miércoles, 10 de julio de 2013

Maldades cigotiles y otros descubrimientos


Ya sospechaba yo que el cigoto no era trigo limpio con tanto movimiento nocturno en mi interior descolocándome los órganos y removiéndome las entrañas como una tenia hambrienta y desquiciada, así que cuando nació rubio clarito con cara de angelote gordo las cuentas no me cuadraban.

Luego vino su interés por el sueño y se pasaba las horas enteras sin decir esta boca es mía, impresionando a las visitas –que hasta se aburrían de no verle mover una ceja- y sólo abriendo la boca para protestar cuando le tocaba la siguiente toma, pero en plan protesta pacífica, nada de actos violentos ni pelotas de goma. Todo armonía y buenas intenciones. Y se le daba el bibi, echaba el ‘flauto’ -que diría la pelirroja- y a dormir hasta la próxima.

Luego por la noche aguantaba algo menos, pero salvo un par de veladas flamencas de ‘paso de cerrar los ojos de chino borracho’, roncaba a pierna suelta y sólo abría la boca para reclamar víveres, que yo le entregaba a modo de ofrenda divina para ganarme el favor de otras tres horas de sueño.

Sin embargo, de un tiempo a esta parte y probablemente porque empiezan a flojear las visitas y por tanto el jaleo en casa, que el pequeño señor empieza a pedir su cota de protagonismo y lanza alaridos ensordecedores sin razón ni previo aviso y que duran cuatro segundos,  básicamente por dejar claro que sigue ahí y que puede complicarnos la vida en cuanto quiera, a modo de amenaza velada como en una película de acción de ésas que llaman por teléfono para alertar de que van a poner una bomba pero nadie sabe ni cómo ni dónde ni cuándo. Pues lo mismo pero en versión neonatal.

Y aunque sigue siendo bueno para dormir –demos gracias al Señor- empieza a mostrar sus armas y exige estar en posición vertical para descubrir mundo y participar en las conversaciones ajenas, mirando de un lado a otro como el malo de una película de sobremesa de Antena 3, espera a que esté vestida para echarme la leche del primer día encima, se me orina literalmente en la cara, me araña la cara con sus miniuñas de prostituta… y muchos otros ultrajes a los que me estoy acostumbrando sobre la marcha mientras con el pie que me queda libre placo a la pelirroja a cada segundo, entregadita como sigue a la crianza del hermanísimo.

Y para más inri no me deja ponerle una capota, con la ilusión tan grande que tenía una con el asunto y las inversiones que había hecho en piqué, batista e hilo del ‘güeno’… De hecho, será casualidad, pero cada vez que le coloco un traje de señorito de bien entra en bucle de violencia pero cuando le coloco un pijama de mil colores chillones, es todo felicidad. Vamos, otro choni en la familia.

Y cada día más malignidad, lo nuevo es que aprovecha para hacer la caca a propulsión cuando le estoy cambiando el pañal y tengo que apartarme como si estuviera jugando al paintball entre gritos de horror y saltos de rana, mientras el señorito aprieta y lanza heces a diestro y siniestro, que el otro día llegaron restos hasta el armario.

Habrase visto desvergüenza más grande.

Pero de qué me voy a extrañar si del rubio ya no queda ni rastro… que esto es un cachondeo genético muy grande y los pocos pelos que tiene son ahora rojos como el fuego.

Madre del amor hermoso, la que me espera.

32 comentarios:

  1. Madre mía.. ya está del todo pelirrojo? La que te ha caído..jaja A mi nunca me hizo cacas ni pipi sin el pañal, se ve que tuve suerte.. Pero nunca se me hubiera ocurrido que las uñas de los bebés fuesen de prostituta, ahí me has matado... jaja
    Hace un año tal día como hoy nos agradecías las 100.000 visitas, ayyyy como pasa el tiempo!!.. Espero que sigamos por aquí muchos muchos más y que cada vez haya más publicidad y más cositas para probar... jaja
    Un besazo enorme guapa!!

    ResponderEliminar
  2. lo tuyo en cuanto al estudio genético no tendría precio, no tenéis ningún pelirrojo en la familia?en mi caso mis dos niñas han salido rubias y de ojos claros cuando casi toda la familia(menos yo) son de pelo y ojos oscuros y ya me parece raro...
    Los peques son así, te clavan esas uñitas y encima se ríen; pero bueno ya sabes, lo mejor es que coman y que duerman aunque por el día sean unos diablillos, yo sólo pido eso. De todas formas cada día que pasan se vuelven más inquietos que ya se interesan por el mundo que les rodea

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una tía mía es la única que tenemos localizada! jajja

      Eliminar
  3. Jajaj, es que Flor, yo sé que te gusta mucho una capota, pero por favor, ponle ropita de chico 'modelno' y no capotas y ropa de señorito, jajajaja, que se ve que no le gusta nada al muchachito :P

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Zigoto quiere vivir en la época actual donde los piqués y las capotas están más que exintos. Déjale que se agarre a la vida! Jajajaja
    No sé si hablo en nombre de todos o no, pero ¡quiero verle los pelos rojos! :)

    Mucho ánimo. M

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Le haré fotos al sol que es cuando se le ve!

      Eliminar
  5. Mi cielito también fue un encanto... las 6 primeras semanas. A partir de entonces, cual niña del exorcista, berreaba hasta casi la afonía, hasta el punto de acabar llorando yo también con ella de pura desesperación y agotamiento. Que digo yo que esto deben de ser pruebas de resistencia específicas para madres, que ríete tú de una Ironman. Ya quisiera ver yo a todos esos atletas cargando con semanas de noches en vela, familiares desquiciantes, y semanas de cólicos sin horarios (que dicen que son por las tardes, pero mi niña no se enteró de eso.

    Te compadezco, y ni me imagino lo que debe de ser con la pelirroja danzando y sus buenas voluntades.

    Un placer leerte, como todos los días.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Nosotros tampoco tenemos cólicos, gracias a Dios, pero sí de lo demás! jajaja

      Eliminar
  6. Un santoooooooo!! Es un santo!!!!!!! Ayer visite a una niña que es del 18 de junio, unos días menos que cigotín y nada que ver... en cuanto su madre la dejaba en la cuna lloraba. Tal cual. A grito pelado y ponía unas caras que parecía que la estaban torturando. Así que su pobre madre (primeriza) se la volvía a poner a la teta. Y así en un bucle sin fin. Es una bebé pegado a una teta o una mujer pegada a un bebé. Lo jodío es que la enana da dos chupaditas y se queda sobada en la teta, pero... ay de ti como la apartes de su tetiiiiii!!!! Berrea como loca. Así que te puedes imaginar como estaba la mujer, con unas ojeras que le llegaban hasta el suelo, blanca como la leche de no haber visto prácticamente la luz del sol (está todo el día encerrada en casa en pijama porque yo creo que no tiene tiempo ni de vestirse) y con cara de depresión. Así que cigotillo, a pesar de sus cochinadas y de lo horterilla que te ha salido, es un santo!! Demos gracias al señor, eso es!

    Y viene pelirrojo....uyuyuyyyyy. Una pena que Mendel ya no viva, porque os iba a reclutar a toda la family para haceros algunas pruebitas fijo. Supuestamente el pelirrojismo capilar no es el típico gen suuuuuuuperrecesivo??? El pobre Mendel se iba a ver en la obligación de cambiar sus leyes, visto lo visto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que esta página ya la conocerás, pero me he acordado de ti cuando lo he leído: http://www.pelirrojos.org/herencia-genetica-pelirrojos.php

      Eliminar
    2. Es verdad que es un santo... Con lo que hay por ahí!! Pobre muchacha!! Y no, no la conocía! ahora mismo voy a verla!!!

      Eliminar
  7. Ya está reclamando su lugar, jajaja. Lo de las capotas nos pasa a más de una, venga a comprar capotas para que vayan monos y luego... mi niña no las puede ni ver y menos en verano. Feliz día

    ResponderEliminar
  8. Tu has visto la pelicula de los niños del maizal?No serás como esas madres que trajeron a niños que movian cosas con la mente?jajaja

    ResponderEliminar
  9. Jajaja!! Totalmente pelirrojo?? La que te espera!!! Lo de las capotas puedo entenderlo: mami, que hace mucho calor! Es normal que ahora empiece a interesarse por todo lo que pasa a su alrededor, pero mientras siga comiendo y durmiendo bien, sin muchos cólicos, no te quejes.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero no la quiso ni al salir del hospital que hacía fresquito... Es un choni! jajjaa... Y es verdad, es muy bueno, de hecho lleva tooooda la tarde durmiendo!

      Eliminar
  10. Jajaja... yo también quiero foto de esos pelillos rojos!!! Pues claro que sí, nada de bebes sositos: a dar bien la tabarra y a seguir los pasos de la pelirroja cual hemano abnegado... maaamiii capotas??? Yo tampoco puedo con ellas... jajaja... que viva el color y las moderneces!!! Jajajaja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A este pobre es que no le hacemos ni fotos, pero pondré, pondré!

      Eliminar
  11. Uy, uy, uy... Pues de eso nada!!! Capotas sí o sí, que las has comprado y no vas a tener más hijos(o eso dices ahora jjj) y además están ideales con ellas.

    Las capotas te dan estatus y tú eso es lo que quieres aparentar, ¿no?

    Nota: Léase con el humor que caracteriza a Flor, por favor.


    Besotes mil!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues claro! Yo quiero parecer una familia de bien!! jajjajaja Pero no hay manera... ahora se va a librar porque hace calor, pero en invierno no se libra!!!

      Eliminar
  12. Que sii, que sii.. que son malignos los tiernos infantes a esas edades... que se portan genial cuando hay visitas y que casi casi los ves frotandose las manos, mientras piensan " si si, lo llevas tu claro... veras cuando estos se vayan".
    Yo lo he pasado dos veces el grande era muy bueno. tanto que hasta nos llegamos a preocupar... pero la bondad le duro un mes, o menos. De no decir ni pio paso a regalarnos unos conciertos flipantes... todo el dia llorando a grito pelao... mañana tarde y noche. Y luego al contrario... el pequeño de llorar como un condenao todo el santo dia, paso a no decir ni mu...
    pacienciaaaaaaa

    ResponderEliminar
  13. jajaja el minipelirrojo promete ... que tiemble la pelirroja jajaja

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja, me gusta el cuento de "el armario no me gusta, vamos a cambiarlo de color" este niño promete ¿a que ahora la pelirroja ya no es tan madre postiza?
    Suerte!!!
    Besotes.

    ResponderEliminar
  15. Mmmm. Así que se va descubriendo su verdadera naturaleza... Besotes.

    ResponderEliminar
  16. No te quejes Flor que es un santo barón!la mía ya comenzó a berrear recién nacida y eso no había quien lo parara, toda la noche despiertos y lo gracioso es que por el día también, yo andaba obsesionada con que la niña tenía ojeras...si es que estaba todo el día con los ojos abiertos!!a los dos meses la metí en un columpio y tampoco le gustaba..a si que nada a seguir paseando por las noches.....Ahora tiene ya dos años y ocho meses y sigue siendo nocturna la niña...que tiemblen las discotecas del lugar..porque miedo me da pensar cuando tenga 14 o 15 años...

    ResponderEliminar
  17. el pelirrojo se va espabilando!!! Aunque sí duerme bien por las noches ya esta todo dicho...
    A mi tambien me toco un pelirrojo cuando ni mi chico ni yo lo somos y la gente se queda extrañada cuando lo ve jajajaj se ve que es un gen excesivo del bisabuelo del niño que si que era pelirrojo!!

    ResponderEliminar
  18. Aun recuerdo el día que nació, era el rubio de la planta. Y a los dos meses ya tenía la pelusilla roja que era el principio de esa melena de rizos rojos que va llamando la atención por donde va.
    Como tu colorao salga a la hermana... ¡que Dios te coja confesada!

    ResponderEliminar
  19. Upss, se me olvidó decirte que mi colorao tambien era rubio. Y desde los dos meses lo llaman "Highlander".

    ResponderEliminar