj

      Eliminar
    2. Gracias Rosa,por recordarme los tacones,que ya no sabía ni que existian,un saludo

      Eliminar
  12. No has fallado ni en una,yo sigo sin las uñas pintadas,aunque a veces,sobre todo en cambio de estación,me da por renovarme,me compro un esmalte mono,mono,me hago la manicura por la noche y me la saco por la tarde del día siguiente,que no entiendo porque no me dura como antes,los escotes y demás prendas imposibles,he vuelto a ponerlos,que lo siento,que no miren si molesta pero paso yo de privarme de ellos,el churumbel pequeño es cojerlo en brazos y meter ahí las manos,hasta los codos,manías,oye,los collares sí he olvidado usarlos,soy la primera que me hago un lío,que no doy más,vamos,así que pulseras a mansalva,los agujeros de las orejas se me han cerrado,porque los dos son de restregarse mucho,no, si cariñosos un kilometro y pico,pues lo dicho,qué de cosas,por favor...y las que faltan.La de los churumbeles

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchas de las que no nos damos ni cuenta!!!

      Eliminar
  13. Cuanta razón tienes Flor,esto ya no tiene solución,yo lo de las uñas como no me las he pintada nunca es algo que no me importa y lo de los escotes nunca he sido de llevar mucho escote,lo justo y necesario,no me gusta ir enseñando lo poco que tengo.Un besito.

    ResponderEliminar
  14. Jejeje...yo también he tenido que renunciar a llevar collares...mi hija es verlo de lejos y lanzarse cual posesa a arrancarmelo de cuajo...qué razón tienes Flor...a cuantas cosas renuncia una y oye, con el día a día una ni se da cuenta...Un besote

    ResponderEliminar
  15. precisamente hoy me he pintado las uñas para después volvérmelas a quitar porque la peque se ha puesto a llorar la he cogido y aún no se había secado el esmalte. espero porder pintármelas para el bautizo dentro de 10 días.
    lo del escote me da igual, ahora suelo llevar un pañuelo al cuello pero si se ve hasta el ombligo que se vea jaja.
    y lo del modernismo igual, tengo el armario lleno pero a la hora de salir me pongo lo primero que cojo porque como yo siempre me arreglo la última siempre voy con prisas...
    este post podría tener 1.000 partes. todos los días me doy cuenta de que renunciamos a un montón de cosas por los peques.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajjajaja, eso de no dejarlo secar me pasa siempre!!!!!!

      Eliminar
    2. Bueno, ya que estamos dando consejitos, además del quitaesmalte de Sephora (mágico!) yo tengo un liquidito de OPI que se pulveriza encima de las uñas cuando te las acabas de pintar y TACHÁN... ya están secas.

      Se llama OPI RapiDry Spray Nail Polish Dryer. Yo me lo compré en Londres, pero ahora que OPI distribuye en España, supongo que lo tendrán en los Corte Inglés que lo distribuyen (no en mi ciudad).

      Mano de santo oiga.

      P.D. Yo no tengo niños, pero como una es torpe, pues busca alternativas para la vida moderna... ;)

      Eliminar
  16. yo el tema escotes, collares, pendientes largos y demás ya lo llevaba a cabo pues trabajo con peques. Era para uso exclusivo del fin de semana. El problema desde mi recien estrenada maternidad (3 meses ha) no uso cremas. Cero patatero. O las uso fatal, es decir, una de cada 4 duchas. Pero además, como me ducho con la enana dentro del baño mirándome desde su hamaquita con ojos amenazantes de "voy a empezar a llorar", resulta que salgo chorreando (cantándole acojonada, suplicándo clemencia y 3 minutos extras para mami) y me echo la crema corporal (eso cuando me le hecho, repito) sobre la piel mojada. La antigrietas de los talones ya directamente paso de ella. La antiestrías del post embarazo me mira desde la repisa con cara de guasa, puesto que esa ha pasado a ser sustituida por la normal y corriente que me hecho (repito, cuando me la echo) por todo el cuerpo. He dejado de tener varias cremas "específicas" para tener una multiusos.

    Y otra cosa que echo terriblemente de menos es una ducha en condiciones. Ya no hablo de baño. Sino de unua simple ducha relajante y calentita. Se me caen las lagrimillas de añoranza cuando pienso en ella, ayyy (suspiro)

    Ah, y casi tambíén he dejado de depilarme temporalmente (espero). Ahora solo pasa por la cera las partes más urgentemente visibles (bigote y piernas) (mentira: medias piernas)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ayyyyyyy, una ducha larga y en solitario, gracias... Que yo tengo estropeado el pestillo del baño y eso es un cachondeo. Qué mala vida. Ay.

      Eliminar
  17. Ay Flor! Si empiezo no se si acabaré: al tinte todos los meses, ahora cada mes y medio y de milagro, a la manicura con los colores de temporada (yo utilizo brillo, así parece q las llevas arregladas pero no se ven los desconchones), a los bolsos con estilo y no siempre de bandolera, a los taconazos, a dormir hasta las 11, a las cañitas al salir de trabajar, a ir bien maquillada, ahora la mitad de los días me pinto deprisa y corriendo en el baño de la oficina,... Y muchas más cosas q estoy segura q vamos a ir recordando todas juntas.
    Q penita de nosotras!!!

    ResponderEliminar
  18. Muuuuuuuuuuuuy verdad se renuncia a muuuuuuuuuuchas cosas, merece la pena por supuesto pero en el día a dia cuestan muuuuuuuucho

    ResponderEliminar
  19. Lo del caracráter es muy bueno!!! Y qué razón con las uñas, es peor lo de los desconchones y los remiendos que llevarlas sin pintura, y eso que ahora hay unos colores chulísimos. Besillos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ayer me las pinté en un ejercicio de rebeldía y de momento siguen bien!! jajjaja

      Eliminar
  20. Por favor,parad ya de añadir cosas,que me va a dar algo,maquillarse en condiciones,tacones,bolsos monos,últimas tendencias...,y lo que me ha matado ha sido tema ducha,que el pestillo he tenido que sacarlo porque se me encerraban dentro,y ahora es un ir y venir de sin vivir.

    ResponderEliminar
  21. Las uñas ya no me las pinto casi ahora... jajaja

    ResponderEliminar
  22. bueno, yo destrocé la manicura de la boda el día antes, porque no se me ocurrió nada mejor que irme a limpiar mi coche azul (y que me emperré en ir en él, no uno oscuro típico que me sugerían mis padres)en el que iría de novia, cuando me vió la peluquera casi le da un infarto, con eso creo que ya doy una idea de lo que me las pinto, sólo cuando las tengo muy debilitadas que me pongo un endurecedor transparente (y que no sé como lo hago que me las pinto por la noche espero q que me sequen y por la mañana está desconchada).
    y enseñar mucho más de lo deseado, cuando usas el "pijama" de enfermera hay que saber que cuando te agachas para tomar una tensión, hace un precioso hueco por el cual vas enseñando tu sujetador (con razón acabvaban taquicardicos los viejitos) cuasndo me dí cuenta por la cara obscena de un ancianito que miraba fijamente el escote y tras bajar la vista me di cuenta de lo que enseñaba (a partir de ese día me ponía una camiseta de licra debajo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajajjajaja, con lo que disfrutaban los viejecitos!!

      Eliminar
  23. En el tema de los escotes te voy a llevar la contraria. Con esto de la lactancia materna no me queda otra que llevar escote o cualquier otra cosa que se abra/baje con facilidad para poder darle el pecho. ¿Resultado?: Me pelo de fríoooooooooooooooo!!!. Ya veremos cómo va la cosa de aquí a enero...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, bueno, en lo de la lactancia imagino que sí!! jajajja Además se ponen los pechámenes como los de Yola Berrocal! jajajjaa

      Eliminar
    2. Eso cuando están llenos, cuando se vacian son 2 pimientos fritos jajaja

      Eliminar
  24. Y cuando encuentras el minuto adecuado (véase por adecuado: siesta, dibujos,....) y te empiezas a pintar las uñas siempre se oye un: "mamiiiiiii" y ya, vuelta a empezar con la manicura; al tercer intento desisto y las dejo sin pintar.
    Echo de menos mis pendientes largos pero después de unos cuantos tirones decidí esconderlos en el fondo de un cajón para no verlos y optar por unos cortos que no me cambio nunca, cuando antes cambiaba casi todos los días!!! Ainssss, y los bolsos, el dormir, el salir de marcha,.... lo dejamos para otro día!!!

    ResponderEliminar
  25. Bueno yo por ahora con mi niña de 6 semanas he renunciado a :
    pintarme las uñas, echarme crema por las noches en codos, rodillas y manos eso si llevo el bote de nivea en el bolso de la nena asi que en cualquier semaforo me echo, a llevar mi bolso de Tous pero el de la nena tambien es Tous, a charlas interminables al telefono con el pater, a dormir sola en la cama, a charlar con la familia de algo que no sea la niña, a comer a horas decentes y con esto del pecho a demanda voy casi todo el dia con las peras al aire y la camiseta remanga por encima del pecho.

    ResponderEliminar
  26. A pasarme un domingo por la mañana en la cama, leyendo y escuchando música... ¡¡¡cómo lo echo de menos!!!

    ResponderEliminar
  27. De acuerdo con los 3 primeros puntos… bueno eso de las púas y punk no va conmigo así q no me afecta. Pero el tema de las uñas yo ya lo tengo medio resuelto… me compro unos esmaltes q han de ser tan malos q los levanto y salen toditos con la misma forma de mi uña… así me duran unos 3 días.. (no gasto en quitaesmalte x salen completitos) .. cuando me pongo del esmalte bueno bueno igual me dura 3 días xq se me dañan las puntas y luego tengo q despintarme con algodón y todo el artilugio… así q mejor el otro!
    Ah y eso sí nada de colores rojos, vinos, chocolates etc… que esos se nota más el embarrado… uno rosa pálido, durazno, y sus variantes así de “divertidas”.. pero bueno quedan decentes las manos y las manchas de los lados se salen con un cepillito de dientes…
    Y una vez cada mes y medio (cuando se puede).. voy donde la santa señora q me atiende, mima y corta, arregla y limpia mis uñitas..

    ResponderEliminar
  28. Ay, no! Por favor que no continúe... con imaginarlo alcanza y sobra.

    ResponderEliminar
  29. Me gusta tu estilo. Sigue, a pesar del tiempo que seguro no te sobra. Tienes talento y engancha. Enhorabuena! Pienso pasarles a mis amigas los tipos de madre que has descrito.

    ResponderEliminar
  30. Me parece mentira que yo alguna vez en domingo durmiera hasta la 1h del mediodía. Que viera los partidos del Real Madrid sin perderme ningún gol. Que fuera capaz de meterme en una bañera con espuma y agua hirviendo hora y media. Que leyera un libro por semana. Que llevara escote, la manicura impecable.. Oh, Dios! que largo etcétera se me proyecta en la mente de repente.. Si es que somos unas renunciadoras sin remedio ni opción!

    Besotes crack

    ResponderEliminar
  31. Yo con mi enano (15 meses) he renunciado practicamente a todas mis funciomes vitales (menos a respirar). Desde que nació no he vuelto a dormir una noche entera, ya no como (engullo en 5min mi comida antes de que al nene le por darse chocazos contra la pared) y hasta hacer caca es una proeza (con el nene llorando y aporreando la puerta...). Que mal vivir.

    ResponderEliminar
  32. Si es que ser madre es entrega y renuncia, ya se sabe... Un besote!!!

    ResponderEliminar