viernes, 20 de julio de 2012

Un día de playa para olvidar. Parte II

Gracias a Dios, los niños querían sentarse junto a la orilla para poder dar rienda suelta a su salvajismo y nos hicieron desistir de coger unas hamacas en el paraíso terrenal, y digo gracias a Dios porque nos hubieran acabado echando a patadas del chiringuito –primero, por callunas y segundo, por tener que aguantar a los niños echando arena sobre sus mojitos-, así que acabamos estableciéndonos en la arena junto al mar, como elefantes en una cacharrería, pasando entre las toallas a zancadas, haciendo comer arena a todo el que se cruzaba con nosotros y golpeando con los gigantobolsos y demás merchandising playero a todo el que se nos ponía a tiro.

Como el plan inicial era darle al hamaqueo pues no habíamos previsto traer una sombrilla decente y tuvimos que conformarnos con una que tenía mi hermana abandonada en el coche –aún no tengo claro con qué fin- que tenía un par de pinchos salidos –todo glamour- y que a la base por donde se hinca en la arena le faltaba la punta en pico, por lo que clavarla bien fue una tarea imposible y se quedó a medio hincar, balanceándose al viento cual melena surfera, hasta que dejó de balancearse y salió disparada como alma que lleva el diablo dispuesta a apuñalar con su punta roma y oxidada a media playa, que se levantaba aterrorizada y haciendo aspavientos ante la terrible amenaza ‘sombrillil’.

Y como la sombrilla estaba hecha un asco y nosotras queríamos fingir ser chicas glamourosas pues no queríamos ir a buscarla, tratando de que la gente no se diera cuenta de que era nuestra, pero claro era eso o que acabáramos en Comisaría, así que al final tuvimos que ir al rescate de lo que quedaba de sombrilla, que era poco.

Así que nos quedamos sin sombrilla. La parte positiva es que hacía viento y poco calor y curiosamente no había muchas olas, por lo que podríamos bañar a las bestias hasta dejarlas agotadas y sin ganas de matarse vivos y quién sabe, a lo mejor hasta podríamos comer sin atragantarnos… Así que tras embadurnarlos con esa escayola que llaman crema Isdin factor infinito y ponerles los manguitos y hacer coletas y buscar balones y poner gafas de buceo, nos acercamos por fin a la orilla para descubrir con espanto cómo dos millones de medusas nos saludaban amenazantes.

Así que tampoco hubo baño. Ni glamour, ni hamacas, ni sombrilla, ni baño, ni ganas de vivir.

Así que no nos quedó otra que entretenerlos a la vieja usanza, enterrándolos en la arena, cavando hoyos, haciendo castillos y todas esas cosas que habitualmente suelen hacer el pater y mi cuñado mientras mi hermana y yo nos tostamos al grito de ‘melanoma ven a mí’ y criticamos todo lo criticable.

A mí se me ocurrió en un arrebato de estupidez, llevarlos a la ducha a refrescarse y les gustó tanto la idea que me pasé media jornada playera yendo y viniendo con la pelirroja y sus agotadores 17 kilos a la cadera, con lo poco que me gusta a mí el lucimiento playero, agachándome a recoger las chanclas, los cubitos y todo lo que portaba y que iba tirando a su paso y que ella no podía recoger ‘porque la arena me quema loz piez’ y corriendo tras el primísimo, que cual potro desbocado corría de un lado a otro recogiendo 'piedras preciosas' para su madre y dando cabezazos a las top models con las que nos cruzábamos y a las que a más de una acabó reventándole una prótesis.

Y para acabar con el infierno y en un ejercicio de afianzar nuestra autoestima decidimos comer en el chiringuito guay y allí nos fuimos, con nuestras mejores galas playeras llenas de lamparones variados de polos de nieve extrafucsias, restos de zumo pestoso y pegotes de esa extraña masa que forman las cremas protectoras mezcladas con la arena y el polvo playero y de la que no hay manera de librarse…

Y allí comimos sentadas en una mesita alta la mar de bien, con nuestras copas de vino y nuestra conversación coherente, mientras los primísimos se mataban vivos en una cama balinesa, lanzándose patatas deluxe y restos de rúcula… y nosotras hacíamos como que no los conocíamos en una versión depurada de la madre panderona ‘juro que éste no es mi hijo’.

La suerte es que el local estaba vacío y sólo molestábamos a los camareros que no nos podían ni ver, sobre todo uno con la boca de rape, al que tuve que pedirle seis veces la inscripción para hacernos el carné de socias… “pero este feo qué se ha creído, -me susurró mi hermana indignadísima- ¡si estamos buenísimas y superglamourosas!”, justo cuando sacaba el monedero para pagar y salió rodando la última ‘piedra preciosa’ que el nene le había regalado y que allí, bajo la luz artificial, y frente al camarero maligno, resultó ser un trozo de salchichón reseco... Qué vida perra.

44 comentarios:

  1. No te preocupes, estoy segura que cuando el camarero con boca de rape encuentre con quién reproducirse, le saldrán unos trillizos infernales con la misma boca de pez y mil veces más revoltosos que la pelirroja y el primísimo.
    Es el Karma.
    XD

    ResponderEliminar
  2. jajajajajajaj Flor!
    hoy te has superado!!

    Besos!!!

    Anna

    ResponderEliminar
  3. Ay Flor, que con lo del camarero boca de rape me he acordado de "pequeño pez atrapado en tetera", te acuerdas?? Reme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaj... Asomado, era asomado, de ahí su gigantocara, jajaja

      Eliminar
  4. Llorandito me tienes, Flor. El momento sombrilla asesina es impagable. La semana que viene cojo las vacaciones así que tomo nota de todo lo que NO hay que hacer y desisto de pretender lucir como madre glamourosa en la playa. Pero quién puede serlo portando una colección completa de moldes en forma de animales?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras no los lance por los aires... jajajja

      Eliminar
  5. Dime dónde vas de vacaciones...para no ir cerca, qué peligro jajajaaaaaa. Si veo por Croacia una sombrilla asesina que se la llevó el viento y llegó hasta aquí, te la mando!!

    Nota: Cuando vivía en Argentina, el veraneo coincidía con la Navidad, imagínate comiendo turrón en la playa con 35°C. La crema solar factor 65(no te bromeo), la arena, el turrón y el panettone todo junto está hmmm delicioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y había turrón Suchard??? No se me ocurre un plan mejor!!!

      Eliminar
    2. No, mamá me enviaba 1880, el turrón más caro del mundo. Y más viajero. No me preguntes si era del blando o del duro. Era del derretío!

      Eliminar
  6. Genial Flor!!! jejeje
    No se con qué quedarme, todo el post es genial...me duele la mandíbula de tanto reirme!
    Besucos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Lo que me he reido con la segunda parte,pero lo más importante es que no perdiste el glamour en ningún momento,antes muerta que sencilla,jaja.Por lo menos disfrutaste de la comida y a ese camarero, con las medusas lo dejaba yo un ratito.Un besito.

    ResponderEliminar
  8. Flor, de verdad que estoy super contenta de no tener que pisar este año ese infierno al que llaman playa.

    A mi lo que más me ha gustado es lo de "melanoma ven a mi", será por lo concienciada que estoy yo con mis manchas embarazadiles.

    Las sombrillas están hechas de espaldas al pueblo, o por lo menos es lo que dice el padre de mi pingo.
    Jajaja, hasta el lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esas manchas son un coñazo, yo me libré de ellas, pero después del parto y todo y sin previo aviso me salieron unas pequeñitas por el bigote. No te digo más.
      He oído que la Bella Aurora es la mejor crema quitamanchas!

      Eliminar
    2. Información Flor, por favor!! donde se compra y todas esas cosas? Es muy urgenteeeeeeeeee!!!!!!!!!!!!!

      Eliminar
    3. Se compra en farmacias pero el Corte Inglés tb las tiene. Hay una amplísima variedad de productos para las manchas y a mi hermana le vino muy bien... Es una marca antiquísima, de hecho la usaba la hermana de mi abuela de toda la vida y no te digo la piel tan fantástica que tenía y sin manchas propias de la edad. La marca se llama Bella Aurora y ya te asesorarán qué 'tratamiento' te va mejor. Y mucha protección solar, claro...
      Suerte!!!

      Eliminar
    4. Pues chica, yo estoy harta de probar de todo y no hay manera pero preguntaré, preguntaré, a ver si esta va a ser la definitiva. Gracias.

      Eliminar
  9. Que bueno lo de la sombrilla, jaja! Encima de tener que cargar con ella no sirve de nada! Y la niña vaya jeta que le echa al asunto de "ze me queman loz piez". Y tu eres una santa!! Si es mi hija le pongo las crocs y corriendo a la ducha! :-P

    Que asco las medusas por cierto...... puagggggg......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que pasa es que pongo el piloto automático para no volverme muy loca y acabo lobotomizada... jajaja

      Eliminar
  10. JAJAJAJAJAJA, quién te manda alma de cántaro, pareces principiante y no!!! No lo eres!! jajaja ayyyy si es que no aprendes!! jajaja
    De todas formas, y por si te sirve de consuelo esto "allí comimos sentadas en una mesita alta la mar de bien, con nuestras copas de vino y nuestra conversación coherente" te ha quedado la mar de glamouroso sí señor! :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hombre es que madera hay, lo que no hay son oportunidades, jajaja

      Eliminar
  11. La mamá del bichillo20 de julio de 2012, 12:27

    No he cumplido mi palabra... te he leído....
    Como no nos devuelven el dinero de la reserva del apartamento, hemos decidido las tres madres de los cinco bichos que vamos a hacer una tabla horaria (al más puro estilo limpieza de piso de estudiantes) para hacernos cargo de los churumbeles, mientras el progenitor liberado se harta a mojitos en el chill out, se tuesta en la hamaca o acaba haciendo castillos de arena aún cuando no le toca, q vete tú a saber!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ése es un gran plan!!!!! Yo lo hacía con el pater y funciona!! Ya nos contarás!

      Eliminar
  12. Yo este verano te ajunto a ver si el mio se me despega. Besos!

    ResponderEliminar
  13. Te has superado.. Pero lo bueno es que si te has hecho el carné de socia, el camarero con boca de rape os tendrá que ver más veces.. jaja Ese no acaba el verano en ese local, fijo que pide la cuenta....

    VIvan las sombrillas asesinas!! No estaría mal que las pudieramos dirigir, para que acabaran encima de alguna madre panderona.. jaja

    Besosssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo iba mucho a ese sitio antes de ser mater y me gastaba los cuartos en copichuelas y cócteles variados!! Así que merezco que ahora me quieran, jajaja... Y sí, me verán, me verán!

      Eliminar
  14. Jajaja. El momento sombrilla ha sido lo más. Yo no hubiese sabido dónde meterme. Ole tú y tu entereza. Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y qué iba a hacer? Era la humillación o el calabozo... jajja

      Eliminar
  15. Hola Flor y compañia... Acabo de llegar y si me lo permites he venido para quedarme....
    Me presento, estoy embarazada de 37 semanas y aunque soy primeriza soy ( o más bien seré) "La madre del otro" más que nada porque a día de hoy ya soy "La hija del otro", "la mujer del otro"....(que feo suena, verdad? jajajja) "La tía del otro"... en fin

    Cuantas comeduras de cabera me hubiera ahorrado yo si hubiera encontrado este blog antes!!!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias y bienvenida!!!! Y sí, quédate, quédate, que la gente ahí afuera sólo cuenta mentiras, jajajajjaja...
      Tennos al corriente de tu parto!!!! Es niño o niña? Cuéntanos cositas!!

      Eliminar
    2. Un nene, en mi familia solo sabemos hacer nenes ;)

      Eliminar
  16. Querida Flor
    me has dado uno de los fines de semana más divertido de mi vida, he descubierto por casualidad tu blog, y me has alegrado el fonde, he empezado con el post del viernes y me he ido yendo para atrás y para atrás, leyendo los post atrasados y partiendome la caja, identificandeme con todo lo que dices, y los comentarios de las lectoras habituales, me has recordado todos mis miedos y mis flipes de recien parida, en fin, que una pena no haberte conocido, lo clavas.

    Me presento, 40 años, y 3 fieras de 7, 6 y 4, niña, niño y niño. Salvajes los tres cuando juntos y angelitos de uno en uno.

    Me ha encando tu descripcion de estos primeros años, estoy deseando que llegues al cole, y la vuela al mismo, que es otra aventura de mucho preocupar.

    Saludos a todas y mil gracias a Flor por su animo y alegria escribiendo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias, Teruele!!!! Dios mío, tres peques!! Imagino que estarás al borde de la bipolaridad, no? jajaj... Espero seguir leyéndote por aquí!! Y bienvenida!!!

      Eliminar
    2. Bipolaridad???? vivo instalada en el caos, el concepto de "circo de tres pistas" lo inventé yo, jejeje.

      Yo ya estoy en la tripolaridad...

      Eliminar
  17. Bueno, no podía acabar de otra manera... ¿y vuestra cara al ver el salchichón? Que por cierto, ¿lo cogió de la arena o se lo trajo de casa? Porque si lo cogió de la.arena alguno más había con poco glamour...
    Me muero de la risa cuando te leo, Flor. Escribe más a menudo, que dicen que reír es un gran ejercicio abdominal...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, guapa!!! Lo cogió de la arena creyendo que era una piedra 'preciosa' y la metió en el bolso de la madre. Es cierto que se veía rarilla desde primera hora pero hasta que no salió en el restaurante no nos dimos cuenta porque estaba en plan fosil, jajajja... qué asco!!! Y lo peor es que lo lanzamos por los aires de la imprensión que nos dio... Cómo iban a querer hacernos socias! jajjajaja

      Eliminar
  18. Ay Dios mio..jajajajaja..pero y lo bien qué os lo pasais? jejeje..o lo bien que nos lo pasamos nosotras leyendo tus historias...sin desperdicio!!!! jajajaja..un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bien, bien no lo pasamos aquel día, jajajjaja

      Eliminar
  19. hacía tiempo que no me reía tanto con un post, Flor,....soys grandes, pensé que al chiringuito no os atreveríais a ir a comer tras la escena de la sombrilla y allí os plantasteis con dos .....
    Enhorabuena

    ResponderEliminar
  20. Lo que está claro es que sobrevivisteis al verano y desde luego aburrir no os habéis aburrido, jajajaja.
    Yo tuve suerte este verano y no encontré medusas en el agua, porque estoy seguro que no despegaba al pequeñoM de la orilla en todo el dia. Que por oro laddo estaría bien, ya que en todo el verano se mooho los pies dos veces en el mar y una porque le metí yo obligado.

    ResponderEliminar