miércoles, 2 de mayo de 2012

Cinco grandes mentiras sobre los recién nacidos. Parte II

A los bebés hay que bañarles como mucho cuidado. El cuidado lo tendremos nosotras, madres primerizas y asustadas. Quien haya visto a una auxiliar de enfermería bañar a su hijo en el hospital y bajo un grifo de fregadero como si fuera un atún, aún estará sorprendida de que su hijo siga con vida y se sentirá ridícula con su termómetro acuático de última generación.

No lo cojas mucho o luego se acostumbrará y no parará de llorar. A ver, seamos serios, no parará de llorar si lo coges mucho o si no lo coges o si lo coges a pata coja o si le bailas la Lambada. Llorará mucho y casi siempre. Hagas lo que hagas. Si quieres echarte la culpa y flagelarte, allá tú con tu depresión posparto.

A los bebés les relaja la música clásica. ¿A qué bebés? A los resabiados futuros admiradores de Little Einsteins, imagino -que, por cierto, menudo torpedo de serie-. La mía se revolvía como una culebra con sólo escuchar nombrar a Mozart y se emocionaba con la ‘Morena de mi Copla’ y el ‘Que no daría yo’ de Rocío Jurado, que la pelirroja parece guiri pero castiza es un rato. Para gustos…

El niño trae un pan bajo el brazo. La mía, desde luego, no. O si lo trajo alguien se lo comió por mí. La mía sólo trajo felicidad, no digo yo que no, pero también una vida perra para sus padres -y sus vecinos, que también la escuchan-.

Raparle el pelo habitualmente hace que le crezca más fuerte. A ver, ¿qué necesidad hay de humillar al chiquillo de esa manera? Independientemente de que sea un mito y Kiko Matamoros lo demuestra ¿acaso hay que ‘caillouzar’ al niño para que luzca coleta en un futuro? De aquí a los cuarenta, Dios dirá, como diría mi abuela y si no, que se compre un bisoñé como el Dioni, pero dejadle vivir con dignidad en sus primeros meses de vida, pobretico.

18 comentarios:

  1. Ja, ja! Por fin alguien me ha aclarado el misterio de Caillou. Se ve que su madre se creyó lo del rapamiento. Nunca entendí porqué era un calvorotas con 4 años!

    ResponderEliminar
  2. jejeje, totalmente de acuerdo, y ya que va a llorar, pues yo disfruté de tenerlo en brazos, y comérmelo a besos, que de mayor va a pasar de mí, que me quiten lo "abrazado"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí! Yo también la tenía siempre en brazos! que hay que aprovecharse!!!

      Eliminar
  3. Estoy de acuerdo contigo en todo menos en lo del pelo. Tanto coñazohermanapequeña como yo nacimos pelonas (ella además sin cejas) y cada x tiempo mi madre nos cortaba un mechoncito de pelo ahora ambas lucimos sendas melenas leónicas (ella rizada, rizada y yo larrrga larrrrga) que asombran a todo aquel que nos conoció de pequeñas.

    Ah! y coñazohermanapequeña se dormía con Camela que daba gusto, hay que verla el día del bautizo, con el batón que le doblaba en tamaño, la cadenita de oro de mi madre que le llegaba por las rodillas y tranquila en la cama de su madrina con camela a toda ostia...
    Buen post. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué envidia de pelazo!! A lo mejor es que mi madre no me rapó, perraca. Voy a preguntarle!
      Camela??? jajajajajjajajajaja

      Eliminar
  4. Me parto con lo del pelo. No quiero contradecir a Merengaza, pero a mi nunca me raparon y mi pelo es la envidia familiar. (que queda mal que lo diga yo, pero para algo bueno que tengo...).

    Me parto con el atún y lo de coger al niño a la pata coja :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte!!!! Yo mataría por un pelazo y tengo cuatro pelos con malaje. Ay! Lo que no sé es si me raparon o no, jajjaja

      Eliminar
  5. Mi marido y yo nos quedamos de piedra la primera vez que vimos a la auxiliar meter al niño debajo del grifo en el lavabo de la habitacion, nos miramos y los dos dijimos "no me jodas, y luego dicen ay ay, cuidado con la cabeza"

    El mio se revolvia de gusto con canciones de ac/dc, el pan de mi hijo alguien se lo comió tambien de camino a la habitacion jajaj

    y lo del pelo!!! menos mal que tengo una prima peluquera y me dijo "mira chata, por mucho que se lo cortes, no le va a salir mas fuerte, ni aunque lo hagas en dias de luna llena" jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. AC/DC?? jajajjaja, entonces seguro que os ha salido guerrero!! Genial!!

      Eliminar
  6. Si, totalmente de acuerdo con lo del pan, los dos panes de mis dos hijos debieron perderse en el camino...
    Lo del pelo si es verdad!!!! No es una leyenda urbana!!! Al mío mayor le rapamos varias veces y pasó de pelo a pelazo, como en el anuncio ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que me lo rapo... que yo tb quiero pelazoooo!!!

      Eliminar
  7. Pero bueno, aquí todo el mundo hablando de su pelo Pantene... Yo tengo tres pelos y eso es herencia familiar. Dudo que rapándomelo me hubiese salido de repente una melena a lo Pantoja. Pero, en fin, tengo unas pestañas que son la envidia de todo el mundo. Ya sé que nadie ha hablado aquí de pestañas pero yo también quiero presumir de algo, oye, que si no me voy a ir de aquí con la autoestima por los suelos. Jajaja. Besos.

    ResponderEliminar
  8. yo a mi niña jamás le rapé el pelo y hasta los 15 meses no tenía apenas pelo y luego le salió un montón, yo creo que es de herencia.
    y lo de llorar, al principio(la primera semana)me hacía la dura y no le cogía y después todo el día en brazos :)

    ResponderEliminar
  9. He caído en todas---si soy primeriza que se espera verdad?

    ResponderEliminar
  10. Como decía mi profesora de biología, ¡Cortar el pelo no hace que crezca más fuerte, si no hay alteración del folículo piloso!.
    Por otro lado en las prácticas cuando vi, como cogian para bañar a los bebés en neonatos, auciné.

    ResponderEliminar
  11. Mi hermano mayor fue calvo (natural) hasta los dos años, que a mí madre le daba hasta cosica sacarlo a la calle, y ahora,estando ya cerca de la cuarentena, tiene pelo como para cubrir tres cabezas!!!
    A mí, por mi parte, jamás me cortaron el pelo, ni el típico pelo-casco que le ponían a mis amigas por el verano y que les hacía parecer niños de orfamato dickensiano (y yo mientras haciéndoles morir de envidia con mis melenazas), y llego a las 30 con el pelo por la cintura y una abundancia de la que hace desesperar a las peluqueras cuando intentan rizarlo... Vamos, que lo de cortar es más leyenda urbana que otra cosa.

    ResponderEliminar
  12. Te falta lo de "cortarle las pestañas para que luego le crezcan más largas". Mi tía se lo hizo a mis primos..... y la verdad, tienen pestañas estandar pero ella tenía clarísimo que de niños las tenían "preciosas" gracias a que se las cortó cuando tenían pocos meses.

    ResponderEliminar