jueves, 28 de junio de 2012

Inventos que te facilitan la vida. Parte II

Las toallitas húmedas. Son una bendición. Un regalo de los dioses. Las mejores amigas de las madres. Esa manera que tienen de limpiar cacotas y pipís, manchas variadas, bocas pegajosas, manos impregnadas en mierda, pies playeros con arena incrustrada, zapatos polvorientos… A veces me pregunto cómo tuve que esperar a ser madre para descubrirlas… pero ahora ya nadie me podrá apartar de ellas. Y es que son como el Aloe Vera, que cada día una les encuentra una nueva utilidad. Ya no es que limpie con ellas los zapatos de toda familia –cuando los limpio, que es nunca-, es que limpio los muebles del Ikea, el carrito de la nena y todo lo que se me ponga por delante… Una bicoca, oiga.

Lavadoras. Si ya era terrible lavar los ‘pañitos’ impregnados en heces y orín, hacerlo a mano, debía de ser lo más. Y si encima hubieran tenido de hija a la pelirroja ‘todoloquetocolollenodemierda’ literal o figurada, tendrían muñones en lugar de manos.

Microondas. Cierto es que para muchas simboliza el mal en la tierra –entre ellas, mi madre que es de las que te persiguen con el cacillo en la mano argumentando a favor de la ‘candela’ de toda la vida y hablándote de la proliferación de las células cancerígenas que, al parecer, leyó en una revista de los 80-, pero ¿puede haber algo mejor en esta vida que calentar un bibi a las dos de la madrugada en 10 segundos? –vale, no hacerlo, pero si tienes que hacerlo ¿qué?- ¿Quién tiene narices a esas horas de atinar con cuál es la rueda de la vitro? Y si la vitro es digital ni hablamos, que mi dedo es dedo cadáver de madrugada y no acciona nada… ¿Y qué hay del prehistórico baño María? A mí madre le encanta este sistema y se queda mirando el cacillo con el potito dentro durante cerca de media hora como quien espera una aparición mariana mientras yo me voy endemoniando poco a poco.

Apiretal. No todo va a ser Dalsy, que el Apiretal también es un señor y, de hecho, a la pelirroja le va mejor aún. No hay fiebre ni resfriado que se le resista y a su lado todo es felicidad y algarabía.

Ascensor. Nadie se fija en ellos porque todo el mundo los tiene… menos yo, que vivo en un segundo sin ascensor y he de escalar por una estrechísima escalera por la que me veo obligada a subir carritos, bolsas de la compra, el (Frodo) bolsón de la nena y al pelirrojismo en sí, que ya va por los 17 kilazos y pico. Estoy por montar una tirolina desde la ventana…

44 comentarios:

  1. Yo, sin ser madre, ya soy fan de las toallitas humedas. También es verdad que tengo dos gatos y un novio que tiene una relación extraña con el chocolate, es tocarlo y acabar manchurreado... Son maravillosas, sirven para toooodo. De hecho yo las tengo versión aloe vera, limón, desengrasante, para muebles, para novios... Reme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajaj... Imagino que las de novios valen también para esposos, no? Las voy a apuntar a la lista de la compra!!!!

      Eliminar
    2. Buscalas, que las manchas de mayonesa grasienta chorreando de hamburguesa también las quita muy bien de las camisetas...

      Eliminar
  2. Ah, y el poco tiempo que viví compartiendo piso en Madrid tuve una compañera que odiaba los microondas porque daban cáncer. Lo primero que hice fue meter uno de estrangis en mi habitación... Claro que la muchacha también decía que a las cucarachas no se las podía matar, que eran seres vivos con sentimientos. Sobra decir porqué estuve tan poco tiempo compartiendo piso, no? Reme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú no conocías esa historia? No he llorado más en mi vida. 1 mes estuve en el piso, y encima como se veían inmunes, se paseaban a sus anchas. Tenía que entrar al baño con mi novio para que vigilara... Horrible. Menos mal que nunca entraron en mi habitación. Eso sí, salía siempre de casa con eau de cucal de como echaba por todos los rincones del cuarto a tutiplén.

      Eliminar
    2. Dios mío! Claro que no la conocía!! Hubiera muerto al escucharla!

      Eliminar
  3. A mi me encantan las toallitas, no sé cómo no le han hecho un anuncio en teletienda de estos que tienes el suelo, mueble, tapicería, pared o coche lleno de porquería y pasan mágicamente la susodicha por el centro desapareciendo cualquier resto de mierda y dejándolo de un blanco impoluto aunque el parqué fuera de madera de cerezo.

    Respecto al comentario de Reme: la compañera de piso no flipaba al escuchar el zumbido propio del micro y el "PIIN" de cuando tienes la leche caliente??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, no. Normalmente estaba flipando, sí, pero con la meditación y la música zen de fondo no le daba para flipar por lo mío, ya tenía ella bastante con lo suyo...

      Eliminar
    2. Cuánta majara suelta, maremía... Tenías que haber llamado a un asistente social para que la encerrara!!

      Eliminar
  4. Vaya inventos mas maravillosos, mi relación con las toallitas va a ser para toda la vida, habría que hacer un monumento a quien las inventó. Con lo del ascensor te acompaño en el sentimiento, ponte una rampa o un elevador porque vaya suplicio. La lavadora ni lo había pensado porque no puedo vivir sin ella :) es como de la familia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que es un bloque antiguo del centro y no hay espacio para el ascensor!! Y encima no puedes hacer según qué obras por estar semiprotegido... Un rollo todo!

      Eliminar
  5. Yo vivía en un quinto sin ascensor cuando tuve a mi primer hijo, así que ¡te entiendo! Bendito ascensor.
    En cuanto a las toallitas, ya no puedo vivir sin ellas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué me dices cuándo vas a la compra y has de atarrgar con las bolsas y el enano... Horrorrrrrrr!!!

      Eliminar
  6. Gracias a Dios, tengo todos los inventos de la parte I y II, incluido el ascensor!!!
    A las mias también les va mejor el Apiretal.

    Flor, te envié un mensaje a la pagina de Facebook.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas grcias, guapa!! ya lo he visto y contestado!

      Eliminar
  7. Tu cuando vas a escribir un libro contando estas peripecias en forma novelada o en plan sainete tragicómico como los de los hermanos Álvarez-Quintero?? No entiendo como Ana Rosa Quintana escribe libros y tu estás tan desaprovechada literariamente hablando. Yo estoy recomendando tu blog a diestro y siniestro, si escribes uno me curro una reseña lindísima y te la mando con lazo rojo y perfumada si hace falta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Madre mía, qué chute de autoestima!!!! Yo sí que quiero publicar, lo que sea, jajajjaja... pero no creo que me quieran. Ana Rosa como se carda el pelo, pues es otra cosa, jajajja...
      No sabes cómo te agradezco la promoción!!! Cuando publique te mandaré un libro firmado, jajajjajaja

      Eliminar
  8. Todo lo suscribo, incluso el Apiretal, que a éste sí le dimso uso cuando le salían los dientes. Y als toallitas son maravillosas, yo tampoco sé cómo ignoraba su existencia. Yo sin ascensor no sabría vivir, cómo te admiro! Y el microondas la repera, biberones y potiros a go-gó. Me ha impactado lo de las cucarachas con sentimientos, pa morirse!

    ResponderEliminar
  9. Estoy con Alber.
    ¡Un libro a la de ya! O bueno, cuando se te pase un poco lo del agotamiento...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!!!! A ver si alguna editorial me da cariñito, jajajjaja

      Eliminar
  10. Totalmente deacuerdo contigo Alber,que escriba un libro ya,con el arte que tiene contando las hazañas de la pelirroja, tiene el exito garantizado,ya nos encargamos nosotras de hacerle publicidad.Respecto a lo de las toallitas,que gran invento, valen igual para un roto que para un descosido y del resto de los inventos,que haríamos ya sin ellos,como se acostumbra una a lo bueno.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me emocionáis!!! Qué alegría tanto piropo!!! A ver si es verdad y alguna vez me publican algo, quién sabe!!
      Besos!

      Eliminar
  11. Uy las toallitas...yo tampoco sé como pude vivir 29 años sin ellas...ahora las uso para todo!!! hasta de quitamanchas!!! y el microondas..yo que quieres que te diga, yo SI LO USO!
    Besotes guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso digo yo, qué hacíamos antes sin toallitas???

      Eliminar
  12. Monumento al invet@r de las toallitas YA!!
    Cómo me gustan y manda narices que no las descubriera hasta el día en que nació mi hija...vivir sin ellas? NOOOOOOOOOO SIN MIS TOALLITASSSSSSSS!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sería un monumento húmedo? Con Aloe Vera? Jajjajaa

      Eliminar
  13. Bueno, yo te llevo 13 años de ventaja, las toallitas las conocí en su verdadera plenitud (no ese papel de fumar en el bote de plástico) cuando nació Manzanita, y hoy día compro ofertas del carre de 3x2 en sacos de 6 paquetes.... (y no tengo hijos...)

    Ainss el bendito microondas... ¿sabes cuál es su función estrella en mi casa? FERMENTADORA!!!! siiii calientas un vaso de agua y luego metes lo que quieras fermentar allí dentro unos 15 minutos... ríete tú de esperar dos horas a que suba su volumen en invierno.. jajajajajajaja.

    Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero vosotras qué sois, cocineras???? Exijo menú!!! (calórico por supuesto)

      Besos!

      Eliminar
    2. Bueno, menú, menú.... pero sí que tengo una receta de donuts que aunque es encorrosa salen riquíiiiiisimos, si quieres te la paso. Y si, yo soy concinera, el Futuro es cocinillas pero se le da bien.
      Besotes.

      Eliminar
  14. La de peleas que tengo con mi marido por el microondas no lo creerias! Sostiene que la comida irradiada lo va a matar. La verdad es que parece una vieja campesina, sí por el fuera yo debería cocinar todo sobre un brasero sólo para que el no resulte imantado, polarizado o abducido por máquinas tan modernas. Eres mi musa inspiradora, y me encanta todo lo que escribes. Saludos desde Argentina.

    ResponderEliminar
  15. Qué buena entrada!!!
    Yo voy a añadir dos inventos: el primero el carrito de la compra, se acabó el ir llena de bolsas y corriendo detrás de los peques. Además el mío es del pato Lucas y yo le digo a mi enana q le vamos a dar de comer al pato... Y tan feliz!!!
    Y el segundo (aún a riesgo de resultar un poco soez): los tampax!!! Qué sería de nuestra vida sin ellos, en serio!!! El gimnasio, la playa, un vestido bien ceñido sin ellos no tendría sentido ;-)
    Me apunto a lo del libro, en cuanto publiques lo compro...pero dedicado!
    Besucos

    ResponderEliminar
  16. A mi me gustaria saber de que marca son las toallitas que tu usas...porque a mi no me convencen ningunas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí las que más me gustan son las Dodots DermoActive ¡¡y las de Carrefour con Aloe Vera!

      Eliminar
  17. Tengo que confesar que soy adicta a las toallitas, estoy intentando dejarlo... a ver si lo consigo pronto jeje. Por cierto, tienes un premio esperándote en mi blog :)
    http://baseecho.blogspot.com/2012/06/nuevos-premios-muchas-gracias.html

    Bxsssss

    ResponderEliminar
  18. Las toallitas me han servido para limpiar hasta el tablero del coche en un apuro.. la lavadora esta a un edredon vomitado de ser canonizada, y el microondas lo adoro! aunque cuando mi madre venga de visita, salga corriendo de la cocina nada mas verme que lo voy a prender jaja saludos!!

    ResponderEliminar
  19. En españa conocen Los wipes de clorox? Yo no viviria son ellos, limpian y desinfectan, lo mismo que las toallitas de windex para limpiar Los vidrios, welcome to the Wipes world!!!!

    ResponderEliminar
  20. Estás como mi suegra con el tema toallitas húmedas. Ya no tiene niños pequeños pero no es capaz de salir de casa sin ellas, oye...

    El ascensor es una gran bendición, di que sí. El churri y yo pasamos el finde en el piso de unos amigos que viven en Aranjuez, en un tercero sin ascensor y, cada vez que subíamos, yo me imaginaba hacerlo con bolsas de la compra y me daban los siete males...

    El microondas es algo curioso. No te das cuenta de lo maravilloso que es hasta que te deleitas con sus bondades y ¿qué decir de la lavadora? Eso es el invento del milenio!!! Un besote.

    ResponderEliminar