martes, 8 de octubre de 2013

Los cuernos de la maldad y otras amenazas

Cuando una es madre y tiene que enfrentarse a sus bestias y hacer de ellas seres lo más civilizados posible y cuanto menos bestias mejor, tiene que darlo todo, echar toda la carne en el asador y dejarse la piel en el asunto, que las bestias son bestias pardas y vienen asalvajadas de fábrica aunque lo disimulen con sus dientecillos de ratón y sus tirabuzones rojos, como el gato aquel que cogió una amiga de la calle porque era chiquito y estaba solo con sus ojitos verdes soñadores y le destrozó el sofá y se comió media cortina en dos días. Pues eso mismo.

Como digo el trabajo es duro y no siempre grato y como diría Jack Nicholson en 'Algunos hombres buenos', a veces hay que tirar de técnicas de ética dudosa si queremos ver resultados, que luego usted querrá que mis pelirrojos no salten sobre su sofá ni correteen entre las sillas del restaurante ni griten en el cine, pues mire usted eso tiene su trabajo y es un trabajo bien difícil.

Así que yo, que ya tengo los niveles de autoridad por los suelos, he de tirar de inventiva y mala leche, por qué no decirlo, para hacer que la pelirroja entre en vereda y dado que mis gritos autoritarios sólo funcionan una de cada tres veces y que mi mirada del tigre ya no es lo que era con esos cercos de crema de contorno de ojos que llevo en pegotes por las ojeras cuando estoy en casa, he tenido que tirar de ingenio y bilis y aprovechando que un día la nena me preguntaba por qué Maléfica tenía cuernos, le dije que los cuernos le salen a las niñas malas y desobedientes, que Maléfica una vez fue una niña buena pero que fue haciéndose cada vez más y más mala y más y más, hasta que le salieron los cuernos y se convirtió en bruja.

Tal fue la cara de espanto que me puso que casi me arrepiento, pero luego recordé al hombre del saco, al chupacabras y al sacamantecas y me vine arriba. Total, ¿qué son unos cuernos comparados con que te destripen? Así que los cuernos malhechores se quedaban con nosotros y mire usted, mano de santo.

Que si la llamo siete veces para que se ponga los zapatos y no me hace caso y empiezo a entrar en bucle de violencia callejera, suelto un: ‘Mira que como sigas así te van a salir los cuernos…’ y antes de que pueda terminas la frase la tengo abrochándose las sandalias con los ojos desencajados. Y si no quiere recoger los juguetes y ya le da igual que la amenace con la escoba en la mano dispuesta a tirárselo todo, nada como un ‘Mira que te van a salir los cuernos…’ y hasta despega las pegatinas de las princesas que tenemos pegadas por toda la casa. Una bicoca.

Pero el otro día en uno de mis cuentos aleccionadores de por la noche, la pelirroja me pidió que le contara un cuento de una niña a la que le salieron los cuernos por mala ‘malízima’ y empecé a contárselo, pero cuando la chiquilla del cuento tenía los cuernos por haber sido ‘puzermala’ me dio un ataque de culpa y como además los cuentos han de tener un final feliz le dije que la niña se echó a llorar y decidió que ya siempre sería buena y tan buena fue que una mañana se despertó y ya no tenía cuernos.

La pelirroja aplaudió, empática como ella sola y yo me sentí bien de no ser tan despiadada, que siempre ha de haber una puerta abierta al arrepentimiento y a las segundas oportunidades.

Y esta mañana cuando le dije que hiciera pipí, que llegábamos tarde al cole siguió jugando con la cocinita y cuando la amenacé con los cuernos, me miró y me dijo: ‘Yo ez que he tenido una puzeridea, mami, mejor yo zoy normal y zi me zalen loz cuernoz entonces me hago puzergüena y ze me caen… ¿a que zí? ¿a que ez una puzeridea?’

Definitivamente, debí apostar por el sacamantecas.  

30 comentarios:

  1. Tienes que reconocer que es una puzeridea de las buenas buenas XD Yo suelo usar el chantaje emocional, tipo es que os gusta que mamá esté tristeeeee por lo mal que os portaiiiiiiiiiiiiiiiis. Pero lo de los cuernos mola... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pelirroja sólo responde al terror! jajja

      Eliminar
  2. Ésta niña es genial! Yo con lo más que he amenazado al peque ha sido con que si no es bueno le va a crecer la nariz y las orejas como a Pinocho, y cada vez que hacía algo se las tocaba aterrorizado para ver si todo seguía en su sitio.. Hasta que empezó a ir por la calle y a todo aquel que tenía una nariz u orejas descomunales, me decía que esos eran chicos malos y encima feos.. jaja Y el colmo fue cuando vio a su padre duchandose, y mira que aquí no nos escondemos, pero se ve que ese día le llamó la atención su pichu como dice él y le dijo mentiroso en toda su cara.. y que él no quería que le creciera como a papi.. jaja Así que dejamos de asustarle que no estamos preparados para las contestaciones de éstos niños..
    Besos..

    ResponderEliminar
  3. La pelirroja te chulea, ¿eh?. Anda que no, que a ella le vas a venir tú con cuentos, sí, sí...

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que para lo que quiere está empanada...

      Eliminar
  4. Jajajjjajajajajajaja eso te pasa por tener buen fondo chiquilla!!! Hay que mantenerse firmes hasta el fin!!! Ahora tendrás que buscarte a otra superbruja con la que amenazar

    ResponderEliminar
  5. Esta pelirroja es puzerocurrente. Si es que no podemos flaquear, ya que cuando nosotras vamos, ellas ya han venido.
    Una sobrina mía, destroyer donde las haya, estaba haciendo el salvaje y su madre, con tono de desesperación le dijo..."estate quieta, hija, que te vas a dar un golpe y se te va a poner el ojo morado". No se le ocurre otra cosa a la enana (3 años) que decir con cara de alucinada..."¡morado, qué bonito!"

    ResponderEliminar
  6. Jajaja, si es que nos torean como quieren, no se puede ser buena.
    Yo aún estoy buscando mi estrategia, no me sirve ninguna con el pasota este. Pasa de chantajes, gritos, amenazas o cates en el culo, le resbala todo. ¿Alguna "puzeridea"?
    Tampoco me funciona las caritas sonrientes o estrellitas de premio, passssa de tó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si te sirve de consuelo, me pasa lo mismo con mi hija, me importa poco lo de "mama esta triste" "me enfado"....asi que yo tambien me apunto a recibir "puzerideas"

      Eliminar
    2. Consejo de malamadre: Buscad algo que le dé miedo y amenazarla con ello... Pero miedo de verdad, en plan brujas y eso... Mano de santo!
      Eso sí, luego tendremos que llevarlas al psicólogo...

      Eliminar
    3. He leido el resto de los comentarios y llego a la conclusión de:
      No le da miedo nada.
      Como no come nada no le puedo quitar cosas que le gustan.
      Si le quito la tele le da igual, se queja en ese momento pero se conforma y me la lía por otro lado.
      Si le quito los juguetes idem.
      Si no vamos al parque ni lo pide.
      ¿Qué hago con ese coloraoooooo?

      Eliminar
  7. No se puede flaquear ni un instante. Ya lo sabes, sin piedad ninguna.

    ResponderEliminar
  8. Tal cual la vida misma.... Me parto.....
    Yo me vi en una parecida, cuando uno de mis hijos me contó una mentira y yo, evocando a Esopo, busqué una fábula con el cuento del pastor mentiroso...
    Están tan acostumbrados a los finales felices, que ya esperaban que el pastorcillo trolero tuviera a sus ovejas intactas!!!!
    Mientras contaba el cuento a mis renacuajos, los vi que se reian y que no cogían bien el mensaje, asi que me vi a mí misma exagerando la desdicha del pobrecito: Todas las ovejas devoradas, ni una se salvó, ni los bebés ni las abuelas ovejas.... Ninguna. Todas muertas.
    Me dio dolor de corazón, sus ojillos mirándome con pena, pero valió la pena no flaquear, porque los dejé tan horrorizados que nunca más. Bueno, hasta la próxima trola….

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro y el Lobo?? jajajjaja, yo también lo utilicé... pero al final cambié el final por blanda. Merezco un serio correctivo!!!

      Eliminar
  9. Mi hija tiene 2 años, edad suficiente para empezar las maldades pero insuficiente para saber de princesas con cuernos (aun no hojea el hola...juas juas), chantajes, amenazas....vamos, que ahora mismo estoy en una especie de limbo que ni palla ni paca...


    Y encima yo tengo la autoridad de un oso amoroso...

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja. Tu pelirroja ha dado con el quid de la religión. Haz lo que te dé la gana y arrepiéntete luego para ir al cielo. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  11. Jejje, me parto y voy a probarlo a ver si a mi también me funciona. Por cierto el viernes conociste a mi marido e hija rubia en el cumpleaños....jeje

    ResponderEliminar
  12. El mio es un trasto, y hace las cosas cuando nadie le contralo que es alucinante que no le pillamos nunca, asi que mi marido se invento que los padres teniamos una maquina (es un movil antiguo jajajaja) en el que los padres veiamos todo lo que hacian los niños, y oye como funciona jajajaja, hace menos trastadas y cuando queremos saber si miente o no en algo le decimos vamos a verlo en la maquina y no veas como suelta todo por su linda boquita jajajaja, lo malo es que ya tiene 7 años y la mentira no nos va a poder durar mucho jajajaja

    ResponderEliminar
  13. ¡puzer puzer puzeridea!!!!! Ay, alma de cántaro, que te la mete siempre dobláááá.... Cuando se cuenta una trola de ese calibre, hay que mantenerla hasta el final, que luego pasa lo que pasa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. Madre mía... si es que los niños son listísimos... cómo discurren!!! jajaja tu pelirroja ha estado sopesando los pros y contras de ser buena siempre... frente a los de hacer acto de contrición... y estos han salido ganando!! me parto...

    ResponderEliminar
  15. Pues yo opino que no hay nada como una buena amenaza para mantener a raya a las bestias, jajaja, lo que me he reído con los cuernos de Maléfica

    ResponderEliminar
  16. Nunca des marcha atrás,tenías que haber seguido por el camino cuernos,cuernos y de los que crecen mucho,jajjaj si es que con la pelirroja no puede uno ni echar una cabezadita.Yo uso el método ese,cuando veo que decae,me invento otro,el caso es que se cagen de miedo y atiendan a razones,pero que poco me dura.....ainnss,no me han salido nada ingenuos.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  17. Ya estoy cogiendo ideas para cuando tnga que meterle el miedo en el cuerpo a Hugo jeje , aún es pequeño pero apunta maneras...lo d t voy a dar en el culo y amenazarle con parar la canción q le gusta a la hora de comer cuando se pone burro es lo máximo actualmente

    ResponderEliminar
  18. A mi lo que màs me funciona es privaciOn. Es decir, castigarla sin hacer esas cosas que tanto le gustan: comer chocolate o flan, ver los dibujitos (aunque esto me penaliza a veces también porque no me queda ni un ratito de tranquilidad), ir a jugar a casa de los amigos, sin hacer puzzles juntas...
    El miedo miedoso también lo he utilizado a veces pero me ha jugado malas pasadas porque luego tiene pesadillas y me despierta todas las noches unas cuantas veces. Si es que no hay soluciOn perfecta, no...

    ResponderEliminar