miércoles, 8 de agosto de 2012

Adiós, chupete, adiós. Parte II

Yo siempre he sido partidaria de los chupetes no sólo porque era conocedora de sus benditos beneficios consoladores y silenciadores que te cortan por lo sano una rabieta en menos que canta un gallo sino porque además me parecían monísimos, así que cuando nació la nena hice acopio de un montón de chupetitos la mar de monos de Suavinex, uno para cada modelito y aunque la niña no le hacía mucha fiesta, yo estaba la mar de contenta... hasta que vino mi madre –que le daría miedo al mismísimo Hitler- y puso el grito en el cielo diciendo que esos chupetes eran muy duros y que seguro que la nena se los hincaba al dormir y que como era tan chiquitilla no sabía protestar –anda que no- y que seguro que estaba en un sufrimiento perpetuo por culpa del chupete duro y, claro, una que no está muy bien de lo suyo y que en esas horas bajas bien me hubiera convencido la mismísima Carmen de Mairena, pues sucumbí a sus deseos, no fuera a ser que la niña se lesionara la mandíbula una mala noche y acabara con boca de cucharón a lo Reese Witherspoon, y los tiré todos.

La mamma me trajo de inmediato los que según ella –nueva experta en el mundo de los chupetes- eran los perfectos… y feísimos. Esos de goma marrón con la tetina del tamaño de un globo aerostático y claro, la nena los probó y ya no hubo retorno. Cómo iba a haberlo si aquello era cómo tener un balón en la boca y encima podía aplastarlo contra el colchón y estrujarlo con la mano y ponérselo del revés y todas esas guarrerías que hacen los niños con los chupetes. Y mi madre sonreía con la sonrisa del ganador y el ojo brillante del malo de Willy Fog, mientras yo me resignaba a tener que ponerle ese adefesio a la nena en claro contraste con sus maravillosos faldones hechos a mano por la tita Inma.

Y esa relación de amor 'chupetil' ha durado hasta nuestros días y lo peor es que iba in crescendo... que ya lo pedía cada cinco minutos -depurando sus estrategias a un nivel, que ya hasta fingía haberse dado un golpe para poder iniciar su llanto falso y pedir su consuelo 'chupetil'- así que tuvimos que ponernos manos a la obra antes de que acabara con la boca de Felipe, el amigo de Mafalda y los escondí todos. No los tiré por aquello de que una es una cobarde y lo sabe, así que no tenía claro cuánto me duraría la fortaleza antes de claudicar y entregar las armas o porque una es débil y guardarlos a buen reacuado en un recóndito lugar secreto ofrecía la misma tranquilidad que ese paquete de tabaco guardado en la chaqueta de boda desde que decidiste dejar de fumar... que no lo usas, pero sabes que podrías hacerlo y eso a los estresados nos ayuda y mucho.

(Continuará)

28 comentarios:

  1. Estoy deseando conocer el desenlace... Yo diría que la pelirroja tiene otra vez sus chupetes y que pronto conoceremos la segunda operación pañal (no es por desconfiar, eh?) ;)

    ResponderEliminar
  2. Mira que son feos los chupetes esos marrones de goma... jajaja, no favorecen nada!

    Mucha suerte con el desenlace... a ver si nos ilustras a las que aún no lo hemos intentado! Por cierto, me suena muchísimo lo de los golpes para conseguir el chupete...cada uno tiene sus estrategias, mi enano, el mayor, me dice " mami, te quiero mucho, muchíiiiiiisimo... me das el chupetito????"

    ResponderEliminar
  3. bueno esta historia va para largo que hay hasta tercera parte jaja.
    yo creo que lo mejor es que la niña vea que sus chupetes desaparecen o que ya no existen por algún hecho que al peque le resulte razonable. por ejemplo a una prima mía le dijimos que se los había llevado un perro que siempre pasaba por su casa y se lo creyó pasó dos días malos pero nada más. también se le puede herir en su orgullo diciéndole que eso lo llevan los niños pequeños. Pero si se le dice que el chupete ha desaparecido ya no hay retorno que si no estamos perdidos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la pelirroja se lo cree todo, pero dice que le compre otro... jajajja

      Eliminar
  4. Creo que esto no va a quedar aquí,la pelirroja no va a ceder tan fácilmente y veremos una trilogía con la operación chupete.Si no siempre puedes hacer como mi madre conmigo,un día me lo quitó y lo tiró,dice que estuve todo el día preguntando por el tete pero que al día siguiente ni lo mencioné,mi madre es que es así de tajante no se anda con tonterísa.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mi padre, en plena calle, hizo como que se lo pasaba por el culo y mano de santo niña.

      Eliminar
  5. Yo también le compré ese chupete horroroso TODOGOMA a la niña. Es un espanto. A ella le daba igual arre que so, tetina con forma de gota, anatómica o cereza... Todos pá dentro.

    Ella también tenía una dependencia horrorosa, todo el día con el en la boca (y toda la noche). Así que claro, tuve que cortar radical, es como el fumar, no puedes fumar "solo dos o tres cigarritos" o lo dejas o no lo dejas, pues con los chupetes lo mismo..... Así que ni de día ni de noche y bueno, a pesar del mes y pico de ansiedad, lo ha llevado bastanta mejor de lo que me esperaba...

    ResponderEliminar
  6. La chupete dependencia es un tema apasionante, querida...Yo lo hice como me dijo mi vecina: ponle pimienta a la tetina. Mi hijo, dijo, ¡qué asco! y lo tiró por la ventana.¡Toma ya!

    ResponderEliminar
  7. Flor, casi me parto con lo del ojo brillante del malo de Willy Fog.

    ¿Cómo han podido hacer esos chupetes tan horrorosos? La verdad que son mucho más monos los de Suavinex, vas a comparar. Yo siempre he tenido de esos pero con toda clase de tetinas: anatómicas, simétricas, ahora han sacado unos monísimos que son de silicona...

    Yo también me dejo guiar mucho por lo que me dicen las abuelas y he acuñado el dicho: "más vale una abuela que dos madres" (¿tengo que llamar al copyright para comunicar que es mio?, pero cuando se equivocan, como todo el mundo, digo: ¿pero por qué le hago caso si ya sé yo lo que quiere mi hijo? Es por tenerla contenta.

    ResponderEliminar
  8. Pero feo de c... Que eso no hay manera de que combinen com nada, pero oye si funciona oye mas vale feo que un dolor de cabeza.deseando que llegue el final del relato

    ResponderEliminar
  9. Jajajaja. Tener que estar intentando conjuntar hasta el chupete tiene que ser un estrés. El día que por fin deje de fumar (si es que llega ese día) no sé yo si soportaré tener un paquete de tabaco por ahí pululando. Soy débil. Muy débil. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Lo q se han reído de mí porque compraba un chupete para cada vestido!!! Somos unas incomprendidas, jejejeje!!!
    Deseando leer la tercera parte ;-)
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son un complemento como otro cualquiera! jajaja

      Eliminar
  11. Pobre de mi, que tengo chupetes de todo tipo..
    De tetinas redondas, de tetinas anatómicas, de tetinas simétricas.. De latex y de silicona.De distintas marcas, colores. De los fluorescentes en la noche.De los que miden la fiebre. De monísimos, de feísimos. De tooodo tipo.

    Pero mi linda y hermosa hijita me los rechazó siempre. Escupe con tal fuerza cada vez q alguno cae en su boca que la puedo apuntar a un concurso de lanzamiento de aceituna que gana fijo.

    Tiene 7 meses y por supuesto, ya he desistido.

    Jamás quiso chupete y yo, la verdad, sigo sin saber si eso es una ventaja o una desventaja.

    Besos flor! Me fascina tu blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!!! Yo creo que es mejor el chupete!! Es un silenciador fabulosoooo

      Eliminar
  12. Me ha encantado la parte de toda una gama de chupetes a conjunto... (confieso que yo también los tengo), y también tengo una madre aficionada a los chupetes marrones, así que la bichillo duerme con un chupete que parece mas grande que ella marron y de los antiguos, pero para salir a la calle lleva siempre uno a conjunto, y otro por si acaso...
    Deseando estoy de ver el final de la seria chupetil, que no se que me da que tenemos chupetes para largo y tendido...
    por cierto... ¿tu no descansas?, que vengo de vacaciones y me encuentro que no paras de escribir.... (Eso es vocación y lo demás son tonterías)
    besassos de una boquerona adoptá

    ResponderEliminar
  13. Yo también veo monísimos a los niños con el chupete y por ahora tengo dos de Suavinex (talla menos 2 meses) que me parecen muy bonitos.
    Mejor no me informaré para no tener que ir a los de goma marrones pero tengo ganas de ver como acaba esto porque necesitaré con el tiempo aprender a quitarle el chupete.
    Me imagino a la pelirroja mona monísima con el chupete marrón que tapa media cara y parece que coge todas las pelusas cercanas.
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Pues a mi me pasó como a Crisel tengo chupetes de todas clases y sólo una foto de la gordi (sí esa es mi niña hiperactiva y no come nada por eso lo de gordi ;-) ) y también la podía haber apuntado a lanzamiento de aceitunas ;-). La verdad que en muchas ocasiones me hubiera encantado que le hubieran gustado los chupetes por eso del silencio ;-) pero bueno me consuelo ahora sabiendo que no tengo que pasar por operación eliminar chupete ;-).
    Besos Flor Enjuto te sigo aquí, en FB, y en Twitter me siento muy identificada con muchas cosas que cuentas gracias!!

    ResponderEliminar
  15. Hoy he descubierto este blog y me encanta,Yo tengo dos una de 3 años y otra de 10 meses.A la de tres hace muy poco le quitamos el chupete una noche diciendole que se lo habia llevado el camión de la basura(idea de su padre)y oye nunca mas lo pidió.Nunca pense q fuera tan fácil.La otra lo coge poco asi que no creo q tenga problema en el futuro espero.Enhorabuena por tu blog.

    ResponderEliminar