viernes, 13 de julio de 2012

Tiempo libre

A veces tengo tiempo libre. Algunas veces. Pocas. Muy pocas. Lo cierto es que me escaqueo a menudo de las tareas maternales pero siempre con el fin de ir a un cumpleaños, a un café o incluso al cine, que no digo yo que eso no esté bien, dios me libre, -que esas escapadas me dan oxígeno para aguantar al pelirrojismo extreme dos semanas más sin pedir el garrote vil- pero lo cierto es que escaseo de tiempo libre, libre de verdad, de ése que te dan de antemano para que tú lo distribuyas a tu antojo sin compromisos previos ni planes en la agenda, lo que viene a ser el tiempo libre de toda la vida de dios.

También es cierto que la abuela paterna –oh! hada madrina- me libera cada jueves del yugo maternal regalándome un día completo, pero claro, siempre acabo reservando un montón de tareas horribles para hacer en ese día sin el terremoto alrededor, así que tampoco puedo considerarlo tiempo libre como tal, de hecho siempre acaba siendo un día infernal casi tanto como cuando se me ocurrió –en uno de estos días inspirados que tengo- ir de rebajas con la pelirroja.

Así, que cada vez que el pater me concede una tarde libre sin previo aviso, llevándose a la nena lejos de mis dominios y mis contracturas musculares, me emociono tanto que ni puedo ver con claridad… Y antes de que salgan por la puerta empiezo a pensar en qué voy invertir el tiempo libre, viendo mi vida entera pasar ante mis ojos como en las películas de Antena 3, ansiosa ante la posibilidad de gozar de tres o cuatro horas de libertad de la buena.

Y me planteo irme al cine a entregarme a una superproducción americana de mujeres que se gastan en zapatos lo que yo en la hipoteca o a una película independiente iraní de ésas que nadie quiere ver conmigo si no es a punta de navaja, pero luego compruebo que esta semana no hay ninguna peli que me haga mucho tilín y, además, acabo de retomar -por vigésimo segunda vez- la dieta –otra- y me da que está feo tomar palomitas… y un cine sin palomitas ni es cine ni es ná. Ruina. Así que cierro la página de la cartelera y dejo las gafas en la mesa. No hay cine.

Así que decido irme de tiendas y probarme toda la nueva colección de Zara y H&M y pasearme por la Puri y otras tiendas de bien para así ir apuntando cositas ‘imprescindibles’ de cara a futuros santos, cumpleaños, aniversarios, reyes y caprichos que no puedo permitirme pero me permito… Pero es pensar en las colas de los probadores y en las dependientas obligándome a probarme cosas terribles… y una que no sabe decir que no, que mejor lo dejamos para otro día. Así, que suelto el bolso y me quito los zapatos.

Y entonces abogo por quedarme en casa, tirada en el sofá a lo Hommer Simpson y regalarme un maratón de telebasura –pero sin carbohidratos que echarse a la boca- y así disfrutar del ‘dolce far niente’ versión tumbing y me pongo el pijama en un arrebato de jovenzuela resacosa, pero luego me da cosilla desperdiciar ese tiempo tan sagrado y me pongo nerviosa y me levanto y me quito el pijama.

Y me visto otra vez y pienso en llamar a una amiga e irme a tomar unas coca colas negras en una terraza, sin tener que preocuparme de que la pelirroja me tire la botella a los pies –otra vez- de que derrame su zumo sobre mi vestido o el suyo o ambos o de que nos rodee de puercas palomas a base de echarle palomitas o patatas de bolsa... pero lo cierto es que antes de mandar un whatssap ya me da pereza salir con este calor y me planteo ponerme a leer.

Y me vuelvo a poner el pijama y me siento en el sofá, pero como tengo el cuello como la madre del rey y las cervicales de Stephen Howking apenas si puedo fijar la vista y menos enterarme de lo que estoy leyendo, que el tiempo libre tampoco hace milagros en mis neuronas encanijadas tras dos años y medio de tortura, así que lo dejo.

Y pienso en regalarme una sesión de belleza casera, pintarme las uñas, depilarme las cejas, darme un baño de espuma, pero apenas abro el grifo, escucho los gritos de la pelirroja subiendo la escalera y antes de volverme muy loca y reprocharles que por qué han vuelto tan pronto miro el reloj y descubro que llevo tres horas haciendo el majara vistiéndome y desvistiéndome, marcando y colgando el teléfono, poniendo la  tele y mirando carteleras... Si es que ya no sirvo para tener tiempo libre. 

48 comentarios:

  1. Hola, me llamo Marisol, soy madre de una niña de 11 años, pero creo que no lo he pasado tan "mal" como tú en esto de la maternidad. Te leo cada mañana en la oficina y la verdad es que me rio muchisimo contigo y tus anécdotas.

    Saludos.
    Marisol Aguilera

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por seguir el blog!! Y cuéntamos cositas!!

      Eliminar
  2. Juas, que bueno, a mi eso de revolucionarme cuando mi marido se lleva a la niña también me pasa. Igual cojo el teléfono, llamo a una amiga de esas que no tienen hijos y están empezando a odiarte porque hace siglos que no mantenéis una conversación en condiciones y al tercer "bueno, bien, no sé, sin novedades, tu que tal?" me pongo nerviosa y pienso que para qué le habré llamado, que llevo 15 minutos perdiendo el tiempo! Cuando antes era lo normal, tirarnos una hora al teléfono sin grandes cosas que decir, pero por el puro placer de relajarse al teléfono con una amiga mientras iban surgiendo temas de aquí y de allí. Pero desde que nació la niña no soporto desperdiciar ni un solo minuto de mi precioso tiempo libre, que tanto escasea. Así que enseguida corto y pienso que vaya mierda de amiga soy, pero es lo que hay! Entonces pienso en ver la tele, pero como hace mil años que no veo un programa entero no sé de que van y me aburren. Y sigo con la misma sensación de estar perdiendo el tiempo que cuando estaba al teléfono y sigo nerviosa perdida, es como si tuviera un cronómetro gigante delante de mis ojos con la cuenta atrás puesta.
    Total, que tener tiempo libre también me estresa porque quiero hacer muchas cosas productivas a la vez y al final no hago nada... Creo que he perdido la capacidad de relajarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como te entiendo Naiara! Una hora al teléfono??? Ni de coña!
      Como hemos cambiado!!! Qué penita!

      Eliminar
    2. Jajajajajja, es que el tiempo es oro!!! Y más ahora...

      Eliminar
  3. La mamá del bichillo13 de julio de 2012, 9:38

    El sábado pasado, por primera vez en los nueve meses de mi bichillo, el pater decidió llevárselo a la piscina en "tarde de hombres".
    Hice más o menos el mismo protocolo que tú (llamada telefónica, tv, internet, shopping...) y cuando ya tenía el separadedos en el pie, el esmalte de uñas preparado y el disco de sabina a todo trapo.... me di cuenta que echaba de menos al bichillo, que qué bien se lo estarían pasando en la piscina, que hay que ver no estar allí con ellos disfrutando de una tarde en familia.....
    total, que acabé poniéndome el bikini y volverme loca echándole la crema, intentando meterle en el giganto-flotador y lanzándome a su carita para que no se ahogara en un intento desesperado de beberse toooooda la piscina
    y todo eso mientras el pater se bebía una cerveza bien fresquita tirado en la tumbona....
    vaya #@&!!·# de tarde libre!!! este sábado me quedo en casa aunque sea tragándome la peli chunga de antena3!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bufff, eso me ha pasado a mí también alguna vez y lo que me da coraje es que luego cuando lo dejo todo por el familieo acabo arrepintiéndome, lo dicho en otro post 'ni contigo ni sin ti'...

      Eliminar
  4. ¡ No se puede ser más mona .... !

    MUAAAAAAAAAAAAAAAAAC

    ResponderEliminar
  5. Si, yo también me aturullo cuando tengo un rato libre y se me acumulan las ideas a la cabeza. Si te digo la verdad soy tan triste que al final acabo planchando o pasando la aspiradora... ains, qué vida ésta!
    Un besillo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, qué horror!! Pero vamos, en mi caso la intención es buena, pero me lío y no hago nada!! Ruina.

      Eliminar
  6. Yo lo tengo claro: tiempo libre = dormir. No importa la hora, no importa el momento. Aún y así no consigo eliminar esas ojeras que me llegan a los talones... con lo mona que yo era...

    Besos, Flor.

    Anna

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy escribiendo un post que se llama así!! jajjaa

      Eliminar
    2. jajajajaja en serio???

      Eliminar
    3. Sí! Estoy entre 'Con lo mona que yo era...' o 'Yo era una niña mona' jajajja

      Eliminar
  7. jajajaja, ara me pongo, ara me quito...es que entre la emoción y el nervio te quedas calá, jaja. Quieres aprovecharlo tan bien que al final resulta que no haces ná de ná. Yo la ultima vez tambien acabe aprovechando para limpiar, que cuidao, limpiar sin niña es un lujazo ¬ ¬ .... puro vicio, jaja.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaajaja, con tu musiquita y a tu rollo... Cualquier tiempo sin niños ya merece la pena! jajaj

      Eliminar
  8. ¿tiempo libre?que bien suena... antes tenia alguna tarde de asueto (dos veces al mes no mas)en las que aprovechaba para limpiar, planchar y tumbarme en el sofá (interesante verdad?)pero ahora te cuento, estoy embarazada de 7 meses, mi madre y mi suegra están con obras en casa y temas varios y sólo pueden cuidar de mi peque por la mañana el tiempo justo en el que estoy trabajando. Mi marido tiene un horario en el que llega a casa cerca de las 10 de la noche, sí es para llorar pero bueno los capitulos de pocoyo y dora me salvan una hora al día en la que me espanzurro en el sofá como si no hubiera un mañana. Pero es que nuestro tiempo libre ya nunca será como era antes :(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!! Renaceremos cual Ave Fénix y nos daremos a los cócteles y al asueto!!!

      Eliminar
  9. Cada día lo clavas más!!! Parece que me estás mirando por un agujerito ;-)
    La verdad que voy mejorando y ya soy capaz de relajarme cuando disfruto de uno de esos pocos momentos de tranquilidad. Porque antes, me pasaba como a tí, que quería hacer tantas cosas que al final no hacía nada y me agobiaba más!!!
    Ahora disfruto cada momento con ella pero también, cada momento sin ella!!!
    Besucos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Voy a tener que planear conb más antelación...

      Eliminar
  10. Tiempo libre? tiempo libre...mmm...ah, ya sé! Eso es cuando mi marido y mi suegro se llevan a los niños al parque y yo aprovecho para aspirar pelusas, expulsar arañas y reorganizar los armarios :)
    Aunque a veces me asalta una vaga inquietud...juraría que yo antes empleaba el tiempo libre en otras cosas. Tengo vagos recuerdos de tardes al sol en terrazas veraniegas, domingos perezosos de siesta y sofá, días de compras, noches de cine y copas...bah, supongo que será solo alguno de esos sueños raros que tengo de vez en cuando XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que no, que no... Ya verás cómo lo recuperamos!!!

      Eliminar
    2. Sí, cuando mis mellis tengan edad para mandarlos de campamentos 15 días, como una mala madre cualquiera!! XD

      Eliminar
    3. Dame el teléfonooooo del campamento!!!

      Eliminar
  11. ¿Pero, que es eso del tiempo libre? ya ni recuerdo lo que es tener un ratito para mí y cuando lo tengo aprovecho para limpiar, planchar y tareas varias, que triste, no somos nada,tendremos que esperar a que los peques se hagan mayores y pasen de nosotras y luego diremos ¿que hago yo con tanto tiempo libre?.Un besito.

    ResponderEliminar
  12. Tú al menos tienes energías para dietas, aish, que miserable!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo tres día a la semana, el resto me doy a la bulimia... Tengo previsto un par de post sobre dietas malignas y el malvivir de tener un metabolismo de pena, jajaja

      Eliminar
  13. Tiempo libre sin mis enanos? no lo concibo. Ir a la piscina sin mis enanos cargada de bártulos?...No lo concibo...Leer? me quedo dormida en la primera página. Depilarme? a todo correr en la ducha. Esteticien? a las 3, cuando salgo de la Oficina y a punto de comerme a la chica de un bocao a causa del hambre...Videoclub? alquilo pelis y las devuelvo sin verlas, me quedo tiesa al minuto uno...Que triste!!! Lo más fuerte de todo esto es que yo TENGO UNA INTERNA!!!! y no sé estar sin mis enanos...que desastre por favor!!!! Eso si, el papi y yo nos hemos IMPUESTO salir una noche los dos. Solos. Aunque sea cenar y volver...Y es genial, doy Fe.
    Besos guapa! buen finde!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leíste el post de 'ni contigo ni sin ti' es muy esto...
      XXX

      Eliminar
  14. Ay Dios mío!! Que me pasa lo mismo!! Que estoy deseando pasar una tarde sin él y al final cuando lo hago me aburro como una ostra, pierdo el tiempo sin querer perderlo, y luego me lamento de haberlo perdido... ¡Me tenías que haber visto ayer! Y hoy que tampoco lo tengo... aquí estoy, poniendome al día de blogs, publicando, comentando... y pensando en que tengo que preparar cosas para una cena de mañana y me da pereza ponerme... Bendito tiempo libre (el de antes, claro)

    ResponderEliminar
  15. Muy buen post Flor.
    Ya veo lo que me espera en un par de años.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Por ésto es por lo que yo estuve 8 años sin hijos ¡y benditos años! en los que entraba y salía de casa sin tener que advertíselo a mi madre como cuando tenía 17 años; o, simplemente me veía una peli de un tirón (que es como hay que verlas) y no prorrateada a lo largo de los biberones de las 10 de la noche de la semana, que a una media de 6 minutos por biberón me dura una peli de hora y media semana y media.

    Jaja, a mi me encaaantan las pelis iraníes, Flor, y canadienses y turcas pero ahora mi única neurona sólo me permite ver la de los zapatos caros con suelas rojas, jajaja. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo ya no me entero de nada ni en la de los zapatos, así que imagínate en las otras... jajajja

      Eliminar
  17. Madre mía.. yo no sé lo que es tener unas horas libras desde que nació daniel.. viviamos a mil kilometros de mis padres, a doscientos metros de mis suegros, pero con siete hijos que tienen, siete nietos más, y el dicho de que ( Los hijos de mis hijas nietos son, los de mi nuera lo serán o no..) pues tampoco podía contar con ellos, y ahora que estamos a dos kilometros de todos ellos, hasta vivo mejor, por lo menos no me hago mala sangre porque pienso que no están cerca y punto..

    Así que deseando estoy que llegue septiembre para que vaya al cole.. aunque luego andaré llorando por las esquinas durante unos dias..

    Un besazo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo los dos primeros días!! Luego te acostumbrarás a lo bueno!! jajja

      Eliminar
  18. Anda que te va bien... si es que... pa unos minutos que tienes y los echas a perder asi... ¿porqué no haces como Dácil de madre desesperada y metes a la pelirroja en la bañera con un bote de pintura de dedos? seguro que se está quieta aunque la bañera será catastrófica pero con un chorrito de labavajillas se quitará seguro..
    Besos y suerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pintura de dedos???? Es que aún no conoces a la pelirroja??? Sustoooooo

      Eliminar
  19. UFFFFFFFFF! A mi me pasa igual, cuando tengo tiempo sin la nena me aturullo y encima me siento rara. De locos, pero ahora que va a la guarde por la mañana 4 horitas ya evoy acostumbrando, y hasta me he terminado un libro, que por cierto recomiendo, pues es para partirse de risa y más de una se sentirá identificada -yo la primera. El título es "Shopaholic and Baby" y es de Sophie Kinsella. En español se titula "Becky espera un bebé". ¿Conoces a esta autora Flor, es la monda, su estilo me recuerda al tuyo!

    ResponderEliminar
  20. jajajajajaja

    Yo me meo.
    PLAS, PLAS, PLAS.. Me encanta tu blog!

    ResponderEliminar
  21. A mi esto me pasa sin pelirroja y sin niños en general. Bueno, niños tengo 16, pero no son mios.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  22. Jajajaja. Si es que para disfrutar del tiempo libre hay que planificar con tiempo... A mí me pasa igual y no tengo hijos, mira tú. Admiro a esa gente que, sin tener nada pensado, se saca un plan de la manga y hala, a disfrutar. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  23. Me encanta tu blog!!!

    Lo descubri por casualidad y me lo estoy releiendo desde el principio, coincido contigo, el embarzo no es el estado más bonito de la mujer ni de lejos...los 20 si que son bonitos... el parto, horroroso....

    Mi niña tiene 11 meses y es un terremoto que no para. La profe en las notas en vez de Buen verano ha puesto Buena Suerte!!!

    No sabes como te entiendo, el viernes pasado se la quedaron mis padres a dormir, dos horas tarde en pensar si saliamos a cenar, al cine, o con amigos de fiesta, al final estaba tan agotada que me quede dormida en el sofa...en fin, otra vez será!!!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. Ay qué verdes os veo, todavía con la ilusión de hacer cosas de provecho. No, no. Eso no se hace. Si da la rarísima casualidad de que Júpiter entra en conjunción con Saturno en un día par de un mes impar en año bisiesto y me hago con algún minuto de libertad yo me siento y de tan poco hacer hasta levito.

    Por cierto, me estoy riendo muchísimo poniéndome al día en tu blog. Muy fan.

    ResponderEliminar