martes, 9 de octubre de 2012

De engaños y mimetismos


Como ya nos habían amenazado en la primera reunión, hubo una segunda, esta vez más íntima y privada, ya que sólo íbamos los padres de la clase de la pelirroja y tenía lugar en su misma aula y no en la sala de juntas, por lo que no había que perderse por aquel laberinto de pasillos y escaleras primarias y secundarias y puertas de madera de dos metros que dan a más pasillos y más escaleras infernales –con lo mal que se me dan a mí los laberintos, que una vez me monté en el barco pirata de la Feria y tuvo que entrar mi padre a rescatarme porque yo estaba a nada de empadronarme junto al suelo en zigzag y dejarme morir allí-.

La clase de la pelirroja, que es monísima, pero una caja de zapatos –del 35 como mucho- se nos venía chica para tanta madre y tanto padre y tanto niño porque muchos progenitores habían venido con los terroristas a cuestas dispuestos a amenizarnos la reunión con sus gritos y trastadas variadas para desasosiego de la seño, que tras quince días de colegio rodeada de pequeñas bestias, ya no tenía ni voz.

Como es normal en una clase de 3 años, las sillas eran para liliputienses con problemas de crecimiento, así que cuando me vi obligada a sentarme en la microsilla amarilla –en la de la nena, que para eso ponía su nombre y yo soy muy respetuosa con la propiedad privada- estuve a punto de plegarme sobre mí misma juntando rodillas y garganta hasta quedar en una posición tan incómoda como ridícula.

La parte positiva es que todas las madres quedaron igual y lo de los padres ya era para hacer una foto y colgarlo en el facebook, por lo que la imagen vista desde fuera debía de ser cómica cuanto menos, pero allí en la mimetización del entorno ya me parecía hasta normal si no fuera por las dificultades respiratorias y las piernas entumecidas hasta el punto de pensar en no volver a recuperar la movilidad jamás.

La reunión fue más o menos normal porque los padres fueron prudentes–el padre contable no fue, quién sabe, a lo mejor es de otra clase- y la seño pudo explicarnos nuevamente lo de las rodilleras –que aún no las he encontrado, maremía qué complicado es esto... que algunas madres han traído unas de patinaje profesional articuladas cual caparazón de insecto y que por supuesto se las han tirado a la cara- y explicarnos algunos conceptos que detallo a continuación:

El libro viajero: Se trata de un gigantolibro de dos metros cuadrados que se le endiña cada fin de semana a un niño diferente y cuyos padres –que están muy aburridos- han de escribir un capítulo del que será un cuento encadenado y decorarlo con dibujos. He de reconocer que estoy frita porque me toque porque aunque haya que transportarlo con grúa y bastante tiene una con lo suyo, quiero resarcirme del atropello de Nuba y  dejar constancia de que algunas cosas las puedo hacer bien. Eso sí, la pelirroja ni lo huele.

El ajedrez infantil: Pues sí, que para eso mi colegio es muy moderno y muy progre y además está loco con las matemáticas, así que han creado una extraescolar de ajedrez para tres años. ¿Estamos locos? Pues no. Porque es súper importante para desarrollar nosequé del cerebro y poner a trotar a las neuronas gracias a nosequé que tiene el ajedrez y que, además, hace que se desarrolle el nosequé que es muy importante para la asimilación de cuestiones matemáticas. No todo va a ser rodilleras. Yo cual madre entregada barajé la opción de apuntarla hasta que a) descubrí que era a las 4 de la tarde. Y a esa hora yo sólo quiero la inyección letal en mi sofá y b) tuve la visión de la nena lanzando los caballos a la cabeza del profesor cuando no, la mía buscando peones en la caca tras una ingesta masiva de piezas. No gracias.  

Los talleres de padres: Una vez por trimestre, los padres que quieran y que previamente se apunten, hacen una actividad en clase y con los pequeños a elegir entre cocina, charla sobre profesiones o cuentacuentos. Yo que siempre estoy cansada y que tengo muchas cosas que hacer, traté de hacerme la sueca con el asunto y pensé en salir corriendo en cuanto terminara la reunión sin tiempo a que me pasaran el papel… pero no contaba con mi problema de mimetismo fatal que me persigue desde la adolescencia y que me hace hablar con acento madrileño si hablo con uno un buen rato –y la gente cree que quiero hacerme la fina, pero no, me sale solo- de hecho, hasta hablo en argentino tras ver una película de Ricardo Darín… Y vaya al concierto que vaya, siempre acabo comprándome una camiseta o unas chapas o un pañuelo del cantante o grupo en cuestión porque me parece una fantástica idea allí dentro del entorno, cuando estás mimetizado, como cuando te compras el pañuelo de monedas en Marruecos o te haces las trencitas en el Caribe, que luego llegas a la ciudad y te sientes, como poco, ridículo.

Pues eso, que me dejé de llevar y sin coacción ninguna me apunté al taller de cuentacuentos como si fuera la más fantástica de las ideas. Luego, llegué a casa y me di cuenta de que aquello, como las camisetas de Alejandro Sanz, no era una buena idea en la vida real donde las sillas no te pliegan el esternón ni perteneces al equipo de los tomates.

Y ahora planeo colarme en el colegio armada con un bote de tipex para borrar mi nombre de la lista. No somos nadie.

40 comentarios:

  1. Jaja... la primera de la mañana! Anda!
    A ver, a ver que el entusiasmo me pierde... que para nada pienses en borrarte, eh! Que con lo que tú eres y tu forma tan estupenda de contarlo todo estoy segura de que serás una "cuentacuentos" estupenda... si ya lo haces todos los dias. No t das cuenta que cada mañana nos cuentas un cuento? ...Jaja, ya me entiendes. Venimos sólo y exclusivamente a leer qué nueva aventura has vivido con la pelirroja y el pater!
    En serio, creo que puede ser una actividad estupenda yyyyyy... una anecdota preciosa para contarnos con tu característico humor!
    Animo!

    ResponderEliminar
  2. Seguro que ese taller de Cuentacuentos está fenomenal!!! me parece una idea estupenda los talleres para padres...jejeje. Yo por animarte eh? jejeje.
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, andaaa, vente y te haces uno! jajjaja

      Eliminar
  3. Todavia recuerdo la primera reunión de la guarderia... los "listos" que ya tenian algun otro hijo esperando para entrar los últimos y poder sentarse en las mesas y no en las 2minisillastorturadoras"...

    El próximo lunes es nuestra primera reunión. A nosotros nos juntan a todos en el auditorio y luego vamos disciplinadamente hacia las clases...

    Saludos y muy bien empezar con unas risas!!!
    (Y no te borres de la actividad cuentacuentos...)

    Teresa

    ResponderEliminar
  4. Seguro que serás una cuentacuentos estupenda! No pude parar de reirme al imaginaros a todos los papis encogidos en las sillas enanas; será una treta de la "seño" para que las reuniones no se alarguen? Con el esternón clavado en las rodillas es difícil sobrevivir mucho tiempo... Ajedrez, rodilleras,..., definitivamente el cole de la pelirroja es muy progre, o al menos, distinto de lo que yo estoy acostumbrada a ver, ya te diré el curso que viene, cuando empiece mi gordita.
    Beistos

    ResponderEliminar
  5. No tengo hijos, pero leo cada mañana tu blog, porque me hace reir y porque me encantas tú, tu pelirroja y el pater y me poneis una sonrisa en la boca. Así que si consigues enganchar a tanta gente por aquí, ¡vas a ser una cuentacuentos fantástica!
    Muchos besos, de parte de otra pelirroja :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!!! Así que pelirroja, eh? De mayores os reformais y os hacéis más tranquilitas?? Dime que sí!!! jajjaja
      XXX

      Eliminar
    2. Bueno, la verdad es que yo siempre fuí muy tranquilita....jajaja. Así que no sé que decirte...Pero oye, y lo entretenido que es tener una hija como la tuya?? Yo no lo cambiaría por nada :)

      (por cierto, he descubierto cómo poner el nombre, en lugar de anónimo, en vista de que me tienes tan enganchada a tu blog, que veo que voy a dejar más comentarios, jiji).

      Eliminar
  6. El cole de la pelirroja es de lo más moderno y progre que conozco: rodilleras, ajedrez con 3 años,... Madre mía Flor, la pelirroja va a salir hecha todo un portento (bueno, creo que ya lo es, jejeje).

    La reunión en el cole de mi gordita fue de lo más light y bantante corta además. Creo que la maestra estaba deseando irse a su casa...

    Por cierto lo de la cuentacuentos me ha hecho recordar que aún no hemos escuchado el corte de tu entrevista en la Cope! Lo queremos oír, plis!!!

    Besucos y feliz martes para todas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me olvido, de verdad!! Es que pasan de mi cara y no me lo cuelgan... Pero daré la lata!

      Eliminar
  7. Pero si seguro que te lo pasas fenomenal!! Es como leerle un cuento a la pelirroja, con toda esa satisfacción que acarrea (la nena haciendo ruiditos, intentando pasar página antes de que termines de la emoción que lleva encima, etc.) pero multiplicado por 25!! Cansa, pero estoy segura de que te dará mucha satisfacción :-D

    ResponderEliminar
  8. Pero Flor, a que colegio has apuntado a la niña?? Y seguro que te sacan los ojos!! Jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué va!! Es concertado y por tanto gratuito!!!! que bastante tengo con los libros y los uniformes...

      Eliminar
  9. ¡Ay que sí! Que para esos querubines y sus papis va a ser un lujazo que tú les leas cuentos, si hasta los podrías improvisar, ja, ja! Yo también tiendo al mimetismo y estoy frita porque nos convoquen a algo parecido, que yo me ofrezco también. Lo del ajedrez está bien pero más mayorcitos. Saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tenemos que inventarnos los cuentos!!

      Eliminar
  10. ay!los niños se lo van a pasar genial!qué ganitas veros por un agujerito!a mi me pasa lo mismito con los acentos,soy profesora y he dado mil vueltas por Andalucía y todas las veces me he venido con acento del insti...con decir que ya los alumnos no adivinan que soy de Málaga.

    Besos y buenos y nieblinudos días

    ResponderEliminar
  11. ¿El acento madrileño es de gente fina? Ej que... Jajaja.

    Si es que tienes el sí muy fácil... A ver ahora como te las apañas para colarte subrepticiamente en el colegio a tachar el nombrecito. Me temo que te va a tocar estar contando cuentos hasta que la pelirroja vaya a la Universidad. Más firmeza en tus decisiones, mujer!!! Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Estas perdida, porque seguro que los niños se van a tronchar y solo van a querer a la mamá de la pelirroja para los cuentos, y entonces el 50% de las otras mamis respirará aliviada de ver que el marrón recae en ti, y el otro 50% te odiará porque seguro que son muy talibanes y cuentan los cuentos mejor que nadie, y pensarán que eres una advenediza, so darling, lo tienes chungo!!!!

    Por cierto , alguien podría desburrarme y enseñarme a mirar como va este maravilloso blog en eso de la blogosfera?????

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pincha en donde pone 37 madreesfera,espero haberte ayudado

      Eliminar
    2. Pero no te fíes mucho de eso, que hay blogs maravillosos en los puestos del final!!! Y al revés.

      Eliminar
  13. Jajaja...me lo venía venir y que bien te ha quedado,los churumbeles el libro viajero sólo lo huelen para escribir o dibujar lo obligatorio,pero tú te partes de risa leyendo el dichoso cuento,angelitos que imaginación,esto la primera vez que te toca,dos como mucho, a la tercera ya lo miras con otros ojos,muyyyy diferentes.Aqui esas cosas raras,ahora están con el tres en raya humano,lo hacen en clase de gimnasia, según ellos es muy divertido y lo de los talleres esos,me tocó una vez,por lista e ignorante tambíén,uno de cocina con churumbeles varios de cinco años y prefiero olvidar,aunque aprendí muchas cosas,que la harina es capaz de colarse en los lugares del cuerpo más remotos,que 25 bocas por muy pequeñas que sean son la leche y otros tantos pares de manos son el mando del cataclismo mundial y que conste que a mí me pirran los críos...sin comentarios.Ahora en las reuniones me pongo al final,escondida detrás de alguien más alto.Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya por Dios... Es que en esas sillitas no hay manera de esconderse!

      Eliminar
  14. Pues mi hijo debe de ir al peor colegio del mundo, y yo que creía que era bueno.. Ayyyy... O será que en Italia el ritmo es diferente (sin que se ofenda nadie)..

    Porque lo único que hace es pintar, plastilina y poco más.. jaja Nada de todas las cosas que os oigo..

    Seguro que eres la mejor cuentacuentos...

    Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acaso crees que la pelirroja va a aprender a mover las piezas??? Como mucho las lanzará!! Son pequeños!!

      Eliminar
  15. Soy e-x-a-c-t-a-m-e-n-te igual q tú!!también termino hablando con acento madrileño,chileno o mejicano ( al mas puro estilo aznar)!y m compro camisetas en Los conciertos q luego ni estreno!(la última de Bruce Springsteen) ni q decir q me meto en todos los fregaos con el envaletonamiento del momento en plan: venga! Todos a comer mañ en mi casa, 6 adultos y 8 niños y cuando llego a mi casa quiero llorar pensado en lo bien q podía estar haciendo zapping mientras mis niñas duermen la siesta y no atendiendo cual esclava a los invitado....ainssss!Tambien me ofrezco para quedarme con una amiguita del cole de la mayor y las madres caraduras m van encasquetando poco a poco a las suyas cuando escuchan q hay plan y acabo con 6 niñas en casa,revolucionadas y vestidas de princesa ( mas las otras 2 mías)....
    en el cole todavía no m he ofrecido a colaborar en nada xq no nos lo han pedido, pero ojo, q todo llegará....me veo con la cara pintada de negro para reencarnar a Baltasar estas navidades....
    q no aprendemos oye!
    Existe la madre parda???jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La voy a tener que crear como terapia. Ay. Me alegro de que haya otras pardas como yo en este mundo... jajajjaa

      Eliminar
  16. Y vos pensás que sos la única que se mimetiza con el ambiente? Yo(sho) que viví casi siete ańos en Buenos Aires en un edificio en el que por cierto, vivió Ricardo Darín cuando andaba de novio con la diva Susana Giménez(3 de Febrero esquina a Teodoro García) hablo con un acento porteńo que hace las delicias de amigos y familiares.
    Me encanta el colegio de tu hija.
    Y asustaste al contable y ya no fué. O estaba comprando las rodilleras y si no llevaba las correctas no entraba para no parecer un fracasado. Te lo digo yo.
    Besitos hermosa. Y como cuentes el cuento con tanto arte como escribes éste blog, los nenes te van a adorar.

    ResponderEliminar
  17. Lo de meternos en una clase enana a todos los padres debe ser una tortura generalizada. Yo, inocente de mi, crei se haría en una sala grande o vete a saber. Pero que va, como tu, todos de pie y apretujados y con un calor horroroso.

    Y ya en ese momento te empiezas a dar cuenta de lo especiales que "somos" los padres de los niñ@s.Curioso mundo este.

    En fin que te he descubierto hace muy poquito ( exactamente hace 3 días) por una amiga del facebook que colgó un enlace y he de decirte que en mucho de lo que he leido me siento identificada totalmente.

    Yo también tengo una nena ( 2 años estrenados) al igual que tu.

    Pues nada te sigo leyendo. Saludos!!

    MAITANE

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenidaaaaa!!!!! Espero poder seguir leyéndote por aquí!!
      Besitossss

      Eliminar
  18. Nenaaa, pero porqué no??? ya te estoy viendo, en la clase de la pelirroja contando cuentos como si no hubiera un mañana, seguro que después del primer día vas todos jejejejejeje.
    Suerte!!! besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que sólo es un día... O eso espero! AYYYY

      Eliminar
  19. Lo admito. Yo también me mimetizo... Recuerdo una vez en que andé gran parte de la noche por Barcelona con un bombín en mi cabeza. Es que había ido a un concierto de Sabina. Dioooooos, no tengo vergüenza.

    Ni que decir de que también se me pegan todos los acentos.. aisshhhhhhhh

    Y coincido con las chicas! Seguro que eres una fantástica cuentacuentos.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me compré ese bombín!!!!! Y no, no había bebido!

      Eliminar