jueves, 15 de noviembre de 2012

Yo renuncio. IV



A tener manías para dormir. Que si no te vuelvas de mi lado que no me gusta cruzar respiraciones, que si de este lado mejor no me pongo que me noto el corazón y me da angustia, que si esta almohada es demasiado baja… Ahora bastante tienes con tener media cama (o un tercio) para ti sola y bien podrías dormirte en un árbol de hoja caduca con tal de que hubiera un poco de silencio a tu alrededor.

A tener objetos reservados para ocasiones especiales. Cuanto más guardes algo como objeto preciado para momentos especiales más se coscará la bestia de que aquello es importante y valioso y pasará al puesto número 1 de su lista de cosas con las que hacerse en un descuido tuyo para luego destrozarlo a gusto y en secreto.

A ponerte mala. Y a tomarte tu medicación y meterte en la cama a dejarte morir hasta que los virus se vayan por donde han venido y te dejen en tu estado natural, que tampoco es muy bueno, pero es algo. En cambio, tendrás que seguir haciendo de madre, aguantando los envites de la prole que no entienden de compasión hasta que por arte de magia y tras mirar cara a cara a la muerte en al menos dos ocasiones, revives.

A ir de compras. Me refiero a ir sin correr como un Carl Lewis desquiciado cogiendo prendas hasta con los dientes para pagar en tres minutos a ser posible a las cuatro de la tarde –cuando hay menos gente- y huir a casa a probarte lo comprado, achuchando la puerta para que no entre la bestia y con la misma ilusión que un cerdo el día previo a la matanza. Me refiero a disfrutar, a mirar por los pasillos buscando looks, estilos y posibles combinaciones… a hacer dos, tres y hasta cuatro visitas al probador con todas las prendas it de la temporada y disfrutar probándotelas con una amiga o tu hermana o tú misma en tu tranquila soledad…

A una mañana de resaca. Qué fue de aquellos tiempos de dejarse morir en el sofá todo el domingo y alimentarse a base de Coca Cola Zero, Espidifen y patatas Lays Campesinas viendo comedias románticas y tapada con una mantita. Ahora si tienes la suerte de pillarte una juerga, pagarás caras la consecuencias con un día después de gritos infantiles, Caillous, juegos, empujones, olor a potito y muerte.

31 comentarios:

  1. Amén Flor, nunca pensé que echaría tanto de menos las pelis de sobremesa de los fines de semana... Lo de ir de compras es lo peor, yo ahora compro bastante por internet. En cuanto a lo de dormir, me puedo dormir de pie si llega el caso, adiós a las series nocturnas, me voy pronto a dormir porque nunca se sabe como va a ser la noche.

    ResponderEliminar
  2. la mamá del bichillo16 de noviembre de 2012, 10:32

    con mis manias para dormir no tengo problema. el bichillo me ha salido independiente (o mas maniatico q yo) y no le gusta nada dormir acompañado.
    los siguientes puntos los secundo uno a uno... menos la resaca! q con el dichoso sentimiento de culpa por dejar al peque llevo sin pillarme una buena cogorza (o mala,da igual) desde...no se...la prehistoria quizá?

    ResponderEliminar
  3. Yo hace 22 meses que renuncié a ponerme mala... simplemente no me lo puedo permitir, mis dos bichillos se darían cuenta e iniciarían un batalla para que yo me levantara de la cama, al fin y al cabo ¿quien se ocuparía de ellos?.
    Lo de irme de compras sigo haciéndolo, le encasqueto los nenes a su padre y yo me tomo la "tarde libre" y lo de dormir.... ¿que era eso?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no podría quedarse también con la pelirroja??

      Eliminar
  4. Yo sigo teniendo mis manías para dormir,porque gracias a dios Daniel nunca ha dormido con nosotros, de hecho si pretendemos meterle cinco minutitos por la mañana, nos dice que nooooooo...

    A ninguna madre no está permitido ponernos malas, pero los padres siguen poniendose malos de verdad, malos imaginariamente y lo que sea...

    Los dias de compras se acabaron.. aunque soy la Reina de las compras por Internet, dime que buscas que te lo encuentro.. jaja Mi amiga dice que tengo el dedo fastidiado de tanto clickear..

    Y yo al menos no hecho de menos las resacas, porque nunca tuve una.. jaja Un poco rara que es una...

    Buen fin de semana amores... Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a veces compro por la red pero como una tarde en Zara, nada... jajjaa

      Eliminar
  5. Ayyy...esas mañanas de resacas...o a veces..domingos enteros cual gusano de seda en el sofa, con un arsenal de películas de videoclub...Pues si, hay cosas que se echan de menos...Besos guapa! Feliz finde

    ResponderEliminar
  6. Lo de dormir...,que yo necesitaba tres metros de colchón,que sino no conciliaba y ahora cuando aparecen por mi cama,que por suerte es muy raras veces duermo,es un decir,agarrada a la mesita para no caer,pero como es pocas veces,que me encanta,una que es rara.Mala no puedo ponerme,lo único el fin de semana cuando estea el padre,pero paso yo de perderme el fin de semana,que es cuando aprovecho para darme una vuelta por tiendas y demás,a mi aire,las dos primeras horas que luego el teléfono no para de sonar,el padre que ya suda,y me corta el rollo textil o de lo que tercie,que puestos a ello me conformo con todo lo que tenga escaparate,algún vicio hay que tener,porque ya no pienso en salir,porque me viene a la cabeza el día depués,que aunque no haya resaca,hay agotamiento,y me digo no,no,que cualquiera se levanta,que ya los tengo avisados,el día que ellos salgan,a las 8 de la mañana suena la corneta.La de los churumbeles,buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  7. YO ESTOY ESPABILANDO...ESTA TARDE EL PATER SE QUEDA EN CASA..YO ME VOY DE EXCURSION TEXTIL SIN LA BESTIA...A VER SI ENCUENTRO ALGO MONO!!! BUEN FINDE A TODASSSSSSSSSSSS!!!!
    BESO FLOR!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. que envidia me das,buscate algo monisimo y deja los renuncios en el probador jajaa

      Eliminar
    2. Y cómpranos algo a nosotras!! jajaja

      Eliminar
  8. ¡Otra vez dando en el clavo! Lo de cruzar respiraciones, jajajaja, me parto, pensé que era la única maniática. Lo de los objetos todavía no lo he comprobado, pero las compras ya no son lo mismo, con lo que yo disfrutaba entre trapos... Pero con diferencia lo peor es lo de ponerse mala. Yo creo que hasta te encuentras menos mala y todo, esa es la ventaja.

    ResponderEliminar
  9. Ayyyy!! yo llevo 3 días más mala que un perro...el niño pilla un simple resfriado, un poquito de tós y unos moquetes y a mi su virus se me transforma en el évola o la viruela....increible...con lo fuerte y saludable que yo era..y eso que me acabo de tomar una caja de pharmarton....

    Buen finde!!

    ResponderEliminar
  10. Yo compré una cama de 2 metros!!!

    Mar

    ResponderEliminar
  11. Ay Flor!!!! Ya sabía yo que iban a salir bastantes más.
    Ahora creo que la peor renuncia de todas, es la de dormir. Y eso que mi gordita que está a puntito de hacer tres años no ha dormido ni una sola noche en nuestra cama. Pero las interrupciones nocturnas son horribles, que si quiero agua, que si tengo miedo, que si hay que despertarla para darle alguna medicina, que si tiene tos (ahora estamos con tos y mocos y es un sinvivir),... Y claro, muchas veces con tanta interrupción te desvelas y no hay forma humana de volverte a dormir :-(
    Y lo demás pues lo mismo. Yo también voy de compras al mediodía, cuando menos gente hay. Pero ya no son los maratones de antes con tu cervecita o cafecito en mitad, con las amigas o con mi madre, probándote todo tranquilamente... Ay! Eso pasó a mejor vida.
    En fin, no sigo que me deprimo y ya llega el fin de semana. Además hoy voy al cine por primera vez en dos años y pico. Yupiiii!
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alaaa, eso es un paso... Quién sabe a lo mejor nos vamos recuperando poco a poco... no????

      Eliminar
  12. ¿Y a mi quién me mandaría meterme en este berenjenal? os odio hormonas!!

    ResponderEliminar
  13. Ya crecerá y os podréis ir de compras juntas, mujer... (y hasta pasar las resacas juntas). Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  14. Lo que me he reido con lo de las manías a la hora de dormir jajaja mientras dormir no pase a ser la manía... que mas da? Imagínate nosotros colechamos, su padre y yo nos "peleamos" por un cachito mas de cama jajaja

    yllegolucas.blogspot.com

    ResponderEliminar
  15. Ay, Flor!
    Tienes más razón que un santo!
    Me siento más normal, porque pensaba que todo el mundo podía ir de compras sin problemas menos yo.
    Porque aunque me 'den' la tarde libre, ya no es lo mismo eso de mirar la ropa e imaginarte lo bien, o mal, que te va a quedar y encontrar el modelazo de tu vida.
    Y, por supuesto, si vienen las 'bestias pardas' a la carrera o nada!
    Y ya no puedo llevar pendientes (de ningún tamaño), ni reloj de pulsera, ni nada, sólo la alianza y el anillo de pedida.
    Y lo de la resaca...o aunque sólo sea remolonear un poco en la cama el fin de semana...se acabó! jajaja
    Pero, y lo monos que están los peques cuando vienen somnolientos por la mañana a meterse en la cama con los papás?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ayyy lo de los pendientes, no me acordaba, pero es leerlo y los echo de menos jajaja.

      Yo siempre los llevaba largos ( no mucho , vamos lo justo para ser ideales!!!) pero ahora nada de nada, unos pequeñitos de bola y no siempre. No hay que darles ideas a los enanos.

      Maitane

      Eliminar
  16. Como me identifico contigo en el 99% de tus post jajajaja

    Aiiiins yo era de las que siempre dormía de lado y en la parte derecha de la cama, ahora duermo boca arriba, boca abajo o sentada. Es sorprendente a lo que una se acostumbra cuando da el pecho por la noche, te duermes de cualquiere manera jajaja. Y que me dices de tener tiempo para mascarillas, etc etc. Yo tenía un día a la semana ( los miércoles por la noche antes de cenar, que me bañaba con sales, cremas, mascarillas, etc etc y me quedaba como nueva.

    Ahora una mascarilla express, como mucho una vez al mes ( máximo tres minutos) antes de que mi alien decida que ella también quiere lo que mamá tiene en la cara.

    Saludos!!!

    Maitane

    ResponderEliminar
  17. Me he topado con este blog por casualidad y aunque yo ya he superado esa etapa (sí, tened fe! Volveréis a recuperar vuestras vidas) me he quedado enganchada con su lectura, riéndome yo sola en mi sillón relax con mi Ipad y el mando de le tele ;) La verdad es que me he sentido identificada con la mayoría de los posts y me ha traído muy buenos recuerdos (sí, buenos, me habrán lobotomizado!). Mis hijos tIenen ahora 23 y 15 años y yo 50 muy bien llevados, dicen, y llenos de energía. Ya puedo llegar tarde del trabajo sin remordimientos o quedarme a tomar unas cañas con mis compañeros, ir al gimnasio, de compras, viajar lejos, lejos, con mi marido y sin niños ni perro, descargarme 100 libros en el E-book y tener tiempo para leerlos, en silencio y tranquilidad o ir a la piscina de la urbanización y tumbarme al sol como un lagarto, oyendo música y haciendo largos cada hora.... En fin, con todo esto quería deciros que disfruteis el momento y lo sobrelleveis lo mejor posible, volvereis a gozar de independencia y a tener tiempo de VIVIR. Un beso y mucho ánimo! Rosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno eso nos da esperanzas, es leerte e imaginarme haciendo otra vez muchas cosas jajajaja.

      Eso si, como dice la autora de este estupendo blog, en el fondo tenemos síndrome Estocolmo con nuestras fieras.

      Saludos.

      Maitane

      Eliminar