viernes, 17 de agosto de 2012

Lo que la maternidad me robó. Yo era una chica joven

Pues sí, yo era una chica joven. Joven más allá de la edad –que también era de joven, oiga, que hasta los 30 te dan el carné de la juventud del Ayuntamiento y eso es documento público y fidedigno-, joven de vitalista, de lozana y de enérgica, pero claro, luego vino la maternidad y el estrés y el cansancio acumulado y la falta de sueño del bueno y ya no hubo vuelta atrás.

Pero hasta entonces, yo era capaz de irme de fiesta hasta las tantas y volver a la ‘amanecía’, dormir tres horas o no dormir e irme a trabajar o a la playa o a hacer el Camino de Santiago si hacía falta, con la energía de Hulk y el ánimo de un dependiente de Disney Store.

Nunca me ponía mala ni aunque me cayeran siete chaparrones encima en el mes de enero ni aunque me colara en un hospital de enfermos contagiosos de lepra africana, ni aunque no durmiera en una semana y me pasara un mes haciendo una dieta de esas malignas y ultramilagrosas que te quitan el hambre y las ganas de vivir… que mi sistema de defensas era profesional, de calidad, y no había quien lo atravesara.

Y ahora… ahora me paso el día de achaque en achaque, me duele todo y lo que no me duele, me dolerá mañana. He perdido la cuenta de todos los resfriados y gripes que llevo acumulados desde que soy madre, por no hablar de esos virus que me visitan cada tres meses y que me vuelven del revés, vomitando, con fiebres de enfermo terminal y con mareos de anciana quejicosa.

Siempre estoy cansada, desde que me levanto y hasta que me acuesto aunque ingiera cantidades industriales del Coca Cola Zero, Red Bull y Pharmatones –los mejores amigos de una madre-, apenas tengo memoria para recordar que comí ayer así que ni hablamos de una película, que soy capaz de verla tres veces sin ser consciente... y seguir sin enterarme de nada.

Y cuando me proponen una juerga nocturna como Dios manda siempre empiezo a pensar en las consecuencias, en el trajín de dejar a la niña a dormir fuera de casa y en tener que recogerla al día siguiente y, sobre todo, en la resaca mortal que ya no se me pasa ni con cuatro espidifines en vena ni con mi receta infalible de patatas Lays Campesinas y Coca Cola Zero… y es pensar en sobrevivir a un día con la cabeza dándome vueltas, el estómago revuelto y dejándome morir por las esquinas mientras la pelirroja y Pocahontas me rematan con el ‘Colores en el viento’ a grito pelado taladrándome el hipotálamo, que se me quitan las ganas antes incluso de que se caliente la plancha del pelo…

Así que procuro no pensarlo demasiado, qué queréis que os diga, que una será madre y estará viejuna, pero por una juerga mato, como diría aquélla.

38 comentarios:

  1. Ya sé que en esta entrada no hay nivel de identificación, pero te lo doy igual: un millón sobre 10!!!
    Sabes cual es la frase favorita que comparto con mis amigas? bueno, con las que somos madres: "Ay, con lo que nosotras éramos...y en lo que nos hemos quedado"
    Pues eso, que ahora quedamos a cenar las madres con las no madres, y en cuanto pasan de las 12 de la noche, las madres viejunas a dar cabezadas sobre la mesa...Penica...

    ResponderEliminar
  2. Te entiendo perfectamente Flor: yo cumplí los 30 antes de ser madre y me cayaron como un tiro en la sien. Estoy segura de que los 40 no me sentarán tan mal.

    Pero es que desde que tengo a patatas (hemos cambiado de mote) no puedo ni con el pelo, que por cierto, se me sigue cayendo a puñados y sólo me veo canas, arrugas y manchas en la cara.

    Y por mucho tacón que te pongas sólo te ves lo feo y encima, de vez en cuando tengo unos dolores sin venir a cuento... no sé ¿esto se pasa con el 2º, no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sólo tengo una... pero imagino que dos deben de ser peor, no??

      Eliminar
  3. Yo, la verdad… creo que toda la vida he sido un poco vieja prematura… Era la típica que mis padres no me ponían hora de llegada, y a las dos se me cerraban las persianillas y me quería ir a dormir a casa…imaginad como soy ahora… aún así, alguna juerga sí me he gastado, que todos tuvimos veintitantos… y lo de la coca cola, (Light en mi caso) y las lays campesinas es un clásico de domingo resacoso… jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!! Entonces eran con coca cola light, que la Zero no existía!!

      Eliminar
  4. Hola guapisima!!! he estado de vacaciones y en Game Over informático...pero ya vuelvo a leer tus historias..y si, yo también era una chica joven...y me estoy acordando de ti porque estoy en plena operación con mi hijo de "pañal fuera"...por Dios!!! que acabe ya...besotes!!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo también fui joven, pero creo que tenía menos energía que tú. Yo lo de ir a trabajar sin dormir sólo lo hice una vez y creí morir!!!
    Así que imagínate ahora, voy de mal en peor y lo más triste es que mi cara lo refleja. Ya no me gusta ni hacerme fotos, porque en las malditas fotos es donde más cara viejuna me veo.
    Aún así la juerga es la juerga. Un poco de chapa y pintura, un conjuntito mono y a darlo todo! Yo también pienso en el día siguiente, pero un espidifen antes de acostarme y cafetín al levantar obran el milagro... Junto al padre, que también tendrá que pringar algo, digo yo!
    Besucos y buen fin de semana
    P.D. Acabo de ver tu comentario de ayer y decirte que la mía también irá a colegio de monjas, jejeje. Disciplinaaaa!!!

    ResponderEliminar
  6. Buenos días a todas.

    Flor, como siempre, lo has "bordao". No puedo más que decir que Amén, es clavadito a como era yo en mis tiempos mozos, allá por el siglo pasado. Sólo de pensar en maquillarme y ponerme los tacones para salir con los amigos porque hemos conseguido todos colocar a los niños, me pone los pelos de punta.

    Quién nos ha visto y quién nos ve: cuando íbamos a un garito y si no estaba petao de gente decíamos "vámonos a otro, que este está vacío" y, además, debía tener la música a toda leche. Ahora, si salimos, vamos buscando como posesos una terracita para poder sentar el culo (como un pandero)y, a ser posible, con música chill out para poder hablar tranquilamente....Qué pena!!

    Besicos
    PD: Julia también va a ir a un colegio de monjas, a ver si me la hacen una mujer! ¡Qué ganas que llegue el día 10!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo me veo cada mañana en el despacho de la madre superiora, jajajjaja

      Eliminar
  7. Si es que tienes toda la razón del mundo,que ganas va a tener una de fiesta con lo cansada que llega una a la hora de la cena,como para aguantar hasta el amanecer,rodeada de niñatos haciendo botellón y tú los miras y piensas, pobre madre en casa sin enterarse de la borrachera que tiene su niña y ahí es donde te das cuenta de que eres una vieja,que piensa como tal y que no te pones en modo off ni cuando sales de juerga,si es que una es madre las 24 horas del día,lo dicho no puedo con la vida.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajajajajajajajjajajajajjajajja

      Eliminar
    2. Madre 24/7 y de todo el mundo, para mas inri! jaja

      Eliminar
  8. Toda la razón y encima descubro que soy "redmaniaca", te dejo que lo investigues porque a mi me da vergüenza, pero es de vieja-viejuna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena muy terrible!!! Qué demonios es eso?? jaja

      Eliminar
    2. Ja, ja! Me parto! Y tú te vas a morir de la risa, así que ahí va: e pasado martes se me ocurrió volver a ver la adaptación cinematográfica de "Los Pilares de la Tierra" aprovechando que la enana se durmió temprano y para mi horror descubrí que el prota es el guaperas de la campaña de Burberrys 2012 y ME-EN-CAN-TA. Así que cual quinceañera loca me lancé a internet para ver qué está haciendo ahora el buen chaval y aaaaaaaaaaaaaah! es un yogurín de 30 añitos recién cumplidos que se llama Eddie Redmayne y a las loacs que como yo nos declaramos sus fans se nos denomina "redmaniacas" ¿Cómo lo ves? A mi siempre me han gustados actores mayores que yo. O como mucho de mi quinta, a lo Christian Bale pero no un "toy boy" de esos. ¿Es o no es una señal de decrepitud pre-manopáusica? Y encima mi marido dice que lo suyo con Monica Belluci es más digno porque "también" es vieja. Como castigo lo tengo frito buscándome la filmografía completa del yogurín.

      Eliminar
    3. Jajaja yo le digo a mi marido que he ampliado el espectro: antes max 5 años más que yo, ahora igual me tiraba a uno de 25 que a uno de casi 50 (mi tope es unos 48), yo tengo 35.

      Eliminar
  9. La de la juerga es que es así. Literal.

    Y oye, a tí no te gusta quejarte, ¿no? ;)

    ResponderEliminar
  10. De acuerdo contigo 100%. ya no aguanto nada de juerga, aunque ya las juergas para mí son las bodas. Y sólo de pensar en el día siguiente, prefiero estar durmiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si quieres voy en tu lugar!!! Yo mato por una juerga y un tocado, jajajja

      Eliminar
  11. A mí eso me pasó también cuando tuve a mi hijo... a los 20 jaja. Por el día sí tenía y tengo (aunque cada vez menos)mucha energía pero salir por ahí?? con lo bien que se pilla la camita... Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi cama es que hay una pelirroja maligna... jajjaa

      Eliminar
  12. Yo era jovén hasta que fuí vieja, pero eso ocurrio mucho antes de ser madre, más o menos un par de años antes de casarme. ( cuando ya había cazado y tenía el especimen para perpetuar la especie ;-)) Por el contrario, al ser mama, me sorprendió la energía que podía llegar a tener. Que madre y super heroína son un tandem.

    ResponderEliminar
  13. Hola
    Me llamo Carla y tengo un directorio web. Me ha encantado tu blog! Tienes unos post muy guapos, te felicito!!. Buen trabajo, por ello me encantaría contar con tu sitio en mi directorio, para que mis visitantes entren a tu web y obtengas mayor tráfico.
    Si estás de acuerdo házmelo saber.
    PD: mi email es: mendezcarla90@gmail.com
    Carla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Claro que sí, por mí, encantada!

      Eliminar
  14. Tienes la boca llena de razón! Pero no importa tanto la edad, es la maternidad! me explico: Hace un año (a mis 38) tenía una condición física que ya quisieran muchas de 20, mi deporte preferido: senderismo, hacía caminatas de 30 km los fines de semana y yo tan feliz! juergas y pachangas y yo fresca como el amanecer... hacía años que no visitaba al médico más que por chequeos y ahora! Hace un año que no duermo una noche completa, desde el momento mismo de quedarme embarazada se instaló el insomnio en mi cama y no hay quien lo saque, voy al parque a pasear a la nena y regreso con las piernas adoloridas, ya conozco a todos los médicos de la colonia y para colmo hoy me hicieron una endodoncia de emergencia. Claro que no cambio a mi nena por nada del mundo pero hay que reconocer que esto de la maternidad acaba con cualquiera! Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo había confundido senderismo con sedentarismo. Jajaja, no entendía nada.

      Eliminar
    2. Dios! cambié el senderismo por el sedentarismo, no lo había pensado!

      Eliminar
  15. Pues haces bien en no pensarlo. Yo no tengo niños y aun así le doy mil vueltas a eso de salir por la noche. Creo que, más que la maternidad, el problema está en haber pasado la treintena.

    Yo he llegado a levantarme a las seis de la mañana para ir a currar, volver a casa a las ocho de la tarde, arreglarme para salir hasta las seis de la mañana, volver a casa, darme una duchita e irme a pasar el día a Ávila, que había quedado. Ahí, sin dormir nada (y sin sustancias psicotrópicas). Tenía como 23 años. Si lo intento hoy, colapso. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Que te diré yo! que podía ir a trabajar con resaca acumulada de 3 dias y tan fresca aguantar los gritos de 30 criaturos ajenos (asi son las guarderias acá), y encima saliendo me iba a "curarme la cruda" como se dice aca en mi rancho jaja.
    Pero ahora? no aguanto ni a una y eso que es mía!

    ResponderEliminar
  17. Ay, Flor, qué pena más grande me ha entrao al leer tu entrada de hoy... Llevo desaparecida más de una semana porque de secuela del parto me han quedao dos bonitas fisuras anales (vamos, que tengo el culete rajao, con perdón) y esto es peor que una contracción con oxitocina; maremía qué dolor más grande... Pues eso, que entre las "huellas" postparto, el no dormir, la teta fuera a todas horas, la ausencia total de energía, las ojeras, el dolor de espalda... Yo era envidiable antes de preñarme y ahora soy un trapico de fregar escaleras. Qué lastimica, señor... Besos.

    ResponderEliminar
  18. Jajaja totalmente de acuerdo con todo! Lo de salir de juerga... Tal y como dices, mejor no pensarlo y hacerlo porque si empiezas a valorarlo al final te da pereza!!

    ResponderEliminar
  19. Ya que he descubierto este blog...aunque tarde voy a comentar, ea! Muy de acuerdo, otra de las mentiras que te cuentan es que cuando eres madre se te despiertan no sé cuántos sentidos y eres capaz de hacer mil cosas a la vez...JA! al menos yo he pasado de SuperintendenteCapazDeMerendarmeCualquierEjecutivoCon8MBAs a no acordarme dónde aparqué ayer si en la plaza de parking o en la plaza de parking. Eso sí, ganas de juerga muchas pero cuando se acerca alguna posibilidad, el sueño y el cansancio general me vence, la lumbalgia, los pelos que no he ido a la pelu, las uñas que todo el mundo se pinta ahora?, la ropa ¿se siguen llevando los vaqueros nevados? ah! menos mal, han vuelto a llevarse, aunque justo ahora no te quepan....y eso, que ando siempre guardando luto por aquella juerguista monísima que era yo. Fdo. una mamá feliz, que conste...

    ResponderEliminar