martes, 29 de octubre de 2013

El Prehalloween


Desde que la pelirroja fue a su primera fiesta de pijamas por el cumpleaños de su prima Maribel, está que vive sin vivir en ella por acoplarse en casa de cualquiera, de quien sea, para quedarse a dormir con su saco a cuestas y lo que es peor, ha contagiado esa desazón al primísimo y a las hijas de mis amigas que también están fritas por una noche de jaleo, muchos juegos y chuches y pocas horas de sueño.

Así que cuando mi amiga Isa dijo de hacer una, se volvieron locos de alegría y cuando dijo que las madres también podríamos ir, nosotras también, que la idea era que los niños se dieran a los juegos y a hacer el loco y nosotras al vino y a la cháchara que es lo que se nos da mejor y dado que quedaba un finde para Halloween decidimos hacerla temática, básicamente para tener una excusa para disfrazarnos, con lo que me gusta a mí un disfraz y un hacer el majara.

La pelirroja quería vestirse de bruja y aunque yo lampaba por tunearle un disfraz molón tipo Oz, la niña que es muy choni se encaprichó de uno de los chinos con transparencias en forma de telarañas fucsia y claro, yo que soy una blanda que no quiere problemas y que vi que costaba seis euros y que la china ya nos miraba de mala manera con la niña enganchada a la percha como un koala travesti, pues tuve que ceder… Y yo para mí pensaba tunearme un traje de Miércoles Adams pero la niña en un ataque de amor maternofilial quería que fuéramos igual ‘de puzeramigas’, así que me tocó ir de bruja también. Y como es un disfraz que odio busqué maquillajes molones por Internet para acabar pintándome como una Drag Queen de carretera con Parkinson avanzado.    

Y vestidas de Halloween una semana antes, nos montamos en el coche con mi hermana que también iba de bruja con una peluca ‘espeluzná’ negra azabache, que parecía un travesti de gasolinera neoyorquina y el primísimo que iba de esqueleto pero con los tenis de Cristiana Ronaldo. Y de esa guisa nos montamos en el coche y nos fuimos a la fiesta mientras los otros conductores nos miraban extrañados y yo temía acabar estampada contra un túnel, que mi hermana es una temeraria para la conducción, más que por el hecho de morir, por el de morir vestida de majara. Que una tiene su reputación.

Pero la fiesta fue un éxito. Básicamente porque la anfitriona se lo curró. Y lo pasamos en grande con algunas salvedades. Porque aunque nuestra intención era sentarnos a beber vino y comer delicias mientras los niños jugaban a su bola, nos vimos envueltas en un maratón de gritos histéricos escaleras arriba y abajo de los tres mayores que se mataban vivos correteando alrededor de la mesa, tirando vasos, platos y arrastrando manteles y sin dejarnos cruzar tres palabras seguidas. Y luego estaba el más pequeño que decidió comerse un bol entero de aceitunas y pasarse la noche con cagalera infernal y avinagrada para desagrado de todas.

Y aunque a la una ya estaban todos acostados, nosotras no nos acostamos hasta las cinco y pico por aquello de disfrutar de la compañía y el vino… y por no saber que a las 7 en punto de la mañana estarían todos los niños en pie gritando como locos hasta el punto que la vecina empezó a mandar whatssap en plan suavona para que tratáramos de calmar a las bestias.

Pues eso, que una sabe que se hace vieja cuando los vecinos no protestan por la música alta y el jaleo a las tres de la mañana sino por el vocerío de los niños a las 7..

Y eso sí que da miedo.

PD. Descargaos el kit completo para Halloween que han hecho mis amigos de Studio1983 que es completamente gratis y tiene para hacer bolsas para guardar chuches, cubrepiruletas y mil cosas más. Todo atrezzo es poco!!!
Pincha aquí

14 comentarios:

  1. Pero hablas de niños y madres...¿qué fue de los padres? ¿Los dejasteis en casa con los bebés de las familias? jajajjaja.
    Qué monas las dos vestidas de brujitas iguales. Además, la pelirroja ya tiene su propia peluca, que las pelirrojas siempre han tenido fama de ser muy brujillas. Dímelo a mi, que en el cole me decían que debía ser bruja, por ser pelirroja, jajajajaja.

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  2. Flor queremos foto de las dos brujas jejejeje

    ResponderEliminar
  3. Jajaja. Años mil hace que no me disfrazo... Será porque en mi vida no hay una pelirroja que quiera ser mi puzeramiga. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  4. Menudo pre os habeís comido jajjja,tú y la pelirroja en plan salida,lo que ya no me molaría tanto son las 7 manaña,pero que te saquen lo bailado a ver si pueden,lo que daría yo por una escapada de esas,ya no hablemos del vino jjajjaj.La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vamos a tener que organizarnos una más pronto que tarde!!

      Eliminar
  5. Que plan más molón, bueno, lo de no pegar ojo no, la fiesta de disfraces y el cachondeo padre, y a la vecina suavona que le den.

    ResponderEliminar
  6. Respuestas
    1. Sí! Había pasado un rrao, pero ya está perfect!!

      Eliminar
  7. Yo quiero ser puzer amiga de la pelirroja, se ve que tiene buen gustó para el halloween!

    ResponderEliminar