martes, 29 de mayo de 2012

Simba, un polizón en la mochila

Hace unos días al abrir la mochila del cole de la pelirroja descubrí –junto a una masa de gusanitos sobre los pañales y un zumo aplastado a medio reventar- un pequeño elefante de peluche –digo yo que era un elefante-, feísimo, de un color indescriptible y con pinta de haber pasado recientemente la sarna. Al principio, pensé que la nena se lo había mangado de la guardería -que mi niña no puede resistirse a las cosas bonitas ni, al parecer, a los elefantes ‘made in china’ desteñidos- pero al sacarlo descubrí un pseudolibro hecho en cartulina llamado ‘el libro del viajero’ donde se explicaba el asunto.

Al parecer el elefante –vamos a mantener, por el momento, la hipótesis del elefante- se le entrega cada semana a un alumno para que conviva con él y ambos compartan experiencia -y sarna-, y todo lo vivido lo han de escribir los padres, posteriormente, en el libro del viajero, no tengo muy claro con qué fin.

Imagino que en la guardería creen que los padres estamos muy aburridos y que escribir un diario de un elefante de juguete es una idea fantástica y gratificante, sobre todo cuando la niña pasa olímpicamente del muñeco desde el minuto uno y no quiere tocarlo ni con un palo.

Yo que siempre he sido una empollona y hay costumbres que nunca cambian, me tomé el asunto muy en serio, pero claro la niña que detestaba al muñeco no me daba material para escribir en el dichoso diario y al final no me quedó otra que guardarle sus nenucos –y cuando digo guardar, digo esconder- y obligarla a jugar con el elefante, que se llamaba Simba aunque ella lo llamaba Samba (de Janeiro) y por tanto quedó bautizado como tal –con musiquilla incluida-.

Así, pasó del desprecio más absoluto a acabar cogiéndole cariño y al final Samba (de Janeiro) –no puedo dejar de decir esto- empezó a participar en nuestras aventuras y desventuras diarias, lo que, por otro lado, también empezó a desasosegarme porque la nena no es de cuidar muchos sus cosas –que Caillou lleva vestido y tiene la cara pintada de bolígrafo azul y las Nenucos están todas desnudas, con pegotes de plastilina en el ombligo y nudos en el pelo que ríete tú de Amy Winehouse- y claro una cosa es que rompa sus cosas y otra que rompa las del cole cuando, además, yo trato de fingir que soy una madre fabulosa y que la pelirroja es una niña modelo.

Y todo fue un sinvivir. Un sinvivir cuando se lo llevó a los columpios y lo arrastró por la arena raspando el poco pelo que le quedaba al elefante; cuando le metió la cabeza en el potito y todo él fue ‘jamón, ternera y verduras’ y, sobre todo, cuando lo sumergió en la bañera y se infló como un globo XL -que se pasó un día entero echando agua-, acabando con tres tallas más de caderas  y con el culo de una mulata con sobrepeso. Sobra decir que en el libro sólo conté mentiras e hice hincapié en lo bien que había comido en casa, no fuera a ser que alguien notara lo mucho que había engordado el bicho.

37 comentarios:

  1. Cuando a mi peque le tocó, le llevamos de barbacoa, al zoo, al parque, durmió con ella... lo que más me gustó es que nos tocó los segundos de la clase por lo que el bicho estaba intacto, habría que verle a estas alturas de curso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El mío tenía una mala cara... El año que viene me pido prime!!

      Eliminar
  2. jajajajajajajajajaja lo que me he podido reír!! a mí en su día también me tocó hacer milagros para que el jodido muñeco llegara sano y salvo al cole, a veces parecía misión imposible y el finde que normalmente se te pasa volando, se convierte en eterno. Un besote! me ha encantado jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y llegó sano y salvo o lo devolviste tullido? jajaja

      Eliminar
  3. Ja, ja! Pues yo de ti hubiera escrito en el libro del viajero justamente esta entrada, y hubieras quedado divinamente, realista como la vida misma! Un beso grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenía miedo de que me desmatricularan a la niña en el último mes y me quedara sin fiesta de fin de curso... que ya he dicho que soy madre del artista, jajajjaja

      Eliminar
  4. Jajajajaajajajaaja, no puedo dejar de reírme con la frase "con el culo de una mulata con sobrepeso" eres genial sencillamente...

    Mi sobri también tenía que cuidar un muñeco de la clase, no recuerdo que muñeco era, pero mi cuñada lo tuvo bien clarito, el muñeco se queda en casa bien guardadito que no le pase nada...

    Espero que Samba (de Janeiro) siga teniendo ganas de volver a visitar a la Peliroja... jijijiji
    Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Tu cuñada sí que sabe... Si yo llego a saber que de cualquier manera iba a mentir en el libro infernal, lo hubiera guardado en el armario y ahora no sería un elefante obeso.

      Eliminar
  5. Inocente de mi, que creia yo que hasta dentro de 1 añito al menos, no me tocaba de nuevo el dichoso libro viajero (hasta que la peque lo tenga de nuevo en la guarde) cuando me llega la mayor con otro libro viajero del cole. Pero bueno, eso no era solo en la guarde????? Pues no, se ve que "para disfrute de los padres" en el cole también lo tienen. En la guarde el 1º curso era Bebi, en el 2º el Hada Colorin, y como la tuya, ni caso a los dichosos muñequillos....

    www.ciudadarcoiris.es

    ResponderEliminar
  6. jajajaja, no puedo dejar de decir mentalmente Samba (de Janeiro) Lo que me he llegado a reir. Por suerte Samba (de Janeiro) ha regresado más o menos entero al cole porque sabiendo cómo se las gasta la pelirroja, me iba temiendo un final tràgico para el monigote. Bien por la pelirroja y bien por Samba (de Janeiro) jajajajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero cantas la musiquilla o no?? Es fundamental, jajajjaa

      Eliminar
    2. Esta es la maldita canción que ya no me deja vivir!!! jajajja
      http://www.youtube.com/watch?v=iJZtd5spAhw

      Eliminar
  7. estas segura de que la nena no tiene razon y en efecto se llama samba?jajaja es que mi ahijada en el curso ese de dos años de la guarderia tenian un libro de ejercicios cuyo protagonista era un elefante llamado samba, a ver si va a ser el mismo!jajaj

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues no sé... En el libro del viajero pone Simba, pero es verdad que ella lo llama Samba y no hay tutía...

      Eliminar
  8. jajajajajaja sólo puedo reirme jajajajaa estoy en la oficina y mis risotadas se escuchan a mil millas a la redonda jajajajajaja
    Un comentario decente no puedo dejarte lo siento jajajajaja

    ResponderEliminar
  9. Pues no te quejes que nosotras mandamos a las nenas a una guardería de un colegio Católico cuando vivíamos en Buenos Aires y nos tocaba cuidar de...La Virgencita de Luján. Con su caja de cristal y todo. Y un cuadernito no más donde los nenes dibujaban y contaban sus historias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, madre mía!!!!!! Sólo me faltaba eso y acabar devolviendo una virgen decapitada... Prefiero a samba (de Janeiro)que al menos no incurro en sacrilegio!

      Eliminar
  10. Ya tienen que tener mala leche para poner deberes a los padres... A mí me traen a casa un Samba (de Janeiro - maldita, me lo has pegado-) sarnoso y, con las mismas, vuela de vuelta al colegio alegando que sufro estrés post traumático por culpa del asunto Botswana. En mi casa porquerías, no ¿eh? En mi casa porquerías, no!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La próxima vez, te llamo y te peleas con la seño. No hay derecho!!

      Eliminar
  11. Ja, ja, ja, al menos le cortaste el pelo y le diste un baño, que falta le hacía! Seguro que lo habéis tratado mejor que otr@s, ten cuidado no vaya a pedirte asilo político.
    Y lo meten en la mochila sin avisar ni nada? Yo flipo.

    ResponderEliminar
  12. Me meo nena, que bueno di que sí, hasta el moño estoy yo de las tareas varias de la guarde, que no hago más que pagar y pa colmo me tengo que examinar.
    Un placer leerla señora jijiij

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!! Di que sí, bastante tenemos con pagar como para aguntar peluches sucios en casa, jajjaja

      Eliminar
  13. Jajaja, A nosotros nos tocó un gusano llamado Papú, de medio metro de grande, vamos, lo mas cómodo para llevarlo en los planes y que se integre en la vida familiar eh? jejej pero en vez de libro viajero nos tocó un mural con fotografias.. divertido... si, mucho.. jeje

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios mío, eso es peor!! Al menos el elefante es pequeño, jajja

      Eliminar
  14. jajajaa que me meo de la risa. a mi me toco la primera con el libro de viajero, pero el mio fue un pajaro y ¡¡nuevo!! y que hizo mi pimpollo el primer dia?? arrastrarlo por el suelo jajajaja, se puso negro de momento y pa que no se notara lo limpie con toallitas. muy bueno el post, jajaja no me podido reir mas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estas guarderías no dejan de darnos trabajo... y sustos, jajjaja
      Mil gracias por pasarte y comenter!!

      Eliminar
  15. Qué buena! Por favor...
    Oye, ayer precisamente leí a mi hija unos cuentos de la elefanta Samba, de alguna editorial de estas de coelgio, así q igual se llamaba Samba vuestro elefante, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me han dicho! Que hay un elefante llamado Samba... A ver si la seño va a estar trastornada y al final se llama Samba (de Janeiro) y yo torturando a la pelirroja, jajjaja

      Eliminar
  16. En mi caso, se trata de un mono llamado Monkey que los nenes se llevan a casa el fin de semana, tienen que llevarlo a todas partes y hacerse fotos con él que luego llevan al cole. Pues bien, como yo tengo mellizos, la profesora se me descolgó con lo siguiente, en Navidades: "es que he pensado que como tú tienes dos, te lo llevas todas las Navidades, y de paso, lo lavas". 18 días llevando al jodío mono a todas partes. 18 días haciendo fotos. 18 días mis criaturas peleándose por llevar al bicho. La lástima es que al meterlo en la lavadora, el puñetero mono salió limpio, esponjoso y en plena forma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué estrés!!! Toda una Navidad!!! Pero al menos no te tocó en mayo cuando el mono ya estuviera hecho polvo, jajaja

      Eliminar
  17. Jajajaja a mi me gustaría ver al elefante el dia de inicio de curso y el de fin.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como en Extrem Makeover Cambio radical, pero a peor... Bueno, ahora que lo pienso ahí también los dejaban peor!! jajjaja

      Eliminar
  18. Menuda chorrada se traen entre manos en las guarderías y en los coles... Así luego nos llegan los nenes a los institutos y encima nos echan la culpa a los de secundaria. En fin, hija, yo te animo a rebelarte contra esta pamplinás; es lo que yo pienso hacer cuando lleve al mío a la guardería. Un saludo.

    ResponderEliminar