viernes, 15 de junio de 2012

Momentos importantes que acogerás con alegría y que maldecirás después

Los primeros pasos. Todas estamos fritas porque el niño ande y recibimos los primeros y torpes pasos como una bendición divina –yo hasta aplaudí y hay un vídeo que lo acredita, bueno, acredita eso y que la sombra azulada no es para mí- que nos alejará del yugo del carro y de los atascos entre el bullicio hostil arrastrando el pesado tanque, pero nada más lejos de la realidad… ¡Es un avance trampa! En realidad, los niños sólo tienen dos velocidades y ambas igual de tortuosas: el modo ‘escapada furtiva entre la gente’, que te obliga a perseguirle con el corazón en la boca, haciendo la loca y apartando a los transeúntes a manotazos, o el modo ‘anciana artrítica’ con el que no es capaz de dar más de dos pasos por minuto y con el que llegas tarde y desquiciada a cualquier cita.

La primera papilla. Qué emoción cuando el nene va a tomar su primer alimento sólido –que no sea el clásico y triste bollo de pan que siempre le endiña la abuela-, pero cuando te ves espurreada del plátano, manzana y galleta hasta el límite de que te cuesta separar las pestañas, comprendes que el biberón era tu mejor aliado. Y no te digo nada del vegetal, ese sí que espesa las pestañas… y los poros, con decir que pasé de piel mixta a piel grasa en sólo dos semanas…

Las primeras palabras. Primero vino el mamá, luego el papá, después el agua y el hola y de ahí pasó al discurso de Fidel Castro en la ONU ¿Cómo se puede hablar tanto con esa lengua tan chica? Qué infierno.

Abandonar el pañal. Una no es consciente de las bondades de la celulosa hasta que la pierde de vista... Levantarse de la mesa cada dos minutos para ponerla a hacer pis a pulso en váteres donde podría contraer la sífilis de sólo mirarlos, tener una sillaorinal presidiendo el salón junto a la televisión y a la mesa en la que cenas, tener que vaciarla recién desayunada, ser orinada encima en cualquier momento y sin previo aviso o poner una media de doscientas lavadoras de braguitas es, al parecer, sólo el principio del infierno. Una lectora me ha hablado de cosas que todavía estoy intentado olvidar. Sólo diré que la historia incluye unas manos llenas de caca y una pared. Y hasta aquí puedo leer.

42 comentarios:

  1. Yo sólo puedo darte la razón (toda ella) en lo de la papilla pero no porque niegue las demás sinó porque aún no hemos llegado. Tiempo al tiempo, me temo.

    ResponderEliminar
  2. Yo tampoco he llegado a la mayoría de esos momentos con mi chikitillo pero poco me queda! Habrá que estar preparada!! ;)
    Ni me quiero imaginar lo de la historia con la caca en la pared!

    ResponderEliminar
  3. Ains, la verdad es que si, que esperas esos momentos con ilusión y cuando ya forman parte de tu vida es otra historia...el por favor por favor, que ande ya que me tiene los riñones molidos de agarrarle las dos manitas a...corre...ese niño..que se va....la carretera..aiiins que sin vivir..y las papillas...si si, al principio son todo un acontecimiento y luego toda una lata andar preparandolas, congelandolas y enseñandoles a tragar...Al pañal todavía no hemos llegado..:) Buen dia guapa!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con lo bien que se vivía con el bibi de cereales!!

      Eliminar
  4. Pues mi hijo se debió de quedar en los primeros pasos porque todavía con tres años vamos con el carrito a todas partes, porque sino me acaba tocando llevarlo en brazos..
    Las papillas fueron horribles acabaron en baberos, ropa y sitios recónditos.
    Pero para mi las palabras han sido lo peor, para que aprenderan a hablar, y a gritar que parece que los estamos matando.. Mi peque habla inglés con su papi, español conmigo y italiano con el entorno, cuando llegamos aqui hace un año, llamaba fea a todo el que le hablaba, como no les entendía, imagino que era su manera de defenderse, pero la tomó sobre todo con una señora que vende un poco de todo, y cada vez que entraba le decía feaaaaaaa y la señora a cambio le daba una loncha de mortadela , de jamon, y yo pensaba, que santa paciencia tiene la pobre, hasta que descubrí que loncha se dice fetta y se ve que como lo gritaba con ganas, la señora pensaba que el niño lo que tenía era hambre.. jaja
    Por lo menos el tema del pañal, lo quitamos sin problemas...
    Saludossss

    ResponderEliminar
  5. Yo tampoco he llegado al pañal, gluppppppsssss, nooooorrrrrr........ Por mi le dejaba con el pañal hasta la universidad, como tu, vamos es que ningún problema. Si es que de verdad, porque se empeñan todos en que a los 2 años y medio es la mejor edad, que el verano es perfecto para quitar el pañal? Yo a mi hija no la veo preparada ni de coña y no es broma. Ya te conté en algún otro comentario que habla poquísimo y entender...... pues sí, entiende bastante, pero de ahi a quitarle el pañal... Con lo feliz que está ella con sus caquitas!! Y su pañal desbordad de pis!!!!

    Creo que lo mío con la operación pañal fuera va a ser un auténtico INFIERNO. Y encima ya he empezado la cuenta atrás, en agosto nos ponemos con ellos... dios...... estoy temblando...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, no, que yo era como tú y hoy hace una semana que m eatreví y feliz de l avida, la nena lo pide y está encantada. Por la noche si se lo pongo. Pero más miedo qu etenía yo.. y he esperado haslat los 3 años y un mes!

      Eliminar
    2. Ay! Cómo me alegra leer algo así! Yo empiezo la semana que viene, en mis vacaciones, qué le vamos a hacer!!!
      Macarena, espero poder decir lo mismo que tú en un par de semanas ;-)

      Eliminar
    3. Ánimo!! Que el segundo intento está yendo genial!!!

      Eliminar
  6. cuanta razon!jajaj, a mi me pasó con el primero que todo eso me hacia muchisima ilusion y ahora que al segundo le toca empezar la papilla de frutas ya no me da tanta ilusion, con lo comodo que es que solo coma bibes...jejej, y en cuanto a lo de andar, el mayor se echo a andar con 9 meses! sabes que coñazo!! espero que el peque tarde mas...en cuanto a lo del pañal yo sigo con las bondades de la celulosa...jejej

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, qué precoz... Y sí, la celulosa es el invento del siglo!!

      Eliminar
  7. como dice el anuncio de Yoigo, '¡Verdad verdadera!. Yo ya he pasado o estoy pasando por ellas y lo peor es lo del pañal, que llevo tres meses y todavía no lo hemos superado. Pero lo de hablar fue mortal. Con 22 meses todavía no decía ni mú, todos los pediatras preguntando que si lo estimulábamos, que si era sociable, que si oía... vamos, con el corazón en un puño, y empezó a hablar un día de repente, y nos dio un viaje a Portugal de cuatro días infernal, porque NO PARABA DE HABLAR, nos tiramos todo el viaje de vuelta diciéndole por favor, Claudio, calla un poquito... que a papá le duele la cabeza...

    Patricia Cano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jo, flipo con que los pediatras te acojonaran de esa manera! ni que fuera el unico niño que cumple los dos años sin hablar! el mío hablo mas o menos unos dos o tres meses despues de cumplir los dos años pero el pediatra no me decia que no fuese normal, ahora si, que coñazo la gente y algunos familiares que te martirizan con "eso es porque le das todo sin dejar que te lo pida", "eso es porque no lo llevas a la guarderia"...todo el mundo se atreve a opinar de quien es la culpa...en fin, que ahora con 32 meses habla como una persona mayor, canta, cuenta hasta treinta, sabe el abecedario... cada niño tiene su ritmo para andar, hablar...un saludo

      Eliminar
    2. Claro que sí!! cada niño es un mundo!! A la pelirroja no le salió su primer diente hasta el año!!!

      Eliminar
  8. Ainssss que recuerdos y que miedo me está entrando. Ya que habíamos superado todo eso y casi olvidado.. no se me ocurre otra cosa que reincidir y empezar de cero nuevamente. Con lo agradable que era salir a la calle con lo puesto, sin comida extra, sin sillita...
    Ufff y solo vamos por el punto papilla de fruta!!!!
    Eso si, cuando eres reincidente, todo lo ves de otra manera (o lo intentas) ooohhhmmmmmmm ooohhhmmmmmm

    ResponderEliminar
  9. ¡Amén!
    Todo lo que cuentas es real como la vida misma y tengo que decir que este blog es el mayor de mis consuelos ;-)
    He sido la primera de mis amigas en tener hijos (y eso que la tuve con 31) y nadie me había contado nada de nada, ni bueno ni malo... Y claro, cuando me topé con la maternidad así, de golpe y porrazo, pues quise morirme... de estrés y agotamiento!!!
    Pero habéis llegado la pelirroja y tú a mi vida, (y los comentarios de todas las demás mamis) y de repente me siento más comprendida y menos desastre, jejeje
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias!!!!! Lo cierto es que esperaba encontrarme con madres talibanes que me quemarían la casa por decir estas verdades y reirme de la sagrada maternidad pero a cambio os he encontrado a vosotras!!! Gracias!!!

      Eliminar
  10. Palabra de Flor Enjuto, la alabamos!!!! Por diossss, qué cuatro grandes verdades acabas de enunciar

    Julia empezó a andar con 16 meses porque a la señora no le salía del "pepe" (dicho por el pediatra), y hablar, bueno , también comenzó tardísimo y ahora no para, y si a eso le unes que tiene un chifle que se mete en el tímpano cuando suelta una parrafada superlarga, pues es la diversión completa.

    Por cierto, nosotros todavía le ponemos pañal por la noche y ahora en julio pretendemos quitárselo, que la fuerza nos acompañe porque va a ser de traca. Ahora, eso sí, vamos a esperar a ir a casa de la yaya en vacaciones, jejeje.

    Y como dice Evita en su post, lo que cuentas es real como my life y así me siento acompañada en esta montaña rusa que es la maternidad!!! Por cierto, a menudo creo que soy bipolar, os pasa a todas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja, la bipolaridad es una realidad!

      Eliminar
    2. Bipolar del todo, sí señora :)

      Eliminar
    3. Muchas gracias!!!! Te digo lo mismo que a Evita, gracias a vosotras!!
      Bipolar?? Acaso no has léido el post de la madre bipolar?? Búscalo y leételo!! Así estamos todas, jajajjajaa

      Eliminar
    4. Joé, pues se me ha pasado ese post, voy a buscarlo ahora mismo y seguramente lo haré mi lectura de cabecera, jajaja.

      Parafraseando al milenarismo, "la bipolaridad vaaaa a lleeeeegaaaar".

      Y qué os parece si, a tooooodo lo dicho, le añadimos que la mami sea de edad madura como, ejem...., 45 tacos, eh?

      Eliminar
  11. Mi hijo tiene dos velocidades, efectivamente: la "voy a todas partes a galope tendido a ver cuantas veces estoy a punto de matarme" y la "mi madre tiene que tirar de mí como si fuera una maleta porque voy a velocidad caracol con reúma". Menos mal que la niña es más moderada ella :) eso sí, con dos años y medio me dijeron que no se subían más al carrito, y a partir de entonces, andando a todas partes!!
    Del tema papilla, tengo una secuencia de fotos de su primera vez, que aún me meo cada vez que las miro: la nena con la boca manchada y expresión de "pero que coño me has dado, mamá?" y el otro con tooooooooooda la cara manchada de papilla, ojos incluidos, llorando a todo pulmón... XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja, pobres!!! La pelirroja me miraba como si la estuviera envenenando!!

      Eliminar
  12. Yo tengo un recuerdo lejano de una prima, un plato de papilla y unas arcadas de morirme... repulsivo.

    Manzanita gateaba bien pero el tacatá como que le costó al principio... cuando le quedaba pequeño lo que hacía era hacer carreras por el pasillo jejejee, la verdad no recuerdo mucho esa etapa de la vida de mi hermana...

    Pero según Merenmadre yo andaba con dos lapices en la mano porque me daba miedo, comía fatal, hablaba por los codos y creo que el pañal fué rápido...

    Suerte a las mamis, miedo me da el futuro jejejeje.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Lo de los primeros pasos incluye peligros domésticos insospechados, pero lo que me está asustando terriblemente es la retirada del pañal. Intentaré mentalizarme lo que me queda :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, las caídas son otro valor añadido... Si es que no ganamos para disgustos!! jajaja

      Eliminar
  14. Los churumbeles sólo tienen una marcha,la del AVE,con las papillas fue un caos,pero lo peor fue el pequeño que a los 6 meses tampoco quería biberón,y ya me ves dandole la leche con la cucharilla más pequeña que encontré,nos tirabamos horas y él seguía abriendo la boca.Y de lo de hablar,son los 2 como cotorras,me pregunto como hacen para no quedarse sin saliva.

    ResponderEliminar
  15. JA! cacas y pared.. eso no es nada. En mi primer dia de trabajo en una guarderia, me entrega una mami a su gordito de un año y medio y me dice: Estate pendiente cuando haga caca por que se la saca del pañal y se la come, Bye! Pa morirse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh Dios Míoooooooooooooooooooo

      Eliminar
  16. jajajjajajajajja eres genial. Me he reído mucho. Yo tengo un pequeño de 4 meses que no duerme, que se ríe mucho y que es un cansino de cojones. Me alegra ver que hay más madres que piensan como yo, he sido muy criticada por mis comentarios, aunque a mi hermano y mis cuñados les encantan, dicen que parezco un monólogo.
    un besito desde la calurosa Córdoba
    Yolanda Martínez

    ResponderEliminar
  17. Jaja pues es verdad! Cuando tenemos algo nos quejamos y cuando no, lo hechamos en falta!!

    Un saludo,
    Gina

    ResponderEliminar
  18. Lo dicho. Leyéndote, cada vez me dan más ganas de ser madre. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar