lunes, 14 de mayo de 2012

Madre sí hay más que una. 5.- La madre gafapasta

Para la madre gafapasta los cuentos de princesas son el nuevo Necronomicón, una perversión, un modelo más de opresión hacia el género femenino y por tanto, es capaz de cortarse un dedo –o mejor una oreja que está mejor visto en el mundo cultural- antes que comprarle a su niña un disfraz de Cenicienta, que se pasó media vida rodeada de ratones y fregando suelos de rodillas y sólo salió de la ruina gracias a un hombre, que encima y para más inri, era príncipe. Qué vergüenza.

Por tanto, los cuentos de hadas están terminantemente prohibidos y los retoños han de conformarse con terroríficas versiones adaptadas de las obras de Kafka, ilustradas con dibujitos aún más terroríficos o, en un alarde de bondad materna, las siempre tediosas fábulas de Esopo que para divertirse, no mucho, pero para dormir, funcionan la mar de bien.

La madre gafapasta se niega a seguir ‘las normas que impone el mercado a la sociedad’, así que no es muy amiga de comprar los juguetes de moda, es decir, los que le piden sus hijos y es más de juguetes educativos cuanto más feos y deprimentes, mejor y puzzles de paisajes de muchas piezas, que el nene tiene que ir trabajando el cerebro, que para eso se gasta una pasta en la guardería bilingüe donde le suspenden en ambos idiomas.

La madre gafapasta es una activista anti sexista de las de carné, así que obliga a su niña –pobre lampona por el disfraz de Cenicienta- a jugar con balones y futbolines y hasta le compra unas deportivas con tacos –en lugar de los tacones de Blancanieves- que la chiquilla mira estupefacta el día de Reyes y al nene le compra muñecas y carritos de bebé para que sea un hombre de provecho, aunque ambos estén fritos por cambiarse los regalos en un descuido de la vigilancia materna.

La madre gafapasta no es amiga de mentir a los niños ni aunque sea por compasión, así que se deshace en todo tipo de explicaciones sesudas y científicas ante las dudas infantiles y básicas de los pequeños, que desde niños ya lo saben todo acerca de la vida, la muerte y la sexualidad, que los tapujos son muy malos, aunque luego de mayores se gasten la herencia en psicoanalistas varios.

La madre gafapasta tiene el instinto maternal de una croqueta y suele ver a sus niños mayores de lo que son por eso no duda en tratarlos como a pequeños adultos, obligándoles a comportarse como tales, a no usar chupete, a dormir en su propio cuarto desde el día en que nacen, a comer palitos de zanahoria en lugar de chucherías a demonizar el chocolate y a hacer de la licuadora su segunda madre.

La madre gafapasta piensa que Mickey, Bob Esponja y los Pokemon son malas influencias para sus hijos y que aportan poco a su proceso evolutivo, así que los tortura prácticamente desde que nace con los Baby Einstein a los que releva con los infernales Little Einstein, Teo, algo de Manny Manitas –por aquello de que habla a ratos en inglés- y con documentales de animales con sus matanzas incluidas, que para eso es el ciclo de la vida y lo explican mejor que en el Rey León.

La madre gafapasta prefiere cultivar el intelecto al cuerpo y por eso pasa de parques y de columpios que lo suyo es ir de museos e ir enseñando a los peques el gusto por el arte, aunque se trate de una performance de majaras amigos suyos de la Facultad y, de vez en cuando, a un espantoso recital de poesía infantil, a un tenebroso espectáculo de títeres chinos o a algún cuentacuentos de la FNAC donde se hable de Victoria Kent o de Juana de Arco, pero de princesas ni mijita, que para una madre gafapasta mola más acabar quemada en la hoguera que comiendo perdices con el príncipe azul en una carroza de cristal. Dónde va a parar.

(Nivel de identificación personal con la madre gafapasta: 1 sobre 10)
 
Repetimos:
Cada lunes, un nuevo modelo de madre en ‘Madre sí hay más que una’. Entendemos que son tipos muy puristas y que más de una podéis picar de varios a la vez, pero de cualquier manera, hagamos autocrítica y encasillémonos, será divertido!! Los que no seáis madres podéis encasillar a las vuestras, a vuestras hermanas, a vuestras amigas o a vuestras mujeres… que todo sea crítiqueo y algarabía. Eso sí, que conste que desde ‘Hija no hay más que una’ no queremos juzgar a ningún prototipo de madre, o no mucho al menos, así que, por favor, que nadie se ofenda que nos va a tocar a todas… pero entretanto, a divertirse!

46 comentarios:

  1. De madres gafapasta se un rato, yo a veces tengo ramalazos pero el problema es que tengo un hijo gafaplástico es decir que pasa de mis propuestas culturales... un rato largo, Asi que soy madre convencional, amadora de Mickey, sufridora del cantajuegos y fauna habitual de parques de barrio.

    Quizás algun día me pida palitos de zanahoria....

    Genial darling

    ResponderEliminar
  2. jajajaja, gran entrada, conozco muchas madres como de estas que describes. Mi nivel de identificación es 1 sobre 10 tb, me encantan los cuentos de disney, pocoyo, minie y vestir a mi hija de rosa y comprarle muñecas. Aunque tengo que decir que algún que otro juego educativo tb ha caído...

    Firmado: mamá con gafas de pasta que no gafapasta :)

    BXSssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre... Y las cosas tan monas que hay en Imaginarium??

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, confieso que aquí puntúo un merecidísimo 7 sobre 10. Aunque de momento lo tengo fácil porque la niña es muy pequeña y la puedo llevar sin problema a todas las performances de mis amigos majaras. Ya veremos qué pasa cuando la retoña conozca las bondades de Disney y los Phoskitos...

      Eliminar
    2. Jajajajajja, un 7!! Apúntala a teatro alternativo y quién sabe... a lo mejor te sale una artista de bien!!!
      Eso sí, los phoskitos son los phoskitos...

      Eliminar
  4. Hay que ver cómo son estas madres alternativas... Y encima nos miran a las demás, pobres mortales, como si fuéramos el demonio cuando sacamos el tubito de Lacasitos o confesamos que Peppa Pig y Pat el Cartero tienen vía libre en nuestros TDTs...
    Y sus pobres criaturicas mirando el cubito de Bob Esponja como si vieran el Paraíso Inalcanzable...

    ResponderEliminar
  5. Oh my God! Que aquí a quien reconozco es a mi maridín! En un nivel 5 sobre 10, pero es que el último párrafo que has escrito parece que hablabas de él. Con decirte que en Carnavales la temática para la niña es la mujer francesa (no me preguntes por qué que la explicación es muy larga) y ya la hemos vestido un año de Olympe de Gouges, al otro de Juana de Arco y este año afortunadamente no daba tiempo a currarse el disfraz y me dejó vestirla de cabaretera del Mouline Rouge (más mona que iba en tonos fucsia). Menos mal que luego tiene detalles como ver Bob Esponja con la nena y partirse de risa -por eso le doy sólo un 5-. Y en cuanto a mi, pues me identifico en un 3 sobre 10, pero es por la influencia paterna, ja, ja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Olympe de Gouges?? En serio?? Súpergafapasata!!! Eso sí, un gafapasta permisivo, jajajja...
      Oye, qué nivel, eh?? Y el curro que tienen que tener los disfraces!! Maremía y yo que vestí a la mía de gallina...

      Eliminar
    2. Sí, es que la nena cumple años el mismo dia que la buena mujer y se ve que a él le pareció algún tipo de señal divina o de reencarnación y es por ello ja, ja. Y ya la temática francesa se aposentó en nuestras vidas. Hasta tiene una ahijada francesa! Es total mi gafapasta ja, ja!

      Eliminar
  6. jaja que bueno, no soy de este tipo de madres pero en algunas cosas lo intento aunque mi hija pasa de mí. hay veces que le pongo bob esponja en inglés(ya he desistido)y mi peque antes de saber pronunciar mamá me decía "en español".tambien tengo el baby einstein pero creo que lo puse 3 veces, el cantajuegos le gusta más :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la mía le encantaba Pocoyó, pero cuando era en inglés pasaba de verlo y se iba a jugar... pobre!!
      Esto merece un post!

      Eliminar
  7. Yo soy algo de esta madre, quiero que mi hijo pueda jugar con mis peluches con normalidad, igual que lo hace con su coche de policia, me gusta que vea otras cosas y no solo el cantajuegos, que me agota y a el tambien, y escucha la radio y ve documentales de animales porque le encantan..

    El solo dice que es mayor y me pide cosas de mayores, pero para eso estoy yo, para decirle que aun es pequeño y que me puede ayudar en la cocina, pero no cocinar el solo jajaj

    un abrazo y feliz lunes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué suerte!!!! Yo a la mía le quito en Cantajuegos y se vuelve muy loca!!! Pero mataría por ver un documental aunque fuera de cabras montesas, jajjajaja
      Besos!!

      Eliminar
    2. Pues probad a ponerles Juan D y Beatriz en Ciudad Arcoiris. Flor, yo haciendo publi, espero que me perdones, pero al menos hay muchas canciones diferentes y nuevas para no oir las mismas cancioncillas una y otra vez.

      www.ciudadarcoiris.es

      Eliminar
    3. Jajjajaja no te preocupes! Probaremos, probaremos...

      Eliminar
  8. No me gusta este tipo de madres...con alguna variación si ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En las variaciones anda la madre perfecta...

      Eliminar
  9. Leyendo esto recuerdo cuando mis primos pequeños se quedaban en verano dos semanas en mi casa. Un día les di a probar palitos de zanahoria y resulta que les encantaron, así que nos pusimos a comer palitos de zanahorias mientras cantábamos el alfabeto en inglés. Siempre han estado muy delgados, y siempre comiendo porquerías, pero en ésas dos semanas en las que comían muy sano y ordenadamente, engordaron. Curioso, lo que a algunos nos adelgaza a otros les engordan, la madre se puso muy contenta de todas formas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si te llevas a la pelirroja unos días, mujer!

      Eliminar
  10. No, no....esta tampoco soy yo....aunque llevo gafas de pasta...jeje.

    ResponderEliminar
  11. Ay! Que me identifico bastante (4 sobre 10), de momento ha sido el mayor nivel de identificación de los lunes ;-P
    La verdad es que soy un poco petardilla con el tema de las chuches, intento que coma muy sano, mucha fruta y le explico que tiene muchas vitaminas... pobrecita!!!Pero he tenido suerte y le encanta la zanahoria, jeje. La única licencia que la concedo son los lacasitos (pero sólo de tres en tres...) También intento que vea Peppa Pig en inglés y ya ha aprendido el "Happy Birthday to you".
    Y lo peor es que he contratado una au-pair para que la cuide este veranito y pueda aprender inglés.
    Soy lo peor!!!

    ResponderEliminar
  12. Uuuuuf yo creo que 1 de 10! con lo que me gusta a mmí comprar juguetes de Bob esponja, mickey y compñía... eso sí un poco de cultura nunca va mal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que está bien iniciarlos en algunas cosas desde peques pero sin pasarse, pobres chiquillos! jeje

      Eliminar
  13. Pues yo creo que tengo vocación de madre gafapasta pero creo que me quedo en gafa, porque me lo propongo y empiezo, pero al final claudico. Algo sí he conseguido, que vea los Little Einsteins en francés (es que mi madre le habla en francés) y ya se le queda algo, pero cuando se harta me dice 'mami,en español' y que le guste la fruta y sobre todo, más que la zanahoria, el tomate, se vuelve loco. Pero también le dejo ver Dora y Pocoyó, (y se aprende las palabras en inglés y todo!!) hasta el aburrimiento y los gusanitos y las patatas fritas son una tabla de salvación, así que creo que 3 sobre 10.

    Patricia Cano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo entré con la nena en el CAC y tuve que salir tras un espectáculo de cante pelirrojil a volumen ensordecedor... Así no se puede!! jaja

      Eliminar
  14. Que complicado,creo que he sido y soy todos los tipos de madre y los que te quedan por describir. Mis churumbeles lo van a tener complicado para contestar cuando les pregunten como es mamá.A esta le pongo,en estos momentos,un 3 , bueno un 4.... Sin embargo, aunque me cuesta horrores, intento ser la mamá que ayuda a caminar pero no a levantarse, la que lee un cuento, o 2 ,o 3...,pero les deja elegir el final,la que no pone alas pero tampoco les saca la ilusión de volar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, la mayoría nos identificaremos con varios, un poco de allí y un poco de allá!!

      Eliminar
  15. Jajajaja. Tengo miedo de que una amiga mía se convierta en una de estas... A la mía le doy un 5/10. Es muy cultureta pero me dejó hacer el chorra a placer. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  16. Madre mía, cómo me he visto identificada (no en todo, eh!?) de hace un par de años. Entonces mi nivel de identificación podría haber sido, por lo menos, 6/10. Menos mal que la experiencia me ha hecho "madurar" y mejorar mi sentido común y el nivel ha bajado a 2-3/10, jeje.
    Estupenda entrada :-)

    ResponderEliminar
  17. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  18. Nosotros somos padre y madre gafapasta fustrados: la sociedad se impone y se nos retuerce el estómago con las barbies y bakoogans. Que a ellos les encantan y tienen por doquier.

    ResponderEliminar
  19. "De todo el mundo es sabido que a los hombres les gustan los taladros y a las mujeres las lavadoras. Es una realidad irrenunciable grabada a fuego en nuestro código genético desde que la ameba era ameba y el amebo amebo.

    La naturaleza intrínseca a cada género impulsan al hombre hacia el bar y a la mujer hacia la cocina; al hombre hacia el fútbol y a la mujer hacia la peluquería; al hombre hacia ir de putas y a la mujer hacia ir de compras. Es así.

    La civilización, ese ente nocivo y manipulador, ha luchado siempre por sobreponerse a nuestros primitivos instintos hasta el sorprendente punto de generar mujeres capaces de sostener un taladro y hombres capaces de sostener un bebé sin que se les caiga.

    Pero eso es algo artificial y va contra natura."

    Menos mal que hay madres que lo saben y lo tienen claro. Y si la realidad se empeña en desmentirlas, es que la realidad está equivocada.

    ¿Para cuándo una madre con la que te identifiques más de un 3 sobre 10, Flor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, yo me he inclinado poco a la cocina, tan poco que no se freír un huevo y lo de las lavadoras como que tampoco, pero de pequeña me dabas un balón y sólo lo usaba si la Barbie (cualquiera de las dos mil) podía chutarlo...

      Ya mismo, ya mismo... Que conste que me declaro madre: no madre, bipolar, estresada e imperfecta. Puede que el lunes hable de alguno de estos modelos, no vayáis a pensar que no quiero autocriticarme. Qué disparate!!

      Eliminar
  20. Jajajaa! Ay con lo que nos gusta a las madres coleguis como yo meternos con las gafapastas!!
    Me ha encantado eso de la guardería bilingüe que le suspenden en los dos idiomas!Nunca entendí por que una madre hace a propósito bilingüe al crío, con lo fastidioso que es! Lo sabré yo, que los míos tienen que hablar como mínimo tres y cuatro idiomas desde temprano(viviendo en diferentes países cada 4 ańos ya me contarás) Y luego llega el cumpleańos del crío y le pasa como a unos compańeros de Embajada, el padre un idioma, la madre otro, los compańeritos del Lyceo francés otro, total que le cantábamos el cumpleańos feliz en tres idiomas y se apagó la velita por que no da para tanto!!
    Moraleja para la madre gafapasta: Compra las velitas de cumple de las largas(modelo cirio) que de cantar en bilingüe se apagan antes de tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajjaja, pero y la de amigos que va a tener por medio mundo?? Bien mirado es un chollo!! Pero guapi, mejor compra una de esas velas falsas que nunca se apagan pero un cirio da mucho miedito, jajajjaja

      Eliminar
  21. Jajajaja! Palitos de zanahoria y discos de mueslicereales de porexpan! Jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El muesli debería estar prohido por ley!!!! jajjaja

      Eliminar
  22. La mamá de este lunes me cae fatal!!, hoy si que tengo claro que no soy una de esas...ufff menos mal...

    ResponderEliminar