viernes, 10 de agosto de 2012

Lo que la maternidad me robó. Yo era una chica cuerda

Yo era una chica cuerda o, al menos, lo parecía y la gente hasta me pedía consejos porque me consideraban una persona objetiva y hasta sensata, porque era capaz de dar opiniones constructivas, asesoramiento e incluso buenas ideas.

Tenía sentido común y mucha capacidad de empatía por lo que no me era difícil convivir con nadie, ni siquiera con las mujeres pesadas y ávidas de conversación que siempre hay en la cola de los supermercados porque entendía que estaban aburridas de ver Canal Sur y de que sus maridos las ignoraran -para poder escaparse a ver obras o hacer colas en los bancos o en lo médicos de la Seguridad Social, que esto es mucho de jubilado varón, de ésos que usan habaneras y pasean con las manos a la espalda- y las pobres tenían que desfogar con el primero que se les cruzara.

Era complicado sacarme de mis casillas y mucho más hacerme enfadar porque tenía una relajada y optimista visión del mundo por lo que nunca tenía cambios de humor –ni con las reglas más virulentas- y rara vez podían perturbar mi paz interior en plan ‘he perdido el autobús, genial, así tengo tiempo de leerme la Cuore’, muy anuncio de compresas todo.

Y ahora… ahora si me pillara un psiquiatra se volvería loco… Soy bipolar de las de carné que alterno media hora de felicidad, risas y ‘no importa que vuelvas a derramarme la coca cola en el cogote, ni que me escupas el hielo a la cara’ con otra media de locura extreme nivel niña del Exorcista ‘¿es que no estás viendo que estoy muy loca?’ por lo que soy madre permisiva nivel Mick Jagger y severa nivel Rottermeyer a tiempos iguales.

Huyo de cualquier conversación con los majaras anónimos y espontáneos que siempre me han perseguido, retirándoles directamente la mirada sobre todo cuando me dicen cosas tipo ‘Y la nena no es muy grande para usar chupete?’, ‘¿Y ya la llevas a la playa?, mira que es muy blanquita’, ‘¿Y la llevas a la guarde tan chiquita? ¿y no te da pena?’... y yo me convierto en Drew Barrymore en ‘Ojos de fuego’ y le dedico mi depurada mirada ‘déjame vivir ¿o es que no ves que no te puedo ni ver?’ aunque no descarto emplear la violencia verbal en próximas conversaciones impertinentes.

Detesto a casi toda la gente con la que me cruzo, básicamente porque la mayoría es gente malvada y no me deja pasar con el carro o no me abren la puerta para que pase con la nena en brazos o me la cierran en la cara o no me dejan sentarme en el bus cuando voy con la pelirroja a punto de morir de estrés –esto es muy de viejas lo sé, pero puede que mi otra personalidad sea una octogenaria, lo que no me extrañaría nada por los achaques en cadena que sufro- y a todos ellos acabo atropellándolos a conciencia con el carrito en un arrebato de justiciera maternal, aunque luego me hago la loca y me disculpo falsamente como si hubiera sido un accidente… como manda el manual de buena sociópata entrenada.

30 comentarios:

  1. Yo llevo un año al borde de la depresión y fantaseo con mi funeral... eso sí, aparte del de 3, se incorporó hace 19 meses la versión rebelde de su hermano.
    No sabes lo que me desahoga leerte y poder admitirlo, aunque sea bajo un nick... lo que no nos mata... ya se sabe.
    Buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja y dos ¿es muchísimo peor que uno? o ¿ya metida en el malvivir es lo mismo?

      Eliminar
    2. Si antes tenía 10 minutos para mí, ahora tengo 1... es peor, es peor, para que nos vamos a engañar?

      Eliminar
  2. Yo no es que fuera muy cuerda antes, pero ahora estoy peor, ja, ja!

    ResponderEliminar
  3. Amén. Me pasa lo mismo. Yo era la tranquilidad personificada. Un remanso de paz. Nada me sacaba de mis casillas...

    Yo creo que sólo es consecuencia de la mala vida y el cansancio. Espero que no sea para siempre. Intento recuperar la paz, pero no sé si lo conseguiré.

    ResponderEliminar
  4. Cuantas locas andamos sueltas por ahí y los manicomios vacios,si es que con esta vida perra que llevamos, como dirías tu Flor, lo que no sé es como no tenemos un tratamiento de por vida,que esto ya no tiene cura,te lo digo yo.Un besito.

    ResponderEliminar
  5. Yo desde que soy madre me he vuelto loca y borde.... esque hay días en los que no puedo dar más de tres pasos seguidos sin que alguien me pare y toquetee a mis hijos y me pregunte cosas tan importantes como que si respiran a la vez... espero que se pase en unos años porque empiezo a criar fama en el barrio...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Si respiran a la vez? ¿Perdón? Eso de qué va? jajajajaj La gente está muy loca!

      Eliminar
  6. Pues lo mío creo que es incluso peor, y es que a veces cuando trato de recordar cómo era yo antes de la maternidad... no me acuerdo!
    La crianza me tiene tan estresada y agotada que mi vida anterior me parece la Prehistoria!!!
    Ainss, qué penita de nosotras!
    Besucos y buen fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vámonos una noche de fiesta y lo recordamos!! jajaja

      Eliminar
  7. Esta es mi frase favorita desde que soy madre: "Definitivamente mis niveles de sociopatía están por las nubes". Juan está pensando hacerme una camiseta con ella, no te digo ná y te lo digo tó.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando una está bien, está bien con el mundo. Cuando ya está hasta las narices, que ni le tosan!!! yo quiero otra camiseta, grassias.

      Eliminar
  8. y yoooo y hasta tengo cambios de humor con mis propios hijos...no puedorrr

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenoooo, qué me vas a contar... Leíste a la madre bipolar? Ay.

      Eliminar
  9. Jo, yo tampoco es que haya notado un gran cambio porque siempre he tenido muy mala leche y más cuando tiene que venirme la regla, y más cuando me levanto de la siesta.

    Y ahora no encuentro gran mejoría, logicamente al reves, va in crescendo pero es que el pingo me da muy mala vida la verdad

    ResponderEliminar
  10. O cuando tus amigas te miran con un poco de envidia y te dicen "-es que yo Como no tengo un marido que me mantenga para quedarme en la casa relajada com TU-"
    Y a UNO le Dan ganas de contestar, -pues déjà tus gustitos por la joyeria, las cenas diarias en Los restaurantes y todas esas cosas innecesarias que te tienen endeudada y vive a tus posibilidades y a mi deja de joderme!-.
    Imaginate tu mi vida relajada con tres niños entre Los 2-8 años.....uff

    MujerNahual, antes anonimo. (creo que era el anonimo número 7) jeje

    ResponderEliminar
  11. Jo, yo también estoy fatal...y antes de ayer se me olvidó meterle la comida en la bolsa de la guarde al nene (menos mal que le dieron un potito) y ayer, se fué a la guarde sin zapatos... y para colmo, yo estaba convencida de que cerraban sólo 2 semanas, y ahora resulta que son 3 (mira que leí varias veces el cartelito, pero como desvarío), y aqui me tienes buscando una nanny de urgencia para esa semana, porque yo tengo que ir a trabajar. !!!!Qué malvivir!!!

    ResponderEliminar
  12. Joé, yo ya soy así, no quiero ni saber como seré cuando sea madre...

    ResponderEliminar
  13. Yo ahora mismo estoy al borde de algún tipo de psicopatía grave. Le he quitado hace dos días el pañal a la niña y se me mea en todas partes. En todas partes incluye el super del barrio, la feria, el salón... Se supone que no hay que gritarles si no simplemente decir "No se hace pis en el suelo, tienes que avisar a mamá", pero esto ya lo he intentado y no sirve de nada. O me pongo furibunda o la niña ni se entera, lo juro, se lo digo "No se hace pis en el suelo, tienes que avisar a mamá" y mientras se lo digo está cantando la canción de Dora, o si le digo que me mire (ya en plan más "dura") según termino de decírselo se pone a cantarla, así que he pasado al modo "agresivo on" y le pego unos gritos que la pobre se pone fatal, luego yo también me siento fatal pero es la única manera de que sea consciente de que lo que hace no me gusta. Es odioso, lo sé, pero es que si no me veo así por los siglos de los siglos y mis nervios también tienen un límite, que me van a prohibir entrar en todas las tiendas del barrio joe!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por experiencia propia (aunque con la versión masculina, que creo que son "peores"), los primeros días de quitar el pañal es "el infierno", pero pasa, a mí me duró una semana y el día que acabé con toooooodas las mudas que tenía para el pequeñajo, de verdad que pensé que no podía más, pero de verdad de la buena que llega un día en que controlan un poquillo más, avisan, y luego ya son unos seres independientes y es todo una maravilla ;-)

      Eliminar
  14. Como siempre el post genial. Yo seré de las de mala leche elevada a las enésima potencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. En mí no sé si se notaría mucho el cambio. Siempre he huido de la conversación de besugos con desconocidas y nunca he estado cuerda así que... Besos!!!

    ResponderEliminar
  16. De verdad que lo clavas. Yo pensaba que había mutado por alguna otra razón, con lo fácil que me parecía todo en el mundo pre-niños.
    Es así, a veces me da por pensar que hay una conjura franco-judeo-masónica de la que forman parte mis dos 'angelitos' para transformarme... a peor!
    'Jopete' Flor, gracias!!!

    ResponderEliminar
  17. Muy bueno lo de que no te inmutas cuando te tira no se qué encima.a mi me paso lo mismo el otro día:estaba tasan cansada q el mayor me tiro mi coca cola en el parquet recién pulido,q fui de lo mas comprensiva y me dio igual,lo limpie religiosamente y todos tan amigos.claro,q lo de la madre bipolar en su parte negativa tb lo tengo y luego me cabreo soberanamente con mis hijos xqvhacen ruido y alborotan alrededor de mi bugaboo mientras le colocaba unos lazos a la capota.es lo q tiene no dormir mas de 4h seguidas durante13meses..y q se lleven15meses mis peques.gracias x compartir tus experiencias con tanta gracia.asi veo q no soy la única :)

    ResponderEliminar
  18. Flor, me parece que como sigas así las madres estresadas del mundo te van a canonizar jejejejeje.
    Suerte con la peliroja. Besos.

    ResponderEliminar