viernes, 11 de octubre de 2013

Bragas, braguitas y bragones


A la pelirroja le gustan las braguitas. Le encantan. Es un hecho. Lo cual dicho así a bote pronto parece una ventaja porque lo chungo sería que no le gustaran y fuera por la vida enseñando el culo como una Mamá Chicho en miniatura, con el disgusto que se llevaría mi padre que siempre se pasaba (y se pasa) la vida regañándome por el largo de las faldas, y lo poco que me gustaban a mí las Mama Chicho, con ese pelo crespo y esos biquinis a lo Obregón.

No obstante, tampoco es algo bueno, que los asuntos de la ropa interior los carga el diablo, y es que le gustan tanto, tanto, que se ve obligada a enseñarlas por ahí para que todos puedan ver lo bonitas que son para humillación familiar y lo peor no es eso, –cada uno tiene su baremo, oiga-, lo peor es que cada vez que vamos a un H&M, un Primark o un Zara, se tira a por los paquetones de braguitas las princesas o Dora la singracia o Kitty o cualquier muñeca cuanto más fucsia mejor y se tira de rodillas suplicando que se las compre porque ‘laz necezita’.

Pero no se las puedo comprar. Y no porque no quiera, que no quiero para qué vamos a engañarnos, sino porque son braguitas con una entrepierna minúscula o al menos más minúscula que la entrepierna de la pelirroja y al final todo es tanga, de adelante a atrás, y la pobrecita mía acaba escocida y ‘estrosaíta’ con las bragas clavadas perforándole el colon.

Así, la pobre se ve abocada a usar braguitas de las de toda la vida de dios, que por suerte son las que me gustan a mí, es decir, las blancas de algodón con lacito por delante y toallita en la entrepierna. Que estiran, que dejan transpirar y que son unas bragas como dios manda, que dice mi madre, que se ve que entiende mucho de bragas y de algodones orgánicos.

Y la chiquilla que ya he dicho que le gustan las braguitas en general no se queja demasiado y es feliz sin perforaciones ni escozores con sus bragas de catequista colocadas.

Sin embargo no son fáciles de encontrar, que se ve que las niñas no quieren bragas tristes, así que es la mamma la encargada de comprárselas porque era ella la que empezó la cruzada contra las bragas tanga de la pelirroja y porque al lado de su casa hay una mercería de las de toda la vida que las venden y no sólo me gusta el modelo sino que están súper bien de precio.

Imagino que desconcertada ante la idea de que las bragas me gustaran, la mamma se sentía incómoda ante la falta de conflicto maternofilial que se saldara con un ‘porque sí’ de los suyos, así que para buscar candela, el otro día me trajo para la niña, unas braguitas sobaqueras de la posguerra, de ésas perforadas con dibujos de mariposas que llevaban las abuelas bajo la combinación y que eran tan grandes que parecían paracaídas. Pues de ésas. Y a la niña casi le cubre el pecho y encima le quedan holgadas lo que da aún más ese aspecto de pobreza infinita, pero la mamma dice que son las mejores y lo que la mamma dice va a misa.

Lo curioso es que a la niña, amante de la purpurina y el strass, le han encantado, que se ve que empieza a aliarse con la abuela para volverme loca, como en Las Diabólicas y ayer mismo cuando llegó del cole, lo primero que hizo fue colocárselas para hacernos un pase de modelo con los tacones de gitana puestos y se las subió hasta donde pudo, que es mucho, a punto de volver a perforarse el colon.

‘¿A que ezto ez un bañadol modelno, mamá?’ Y de pronto caí. La pobre creía que era un bañador de corte vintage de ésos palabra de honor y no tuve fuerzas para decirle que no, así con suerte no tenemos que sacarlas hasta el verano, aunque a ver cómo me las apaño para dar explicaciones en la piscina.

35 comentarios:

  1. Te leo desde hace mucho. Pero con ese post he tenido que ir al servicio del curro a reirme con las lágrimas saltadas.

    Muchas gracias por alegrarme la mañana todos los días!

    ResponderEliminar
  2. Jejejje y siguen vendiendo esas bragas?
    Mi madre todo lo contrario le compra al niño (que tiene la edad de tu pelirroja) unos slips y unos boxer que riete tu de los que llevan los niñatos enseñando con esos pantalones de culo "cagao". Vamos de proyecto latin king por lo menos! Y su excusa cuando le digo que no me gustan es : "es que tu eres muy pija" Mamá, eso es hortera!!!!

    Herenia Piñero

    ResponderEliminar
  3. Di que zi, estan puser modernas las bragas sobaquetas!! Jaja, no me sueltoa reir xq temgo a nenita pegada a la teta con una posible fiebre, pero me hiciste mimadrugada mas llevadera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabéis la ilu que me hace que me digáis esas cositas!! Espero que la nena no tenga fiebre y se recupere pero ya!!

      Eliminar
  4. A mi morena, que por lo que veo es de dimensiones iguales a la pelirroja, grandes y de carnes puzerprietas, le compro de esas que son como boxers, pero de niña, claro.
    Ayyyy, que manera más buena de levantar el ánimo todas las mañanas cuando te leo. Echo tanto de menos a mi morena desde que ha empezado el cole... snif,snif...

    ResponderEliminar
  5. Mi mamá tiene una mercería de barrio...asi que imagínate si sé de lo que hablas y de lo que me manda por correo. Lo peor, es que me las manda para mi también, que le dió por elegirme mi ropa interior como dicen que hacía la madre de Arantxa Sánchez Vicario(a mi edad!!)

    ResponderEliminar
  6. jajajajajja, me encanta la pelirroja, tiene unas ocurrencias. Ya sabes, en todo el invierno inventa una excusa para no ponérselas para la piscina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que he de lograr es que mi madre no traiga más!!

      Eliminar
  7. ¿Aún existen esas bragas? ¡Yo las usaba de pequeña! Pero oye, mejor que las de dibujitos que dices que son tan pequeñas que hacen cebaduras, jajajajaa.

    Ay, por Dios, las Mama Chicho, mira que eran horteras con esos pelos, ¿verdad?

    ResponderEliminar
  8. llorando dla risa, la verdad! se ve que tanto en el sur como en el norte, es la mamma la que compra las bragas de la nieta, tapando bien el ombligo y con camiseta interior a juego. Y blancas, siempre blancas.

    Me mondo.

    ResponderEliminar
  9. Las bragas son mucho bragas,menos mal que la pelirroja está al acecho y ha pensado en el bañador vintage,jajjajjaj,se supera ella solita,y sin empujón.Pero tu madre tiene razón,donde estean las bragas de toda la vida.....,lo malo es que no atraen nada.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja. Yo pensé que esas bragas ya ni existían... Qué recuerdos, madre. Aún me acuerdo yo de esas bragas debajo del uniforme de mi colegio. Y mira que me gustaría no acordarme. Pero me acuerdo. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. juajuajuaaaasss!
    Aqui tbm fueron la abu y la bisabuela quienes compraron las primeras bombachas de la nena...
    Ni q hablar q de quince veinte aparecen solo tres!!!
    Que manera de perderlas por favor....

    ResponderEliminar
  12. Jajajaj, lo que me he reído con las bragas sobaqueras perforadas haciendo mariposas, esas me las conozco de sobra, he tenido mi propia merceria y eran las preferidas de las mammas. MI abuela me hizo llevar convinacion hasta que hice la comunión, menos mal que los tiempos han cambiado... Y no te estreses si la pelirroja enseña las bragas, ya se le pasará

    ResponderEliminar
  13. Mi nena es menudita y de culete respingón, así que las braguitas de princesas, kittys y demás, le quedan perfectamente. Así te puedes imaginar como es su cajón de la ropa interior...pero si es feliz...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya la pobre mía con el cajón de la posguerra! jajajja

      Eliminar
  14. Has tocado un tema doloroso para mí..... Yo tengo un trauma con esas bragas, me pasé tooooooooda la infancia con ellas porque gracias a unas cistitis recurrentes, el médico me tenía prohibido usar cualquier cosa que no fuera de algodón. Aún recuerdo unas que tenía en un bonito verde manzana-casi-pistacho que nublaban la vista. Luego, con el tiempo y los lavados con lejía (que mi madre siempre ha sido muuuuuu limpia) fueron tomando un tono más pastel, pero nunca las olvidaré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Vivan las bragas de cuello alto!! Mi abuela decía que hoy en dia con esos tangas que llevabamos, ibamos a coger todas un catarro potorral..jaja. A mi me gustan esas braguitas.. Pero la imaginación de Violeta es lo más, un bañador dice..
    Buen fin de semana..

    ResponderEliminar
  16. Pero jamía si tienes una oportunidad de oro para abrigar a tu pelirroja!!! las bragas con la camiseta "remetía" son un clásico de drama mamás, así no te coje cosas malas, que por la barriga y los riñones se coje de tó.
    Tu hazle caso a tu madre que se ve que de eso entiende jijiji (modo ironía ON)

    De todas formas yo recuerdo a mi hermana con la edad de la pelirroja con un mini tanga de piolín paseandolo calle arriba, calle abajo, asi que...
    Besotes.

    ResponderEliminar
  17. Ay pobre pelirroja. Yo trabajaba en una guarderia y en la clase de los mas mayorcitos lo que hacian nada mas llegar era enseñarse las bragas y calzoncillos de dibujos. Tu niña ahí no hubiese triunfado nada.
    Por cierto yo las tengo que usar de algodon porque las fibras me hacen daño. Así que gamour cero para mi

    ResponderEliminar
  18. Mi niña cuando era oequeña también las llevaba...y luego pasamos almundo de las princesas,Hello Kitty y demás. Este año, cuando fue su comunión,le compré el consabido conjuntito de camiseta de tirantas y braguitas de algodón, caladitas, monísimas...y va ella y me dice: "Mamá no quiero estas bragas que son como las que usa la abuela, de cuello vuelto"...

    ResponderEliminar
  19. Soy tan feliz con unas buenas bragas... sé que no son sexy, pero se va tan cómoda que paso de todo. Y yo más feliz que una perdiz, ja, ja. Lo cierto es que cada vez cuestan más de encontrar.

    ResponderEliminar
  20. lol Flor, como tù soy también de lenceria tradicional. Porque esas braguitas sosas de toda la vida no producen escozores y otros rozamientos. Y como en tu caso, y sobre todo porque vivo en Francia, mi madre es la que se encarga de proveermelas. Pero vamos, que si viviera alli, seria igual.

    ResponderEliminar
  21. Jajajaja, yo también pensaba que esas ya no existían. ¡¡Cómo me gusta la pelirroja!! Besos, Mónica

    ResponderEliminar