jueves, 18 de julio de 2013

La rebelión de cigoto


Cigoto era un buen niño, tan bueno que mi madre que es una experta en buscar pegas, harta de que no encontrar tela que cortar para sacar la vara de mando, me decía -por decir algo porque ya vivía en un sinvivir de no poder criticar nada-, que no era bueno que lo tuviera todo el día durmiendo, como si yo tuviera la culpa de que el chaval tuviera sueño y le diera al niño cuarto y mitad de lexatines machacados cada mañana en el biberón.

La cuestión es que el señorito se nos pasaba el día durmiendo sin importarle las dos mil visitas de cada tarde, ni los gritos ni achuchones pelirrojiles, ni Dora la Exploradora y el Mapa lanzando berridos montaña arriba, ni la luz cegadora de los dos mil focos que mi padre tuvo a bien ponerme en el techo, ni un terremoto de 8 grados en la esca Richter. El nene era de buen dormir. Tanto, que las visitas se quejaban de no verlo nunca con los ojos abiertos y aunque se lo pasaran de mano en mano como la falsa moneda, el niño no hacía ni una mueca. Vamos, que si el niño hubiera sido un muñeco de ésos japoneses que salen en los telediarios –nunca he entendido por qué- cada verano y que parecen niños de verdad, nadie lo hubiera notado.

Pero claro, el caballero se hace mayor y tiene interés por ver mundo y ya dice que mejor en el carro me tumbe yo –cómo si no quisiera- que él quiere vivir empinado viendo la decoración de la casa y un poco de los infernales dibujos de la hermana. Y si a eso le sumamos que se ha pasado su primer mes de vida de brazos en brazos y tiro porque me toca, pues tenemos cóctel molotov... y ahora el niño sólo quiere que lo tenga cargado cual africana, con lo mal que tengo yo la espalda y los nervios.

Así que me paso el día con el cigoto –también conocido como pequeño queso feta por su incomparable olor a leche regurgitada- a cuestas como una madre marsupial para que esté callado y me deje vivir en semitranquilidad y con la mano libre hago lo que tenga que hacer, incluido escribir este post o golpearme la cabeza como Rainman tras un mal día.

Y es que el pequeño ruiseñor tiene el síndrome de la cuna de pinchos, que es agacharse para soltarlo y entrar en bucle de violencia callejera antes incluso de tocar colchón. Igual el problema es que me agache por lo que estoy barajando la idea de lanzarlo desde arriba a ver si por ésas se conforma o comprarle una cuna colgante como las casas de Cuenca a ver si notando el efecto de la gravedad se me conforma.

Y no creáis que no le dejo llorar por pena, qué disparate, pena de mí y de la mala cara que tengo. Lo que pasa es que cigoto va para tenor y tiene la constancia que a su madre le falta, vamos, que es capaz de llorar hasta una hora seguida y claro los nervios de una aguantan hasta veinte minutos, pero ya más no, máxime cuando el llanto se vuelve tipo gaviota herida y/o hambrienta y ya las hormonas me obligan a cogerlo o a suicidarme y opto por lo primero, que ya mismo es mi cumpleaños y me niego a perdérmelo.

Pero el perraco es tan profesional en esto del chantaje que aunque esté llorando nivel ave enfurecida, es meterle las manos bajo la espalda y antes de incoporarlo, ya está callado, mirándome fijamente como una serpiente de cascabel, dejando claro que como saque las manos reiniciará el modo histeria sin contemplaciones. Y yo vacilo ante la opción de sacarlas, plantarle cara y ganar la partida con este pequeño aspirante a pelirrojo porculero aunque me cueste la salud, pero luego veo mi reflejo en la ventana, con los ojos oblicuos de cansancio extremo, las gigantocejas, el mal color de un japonés criado bajo tierra y la coleta despeinada nivel ‘me ha atacado un puma’… y desisto y lo cojo.

Que de valientes está el cementerio lleno y la sala de espera de Corporación Dermoestética, también.


38 comentarios:

  1. Es que estos niños saben latín desde recién nacidos...le das la mano y te cogen el brazo nada más nacer...Ánimo guapetona!!!!

    ResponderEliminar
  2. Cómo no va a querer estar en brazos si lleva tanto tiempo en tu barriguita tan comodón?
    Ya llegará el día en que no quiera que lo cojas...y estarás corriendo tras él porque estará haciendo de las suyas.
    Besos y disfruta que se pasa volao. Ánimo

    ResponderEliminar
  3. Bueno Flor esto me suena, la peque es igual, es muy buena pero quiere que estés con ella y cuando era más bebé quería nada más que estar en brazos y sólo se callaba cuando salíamos a la calle. Lo bueno es que los primeros cuatro meses por la mañana dormía bastante y sólo era por las tardes cuando daba guerra. Luego pasó a no dormir apenas nada y querer estar todo el día en brazos. Ahora tiene 10 meses y estamos en la fase de que ya se entretiene algunos ratos sóla o con la hermana(léase 40 minutos como máximo). Pero bueno como por la noche duerme de un tirón desde hace 4 meses eso lo compensa todo, me da igual tenerla todo el día en brazos que sé que a las 10 de la noche está dormidita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí!! La noche es imprescindible!

      Eliminar
  4. No es que parezca que tiene un detector de colchOn, es que lo tiene. Igualito va a ser una cuna inmobil que unos buenos brazos-balancIn. 9 meses de plàcida existencia en un medio acuoso y animado como una caseta de feria, incluido el "que no nos falte de nà", no se olvidan en unas semanas. Dale tiempo al pobre, que la vida es muy dura y la baja por maternidad està para eso, para "maternar". Animo guapa, que cuando se està en el "fregao" parece todo muy terrible, pero luego se echan de menos esas necesidades tan bàsicas y tan fàciles de satisfacer. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Jajaja, si es que son más más listos!! Piensa que a esa edad tienen todas sus neuronas frescas e intactas, no como nosotras que hemos ido perdiendo en cantidad y calidad a pasos agigantados por el camino... :D

    ResponderEliminar
  6. Joer con el cigoto, que se está rebelando, carallu! La madre que lo parió (con perdón).

    Ahora te daré los típicos consejitos de amiga listilla, jeje. Has pensando en comprarte un fular de esos de tela-algodón y meterte al crío ahí en plan madre-canguro?? Es muy de hippypollas pero creo que para estos casos puede ir bien. Aún es pequeño para mochila y no creo que esté a gusto si le metes en una, pero en un fular es como llevarle el brazos pero sin cargar con el. Hay algunos que vienen premontados, o sea, que no tienes que hacerle mil nudos y pasarlo diez veces por debajos de los brazos y la espalda para ponértelo. A ver si encuentro uno que me gustó a mi y te digo cual es.
    Ánimo y más ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me veo yo con uno de ésos... me da miedo que se caiga! jajja

      Eliminar
  7. A mi peque le pasa igual puede estar llorando dos horas sin parar hasta que de puro agobio y por no tirarme por la ventana termino cogiéndola.

    ResponderEliminar
  8. mi hija era igual y ni mis nervios ni mis hormonas me han dejado verla llorar mas de dos minutos así que me agencié con una mochila de porteo y a riesgo de parecer la madre mas guay-crianza natural-apego cargué a mi nena indoor y outdoors. Gracias a eso pude comer, salir a comprar e incluso escribir en el ordenador sin tener una hernia discal...

    ResponderEliminar
  9. ay.... el mío era igualito.. y la gente me decía; pues ya verás cuando camine, será peor porq tendras q ir tras el etc.... bendito el día q empezó a andar. porque eso de tenerlo todo el día es muy guay si, pero agotador. y con una pelirroja por los alrededores...

    ResponderEliminar
  10. Ay! SIIII! Me suena lo del síndrome de la cuna de pinchos jejeje. Y cómo arquean la espalda, no les hace falta hablar!
    Mi truco, ya lo digo mil veces, hacer natación y acabar con una buena musculatura de brazos y espalda. Si no puedes con tu enemigo...
    Besotes!

    ResponderEliminar
  11. Yo también tengo uno de esos... a cuestas todo el día, y no quiere ni ver la cuna, ni la mantita, ni la trona. Tol día como un koala. Y he probado llevarlo en un fular de anillar para no cascarme la espalda, pero él se niega.

    ResponderEliminar
  12. Yo coincido con otras que te han recomendado los fulares. A mi me fue muy bien los primeros meses (y no soy nada hippypollas) para poder hacer algo en casa. Los de la marca Boba tienen muy buena fama. Además, es posible que donde los venden te hagan un cursillo de cómo ponerlos. Va, que no se lo diremos a nadie ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso quiere decir que no hay manera de reconducirlos?? Ay!

      Eliminar
  13. Yo te recomiendo una mochila portabebés ergonómica (no las que destrozan la espalda). Los fulares acaban siendo un coñazo porque no es fácil ponérselos, los de anillas sobrecargan un lado de la espalda... Sin duda, lo mejor la mochila. Las hay que pueden usarse desde el nacimiento, eso sí, asegúrate de que es ergonómica, nada de baby borjns y cosas de esas. Mi hija fue igual y nos salvó la vida para estar en casa, nunca la he usado fuera de casa (soy más de carrito), pero en casa son una maravilla. Tener las manos libres y al enano feliz no tiene precio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo con la pelirroja me compré una mochila que no usé ni una vez!

      Eliminar
    2. Mochila ERGONÓMICA, esa verás como sí la usas... En serio, no trabajo a comisión para nadie, pero son espectaculares, de verdad.

      Eliminar
  14. Te has salido con el post de hoy. Ya te tenía en favoritos desde hacía días pero a partir de hoy, será lo primero que lea cuando encienda el ordenador. Aún me estoy secando las lágrimas de la risa.BUENISIMO!!!
    Por favor no dejes de escribir y contarnos tu día a día!!!

    ResponderEliminar
  15. Es que se ha temido que si era demasiado bueno no te iba a dar material para el blog y todo el protagonismo se lo ibas a dar a la pelirroja. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Mi pelirrojo era igual, un santo desde que nació que solo protestaba para comer. Solo protestar, porque ni llorar hacía. Y a los dos meses descubrió que era muy guay eso de estar de pie ¡¡de pie, con dos meses!! Y no solo eso: era muy divertido dar saltitos, con lo que teníamos que aguantar a un colorao de seis, siete y ocho kilos (pesaba ocho kilos con 4 meses) con brazos de acero y espalda de cemento armado.
    ¿Qué quieres que te diga? Paciencia a espuertas, otra no queda. Nuestro descubrimiento fue el tacataca, que el podía estar de pie sin que lo sujetara nadie, pero claro, eso para más adelante. Aún recuerdo la cara de felicidad que puso la primera vez que lo entamos en el taca... ¡¡sonrisa de oreja a oreja!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, un pelirrojo gigante como mi niña!!

      Eliminar
  17. Hazte con una mochila portabebés y tendrás al cigoto bueno a todas horas. Es algo mágico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si al final me vais a convencer entre todas...

      Eliminar
  18. No es por quitarte la ilusión pero yo fui a comprar una mochila portabebés y la chica de la tienda me preguntó que si era para este bebé (llevaba al colorao en el carrito). Le dije que sí y me dijo que para qué, que ese tipo de mochila sólo aguantan hasta los 9 kilos, que no iba a caber dentro en nada de tiempo. Y llevaba razón, se la probé y casi tengo que meterlo con un calzador (el mushasho ya estaba hermoso con 3 meses). La hubiese dejao pequeña en mes/mes y medio. Por lo menos la dependienta fue honrada.
    De los fulares no puedo darte opinión, no llegué a probarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que no era una mochila portabebés ergonómica. Esas aguantan hasta los 15 kgs mínimo sin destrozarte la espalda...

      Eliminar
  19. Son las 1:45 am y como no tengo a las peques en casa estoy disfrutando de leer y descubrir algunos blogs (creo que primero era el descubrimiento pero por la hora se me cuatrapea el orden) y me he reido tanto con este post que casi despierto al gordo que ya esta privado de sueño. Me parece genial tu blog, saludos desde Merida Yucatan Mexico!!!

    ResponderEliminar