jueves, 3 de mayo de 2012

La gran diarrea

Dentro de esta serie interminable de catastróficas desdichas de salud de poca gravedad pero de mucho porculeo en la que nos vemos envueltos de un tiempo a esta parte, hemos venido a parar esta semana en la terrorífica casilla de la diarrea infernal.

La pelirroja es habitual de resfriados, mocos a gogó, toses infinitas y bronquitis, pero en temas gastrointestinales éramos vírgenes, así que cuando la niña empezó a defecar como un mirlo con colitis a cualquier hora del día o de la noche manchando leotardos, vestidos, pijamas y mobiliario a su paso, nos quedamos tan estupefactos como preocupados y tan preocupados como asqueados ante ese festival de caca sin fin.

El pediatra nos dijo que era de la garganta porque nuestro pediatra suplente –la auténtica imagino que se ha dado de baja por depresión desde que nos tiene como pacientes- es muy original y le encanta sorprender a su público. Y nos mandó antibióticos, agua y paciencia y Dalsy, mucho Dalsy.

Así que compramos una cantidad de pañales digna de un avituallamiento pre guerra nuclear, dimos gracias a Dios por haber retrasado la operación pañal fuera –sólo nos hubiera faltado tener que enfrentarnos a esto sin el parapeto de la celulosa, para acabar en el psicólogo- y nos sentamos a esperar a que saliera todo lo que tuviera que salir y a que llegara un día en que volviera a salir el sol y la diarrea infinita hubiera terminado.

Pero aquí estamos casi una semana después y la cosa no mejora. Al parecer, es un virus, o eso me dice ahora el pediatra suplente en la segunda visita, que ahora me ha dado un jarabe que tampoco parece que sirva para mucho pero al menos vamos concretando porque el prospecto ya no habla de anginas sino de cortar diarreas y eso ilusiona. Un poco al menos.

El problema es que como no la podemos llevar a la guardería pues la tenemos adosada a la cadera día y noche –defecando, siempre defecando- y claro tenemos que hacer con ella cualquier recado. Así el otro día sin ir más lejos, tuvimos que ir al notario que no es que yo vaya mucho al notario, pero me tocaba ir a firmar unas historias y claro, me tuve que llevar al mirlo conmigo.

Yo no sé si fue cosa del virus o el hecho de que el notario decidiera llegar con más de hora y media de retraso a la cita –todo un clásico-, la cuestión es que la pelirroja decidió dar rienda suelta a su esfínter llenando todo el despacho de su líquido inmundo. Personalmente, creo que quiso dejar clara su postura ante tal abuso –¿no se conforma con sacarnos los ojos que encima ha de hacernos esperar media vida?- y dejó aflorar su lado antisistema más rebelde sobre aquel despacho de terrible decoración castellana.

No os quiero ni contar el espectáculo que dimos en la notaría -mitad finjo que no ha pasado nada, mitad gasto dos paquetes de toallitas en limpiar el suelo-, aunque lo cierto es que dada mi creciente mala uva por la tardanza, la humillación fue menor, aunque no mucho menor, la verdad.

Y, bueno, también hemos tenido diarrea en el Mercadona, en restaurantes, en plena calle y en el tortuoso Torneo de Fútbol del primo -que sin duda merece un capítulo aparte- y por supuesto en la cama, que ya no gana una para amoníaco ni para fundas. Qué malvivir y qué asco más malo.

Lo peor del asunto es que el sábado vinieron a cenar a casa unos amigos con sus respectivos churumbeles y dado el dudoso carácter generoso de la pelirroja que se niega a prestar su Moto Feber pero sí a compartir virus, acabamos con un ¡diarrea para todos! Y así vamos, con medio mundo maldiciéndonos por el contagio masivo y el otro medio sufriendo los estragos de la diarrea sin fin que todo lo abarca y todo lo espurrea.

23 comentarios:

  1. No recuerdo la de montón de pañales que cambié, la de bodis, pijamas y sábanas que cambié…Porque tenedor no se conforma con una cosa..si lo hace, a lo grande y te regala los vómitos que sean necesarios...(la mayoría acaban encima de mí...debo tener un imán), qué bonita la maternidad..
    ÄNIMO, que en algún momento para, :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, qué trajín! Yo creo que prefiero los resfriados que son más normalitos, jejejje

      Eliminar
  2. El tema diarrea y gastroenteritis es realmente duro y complejo, yo el primer años del peque me pille dos de estas últimas que me dejaron literalmente tirada en la cama, hubiera proferido hacerlo en el WC, para ahorrar viajes, pero no fue posible...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjajaj, yo he tenido suerte!! El pater ha pillado algo de refilón, pero de momento yo sigo sana. Debe de ser cosa del Actimel, jajajja... Y espero que siga así porque para mí, vomitar es LO PEOR del mundo!!!

      Eliminar
  3. Vaya odisea!!

    Entonces por una vez ha acertado un pediatra, es un virus! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a la segunda. La primera vez dijo que era de la garganta. Perdón?

      Eliminar
  4. Yo he tenido suerte y los míos no son muy de fiesta de la caca, son más de fiesta del vómito y del moco, esas sí, no se pierden una...
    Ánimo y piensa que día que pasa, día menos que queda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy, pues yo la del vómito no sé... tampoco me emociona, no? Ésta sólo ha sido de mocos, pero ahora debe de ser que está experimentando... AYYYY

      Eliminar
  5. yo con los míos no he pasado nunca por eso,los dos han salido antivirus y mira que en el cole están cada dos por tres.Entiendo que debe ser muy latoso y el mal cuerpo que te tiene que quedar... suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte!! La mía desde que está en la guarde no para!!!

      Eliminar
  6. Ya sé que voy a ser pesada y redundante... en vez de tanto actimel porqué no le das kefir??? aparte de ser gratis es más natural y ahora con la diarrea un kefir astringente de mínimo 48h le vendría fenomeno.

    Otra cosa que me daba mi madre de peque (pero no sé si lo podréis conseguir, depende de donde vivas...) son las semillas de jara mezcladas con yogurt natural... mano de santo.
    Espero que se le pase pronto. Si quieres más información sobre el kefir solo dilo. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el Actimel lo tomo yo. Ella pasa. Eso dónde se compra?

      Eliminar
  7. JAJAJAJAAJA ,VIVA LA MATERNIDAD IDEALIZADA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajjajajjaja... Una buena dosis de realidad!!

      Eliminar
  8. Ayyyy. Casi me da algo... Qué admiración despertáis en mí las madres. Qué admiración... Besos.

    ResponderEliminar
  9. Yo, con la última gastroenteritis de mi peque, acabe en el hospital al borde de una desidratación, después de pasar toda la noche visitando a roca.Me metierón un chute de suero y cosas varias por vena que sales de allí medio bien.En fin, no quiero ni acordarme,tocaré madera para que mi rubito no pille otra.Un besito Flor.

    ResponderEliminar
  10. Tampoco es para tanto. El niño no ha faltado un solo día a la guardería. Sin pañales y un poco suelto, pero lo aguanta bastante bien.... y aunque con diarrea, su nivel de energía no ha bajado ni un 1%.

    ¿ Donde estará el zapato perdido ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, el nivel de energía no baja a menos que contraigan el ébola... Pero tanto cambio de pañal sí baja el mío! jajjaja

      Lo del zapato es un misterio... Quién sabe puede que algún día dentro de muchos, muchos años aparezca en algún recóndito lugar... La de cosas

      Eliminar
  11. las diarrea son asquerosa pero los pobres se quedan hechos un trapillo y lo pasan mal.Lo "mejor"es que toda la familia acaba con diarrea y ya se sabe mal de muchos...

    ResponderEliminar
  12. jajajajajaja...hacía tiempo que no me reía a carcajadas...jajaja...gracias!!!!

    ResponderEliminar