martes, 22 de octubre de 2013

Demencia total

Ya os he dicho mil veces que la maternidad, además del tiempo, la energía y la frondosidad capilar también nos roba la agudeza mental, las conexiones neuronales y por tanto, el buen juicio e incluso el juicio a secas, diría yo. Que bueno, bueno, lo que se dice bueno, yo no lo he tenido nunca, que si no, no hubiera estudiado Periodismo y me hubiera dado a algo con más futuro como Económicas, Derecho o incluso Física Experimental.

Sin embargo, yo pensaba que una vez que una perdía riego sanguíneo en el cerebro, lo perdía y punto, es decir que no era recuperable –que no lo es a no ser que te toque un Euromillón y huyas con nocturnidad y alevosía al aeropuerto más cercano- pero que tampoco era acumulable, como las ofertas del Mc Donalds, es decir que no puedes coger el cupón del menú más el Happy Meal y luego querer que además te regalen el Mc Flurry. Eso no puede ser.

Bueno, pues resulta que sí, que la pérdida de masa cerebral es acumulable y directamente proporcional al número de hijos, así que yo que ya creía que había tocado techo en esto del empanamiento, me sorprendo a mí misma con comportamientos aún más surrealistas de lo habitual. Y lo habitual ya era mucho.

Así, por ejemplo, me descubro meciéndome mientras veo la tele como si tuviera al Cigoto en brazos, aunque haga una hora que ya está fritanga en su cuna y lo que tenga en la mano sea el mando de la televisión y aunque el pater me lo diga y nos partamos de risa, a los tres minutos estoy igual.

Y luego me pasa que me confundo con los niños. No que me crea que la pelirroja es el pelirrojo y viceversa –pero tampoco lo descarto de cara a un futuro cercano- pero sí le digo al pater cosas como ‘cambia a la niña’, cuando lo que en realidad quiero es que le cambie el pañal al hermanísimo y al final él le cambia el pijama a la pelirroja y me deja al niño con la plasta en el culo y yo no entiendo nada hasta que atamos cabos. Pero el sumun fue el otro día que antes de llevarme a la pelirroja al colegio, le preparé un biberón de manzanilla que además me metí en el bolso junto al chupete y hasta que no me llamó el pater preguntándome por el biberón, no caí en la cuenta de mi estado mental deficitario.

Y así con todo.

Pero lo mejor fue ayer cuando fui a recoger a la niña del baile, que crucé un paso de peatones justo cuando un taxista majara decidió dar un acelerón y casi me lleva por delante. Y en un ataque de furia de ésos que me dan de vez en cuando y más ahora que he vuelto a tomar la píldora y ya tengo las hormonas en erupción, le grité ‘¿Pero usted está loco o qué demonios le pasa? ¿Es que no ve que voy con dos niños? Un poco de cuidado, hombre ya…’.

Y el hombre en lugar de agachar la cabeza avergonzado, como yo esperaba que haría –que yo soy muy cobarde para estas cosas- me miró fijamente, más extrañado que altivo y justo cuando iba a seguir con mi sermón de peatona enfurecida, me di cuenta de que en realidad iba sola. Vamos, que el niño estaba en casa con el pater y aún no había recogido a la pelirroja.

Así que al final, la que agachó la cabeza fui yo, no fuera el taxista a quedarse con mi cara y la próxima vez que me viera en familia llamara a los servicios sociales.

Qué pena.

44 comentarios:

  1. jajajaja, "en ocasiones veo niños" . genial!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja... a veces voy sola con amigas y me descubro mirando a mi alrededor porque se me olvida que voy sola!! Lo peor es que a ellas les pasa también!! jajajja

      Eliminar
  2. Jajajajajaja.... Igual necesitas drogas duras tipo, más coca cola light o red bull a pares a partir de las 12 de la mañana

    ResponderEliminar
  3. ¿En serio? Jajajajajajajjajajajaja. Si yo fuera el taxista, me entraría miedito de pensar que veías fantasmas y que te creías que ibas con dos niños porque de verdad veías dos niños fantasmas. Que hay gente "pa tó". Jajajajajjaa.

    Muy bueno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que en cuanto llegó a casa se lo contó a su mujer!! jajjaa

      Eliminar
  4. Ja ja Que bueno.. Pobre taxista!! Lo de mecerlo imaginariamente también me ha pasado a mi, y levantarme por la noche asustada buscando entre las sabanas o debajo de mi marido al niño, creyendo que le estaba dando al pecho y me había dormido, cuando el peque dormía plácidamente en su cuna..
    Ayyy si es que estamos mayores y muy mal de lo nuestro.

    ResponderEliminar
  5. Pufff, anda que no...
    Lo de mecer el carro sin el peke dentro me ha pasao bastante. Ahora me ha dao por llamarlo con el nombre de mi hermano pequeño cuando le riño.
    ¿Y qué me dices de abrir el frigorífico o un armario y no saber qué iba a coger? ¿O entrar en una habitación y no saber pa qué? Ya me veo como mi abuela, que guardaba el monedero en el frigorífico.
    Y ya de memorizar cosas ni hablamos, tengo que apuntarlo todo.
    Qué vejez más mala me espera...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy de camino a la habitación repitiendo a por lo que voy para que no se me olvide, pero a veces es llegar y quedarme en blanco! Para no echar gota!! jajaja

      Eliminar
  6. Ay Dios mío... entonces... el empanamiento que tengo ahora que estoy embarazada no sólo no va a mejorar, sino que irá a peor??? qué miedoooo!!! jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toalmente de acuerdo, los bebés vienen con una agenda bajo el brazo porque a las madres las neuronas nos patinan unas con otras a partir del parto.

      Eliminar
  7. jajajaja que bueno lo del taxista, se quedaria flipado jjajajaja, mia amiga el otro dia se llevo el niño su padre y ella seguia meciendo el carro jajajaja

    ResponderEliminar
  8. Estás loca, sí... lo peor es que yo voy camino de seguir tus pasos. Bueno, estoy un poco más majara que tú. Mi niña "mayor" tiene 14 meses y traigo otro. No sabes cómo te entiendo cuando te quieres sacar los ojos de las cuencas y abrir la cabeza con el quicio de la cuna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajajja, no me digas!!! Enhorabuenaaaa!!!!

      Eliminar
  9. Ay, hija...hace unos días, una compañera se acercó a mi mesa a preguntarme algo y yo, concentrada en mis cuentas y sin levantar la vista, le contesté: "Dime, cariño", como si le hablara a mis hijos. Mi compañera aún se está riendo, y como puedes suponer, si ya mi estabilidad mental estaba en tela de juicio, ahora ya me dan por perdida XD

    ResponderEliminar
  10. jajaja.que bueno. . . a mi también me ha lo que cuenta Susana.B.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si es que estamos para que nso encierren! jaja

      Eliminar
  11. Uffff es un consuelo saber que no soy la unica con empanamiento crónico , a mi se me olvida todo, pañales, agua, una muda de ropa aunque estoy mejorando en eso a fuerza de berrinches y tengo bastante mala leche con quien me moleste lo más mínimo por la calle...

    ResponderEliminar
  12. Ayy Flor,que bien describes el empanamiento jajjajja,los niños crecen y todo eso pero yo no consigo deshacerme de la empanada,cada día peor,llamo a uno cuando quiero llamar al otro,el otro día el mayor no fue al cole,yo a las puertas para recoger al pequeño,me faltaba algo,no sabía el que,pero mi instinto me decía que no podía irme,tardé bastante en darme cuenta de que me faltaba un hijo y otro tanto en darme cuenta que estaba en casa,madre mía con lo que yo he sido.....,La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  13. Pues yo estoy cada día mejor, ahora solo tengo problemas con el vocabulario: no se por qué pero no soy capaz de decir a la primera palabras como café, albarán, y muchas otras (estyoy hablando de ejemplos reales de esta misma mañana, no me quiero ir mucho más patrás que me hundo en la miseria).
    Lo peor del asunto es que por ahora sólo tengo uno (muy movido pero solo uno) y tengo pensado ponerme a buscar el siguiente en breve. ¡ QUE ALGUIEN ME AYUDE! Mi familia lejos de quitarme la idea del sentido están encantados de recibir a un nuevo miembro (salvo mi marido que sólo colabora por el tema de los intentos que si no....)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me pasa!!! No sé hablar!! jajjaja... Y yo no seré la que te quite las ganas... porque de hecho creo que es una idea fabulosa!! Vivirás peor, de eso no hay duda, pero mola tanto!! Además, los segundos cansan menos!! Anímate!!!

      Eliminar
  14. Jajajaja. Qué cosas te pasan... Pero mira, seguro que el taxista tuvo mucho miedito y a la próxima tendrá mucho cuidado en los pasos de peatones, no sea que ande por ahí la loca de los niños imaginarios... Besotes!!!

    ResponderEliminar
  15. Ay qué bueno el primer comentario!!
    Pues imagínate yo con tres! Así estoy!

    ResponderEliminar
  16. Me he sentido muy identificada con esto que has escrito, porque yo estoy para el arrastre y lo peor de todo que solo tengo una!!eso si me ha dado mala vida como si fueran dos!a si que por eso creo que ya me he quedado con empanada perdida. A mi me ha pasado de estar haciendo la compra y cuando me he dado cuenta estaba meciendo el carro de la compra, y encima con gente mirandome con cara rara!lo gracioso es que a mi costillo le ha pasado igual a si que estamos los dos fatal, fatal..
    Y luego estar el olvidarlo todo, pero de una manera total, cuando guardo alguna cosa no recuerdo donde la he puesto, a si que luego me ves como loca buscando...voy a hacer la comprar y se me olvidan la mitad de las cosas..o voy a comprar una cosa en concreto y compro otras y la que necesito no me acuerdo y al final tengo que volver otra vez!!y yo pienso que si yo estoy así con una, como lo haceis las que encima teneis ganas de repetir??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Porque se nos olvida lo mal que vivimos!! jajajjajaja

      Eliminar
    2. Pues a mi de momento no se me ha olvidado, soy rara, jijij

      Eliminar
  17. Yo tengo dos una de dos y otra de cuatro.empanada mucho pero es que yo creo q es algo que nos pasa por el estres y cansancio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo vivo en continuo estado de alerta... ayyy

      Eliminar
  18. Siento decirte que esto se va agravando con la edad. A mí ya me pasa como a mi abuela, que para nombrar a una de las nietas nos llamaba a las tres. Mis hijos ya se quejan de que siempre les cambio el nombre, y no es que se lo cambie, simplemente es que los rebautizo con un pupurri de los tres nombres dichos en orden de forma que al que quiero llamar siempre aparezca en último lugar.....
    Un beso desde mi nuevo blog.

    ResponderEliminar
  19. Jajajaja qué bueno! No puedo parar de reír jajajaja! Qué grande! un saludo! Annie

    ResponderEliminar
  20. jajajajajaja!
    Yo hoy dormiré mucho más tranquila!!!! Estaba teniendo mis episodios y no me atrevía a comentarlo siquiera... Y eso que sólo tengo una! jajajaja

    Genial, Flor.

    ResponderEliminar
  21. Si, es acumulable, yo también lo noto. Cada día estoy más hecha polvo, no me dan las neuronas, si es que me queda alguna viva, para nada. Si entro en un super a comprar chorizo, salgo con champú, kleenex y compresas, pero ni rastro del chorizo. O no soy capaz de pensar, no puedo dar respuesta a todos los Por Ques de mi hija, que son unos 278.000 al día. Antes respondía a tres cuartas partes de sus dudas, ahora tengo una respuesta estandar "no sé, tira palante que tu hermana está llorando!!"

    Agotamiento en estado puro!

    Y ayer me puse toda farruca con una pobre recepcionista en el médico porque le había pasado a una chica que no tenía hora antes que a mi y yo llevaba esperando desde las 11 (y eran las 11.30)... pues resultó que me había equivocado de hora y yo tenía hora a las 11.30. Pasé justo detrás de la chica que no tenía hora (y que le habían comentado que se pasara sobre las 11), justo a las 11.30. Que horrorrrrrrrrrrrrrrrrrrr!!!!!

    ResponderEliminar
  22. Te juro que estoy llorando de la risa y mi marido mirándime como si estuviera loca... Y no le voy a leer tu post, xq seguro que no lo entiende, se queda igual y yo me siento idiota jajaja

    ResponderEliminar