jueves, 4 de octubre de 2012

De atropellos y otras vejaciones


Que tu hija salga llorando de cualquier sitio es lo más normal del mundo, sobre todo si es de armas tomar y tiene dificultad para asumir determinados conceptos como el de comer –algo que no sea Potitos-, recoger –dar puntapiés a la cabeza del nenuco hasta el cuarto no cuenta- y compartir sus más queridas pertenencias –léase un traje de princesas con un roto en los bajos, una tiara de los chinos o su bolso de Kitty relleno de braguitas y un tacón de gitana sin tapilla, como buena futura fetichista-.

Sin embargo el hecho de que saliera llorando de clase sí que me pareció raro, sobre todo porque fan fan lo que se dice fan del cole, no es, así que cuando suena la campana y sale cual vaquilla descontrolada del callejón, habitualmente lo hace dando carcajadas triunfales cual villana Disney.

Entre hipidos y sus habituales gritos ensordecedores, me contó que lo que le pasaba era que quería llevarse a Nuba a casa. En un primer momento y dado mi cuarto y mitad de lucidez, pensé que Nuba era una amiguita nueva con nombre rarísimo que se me iba a acoplar en casa más pronto que tarde, obligándome a hacer limpieza general para causar una buena impresión.

Pero no, la seño me explicó que Nuba era la mascota de la clase y que cada día se la llevaba un niño a casa a pasar la tarde y la devolvía a la mañana siguiente. Ante un primer grito de espanto, pensando en la posibilidad de tener un hámster o algo peor en un mi casa durante toda una tarde y dejarlo ahí, vivo, toda la noche para que se coma mis bolsos o se me cuele en la cama a morderme los pies y hacerse bolitas de caca en mi sofá, empecé a tener un ataque de alergia psicosomático.

Pero antes de que entrar en shock anafiláctico, la seño, que yo creo que va a pedir que la extraditen a Brasil con la pediatra, me explicó que Nuba era una muñeca de trapo, que es la protagonista del libro de texto de la nena, algo así como Samba –de Janeiro- del que ya os hablé hace tiempo.

La cuestión es que al día siguiente la niña salió con Nuba bajo el brazo, que, indudablemente tenía mejor cara que Samba –de Janeiro- porque fea es un rato, pero al menos estaba nuevecita y tenía los colores aún muy vivos y olía a gloria bendita.

Monté a la hiperexcitada pelirroja en el carro, con su muñeca de acogida temporal y salimos corriendo -para no perder la costumbre-, loca por llegar a casa no fuera a pasarle algo a la muñeca, como ya le pasó a Samba -de Janeiro- y la maestra se diera cuenta de que en realidad soy un desastre.

Y en esas íbamos, ya casi llegando, cuando miro a la nena y descubro que Nuba no está. Que ha desaparecido. Al pique de un repique de una apoplejía y de cruzar a la Comisaría para pedir que activaran todas las alertas, descubrí con horror que Nuba no se había perdido sino que en algún momento se le había caído al pelirrojismo y había quedado enganchada por una de sus gigantorejas a la rueda del carro, revolviéndose sobre sí misma un par de vueltas y siendo arrastrada cual forajido del oeste tras un caballo durante más de medio trayecto, con sus atropellos incluidos.

Hiperventilando de mala manera conseguí sacarle la oreja del eje de la rueda y desincrustrarle la cara del suelo, recuperando a la versión mulata, -qué digo mulata, negra intensa- de la muñeca antes conocida como Nuba en pleno ataque de ansiedad galopante. Y es que el pater me confesó más tarde que esa misma mañana había engrasado las ruedas ‘porque hacían ruido’. Me van a quitar la vida.

Como siempre que me pasan estas cosas llamé, buscando asesoramiento, a mi madre –dueña y señora de todos los secretos de lavado-, que se partía de risa al otro lado del teléfono, riéndose de mi desgracia hasta que le entró un ataque de alergia, no sin antes plantearme que llamara a mi hermana –que también es maestra de Infantil- por si podía conseguirme una muñeca nueva porque no se vende en tiendas y su esperanza en que la dejara como nueva era prácticamente nula. Ten madre para esto.

‘Que sí, que sí, que tu hermana puede cogerla de su colegio / ‘Pero mamá, si no sabemos ni siquiera si tiene una y además cómo va a hacer eso, ¿qué quieres que la despidan?’ / ‘Anda ya, con lo feísimas que son esas muñecas ¿quién va a querer eso? Y si no, que le dé el cambiazo y deje allí a la negra, que diga que es por la integración, ya verás como a los niños les gusta’ y más se reía la mala pécora.

Y yo, en estado de hiperactividad, dando paseos por la casa con la muñeca engrasada de arriba abajo, barajando opciones hasta que decidí meterla en la lavadora –a lo que me resistía porque las orejas tenían dentro unos alambres para moldearlas y tenía miedo de que no se pudiesen lavar, que Nuba no tenía ni una mísera etiqueta- y que fuera lo que Dios quisiera, eso sí, guardándome en la recámara la posibilidad de que mi hermana se jugara el puesto robándome una Nuba y si se negaba, retirarle la palabra y cambiarnos de colegio y domicilio y mudarnos a una plataforma petrolífera en el Golfo de México.

Pero hubo suerte y Nuba salió intacta, dejando de ser en blanco y negro para volver a ser colorida y, encima, oliendo a suavizante de Talco del Mercadona. Una maravilla, oiga. Y al día siguiente la llevé al cole bajo la promesa personal de que no volviera a entrar en casa ni Nuba, ni Samba ni su puñetera madre.

Y volví a mi hogar, feliz de ser una ama de casa, novata y advenediza pero con el prometedor futuro de una Bree Van de Camp cualquiera, hasta que abrí la lavadora para poner una nueva colada y una bola de relleno salió a mi encuentro, confirmándome que además de la mascarilla de barro, la muñeca infernal se había llevado una considerable lipoescultura.

58 comentarios:

  1. Lamento el considerable tamaño del post pero no quería tener que volverlo a dividir en dos partes... So Sorry!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Disculparte? Faltaría más! Doble ración de risas y sonrisas!

      Me has alegrado la mañana y hoy no era sencillo después de haber dormido muy poquito por los ataques de tos de mi gordita durante tooooda la noche. Qué infierno nocturno de leche caliente con miel, de cortar cebollas (servirá eso para algo???), de sorbitos constantes de agua,...ainsss!

      Besucos

      Eliminar
    2. Hay que leer más, leches!!!

      Me declaro fan desde ya de tu madre. Para ser una buena Bree Van de Kamp, tíñete de pelirrojo, a lo mejor esa es la clave para sobrellevar el pelirrojismo (pero espero que tu niña no te salga como la de ella).

      Eliminar
    3. Eso es lo primero, teñirse, y luego comprarse mucha ropa color verde, que resalta que no veas, ja,ja!

      Eliminar
    4. Bueno, me eché unas californianas que ahora son pajizas, eso cuenta como pelirroja??

      Eliminar
  2. Jajajaja temiendo estoy de que hagan algo parecido en el cole del pequeñoM

    ResponderEliminar
  3. jajaja la próxima vez haz fotos que veamos el antes y el después de Nuba :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, claro, para uqe me la echen del colegio, jajajja ;)

      Eliminar
  4. Ay, querida, ¿es esa muñeca arcoiris? Mis condolencias, porque te la tendrás que llevar a casa un fin de semana y luego contarlo en el libro viajero, que lo sepas (esto es, como el puercoespín cutrex de la guarde). Un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!!! Pero a mí me vino sin libro viajero... gracias a Dios

      Eliminar
  5. AAJAJAJA...ay dios mio, no me extraña que hiperventilaras...es que esa Nuba será una mascota infantil pero es una responsabilidad...jajjajja...

    Feliz jueves guapa! un beso

    ResponderEliminar
  6. Jaja, Flor! Lo tuyo son las aventuras, sin duda alguna! Creo que más de uno que aunque es padre/madre aún no ha llegado a la fase escolar, hemos aprendido ésta lección y estoy segura de que aprenderemos muchas más por el camino!
    Mención especial merece tu madreeeee, ehhhhh! Jaja, que forma de disfrutar con la situación!
    Bueno al final resolviste la situación perfectamente tú solita y ya estás preparada para el supuesto fin de semana con Nuba... ya sabes, no la pierdas de vista... en tu casa hay mil peligros, pintalabios y pinturas varias, muchos cubos de fregona y muchas palomas cagonas, jaja!

    ResponderEliminar
  7. Jajaja ay q presión!estos experimentos de los coles q se supone q enseñan a los niños a ser responsables y a ciudar las cosas?? A niños de 2 y 3 años???yo la verdad es q no lo entiendo!son muy pequeños!!y efectivamente, el marrón acaba en la sufrida madre q no tiene ya suficientes problems y marrones propios como para acoger otro mas!!!!el año pasado m mandaron de la guarde el "libro del viajero" para ponerle fotos de la familia y eso y dsd q llegó a casa directamente a la balda mas alta de la librería,lo q m faltaba era dejarlo x ahí con 3 pequeñas salvajes rondando x la casa!!noo nooo nooo!
    Vaya mierda de experimentos!q se inventen otra cosa!!sobretodo con niños tan pequeños!!!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  8. Jajaja ay q presión!estos experimentos de los coles q se supone q enseñan a los niños a ser responsables y a ciudar las cosas?? A niños de 2 y 3 años???yo la verdad es q no lo entiendo!son muy pequeños!!y efectivamente, el marrón acaba en la sufrida madre q no tiene ya suficientes problems y marrones propios como para acoger otro mas!!!!el año pasado m mandaron de la guarde el "libro del viajero" para ponerle fotos de la familia y eso y dsd q llegó a casa directamente a la balda mas alta de la librería,lo q m faltaba era dejarlo x ahí con 3 pequeñas salvajes rondando x la casa!!noo nooo nooo!
    Vaya mierda de experimentos!q se inventen otra cosa!!sobretodo con niños tan pequeños!!!
    Un besoooo

    ResponderEliminar
  9. Jajaja!!! Me encantaría haber visto la cara de tu madre mientras hablabas con ella, estaría disfrutando! Y la tuya...jajaja!! Desde luego, vaya responsabilidades, como si no nos llegara ocuparnos de l@s enan@s nos mandan mascotas. Eso sí, hay que agradecer que no fuese nada vivo, porque no me lo imagino sobreviviendo al trayecto encajado en la rueda de la silla.
    Besos

    ResponderEliminar
  10. jajajajaja, mis hijas también tienen a Nuba; bueno, este curso, la pequeña a Nuba y la mayor a Moli (ya te la presentarán el curso que viene).
    ¿Pero para qué se la dejan llevar a casa con el estrés que nos supone a nosotras que la muñeca no acabe como si estuviera en Afganistán?
    Yo creo que las profes se tienen que estar toda la tarde partiendo de la risa pensando en lo que estaremos haciendo para que a la dichosa muñeca no le pase nada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro!!!! Ya me dirás si te la endiñan también!!!

      Eliminar
  11. En mi caso es un mono de peluche, Monckey (aunque en la intimidad yo lo llamo "el jodío mono"), que se llevan los niños a casa durante un fin de semana. Tienen que cuidarlo y llevarlo a todas partes, y además hacerse fotos con el bicho para llevarlas al cole. Pues bien, las navidades pasadas, el último día de cole, veo que salen mis enanos entusiasmados con el mono en cuestión. Sale la profe detrás y me dice: "que como los tuyos son dos, he pensado que te llevas el mono todas las vacaciones de Navidad (18 días!!!), ah, y lo lavas antes de devolverlo que ya está un poco sucio".
    Yo, con la boca abierta, no daba crédito...perdona? que los demás se llevan al jodío bicho un fin de semana (2 días), y a mí me lo endosas 18 porque tengo gemelos???? pues hija, contable y todo como soy, no me salían las cuentas. Indignadica perdida me fui...aunque con eso me quedé, y tuve que aguantar 18 días de puñetero peluche en casa, en el cine, en casa de la abuela, en las ferias...además de las peleas por ver quién lo llevaba o quién dormía con él.
    A ver lo que me hacen este año, que me veo en las mismas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este año si te lo vuelven a endosar le dices que no y punto. Que no es justo. Si es un finde, es un finde. Y si acaso, que te toque dos. Pero no dos semanas y que encima lo laves. Y en Navidad el mono que descanse, que buena falta le hará.

      Eliminar
    2. Verdad????? Eso pienso yo, en Navidad que se quede en el cole!!!

      Eliminar
    3. Hombre, el mono necesita vacaciones!!! Mira que si no va a Magistratura y les busca un marrón bueno a la patronal, jajajja

      Eliminar
  12. Maaaaaadre mía!! lo que no te pase a tí! jajajaja!

    Por cierto, te dejado un premio en mi blog! ;)
    Un beso y feliz dia!

    ResponderEliminar
  13. Bree Van de Kamp es mi ídola, hasta me he teñido de pelirroja! Yo le temo al momento llevarse la mascota de la clase a casa, con un poco de suerte a la seño no se le ocurre tan feliz idea. Crucemos los dedos.

    ResponderEliminar
  14. Espero que esto no lo hagan en todos los coles y con un poco de suerte no me toque cargar con el muñeco en cuestión,de momento lo único que se ha traido para casa es un cd con canciones,que mi rubito nada mas montarse en el coche me pide que se lo ponga y lo peor es que ya me se algunas canciones y las cantamos a duo durante el trayecto,si es que esto es un sinvivir,por cierto no podrían las profes probar a llevarse a casa cada fin de semana a un niño y contar sus experiencias en el libro del viajero,la sugerencia queda hecha,jajaja.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajajajajja, me parece una idea genial!!!!!!! Vamos a proponerla ya!!!

      Eliminar
  15. Me ha encantado el post de hoy, todo de una mejor!!! De verdad, que mala suerte tienes con los muñecos!! Menos mal que Nuba era lavable en lavadora... que susto por favor...!
    Que graciosa el pelirrojismo con su amor peluchil!!!! Creo que en clase de mi hija no tienen nada de eso, menos mal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo no sé si era o no lavable porque parte del relleno se independizó, ajjajaj

      Eliminar
  16. Nosotros hemos tenido un año a Monckey durante un fin de semana cargados con él y cuidando que no se perdiera claro por que el niño lo soltaba por todos los sitios que estresss, y el año pasado tuvimos a Marisa la largatija que encima habia que hacerla algo de ropa, un kiki, y vamos la pobre era ya un cromo de convinaciones varias, asi que la plante una falda echa por tia de chapas de coca-cola (en realidad era una pulsera jajaja), mi hijo igual que el año anterior la soltaba en cualquier sitio, asi que me la guarde en el bolso y el penso que la habia perdido y se puso a buscarla como un loco pero el jorobao con cinco años no decia nada de que la habia perdido hasta un buen rato despues que me dijo todo serio creo que me la voy a cargar le tengo que decir a Laura (su profe) que he perdido a Marisa y ya me dio pena y se la di, pero vamos que es un marrón para los padres tener al peluche de turno en casa un finde enteroooooo

    ResponderEliminar
  17. Los churumbeles cuando traen algo del cole lo primero que hago es esconderlo hasta el día que toca regreso,que no me fío yo de las aptitudes que tienen para ciertas cosas y sus ansias de experimentos pueden desatar un cataclismo en terrenos varios,eso sí,me encargo de que lleven la lección bien aprendida como si no se hubieran despegado del súbdito.Me ha encantado el post,te superas,anda que diario más chulo para la encantadora pelirroja.Un saludo.Carmen.Y de partirlo en dos no,por favor ,que me queda picando una curiosidad que no paro de rascarme...

    ResponderEliminar
  18. Por cierto,buscate una mamá panderona total empaná a la que apenas conoces y dí que sí a lo de invitar a sus hijos a casa,que a su lado la pelirroja es agua bendita que no moja ni escuece y tendrás para unos cuántos post y de los buenos.Mira que soy mala,a la hora ya estaba yo hiperventilando,con los vecinos preguntando-pasa algo-y menudas agujetas me quedaron.Ahora nunca estoy en casa o tengo consulta de cualquier cosa que muy previsora soy yo,y lo de la limpieza general lo dejas para depués,casi mejor...Carmen

    ResponderEliminar
  19. jajaja a ver si te ponen una denuncia por devolver a la pobre Nuba "desnutrida"!
    Esta historia me recordó mi primera Cabbage Patch: Después de años de rogar por una, en Navidad, Día de Reyes, Día del niño, Cumpleaños, y cuanta celebración se atravesara, pues me regalaron una, para ver si asi dejaba de jorobar.
    ¿Y qué hice yo? Pues ir a presumirla a casa de la vecina. Mi vecina Karinita, hija del mecánico, y yo con mis manos de trapo, pues si.. en menos de 15 minutos ya se me había caido mi rubia de ojos azules a un contenedor de aceite quemado.
    Ya te imaginarás la bronca que me echaron en casa, mi rubia pasó a ser morena medio calva y cada que pedía un juguete nuevo tenía que escuchar el mismo sermón :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja, con esas historias ya te torturan para toda la vida!!!

      Eliminar
  20. De verdad que no paro de reirme.Me alegras cada vez que entro a leerte.Yo tengo una de 3 que ha empezado el cole este año.Esperemos que no le den nada,jajaja

    ResponderEliminar
  21. ¡ Gracias, FLOR, me has abierto los ojos ! Es el primer año que tenemos a NUBA de mascota y, despues de leer lo que te pasó con la pobre muñeca, me estoy planteando no dejar que nadie se la lleve a casa, jajaja.
    Mejor la cuido yo ( la maestra )

    MUAAAAAAAAAAAAC

    Eres " la más mejor "

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pero, pregunto, tú eres la maestra de la pelirroja Aaaayyyy Flor en que lío te has metidooooooooooo hija jajaja

      Eliminar
    2. Jajjajajja, no, no es la de la pelirroja!! Pero sufre a otros 25 tratos cada día, no??? jajjajaj... Pobrecilla!!!

      Eliminar
    3. Noooooooooo, no soy la sufrida profe de la nena de FLOR, pero sufro de otros "pelirrojismos" ( incluso siendo niños rubios y morenos, jajaja )

      MUAAAAAAAAAAAC

      Eliminar
  22. callaaaaa, que el finde pasado tuvimos a Norton, que no solo es la mascota, sino que además es la mascota de inglés. Así que nos hemos pasado el finde farfullando en inglés con el bicho y poniendolo a salvo de los múltiples peligros que le acechaban a cada paso....

    ResponderEliminar
  23. jajajajajaja

    Cuando me toque recibir a un monkey, un nubo, una nuba, un norton o un " lamadrequelopar..." seguro que me acuerdo de esta entrada jajajajaja
    Yo creo que debería haber la opción de señalar con una cruz, (igual que los donativos a la iglesia) para el que quiera altruistamente hacerse cargo del "bichejo", se llame como se llame, ¿no?

    Flor, eres mi ídola! Mil gracias por las risas.





    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Crisel!!! Y sí, apoyo la moción!!!

      Eliminar
  24. Uy! pues nosotros el primer año de guardería y ya tenemos un bicho de esos la gata renata!! deseando estoy que me la den despué de leeros :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estás seguraaaa??????? jajajjaja

      Eliminar
    2. Ay, Renata, esa también la tuve yo.... iba acompañada de un CD musical que mi hija insistía en escuchar una y otra vez....hasta que un día se rompio (JEJEJE, risa maligna)

      Eliminar
  25. Jajajaja. Si es que eso de que te encasqueten tamaña responsabilidad no está nada bien. Bastante estrés tienes ya como para ocuparte de Nuba, Samba-De Janeiro y las que vengan. Esta gente no tiene piedad. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  26. Jajajajaja. Ay, qué risa. Mi marido me está mirando como a una loca, pero es que me parto con tus historias. Besos.

    ResponderEliminar
  27. Hola. Aunque mucho tiempo después de que escribieras el post, tengo que decirte que te entiendo a la perfección.
    Este fin de semana Nuba nos visitó en casa y por desgracia decidió escaparse a su planeta.....todavia estoy asumiendo el marrón

    ResponderEliminar