jueves, 19 de julio de 2012

Un día de playa para olvidar. Parte I

Mi hermana, que hace poco que se ha sacado el carné de conducir y ahora se cree Fitipaldi, me dijo el otro día de ir a la playa los cuatro, léase ella, el primísimo, la pelirroja y yo, ya que los padres de las criaturas estaban trabajando y le apetecía que nos hiciéramos las madres modernas e independientes que pueden ir a la playa solas con su prole sin morir... o matar en el intento.

En un alarde de optimismo y confianza fraternal, decidí que podía ser un buen plan y nos lanzamos a la aventura, a darlo todo en una playa jovenzuela, nada de espetos de sardinas ni de hamacas con señoras barrigonas, sino a alguno de los chiringuitos chill out de moda donde los clientes tienen el cuello a punto de reventar de tanto músculo y para las chicas es obligatorio tener prótesis mamarias, extensiones en el pelo y postura a lo Ana Obregón.

Sobra decir que nosotras no cumplimos ninguno de esos requisitos y que encima llevábamos a la prole a cuestas, en plan Paco Martínez Soria, con sus cubitos con palas, rastrillos y moldes de tortugas que nadie utiliza jamás; sus pelotas de playa hinchadas hasta la extenuación; los manguitos de Bob Esponja, las dos mil toallas y la regadera de Imaginarium, protagonista de la disputa por la que estuvieron partiéndose la cara toda la mañana… pero a veces en los momentos de necesidad, una altera la visión de la realidad y acaba creyéndose parte de un grupo aunque el grupo la repudie.

El trayecto en sí ya fue un tormento, ya que para un camino que tarda en recorrerse unos 20 minutos, nosotras empleamos una hora y media, ya que mi hermana y su nulo sentido de la orientación decidieron hacer una interpretación libre de los carteles indicativos y acabamos en la otra punta de la ciudad, junto al Cementerio para ser exactos, del que sólo logramos salir incorporándonos a una autopista desconocida y terrorífica donde al parecer sólo conducían versiones de los personajes de los autos locos en versión ‘hasta el culo de éxtasis’.

Fueron tantas las vueltas que dimos –que a punto estuvimos de abandonar el coche y establecer nuestro nuevo domicilio fiscal en un andén de por vida- que la pelirroja empezó a hacer gestos rarunos y muecas extrañas que me parecieron incluso divertidas hasta que derivaron, como no podía ser de otra manera, en un maratón de vómitos de color rosa sobre la tapicería y sobre mi propia persona, mientras el primísimo, escrupuloso como él sólo, daba arcadas al unísono.

Así, entretenidos con la vomitona infernal -que nos obligó a abandonar nuestro periplo en un par de ocasiones-, acabamos llegando a nuestro destino con el estómago en el cogote, con ganas de dejarnos morir en la orilla y con pinta de recién salidos de un campamento de refugiados después de una semana con fiebres amarillas y claro, la gente nos miraba... ¡no nos iba a mirar! y eso que aún no sabían lo que se les venía encima...

(Continuará)

40 comentarios:

  1. La mamá del bichillo19 de julio de 2012, 10:02

    Ay Flor!!! En breve nos vamos a la playa tres parejas con los 5 vástagos... entre 4 años y 6 meses!!!
    Mañana no te leo, mejor q no sepa como acabó tu experiencia playera.... q ya he pagado el apartamento!!! :S

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues pídete muchos mojitos y que sea lo que Dios quiera, jajajja... SUERTE!!!

      Eliminar
  2. Ay no puedo reírme más...y continuará...ya en el segundo párrafo tuve que parar por que sabía la que me esperaba ayayyaa.
    Ay la biodramina mańana se la das hasta para desayunar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Calla, calla, si la escupe. Hace como que se la ha tragado y luego me la escupe... Y no te cuento lo que hace con los supositorios... Un capítulo aparte merece!!

      Eliminar
  3. Eres buenisima relatando tus aventuras, yo me voy a la playa en agosto.. pero en avión, así que no tendré esa divertida aventura de carreteras sin fin, y vómitos.. Aunque no quiero ni imaginar como terminó la cosa, entre tanta gente divina... jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo voy algunas mañanas solita y andando con la pelirroja porque nos pilla cerquita y también es infernal, pero ir en grupo ES LO PEOR!!!! jajaja

      Eliminar
  4. Uf, cuando recuerdo la primera vez que nos aventuramos de vacaciones a la playa con los mellis, todavía siento el impulso de acurrucarme en un rincón, cruzar los brazos sobre el pecho y balancearme mientras repito rítmicamente: "no,no,no".
    Nos fuimos a un aparthotel en Cambrils, que nos habían recomendado porque era la pera limonera para ir con niños. Ya. Bueno. Ibamos con dos niños de 18 meses, lo que implicaban dos cunas de viaje. Primer problema, el apartamento era tan pequeño que solo nos cabían las cunas en el dormitorio en L, y apenas se podía pasar, así que yo dormí en el sofa cama del salón todas las vacaciones.
    Era finales de julio, y el hotel estaba atestado de gente (no quiero saber como era en agosto), así que si querías una trona (en este caso dos) tenías que estar haciendo fila en el comedor antes de que abrieran, para no quedarte sin nada y tener que desayunar/comer/cenar con una criatura de 18 meses y 7 brazos en el regazo.
    En la piscina ni soñarlo...la piscina pequeña cubría 1 metro, y estaba llena de pequeños monstruos a los que sus padres panderones les dejaban hacer lo que fuera con tal de no ser molestados. La playa? una pesadilla...mis criaturas, que no le tienen miedo a nada y nunca han sido de estar quietos y sentados se paseaban por la playa tan panchos (en direcciones opuestas, claro), con sus sufridos padres corriendo detrás para que no se tiraran al mar/cuzaran solos al paseo marítimo/se cayeran de cabeza en la arena. La zona infantil del hotel? Zona de guerra, llena de pequeños monstruos preadolescentes que se metían en la zona de pequeños y les pasaban por encima con riesgo de aplastar a mis niños, o de que yo les arrancara la cabeza a ellos y a los tarados de sus padres.
    En fin...la cosa empezó a mejorar el año pasado, y espero que este año, con 4 años y medio que tienen mis crituras por fin pueda volver de vacaciones con menos ojeras de las que me voy...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja... Yo no estaría tan segura!! jajajjaja

      Eliminar
    2. ¬ ¬ Aguafiestas....grrrrrr....

      XD

      Eliminar
  5. Jajajaja... me he muerto de la risa! Y como siempre mis compis de la ofi pensando que estoy pirada ;-P
    Yo he estado con mi gordita y mi contrario pasando unas "bonitas" vacaciones en Huelva. Qué infierno Flor! Y eso que lo mejor de todo fue el viaje en coche (desde Cantabria, imagínate... pero se comportó civilizadamente...).
    Pero el resto ha sido para olvidar, ni un desayuno ni una cena tranquilos, esas gambitas de Huelva sobrevolando las mesas de cualquier restaurante al que osamos acudir (qué penita del resto de comensales que tuvieron que aguantar a mi gordita sin tener culpa de nada),todo el día a remojo porque no quería salir de la piscina, el padre y yo parecíamos uvitas pasas, en fin... Como tú sueles decir, Ruina!
    Todavía recuerdo vagamente, nuestras super vacaciones cuando éramos solteros, playitas, garitos chill-out, paseos al atardecer, mojitos en la piscina... eso sí era relax!!!
    Besucos
    P.D. Estoy deseando saber cómo acabó la historia!!!

    ResponderEliminar
  6. Está claro que el sentido de la orientación no es la mejor cualidad de tu hermana, pero normalmente la copiloto está para ayudar... Aunque bueno, ténéis excusa, con dos enanos en la parte posterior seguro que no teníais tiempo de ir fijándoos mucho en los carteles, jaja. Y con una pelirroja vomitadora menos, madre mia! Me parto.

    Yo tengo la enorme suerte de que mi enana no se marea en el coche... La verdad es que tiene que ser terrible lo de tener un enano mareón.

    Lo de la regadera lo comprendo, mi hija ADORA su regadera. Ni punto de comparación con el cubo, a ella lo que le mola es entrar y salir del agua con su regadera llena e ir echando el agua en algún agujero, y entra al mar con la regadera vacía, sale con ella llena, echa el agua y vuelve a entrar (eso sí, SIEMPRE de la mano de papá o mamá... te puedes imaginar que de paseos nos damos) y así hasta el infinito...

    Estoy deseando leer la segunda parte!!!

    ResponderEliminar
  7. Jajajajajajajajajajajajaja....deseando leer la segunda parte; ¿o es una trilogia?

    ResponderEliminar
  8. Flooor!!! ajajajaja...ay es que vosotras con solo salir por la puerta ya se avecina un tormentón..jejej..pobres...De estos hice hace poco una Entrada sobre el tema "Hay cariños que matan..." porque mi hijo, en este caso con su primísima, puuuuf, se adoran pero se matan vivos al mismo tiempo...

    Un besito guapa y miedo me da como continúa la historia...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues aquí es igual... Todo amor y todo odio!!!!!

      Eliminar
  9. Mis vacaciones con la peque han sido mucho más pacíficas siempre. Lo único que tengo que hacer es pasarme 5 horas diarias en la piscina de niños con ella, menos mal que este año con 3 añitos ya podré vigilarla desde la orilla. Lo bueno es que llevo dos años cogiendo un moreno envidiable jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, buenooo, 5 horas en la piscina pequeña ya es un precio importante, no? jajajaj...

      Eliminar
  10. Nosotros con el rubito tenemos suerte, la verdad es que no se marea,se duerme durante el viaje y bueno este año ya te contaré como va el tema,hasta ahora no se enteraba de mucho, pero ahora con tres añitos igual tenemos que estar corriendo detrás de él por toda la playa.De momento tiene preparado su kit para ir a la playa y sorprendentemente tiene una regadera, con la que ya me ha regado a mí en la piscina,va a ser verdad que la regadera es un must este año.Estoy deseando ver como acabó el día playero,espero que no te atacará una medusa,jaja,un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, hubo, hubo... pero no nos picaron!!!

      Eliminar
  11. Qué divertido, todo, ¿no?... Tienes toda mi admiración. Lo sabes y no me cansaré de repetirlo. Besotes.

    ResponderEliminar
  12. Esperando la continuación de la saga, ¡buenísimo!

    ResponderEliminar
  13. Me has matado con lo de 'sentirse parte del grupo aunque el grupo te repudie', es la historia de mi vida, con y sin infante, de ahí mi sociopatía jajajaja. Besos

    ResponderEliminar
  14. Jajajjajajajja...!!!!! Como siempre buenísima, me haces reír un rato cada día, que creo que es de las pocas cosas que no nos van a recortar... Bueno por el momento.
    A mi este año miedo me dan las vacaciones, los mellizos tienen 16 meses y no parannnnnn...!!
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No more recortes!!!! A no ser que me lo chape Prodeni!! jajja

      Eliminar
  15. Jajajajajajaja!! Me ha encantado, bueno, me encanta cómo lo cuentas, que vivirlo en tus carnes ya es otra cosa. Pero mientras nos lo cuentes con este humor tuyo, parece hasta light.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que o nos reímos o ahorramos para el psicólogo!! jajjaja

      Eliminar
  16. que ganas tengo de saber el desenlace!jejeje que haria nuestra pelirroja en la playa? yo vivo en una isla asi que la playa para nosotros es pan de cada dia, y no me quejo nada, jorge (de la edad de violeta) se pone en la orilla haciendo castillos de arena y puede pasarse asi horas, no me da trabajo ninguno, y oscar (6 meses) esta en la hamaca debajo de la sombrilla mirando para todo un rato y durmiendo una siesta despues asi que estoy tranquila

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh!!! Qué bien!!! Yo cuando voy sola no suelo pasarlo tan mal... ni tan bien como tú, jajajja... Y eso que también me pilla cerca!!

      Eliminar
  17. Ahora me doy cuenta de la suerte que tengo este año: no voy a poder pisar la playa y hasta hoy lo había visto como una desgracia, pero hoy has hecho que lo vea de otra manera.
    Jajaja.

    ResponderEliminar
  18. ¡Ay Dios! Esperando estoy la parte II. Lo de la vomitona compartida tuvo que ser el acabóse. El último vómito de mi hija en el coche derivó con la sillita directamente a la basura! Puaggggggggggg! Menos mal que no suele ser frecuente, que si no no ganábamos para silliats de auto!

    ResponderEliminar
  19. ...deseando oir la parte II! jajaja

    ResponderEliminar
  20. Me voy a leer la segunda parte, que esto no me lo pierdo. Y por cierto... ¿qué le diste de comer a la pelirroja para que vomitara rosa? ¿y por qué soy la única a la que le ha llamado la atención? Creo que tengo mucho que aprender sobre vómitos...

    ResponderEliminar
  21. Espero que ka cisa mejore con las siguientes partes y sobre todo con las próximad visitas

    ResponderEliminar