jueves, 2 de agosto de 2012

Al principio...


Al principio hervía los chupetes cada noche para eliminar los gérmenes acumulados a lo largo del día y si se caían en algún suelo que la versión locuna de mí misma consideraba demasiado sucio, iban directos a la basura sin compasión alguna, que mi niña es muy delicada y muy fina y seguro que me pilla una enfermedad muy terrible. Y ahora… ahora le doy dos refregones contra el pantalón y un par de soplidos con desgana y listo.

Al principio procuraba que la nena no tomara demasiadas chuches ni porquerías que su estómago es sensible y puede sentarle mal e incluso hacerle pillar una gastritis que una vez lo leí en el Ser Padres. Y ahora… ahora llevo en el carrito un arsenal de grasas saturadas variadas que pasan por patatas, gusanitos, gominolas y hasta petazetas sacaojos, todo sea por un viaje en calma, que la gastritis se cura y el infarto cerebral que puede darme a mí, no o no tanto, al menos.

Al principio mi hija era un modelo de niña educada porque le regañaba cuerda y severamente cada vez que hacía algo mal o decía algo que no debía. Y ahora… ahora me conformo con que no se quite las braguitas en el Corte Inglés y tenga que perseguirla por toda la plata mientras corretea alegremente mostrando sus vergüenzas.

Al principio cuidaba mucho los dibujitos que le ponía a la nena no fueran a asustarla o a darle malas ideas, que los niños son muy susceptibles y pueden impresionarse fácilmente. Sólo de corte ultrainfantil tipo Teletubbies o Pocoyó, que son blanditos e inofensivos. Y ahora… ahora le pondría la versión extendida del director del Exorcista si con eso me dejara un par de horas de libertad condicional, que los niños tienen que estar en el mundo, por Dios…

45 comentarios:

  1. Jajajajaja, genial!
    Creo que todas, en mayor o menor medida hemos pasado por las mismas fases...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. dios hay mas de una q le pasa lo mismooo!!1 no sabes el alivio q me da leere tu blog y saber q no soy la unica a punto de un ataque de nervios y despojada de mi vida x la maternidad....enhorabuena xica me encanta tu blog!!!

      Eliminar
  2. Yo también esta: al principio, corría a urgencias si se daba un chichonazo. Ahora sana, sana culito de rana y listo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaj... Sí, sí, 'Al principio...' tendrá más partes porque me he dekado taaaanto en el tintero!

      Eliminar
  3. Sii, jajaja es así!
    Tengo una amiga con tres hijos que me contaba, con el primero, hierves el chupete, con el segundo, lo pasas por el grifo y con el tercer hijo, simplemente lo chupas y se lo metes en la boca!.
    Y en cuanto a los dibujos, a mis hijas les encantan las películas de Miyazaki, que aquí vienen en japonés y con subtítulos, aún así son las favoritas. Te suena el Viaje de Chihiro(Oscar a la mejor película de dibujos animados), el Castillo vagabundo o la favo de todas, La princesa Mononoke?. Te juro.

    ResponderEliminar
  4. Y tanto! Verdad verdadera!
    No hiervo los chupetes, le doy lacasitos cada vez que hace un pipí (que la operación pañal fuera me está quitando la vida) y como dice Macarena, cuando se da un golpe un poquito de Arnidol, la cancioncita y... listo!
    Yo también era de las que decía que los niños con la tele se atontan, que no era bueno más de una hora diaria y aquí me tienes ahora, dispuesta a ayudarte con la hipoteca del piso de la buena de Dora ;-P
    Besucos

    ResponderEliminar
  5. Pues Pocoyó a veces tiene un carácter... lo de hervir las cosas es tal cual... aunque reconozco que yo he sido más del tipo "...mejor que se inmunice..." y "...antes no se esterilizaba todo tanto y aquí estamos..." muy a pesar de mi suegra que ponía el grito en el cielo por mi pasotismo en ese sentido...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahh y otro al principio... al principio le cambiaba el pañal cada hora para que no se le irritase el culito.. jaja ahora, uso 3 al día... y confieso que he llegado a reciclar alguno que no tenía pises...

      Eliminar
    2. Lo de que se inmunice también me funciona muy bien a mí!! jajja

      Eliminar
  6. Las chuches y los dibujos son fundamentales en el kit de supervivencia de cualquier mami y si pueden ir las dos cosas juntas es la bomba.Un besito.

    ResponderEliminar
  7. A mí me pasa un poco lo mismo pero en plan felino. Sé que no es comparable pero, cuando los gatos son cachorros intento tener los gatitos más educados del planeta. Cuando veo que pasan a tope de mí ya me resigno a vivir sin cortinas y a que hagan el Tarzán colgándose de la lámpara del techo (a tanto no llegan, ya quisiera yo, que por lo menos nos podríamos presentar a un concurso). Hay que saber adaptarse... Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, como 'madre' de dos gatos persas añado:
      Al principio los peinaba cada día y les limpiaba los ojitos, que los persas son muy delicados. Ahora, van por casa con unas rastas que ni Bob Marley y los ojos los llevan como de vuelta de una rave con el rimmel corrido.

      Al principio les daba de comer Royal Canin, para que tuvieran el pelo sedoso y crecieran sanos. Ahora les doy la mas barata que encuentro, o lo intento, que los muy cabrones me han salido de paladar fino.

      Al principio no les dejaba subirse en la mesa donde se come, en la encimera de la cocina... Ahora, hasta beben agua del grifo del lavabo mientras me lavo los dientes.

      Reme

      Eliminar
  8. Flor, como siempre, insuperable!!! Real como la vida de madres que nos ha tocado vivir.

    Y sí, por favor, queremos (bueno, yo al menos quiero) más "Al principio".

    Besicos.

    ResponderEliminar
  9. Me hace muchísima gracia su afán por el nudismo! :D Aunque supongo que a ti no tanta...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso ha salido a su tio paterno y padrino, en fin, todas las de la familia hemos pasado por eso :)

      Eliminar
    2. Al principio... me moría de vergüenza, ahora... ahora casi me da igual, jajajajjajaja

      Y sí, ha salido al tío hippie. Ay. jajaja

      Eliminar
  10. Me encanta "al principioooooo" mas mas, quiero masssssssss

    ResponderEliminar
  11. Jajajaja!! Cuanta razón en un mismo post!!

    Mis "yo antes": Le daba crema en el culito SIEMPRE porque había leído en Ser Padres (o similar) que si le dabas un poco de cremita en cada cambio de pañal prevenías cualquier tipo de rojez o irritación y bastante mal dormía la enana como para encima tener que andar dándole vueltas a la cabeza con que si sería el culito que lo tenía rojo..... así que nada, crema en cada cambio de pañal y siempre lo tenía fantástico. Ahora ya no le doy nunca a no ser que le vea granos rojos o el culo escocido del todo...

    Antes sólo compraba los cereales de marca y en la farmacia, a saber con qué estaban hechos esos baratos del super... Y ahora caen los de oferta, 3 maxi paquetes por 2 euros, pues esos que van al carro.

    Antes me ponía de todos los colores cuando un niño le pegaba a mi hija en el parque, ahora les dejo que solucionen sus problemas solitos...

    Antes no le dejaba a mi hija que cogiera ningún juguete en el parque sin pedir permiso, para no herir "susceptibilidades" que los padres, estooooo, los niños son muy suyos... Ahora miro para otro lado como si no me hubiera dado cuenta de que está en plan Jorge Lorenzo por todo el parque con una moto que no es suya.

    En fin, la verdad es que seguro que hay miles de cosas así, son las que me han salido en plan rápido.

    ResponderEliminar
  12. Al principio no quería que nadie lo cogiera (no fuera a ser que no supieran hacerlo bien y se le acabara descolgando la cabecita de tanta ineptitud), a los seis meses estaba que lo regalaba (al fin y al cabo ya con la cabeza no había peligro, ¿o si?). Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto!!!!!!! Esta también me la apunto. Yo no quería ni que la tocaran, no fuera que le pasaran algún virus... Ahora el que quiera pasar un rato "divertido" con ella es más que bienvenido!

      Eliminar
  13. Nada más cierto. Al principio te da miedo hasta el aire que le roza. Y más en mi caso, que mientras que estuvo en neonatos tenía que lavarme las manos con dos jabones diferentes antes de entrar a verlo.
    Cuando llegamos a casa sólo lo tocaban los adultos, y con las manos lavadas y me lavaba el pecho antes y después de cada toma.
    Lo que viene siendo una madre paranoica, de toda la vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de ahora mejor me lo callo, no sea que haya por aquí alguna asistente social...

      Eliminar
  14. jejejej si muy cierto, pero algunas os referis al principio de tener un bebe y cuando el mismo bebe es mas grande, que dentro de lo que cabe es un poco normal, primero se esteriliza porque el bebe es pequeñito y debil pero luego ya esta mas mayor y con defensas y ya no hace falta...pero no os imaginais (las que solo teneis uno) como se hace con el segundo!jejeje ya desde que nace todas las paranoias que haciamos con el primero (aplicar todo lo que hemos leido y estudiado sobre como se cuida un bebe) pues con el segundo es un cachondeo! y mira que yo los tuve seguidos, con dos años de diferencia solo y pienso en tonterias que hacia con el primero que no hice con el segundo jejeje, pobres segundos....no le esterilizamos el chupete, no le echamos cremita en el culo a cada toma, no lo llevamos al medico por cualquier chorrada, no nos pasamos tiempo mirando como duermen "no vaya a vomitar o algo y se atragante" , en fin... el primer bebe es una ilusion y una experiencia increible pero el segundo se disfruta mas en cuanto a que no hay nervios, solo es disfrutar y disfrutar, y encima como ya sabes lo rapido que se termina la etapa bebe pues la aprovechas mas a tope

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajja, me lo imaginaba!! Pobres segundones!!!

      Eliminar
  15. Después de estar desconectada varios días me he leido 5 post del tirón y....¡¡me han sabido a poco!, como siempre sigues sorprendiendo.

    ResponderEliminar
  16. Yo, como buena primeriza desnaturalizada te diré que Al principio... hacía todo casi exactamente igual que ahora. Es lo que tiene ser desnaturalizada. :)

    ResponderEliminar
  17. totalmente de acuerdo Flor, si hemos cambiado tanto con la misma niña con la segunda miedo me da. Que ahora en el segundo embarazo he comido hasta chorizo y con mi niña ni lo olía jaja

    ResponderEliminar
  18. Leyendo el post de Ali, me acabo de acordar de una cosa: cuando trajimos a Julia desde Kaz tenía sólo 7 meses y medio.

    Pues bien, como había oído que la muerte subita se podía dar en el bebé hasta el año de edad, me levantaba por la noche a ver si respiraba!!!!

    Ahora, sólo me levanto si la oigo dar arcadas o algún "clonnnn", señal que se ha caído de la cama, ejem......

    ResponderEliminar
  19. Ni te cuento, y el tercero un superviviente...ese no sabe lo que es esterilizar un chupete, pobre, y hasta que no veo sangre ni me levanto del sofá....vamos, que con el primero eres más pamplinosa, con el segundo más panderona, y con el tercero.....

    ResponderEliminar
  20. Yo reconozco que con mellizos la mayoría de las cosas que hacen madres primerizas no las he hecho, pero por cuestión de salud mental ¿esterilizar chupetes? ¿evitar intercambios de chupete o cuchara? nunca... he sido más bien como una madre con varios hijos que considera que estos se crían solos jejeje....

    ResponderEliminar
  21. Aunque está mal decirlo... Yo en la escuela infantil a los chupetes un soplido o un agua y eso si cae al suelo. En fin yo creo que con tanto niño que ha pasado por mis manos como al mio le caiga el chupete hasta donde anidan las pelusas me da que así se lo va a seguir chupando, ¿un esterilizador? pampplinas!!

    ResponderEliminar
  22. Yo soy una mala madre que ha intentado ir directamente a lo esencial porque estoy a 2000km de la familia, y ya desde el principio cuidando del nene, yo sóla después de la cesárea, y con el papá que se iba de viaje de negocios. Eso si, aún haciendo lo mínimo, yo tenía unas pintas que el gran Lewosky era un ejemplo de glamour a mi lado.Por cierto, en el país donde nació mi nene (Bélgica), los pediatras te dicen que no esterilices nada, se limpia muy bien con agua y jabón y punto.

    ResponderEliminar