miércoles, 30 de mayo de 2012

De preguntas y humillaciones familiares. (Parte I)

A la gente le gusta preguntar. Preguntar sobre cualquier cosa, venga o no a cuento y sea o no interesante u oportuno, que eso es lo de menos, la cuestión es preguntar y si se trata de preguntas incómodas y de las que agobian, mejor, porque según he venido investigando –en una de esas prestigiosas investigaciones que realizo entre leer revistas de moda y domar a la fiera pelirroja- se pregunta más por dar por saco que por necesidad de información porque ya se sabe que si es por pillar información, el cotilleo con terceras personas es siempre más provechoso y divertido y quien diga lo contrario miente.

Generalmente, las preguntonas suelen ser del modelo de ‘señoras abusonas’ de nuestra propia familia o vecinas o amigas de los padres o preancianas que pasaban por allí, ya que no es por darle la razón al género masculino pero es cierto que esto es una cosa más de señoras, qué le vamos a hacer. Al César lo que es del César.

La primera de las humillaciones suele llegar en torno a los 20 años –aunque suele prolongarse unos años más, cuantos más, peor- cuando vas a cenar con la familia o a la comunión del primo Sebastián y allí entre el primer y el segundo plato y como quien no quiere la cosa, siempre hay alguien que en mitad del silencio más absoluto y justo en el peor momento suelta aquello de “Y tú ¿qué? ¿cuándo te vas a echar novio?”.

Probablemente este es uno de los momentos más bochornosos de las reuniones familiares, sobre todo, cuando la señora en cuestión, llamémosle la tía Enriqueta –que para eso es pérfida y mala- trata después de animarte en plan ‘eres una perdedora pero te quiero’ –lo que sin duda es mucho más terrible- diciendo cosas del tipo “Digo, con lo guapa que es y sin novio ¿y eso cómo?”, “Si es que los hombres de hoy en día no valen para nada ¿verdad, guapa?” y cosas así, amén de obligar a los solteros de la mesa, conocidos o no, a alabar tus presuntos encantos. Un horror. 

Una se cree que cuando se echa novio el problema ya está resuelto y va a la boda de Maripili como una reina, cogida del brazo del que cree que le evitará una nueva humillación en la mesa, imaginando que este año le tocará a otra –que rule, que rule-. Pero no. La tía Enriqueta pasa a la siguiente casilla y cuando menos lo esperas te escupe: “Y vosotros ¿qué? ¿Que no vais a casaros o qué?”. Si la relación es de poco tiempo es una manera estupenda de espantar al chaval, que bastante tiene con haber accedido a acudir al bodorrio de Maripili y soportar las miradas de la familia, y si es una relación seria y larga es una forma maravillosa de agobiar al muchacho y de sacar a colación el delicado asunto de la boda y la mantilla de chantilly. En cualquier caso, un marrón.

(Continuará)

28 comentarios:

  1. Jo! Cuánta razón tienes! En mi caso estas preguntas se las hacían a mi madre, que tiene un pronto mejor que el mio. Y sí, le típica preguntona suele ser alguna vecina menopáusica. Cuando me casé la siguiente pregunta fue que para cuando el niño/a. Y ahora la evidente, ¿y para cuando el hermanitoooooooooooooooooooooooooo? Siempre habrá algo que preguntar para estas viejecitas, c'est la vie!

    ResponderEliminar
  2. Ya ves, no paran de preguntar... Eran tantas las preguntas que he tenido que dividir el post en dos porque quedaba larguísimoooo... Si es que no nos dejan vivir!! jajjaja

    ResponderEliminar
  3. Eso pasa siempre, a la gente le gusta meter el dedo en la llaga porque siempre te hacen la pregunta para fastidiar, no por interesarse por tu vida personal...

    ResponderEliminar
  4. Al vivir en un sitio pequeño es te problema se ve acrecentado por gente no familiar o allegada. Por el hecho de venir a tu negocio se creen con el derecho a preguntar lo que venga en gana, aunque jamás haya cruzado una palabra contigo. Cuando me preguntaban que cuando me casaba, solia contestar en plan irónico o con otra pregunta del tipo.....Y tu hija?? para cuando se casa? Cuando ella lo haga despues voy yo!!! Asi dandoles de su medicina se les quita las ganas de preguntarme de nuevo....es lo que tiene conocer a todo el mundo aunque sea de vista, que se sabe todo...jeje

    www.ciudadarcoiris.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una buena técnica!! Tendré que empezar a usarla!

      Eliminar
  5. umm pues si, esos comentarios son desastrosos, aunque luego te encuentras al tio de turno, que con 20 años y despues de no verte desde hace muchos años te dice "que? arrejuntando para la feria??" si, yo me quedé con cara de "de que feria me habla?" hasta que una tia me suelta "hija, que tu tio lo que dice es que te estan engordando las tetis" vaya , no se que pensar, si es un salido, o si no se ha dado cuenta que con 20 años mis tetis estan asi del magreo que les han dado jejeje

    Un besote-.. odio que me hagan comentarios asi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh my God!!!! Ésa, sin duda, hubiera sido la contestación perfecta!!

      Eliminar
  6. VERDAD VERDADERA!
    ESTOY DESEANDO LEER LA SEGUNDA PARTE DEL POST :-)
    PERO NO TODO SON "TIAS ENRIQUETAS" LAS HAY MUY JOVENES Y MUY PERFIDAS TAMBIEN...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las hay jóvenes???? Yo creí que nos ayudábamos entre nosotras!! Mala gente, mala gente...

      Eliminar
  7. Que fuerte, a mí dentro de poco me están diciendo que se me pasa el arroz!!!! ay mis 25 años, que poquito me están durando...... (lamentaciones varias)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uff, lo del arroz es un infierno...

      Eliminar
    2. A mí cada vez que me mentaban lo del arroz siempre contestaba (muy seria y muy cínica): "Mi arroz no se pasa, es como el arroz brillante", y la gente se quedaba mueeeerrrtaaa, jajajajjajajajjajajajaja. Ahora que estoy de siete meses y pico, a todos los que me decían eso y que cuando quisiera no iba a poder quedarme, cuando me los encuentro no dejo de restregarles que fue a la primera. ¡Y además es que es verdad! Ahora que vayan y lo casquen. Besicos.

      Eliminar
  8. Uf, pues probar a pasear por ahí con un carrito de gemelos...el horror! Toooooooodo el mundo se cree con derecho a preguntarte/comentarte lo que les viene en gana. La pregunta estrella es: ¿son dos? (no señora, son siete, como los enanitos) seguida de cerca por lo que me parece una invasión de la intimidad de proporciones épicas: ¿son de tratamiento? Pero a usted que c... le importa como he concebido yo a mis hijos? le pregunto yo a usted cuantas veces se zumbó a su marido para quedarse embarazada. Encima, cuando, con santa paciencia respondes que no (en vez de arrancarle la cbeza a la maleducada preguntona) te miran con cara de "sí, claro, a mí me la va a pegar esta"...como si antes de los tratamientos de fertilidad no hubiera habido gemelos. Una vez le contesté a una señora especialmente impertinente: "señora, el tratamiento habitual, el que viene en los libros del cole". Grrrrrrrrrrrr...

    Bueno, Flor, creo que tú tienes sobrinas gemelas (o lo he soñado?), pregúntale a la mamá sobre esto, ya verás :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja, qué horror!! Me encanta la contestación de los enanitos!!
      Las gemelas son mis ahijadas, las hijas de una amiga de toda la vida y no sé si llegan a tanto las preguntas que le hacen (se lo preguntaré!!) pero desde luego tiene que pararse cada tres minutos para que la gente pueda comentar a gusto. Y yo me quejaba por tener una niña pelirroja y tener que aguantar preguntas... Ay!

      Eliminar
  9. No me voy a adelantar a las próximas entradas, pero se me ocurren un montón, y lo malo es que no tienen fin.
    Y las contradictorias? Para cuando un hermanito? Y al mes OTRA VEZ embarazada? Señora, que sólo es el segundo! Y aunque fuera el cuarto!
    Lo bueno de las preguntonas es que les puedes responder otra cosa totalmente diferente. No tienes novio? Es que nací soltera. Cuando te casas? Mañana. Cuando te embarazas? Cuando la naturaleza quiera. Cuando repites? Mañana. Y así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, la gente con tal de dar la lata!! Qué infierno! Yo ahora lo llevo muy bien pero cuando era más chica y me decían lo del novio y lo del arroz me daban ganas de esconderme bajo la mesa!!

      Eliminar
  10. La de los churumbeles de estas no se salva, lo peor es cuando te tocan la fibra sensible, pero he aprendido a salir airosa,aunque cuesta.Con lo que sí me reía es cuando miraban al padre, me miraban a mí y me preguntaban,asi sin anestesia de donde salieran los niños, los dos rubios, uno con los ojos azules y el otro verdes claritos.Yo siempre decía al abuelo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué me vas a contar si la mía es pelirroja y el pater y yo somos morenos!!!

      Eliminar
  11. A ti te encantaría mi abuela, que con 27 años me preguntaba: "Y tu no tienes novio? Mejor, que eres muy joven". No pude reprimirme y tuve que decirle que la que era muy joven era mi prima, que tiene 16, yo con 27 más bien voy de camino a quedarme solterona...

    ResponderEliminar
  12. Jajaja!! y sólo tienes dos preparados? ¡¡Pero si el tema da para mucho más, mujer!! Mi madre (con 14 años) iba con sus 5 hermanos pequeños y le preguntaron si eran todos suyos, y ni corta ni perezosa contestó "sí, estos 5 y 4 más que he dejado en casa"
    A mí las de siempre: novio, casamiento, primer hijo... ya estamos con la del segundo y contesto que llevamos intentándolo un año (¡¡mentira!!) que no toque el tema por favor que es muy espinoso para mí... ¡para verla la cara que se les queda! ¡hasta te piden disculpas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que voy a tener que hacer fascículos, jajajja

      Eliminar
  13. La tia Enriqueta que no falte en ninguna familia, pues imaginate que cuando estas en tu trabajo, con el sitio lleno de gente y va la buena señora y te suelta " hija a ver si te echas ya novio, que te estás pasando, eso es porque has salido a la parte rara de la familia"

    ResponderEliminar
  14. Hola! Llevo leyéndote bastante tiempo y con esta entrada me siento muy muy muy identificada. Casi estoy estrenando la veintena, entonces esas preguntas son el pan de cada reunión familiar. Y sufro, sufro muchísimo, porque a mí no me gustan los hombres, entonces, antes de soltar cualquier burrada me limito a decir "soy muy joven para pensar en esas cosas" así la mayoría de las señoras se quedan satisfechas, menos cuando me dicen "a tu edad yo ya estaba casada y llevaba mi casa palante", ahí es cuando les doy la bienvenida al S.XXI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajja, pues preséntate con una novia y les das tema de conversación para tres meses!!! A la familia hay que abrirle las miras y traerla al siglo XXI aunque cueste!!! Que me consta que cuestaaaaa... Y algunas más que otras!! jajjajaja

      Eliminar
  15. Eso me lo hacía una amiga de mi madre. Siempre estaba con la cantinela de qué pasaba que no tenía novio. El primero novio formal que me eché fue a los diecinueve años, tampoco veo yo que, con dieciocho, una chica que no tiene novio se vaya a quedar para vestir santos... Besos.

    ResponderEliminar