jueves, 17 de mayo de 2012

Dejad a los niños vivir

Quizá soy una madre blanda o una madre antigua, a saber, pero soy de las que piensan que a ciertas edades entre las principales tareas de los niños está el divertirse, el hacer amigos, el pasarlo bien y el disfrutar de la inocencia de estos primeros años y de la maravillosa libertad de no tener responsabilidades a las que atender, que ya están los padres para comerse los marrones y ganar canas y arrugas por estrés.

No digo yo que no tengan que aprender a ser civilizados, eso es primordial, que sea educadito y buen niño y todas esas cosas, pero de ahí a tener que aprender con dos años el abecedario, los números hasta el 20 y los colores y las formas geométricas en español y en inglés, me parece que hay un trecho. Y no me refiero a lo que le enseñan en la guarde, que a fin de cuentas se trata de un centro educativo –más o menos, porque la mía sólo aprende extrañas canciones coreografiadas-, sino de los padres que, empeñados en que sus hijos se conviertan en futuros notarios de postín, los torturan con horas extra de aprendizaje en casa para que hasta lean antes de lo que les corresponde.

Sinceramente, me parece una tontería a la par que un juego peligroso, ya que se priva al niño de aprender con sus compañeros y con la técnica adecuada y se promueve que acaben aburridos en clase y también aburridos por las tardes, haciendo fichas extras, mientras sus amigachos juegan con plastilina, que a estas edades es como irse de copas.

Sin embargo, parece que esta nueva corriente de bombardear a los pequeños con todo tipo de conocimientos está bastante extendida y ya incluso los dibujos animados que hasta ahora eran para divertirse y asimilar algunos valores humanos como el compañerismo o la amistad o la valentía, vienen cargados de lecciones subliminales con las que aburrir a los niños y torturar a los padres.

Así, tenemos a los Little Einstein, a los que detesto sobre todas las cosas –pero después de Dora, claro, ella siempre es la primera- que son una pandilla de niños resabiados y empollones, que viven aburridísimas aventuras con música clásica en allegro, moderatto y andante y persiguiendo con un violonchelo a cuestas y en una nave a la que le hablan en segunda persona, cuadros famosos perdidos... como el autorretrato de Van Gogh que a la pelirroja le daba pavor y le dio pesadillas durante más de tres días.

Luego están otros como Dora la insufrible o Manny Manitas que en mitad de una frase y como quien no quiere la cosa, te cuelan un par de vocablos en inglés, no tengo muy claro de con qué fin, desde luego, no con el de aprender inglés, porque el follón que se arman los chiquillos no es moco de pavo, así que como mucho se puede aspirar al famoso spanglish centroamericano que, oiga, para los padres ávidos de conocimientos para sus hijos, tampoco está mal.

Así que ahora torturamos a los pequeños con ráfagas de culturilla general encubierta en dibujitos presuntamente divertidos -como los discos satánicos que se escuchaban del revés o las propagandas militares subliminales-, pero eso sí, librándoles de todo acercamiento con la realidad, que mi niño puede aprenderse la tabla del tres en alemán a la hora de la merienda, pero no enfrentarse a un cuento clásico. Así que cambiamos los finales de los cuentos con tal de que el leñador no mate al lobo sino que acaben comiendo pasteles en un salón de té inglés del poblado más cercano de casa de la abuela, que la bruja de Hansel y Gretel acabe siendo en realidad una anciana con trastornos alimenticios que en realidad no quería comerse a los niños sino que padecía de la vista y creyó que eran pollos, o que la niña de las zapatillas rojas, en realidad pudo descalzárselas con la ayuda de una ópera de Mozart entonada por los Little Einstein en arameo.

Y lo peor de todo es que esas madres que torturan a sus retoños con las fichas de Max el erizo y piensan que el niño se traumatiza con el final complicado de un cuento son las mismas que se pasaban las tardes viendo como la madre de Marco se quitaba de en medio y dejaba al chiquillo viajando solo por medio mundo y las mismas que se sentaban cada tarde a llorar a moco tendido con un nuevo episodio del culebrón de Candy Candy, a la que, si no me equivoco, se le murieron dos novios. Ea.

49 comentarios:

  1. Cuánta razón tienes... si es que vivimos en una sociedad en la que cada vez exigimos más y más de nuestros churumbeles, y al mismo tiempo, cada vez les alejamos más de la realidad, por ejemplo, descafeinando los cuentos.
    Queremos que sean super inteligentes, pero al final estamos consiguiendo analfabetos emocionales...
    Me ha gustado mucho tu reflexión y estoy a muerte contigo en lo de Little Einstein y la petarda de la Dora, que cada vez que escucho "lo hicimos, lo hicimos, lo hicimos..." los pelos como escarpias!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo en lo de analfabetos emocionales... Y a Dora habría que desterrarla, jajajajja

      Eliminar
  2. te doy la razón, además los niños son muy listos y aprenden cuando les da la gana, de repente te cuentan hasta 10 o se aprenden los colores. Intentar enseñarles conocimientos de más mayores me parece un error.
    Una cosa que si hago a veces es cambiar el final de algunos cuentos que me dan miedo hasta a mí, el otro día empecé a contarle el de Pulgarcito y es que me daba repelús.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que algunos dan terror como el de los 7 cabritillos que le abrían la barriga al lobo, la llenaban de piedras y lo echaban al río, jajajajja... Qué horror!! Pero en otros casos más light creo que sí es bueno que vean que hay buenos y malos y que los malos son castigados para que quieran ser buenos y que sepan también que tienen suerte de no ser un Marco abandonado o una Heidi torturada por una institutriz, no?

      Eliminar
    2. eso sí es verdad, yo en vez de decir que el padre se comia a sus hijos le contaba que se portaba mal con ellos, que si no me parecía muy heavy

      Eliminar
  3. Estoy contigo Flor. Yo, que soy madre primeriza de un peque de 14 meses, comencé mi andadura en esto de los dibujos y DVDs educativos emocionadísima de enseñar al nene el Baby Einstien en todas sus variedades: Mozart, Bach...etc y a cantarle "el mapa", "mochila", "we did it" como si estuviera poseída por un espíritu maligno, o, en su defecto como si llevara un subidón tremendo producido por alguna sustancia estupefaciente...
    Y ni caso a Einstein ni mucho menos a Dora, así que todos mis esfuerzos se centran en correr maratones con él por la calle y dar patadas a un balón durante horas, como si estuviera entrenando al mismisimo Leo Messi...De todas maneras donde están los payasos de la tele, que se quiten las Exploradoras...no crees?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creoque los dibujitos de antes enseñaban más -esto siempre lo dicen las viejas- porque hablaban de valores y de amistad y había aventuras como en dartacán y los Mosqueperros!! y a los malos se les castigaba y los buenos salían airosos... No digo yo que a los malos no se les deba perdonar, pero los dibujos de ahora son tan light que al final el bueno y el malo comparten destino y un mismo final sin castigo para uno ni gloria para otro y así episodio tras episodio. El malo nunca tiene castigo y sigue haciendo el mal al episodio siguiente... Como el gigantogato de Mickey, Swiper el de Dora y un largo etcétera...

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo. Y que hay más divertido que ver un corro de niños jugando al balón, muñecas, casitas, castillos de arena,al bote bote o al corre corre que te pillo...
      Por cierto, Que niña mas bonita tienes por Dios, qué ricitos tan perfectos!!!

      Eliminar
    3. Muchas gracias!!! Pero eso es cuando está recién duchada, al rato el pelo se pone en versión 'anciana postrada en una cama', jajajjaa

      Eliminar
  4. Tienes toda la razón, Flor. Estoy harta de mamás pedantes que se pegan la vida persiguiéndote para que escuches lo bien que recitan sus hijos de 3 años los números en inglés. Los míos no hablarán alemán, pero me encanta verlos jugar y montarse ellos solos sus propias aventuras e historias, correr y trepar por toda la casa (aunque acabe de los nervios por intentar parar los impulsos suicidas de mi niño, que hace denodados esfuerzos por abrirse la cabeza) y hacer unos dibujos que te mueres de la risa al verlos.
    Que son NIÑOS no adultos en miniatura, y se nos olvida con demasiada frecuencia.

    ResponderEliminar
  5. Yo siempre lo digo, con lo feliz que yo fui hasta los 6 años levantándome a la hora que me daba la gana! Hombre ya! Y mi pequeño, desde los 18 meses madruga más que el gallo de Morón, así está, con ojeras, pobre mio, y todo por vendernos a las mujeres que hay que ganarse el pan con el sudor de nuestra frente (y no con el sudor del de enfrente, jejeje) y que nuestros niños tienen que competir más duro que nosotras (joder, ¿qué les espera?, ya mismo los parimos y los llevan a la nave nodriza a televisarles el cerebro... jajajaa). Engaño!

    ResponderEliminar
  6. Eso es, son niños.. ya tendrán tiempo de tener responsabilidades y dejar de disfrutar ciertas cosas... ahora les toca estar asi, y no me digas que no dan envidia? porque a mi si, verle sin preocuparse nada mas en jugar, divertirse y preparar la siguiente trastada.

    Una cosa es compartir momentos de juego con el niñp (con plastilina, pintando, dibujando o leyendo) y otra es hacerlo como obligación para que aprenda como un mini notario como tu dices jeje

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto! Está bien aprender jugando, pero como efecto secundario no como fin en sí mismo!! Libertaaaaaaadd!! jajajja

      Eliminar
  7. Aunque en el post de este lunes salí del armario y declaré a los cuatro vientos que soy una madre gafapasta, estoy absolutamente de acuerdo contigo. Justo este domingo otra madre gafapasta nos ha invitado un concierto para bebés!!! Y yo me planteo lo siguiente, a los 7 meses que tiene mi retoña puede reaccionar de dos maneras: o se duerme o berrea. Y no sé cual de las dos opciones me parece más tirar los 15 (x2 adultos) euros de la entrada.

    Pero incluso las guarderías estan en esta línea de crear futuros notarios de postín. En una que estuve mirando me explicaron orgullosos su plan de estudios (!!!) que incluía, música, inglés, natación e informática O_O Además de cascarte 50 euros anuales por el servicio de gabinete psicológico. He comentado que mi bebé tiene 7 meses?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjajaja... No, mujer, ser gafapasta es una cosa y ser madre talibán-educativa es otra!!!
      Gabinete psicológico???? No me lo puedo creer!! jajajja

      Eliminar
  8. A mí me parece un poco una exageración esto de que ya tengan que saber trigonometría a los tres años... Cuando yo era peque, antes de ir a preescolar, mi mayor hazaña intelectual era saber meter unas figuras con formas geométricas en un cubo de plástico (y tampoco te creas que se me daba muy bien aquello). Besotes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo sabía ponerle los ojos al Potato y tampoco siempre, jajajja

      Eliminar
  9. Estoy totalmente de acuerdo y eso que saqué casi un 5 como madre gafapasta ;-)
    Pero conste que mi mayor defecto es intentar que aprenda inglés (ahora que no le supone ningún esfuerzo) pero en el resto tienes toda la razón: que se diviertan, jueguen, que te pongan la casa patas arriba,... que para eso son niños. Además, debido a mis buenos momentos cuando era niña, a mi peque le pongo Teresa Rabal, los payasos de la tele, Parchís,... y la encanta!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, yo estoy frita porque se enganche a Heidi!!!

      Eliminar
  10. Bueno, dicen que el saber no ocupa lugar...creo que los niños deben divertirse ante todo, y sobre todo, a ciertas edades...Lo bueno para ellos, es que si el aprendizaje se hace de forma divertida, no distinguen entre el juego y aprender..porque aprender puede ser un juego...
    Es un momento de su vida, en que todo es nuevo, y absorven la informació, tienen curiosidad, y descubren cosas constantemente...y si entre ellas aprenden colores, formas o números pues genial..y además se rebozan en el Bueno, dicen que el saber no ocupa lugar...creo que los niños deben divertirse ante todo, y sobre todo, es su momento, y en cada etapa con más o menos tiempo...Lo bueno para ellos, es que si el aprendizaje se hace de forma divertida, no distinguen entre el juego y aprender…porque aprender puede ser un juego...
    Es un momento de su vida, en que todo es nuevo, y absorben la información, tienen curiosidad, y descubren cosas constantemente...y si entre ellas aprenden colores, formas o números pues genial..y además se rebozan en el barro, barro, hacen castillos de arena..y cualquier cosa que les agrade, pues también....
    Lo evidente es que no lo vas a sentar en una silla, y dos horas de estudio, con tres años...eso ya les llegará...pero no tengo problemas si aprende cosas, a la vez que juega, nada de lo que dice o hace mi peque de 2 años lo hace porque yo insista en ello, le sale natural, de oírlo, de preguntar, de su curiosidad innata de querer saber…de querer aprender..
    PD: y estoy contigo Dora, es muy, muy cansina, jejeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no digo que sea malo aprender, faltaría más. Pero a veces a los peques les gusta jugar sin más y si pillan algo pues genial y si no, pues a jugar al pilla pilla al escondite y a la gallinita inglesa que tb se aprende mucho de compañerismo y esfuerzo... más que de un juego con la mamá

      Es cierto que para los peques es más fácil aprender, pero también a los 15 se embaraza una más fácilmente que a los 30, pero no por eso es más recomendable, no?

      De cualquier manera, en esto como en todo hay niveles y seguro que tú no eres de las locas de 'enseño a mi hijo a leer con 2 años para que sea el primero de la clase' aunque no juegue con los amigos del vecindario... jajajaj

      A Dora hay que guantearla, jajajja

      Eliminar
    2. Sin que sirve de precedente que no me gusta contestar más de la cuenta, para no saturar...

      NOOOO, no soy de esas, ni le enseño a leer, ni creo en embarazos a los 15, jejeje...
      Y me encanta que juegue a la gallinita, al escondite y al patio de mi casa( mira aprende canciones,) si es que en todo juego aprenden algo,( y no me refiero solo al conocimiento) eso quería decir...y viva jugar..ya puestos creo que los mayores también deberíamos hacer cosas, solo por el placer de hacerlas,:)

      Eliminar
  11. Ay nena que el mio le gusta ver little einstein pero no sabiamos lo del transfondo,simplemente que como hay un viaje a africa y se ven animalitos pues le chifal, pero palabrita del niño jesus que paso de estar haciéndole aprendizaje extra, ademas conociendo al monillo creo que le bufa un rato largo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajjajaja... Tampoco están vetados!!! De hecho si el nene se divierte y de paso aprende genial!!!!! Lo malo es privarle de la diversión a cambio del aprendizaje!!

      Eliminar
  12. Hola, no te conocía y a partir de ahora te leeré siempre. Me gusta tu punto de vista y estoy de acuerdo contigo en que Dora es una cansina. Te aclaro que yo sí soy de las madres que quiere que sus hijos aprendan idiomas (sí, qué le vamos a hacer, soy así de imperfecta)A cambio y para relajo de doña tecla la dejo que coma cuánto quiera (que suele ser casi anda) a destiempo y lo que le gusta. Digo a cambio refiriéndome a que sin embargo en otras cosas soy menos inflexible. Y como me gusta el temita de los idiomas le pongo los dibus en inglés y manny manitas es todavía más tronchante en inglés porque de repente, y sin venir a cuenta, en medio de su parrafada con acento de los ángeles, suelta un muchas gracias señorita con acento mexicano (no sé qué es peor, francamente) Bueno pues eso, que me ha encantado leerte, voy a ir para atrás a leer otras entradas antiguas. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida, pues!!!! Espero seguir leyéndote por aquí!!! Y te advierto que soy muy muy imperfecta, jajajjaja

      Eliminar
  13. Yo discrepo en ciertas cosas de este post Flor. Aún no puedo hablar en nombre de mi hija porque tiene 4 meses pero a ella por ejemplo, Dora, Mickey, el triste de Caillou, Pocoyó...Le aburren de mala manera, sin embargo con los genios en miniatura de los Little Einstein se queda hipnotizada frente al iPad (Qué somos todos unos modernos).
    Sin ir más lejos yo de pequeña no soportaba la plastilina, ni todas esos juegos de niños, yo era feliz si me daban fichas, cuadernillos Rubio, los libros de lectura de Micho, pero supongo qué yo no seré una persona normal jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver que eso es fantástico!! Que si el niño se divierte viendo los Little o estudiando inglés, genial, eso que se lleva!! Yo a lo que me refiero es a cuando es iniciativa maternal, que le quitan horas de juego para que aprenda.

      Y, por cierto, yo cuando era peque estaba loca por las Vacaciones Santillana y como sacaba sobresalientes no me las compraban :( jajajjaja

      Eliminar
    2. Yo por la música infernal del anuncio de la tele creo que ni me lo planteé!! Vaya yuyu jaja. Por cierto, algún día presentarás a la pelirroja en cyber-sociedad?

      Eliminar
    3. En el twitter de Hija no hay más que una tengo algunas fotos de la pelirroja!! Puedes llegar a él pinchando en el logo de twitter de arriba a la izquierda...

      Eliminar
  14. Ahh! Cuánta razón tienes1 Hoy voy justita de tiempo, pero estoy con las mamis que quieren que el nene aprenda inglés (deformación profesional) Ya sabes que tengo lso canales de dibus con el idioma cambiado! Lo de Candy Candy explicalo please, que me has traumatizado, yo pensaba que sólo "enviudó" del rubiales de Anthony, pero de otro no! Candy Candy la viuda negra, ja, ja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, novio, novio sólo murió Anthony, pero también murió en la guerra un admirador que se llamaba Stear, te acuerdas? jajajja Y además fue rechazada por Annie mucho tiempo y al final se quedó sin su Terry. Qué vida más dura, jajjajaja

      Eliminar
    2. ¡Qué memorión el tuyo! No me acordaba para nada aunque ahora que lo dices recuerdo a un pseudopretendiente con gafotas de sol y pelo tipo melena, debía ser ese. Lo de Terry ya estoy pez, ja, ja!

      Eliminar
    3. jajajja, es que me dejó traumatizada!!!

      Eliminar
  15. La verdad es que mi nene todavía no ha nacido (aún me quedan dos meses), pero estoy muy de acuerdo en que los niños deben tener tiempo para JUGAR, simplemente, sin más intención que la de pasárselo bomba. Yo, por suerte, voy a vivir en un pueblo en Cabo de Gata donde los niños siguen jugando al balón, al pilla pilla, a reloj reloj e incluso comen tierra (o arena de la playa) si te descuidas. Y los ves felices, más sanos y menos retorcidos.
    La infancia es pura diversión y, como bien dices, resulta mucho más edificante aprender a dejarle la pala o el rastrillo a otro nene que quiere jugar en la orilla contigo que saberse la tabla de multiplicar.
    Un abrazo, Flor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué maravilla!! tendrás que invitarme algún día a tomar el sol!!!
      En el twitter de Hija no hay más que una tengo algunas fotos de la pelirroja!! Puedes llegar a él pinchando en el logo de twitter de arriba a la izquierda...

      Eliminar
    2. Uy, te he comido la cabeza con lo de las fotos de la pelirroja y no eras tú la que me preguntabas... Sorry!!

      Eliminar
    3. No te preocupes, guapa, las veré encantada. Seguro que tu niña es preciosa. Un beso.

      Eliminar
  16. Justo, justo mi marido acaba de poner a la peque los Little Einsteins y voy y leo ésto jajjjaaaaa.
    El capítulo del ratoncito que se atasca en un oboe!
    Y calla que encima lo vemos en inglés por que pusimos cable por que la Televisión Croata es para pegarse un tiro: imagina que TODO está en versión original con substítulos en croata...incluyendo los dibujitos japoneses.
    Asi que aquí estamos viendo el Disney Junior Channel y la peque está aprendiendo inglés de manera natural.
    Tan natural y tan bien, que va a la nevera, saca un huevo y dice: CHICKEN!

    We did it!!

    ResponderEliminar
  17. No sé si ya llego tarde! A lo que interesa: yo a mi niño ni si quiera le pongo la tele (así tengo la casa echa unos zorros) y todo para que se acostumbre a darle al balón o a los desmontables o a lo que sea, todavía no he visto ni un capitulo de Dora!! ni tampoco conocemos a Bob y paso de los Little ..., tendremos tiempo de todo, yo de momento prefiero ir al parque y cuando llegue el momento le inculcaré los Erase una vez... que ninguna los habeis nombrado y para mi eran una pasada ¡con ellos si que aprendías divirtiendote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encantan!!!!! y es verdad que son una maravilla!!

      Eliminar
  18. totalmente de acuerdo!!!yo me empiezo a revelar en contra de la sociedad!!!el otro día una madre me digo que su niña de 3 años tenia que empezar a ver dibujos en ingles porque ya iban tarde para enseñarle!!!!!TARDE con 3 años!!!yo quiero que mi niña corra, se ensucie, ria y sea feliz!! ya tendrá tiempo de aprender ingles,sumas ,restas!!!!

    ResponderEliminar
  19. He visto un comentario por ahí de ¿dónde estan los payasos de la tele? Pues deciros que hay un DVD de dibujos de Miliki, creo que se llama 'Habia una vez...' que desde mi punto de vista es de lo mejor (junto con los cantajuegos) simple como el mecanismo de un chupete, con las canciones de los payasos con las que hemos crecido todos nosotros y que engancha por su colorido y alegría desde el primer momento, os lo recomiendo al 100% mi hija mayor estuvo sus primeros 3 años viendolo casi a diario, vamos que no saliamos de casa sin el, de hecho las canciones las llevamos en el Ipod y con 6 años ya ( que te pide Michel Tello cada 5 minutos) de vez en cuando se lo pone y se lo pasa bomba (y yo con ella ;-))Estoy deseando que mi otra peque que ahora tiene 8 meses crezca un poquito mas para empezar a ponerselo otra vez.
    A mi Little Einstein no me disgusta pero no lo considero infantil, creo que eso es lo que falta que las cosas que hoy en día hacen son para niños pero no son infantiles.
    Ahora tengo que lidiar con las Monster High, las Pichi, pichi pich y hasta Ben 10, asi que no os quejeis que lo peor aun no os ha llegado, ja ja ja !!!

    ResponderEliminar
  20. Yo una vez conocí a una gilipollas que decía que su hijo iba a ser notario si o si (y tenía 4 o 5 meses la criatura), que no le iba a permitir ser otra cosa, porque había que ser ambicioso en la vida y triunfar...vamos, igualito que ella, que era una simple teleoperadora por 500 cochinos euros en un cuchitril al final de la calle de Alcalá de Madrid, con menos luces que mi arbol de navidad (que no tengo, vaya) y con muy poca educación, más racista que el mismísimo Mengele y a la que le jodí la mañana, porque le dije que en su barrio, Carabanchel, iban a hacer un centro de acogida de inmigrantes, muajajajjaaaa!!!

    ResponderEliminar
  21. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar