jueves, 9 de agosto de 2012

Adiós, chupete, adiós. Parte III

Y una mañana, al levantarse, me armé de valor y le dije que ya era mayor y que tenía que dejar de usar chupete porque las niñas mayores no usan chupete y me dijo ‘ez que a mí me guzta, ez que yo zoy chiquitilla, mamá, ¿a que zí?’  // pero tú quieres ser princesa y las princesas son mayores y no usan chupete // ‘Zi, pero yo no zoy princesa, yo zoy Loleta’ y no hay más que hablar. Así que cambié de estrategia y le dije que se habían perdido todos los chupetes y que no quedaba ninguno ‘pero vamos a la falmacia de May, mamá, que tiene muchos y yo tengo ninerito’ me dijo mientras me traía su cartera de la Bella Durmiente llena de céntimos y botones… y ya, como no me quedaba otra, eché toda la carne al asador y  le dije que la bruja de Blancanieves –a la que teme sobre todas las cosas- se había llevado todos los chupetes porque ella ya era mayor y no los necesitaba y aunque le comprara otros, se los llevaría también… Y ahí ya no dijo esta boca es mía, imagino que porque no quería que la bruja volviera a casa por nada del mundo, así que mejor no tentarla comprando nuevos chupetes.

Pero claro, aquel conformismo inicial, le duró unas horas y luego empezó a pedirlo ‘pol favó, mamá, pol favó’ y yo aguanté como una campeona y eso que se me partía el alma cuando la veía llorando a moco tendido buscando por las esquinas los chupetes por si alguno se le había olvidado a la bruja y me decía muy bajito y con hipos ‘a que tú haz ezcondio uno pa mí, mamá, ¿a qué zí?’

Y desde entonces la culpa y el malvivir se instalaron en casa y en la calle y en el médico y en los coches y en el parque y en todos los sitios donde se le ocurría pedir el chupete y, claro, como no había chupete pues había violencia y llanto y más llanto y croquetismo por el suelo y súplicas y pataletas y más llanto.

Y un día y otro día y otro y otro más y nada, que no se lo olvidaba el asunto, probablemente porque por la noche si le daba uno pequeñito -de los que mi madre decía que eran el enemigo- alegando que como era de noche la bruja no lo vería y no podría llevárselo –porque una trata de ser buena madre, pero dormir tengo que dormir o me vuelvo muy loca- y la pobre estaba frita porque llegara la hora de acostarse para poder ponérselo y eso que era la mitad de la mitad de su chupete de toda la vida.

Y así, poco a poco y con mucho esfuerzo y mucha paciencia y muchos boicots por parte del pater –que se los daba a escondidas- y de mi madre –que se la llevó de paseíto a la farmacia y la maligna le compró uno de diseño, porque sobra decir que ella no quiere que se lo quite ‘porque la niña es muy chica todavía’- y de todo el que la escuchara suplicar con esa pena y que no pudieron resistirse a sus ojos llorosos y sus sorbetones de mocos, lo conseguimos.

Y ahora cuando se levanta por las mañanas, me entrega el minichupete y me dice ‘guáldalo, que no lo vea la bruja’ y se pasa el día sin pedirlo como una campeona... aunque eso sí, cuando estoy viendo una peli o cuando estoy de cháchara con las amigas o cuando quiero hacerme la muerta con la Vogue en mano ya no tengo silenciador que colocarle y he de escuchar todos y cada uno de sus interminables discursos y sus canciones surrealistas y cuando se enfada porque no quiere ir en el carrito o porque quiere otro regalo de la 'ezploradora' o porque simplemente está porculera y entra en la espiral del llanto sin retorno no tengo el consolador imbatible y cuando quiero que se duerma en los coches para que no se maree y comience la vomitona infernal, tampoco puedo colocarle el narcótico infalible, así que, a fin de cuentas, soy yo la que más lo está echando de menos... y quien a punto está de buscar bajo los sofás algún chupete globo superviviente.

Porque digo yo, ahora con esto de los seguros médicos privados las ortodoncias están baratas ¿no?

35 comentarios:

  1. La pelirroja, pá comérselaaaaa!!!!! La mía también habla con la "z" y es graciosísismo.

    Si te viera la Supernanny diría que has estado hecha una campeona, que no te has dejado chantajear (bueno, un poquito...)

    Te copio el término "croquetismo", es genial!!!

    Besicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí!!! Todo con la z como una andaluza de pro y da igual que la corrijas, ella va a lo suyo... El croquetismo es un clásico diario que así tengo los vestidos blancos... Ayyy!! jajjaja

      Eliminar
  2. enhorabuena!!! Misión cumplida. ¿Has visto? Se confirma la teoría: los hombres son débiles

    ResponderEliminar
  3. Ole,ole y ole¿ves como al final lo has conseguido?ahora que me imagino a la pelirroja haciendo pucheritos y tú pensando,pero que mala madre soy,no tengo perdón de Dios,quién me mandaría a mí,pero el que la sigue la consigue.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, costó, costó y bueno, en unas semanas le quitaré chupe nocturno aunque ése no me preocupa porque al momento de quedarse dormida lo escupe, así que no creo que afecte a nada...

      Eliminar
  4. Estoy de vacaiones, pero te leo enterita ¿eh? y me da mucha penita la historia del chupete

    ResponderEliminar
  5. Olé por tí Flor! Prueba superada!
    Qué envidia me das!!! Yo, como ya he comentado otro día, lo voy a dejar para los Reyes Magos, a ver si con el espíritu navideño y los juguetes recién estrenados el trance es menos duro para todos!
    Me he muerto de risa con lo del croquetismo, es un palabro genial ;-)
    Besucos

    ResponderEliminar
  6. La madre de Marcos9 de agosto de 2012, 12:52

    Me encanta tu blog. Llevo leyéndolo desde que empecé con la maternidad y las horas de dar el pecho a mi bicho que estaba enganchando a todas horas. Nació el 25 de febrero, así que te sigo todos los días casi desde el inicio del blog.

    Decirte que Violeta es un nombre muy bonito y que se llaman así la hija de una de mis mejores amigas, la hija de mi prima y la hija de un compañero de trabajo. Así que olé por las "Loletas".

    Yo también vivo en Málaga y me paseo mucho por el centro con mi carro (no tan gigante). No puedo evitar mirar a toda pelirroja que me encuentro y a su acompañante para ver si son la madre de la pelirroja y ella misma. De hecho, hace un mes vi a una pelirroja en la fuente de la plaza del Obispo con una abuela intentando mediar con ella para que se bajara y no pude evitar pensar en vosotras.

    Un beso de otra madre agotada y boquerona de adopción

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La madre de Marcos9 de agosto de 2012, 12:59

      Que se me olvidó decir que mi bicho tiene 3 chupetes distintos de suavinex de diversas maneras y texturas y lo único que logro que que lo muerda al revés, por el aro. Si se lo pones de manera normal, también lo lanza lo más lejos que puede. Hay veces que me encantaría que lo quisiera, pero otras... me alegro de no tener que hacer en un futuro la operación chupete fuera.

      Eliminar
    2. No me lo puedo creer!!!! Era ella!!! Vamos mucho por allí con los abuelos y mientras yo me tomo una cocacola con mi padre, la pelirroja tortura a mi madre en la fuente!! jajjaja... La próxima vez, salúdanos!!

      Eliminar
  7. No dudaba que la prueba estaría superada!aunque hay que ser fuerte porque cuando los ves llorando con esa carita de pena se te parte el alma pero bueno...enseguida te acostumbras a las historietas que cuentan a todas horas, porque la mía no tiene bastante con hablar conmigo sino que también habla sola y ya es como el hilo musical jaja

    ResponderEliminar
  8. Que bien Flor! me encanta que los planes salgan bien y los finales felices para todos.

    Como te entiendo con lo de hacerte la muerta... me ha llegado al alma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo soy mucho de querer hacerme la muerta, pero no me dejan!! AY!

      Eliminar
  9. Yo que habia pensado en no meterle a la niña cuando nazca chupete, voy a ir esta tarde a por uno de Suavinex de la coleccion Haute Couture que son muy fashions, que no me veo echa polvo despues del parto, con los puntos, la suegra, las visitas, echa polvo y la niña embarraca porque aun no tendre leche.
    Que digo yo que no le hara daño chupetear un rato, ya se cojera al pecho, porque la verdad un poco de miedo me da que en las 7 ecografias que me han echo siempre tiene una o dos manos en la boca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uyuyuyu, ésa va a ser chupetera!!! De esa colección es de la que le compró uno el otro día mi madre la boicoteadora!!!

      Eliminar
  10. jeje, yo tuve suerte relativamente, porque durante todo el dia ni lo miraba, solo para dormir. Y ella sola, decidió un dia que los tiraba al contenedor de la basura para que se los llevara el camión (me guarde uno por si las moscas...) y por la noche, no lo pedia, pero daba vueltas y vueltas sin parar en la cama (sindrome del mono total, vamos!!) nerviosita perdia y no conciliaba el sueño ni a la de tres...pero ella no lo pedia, solo decia: "ezque no mi duermo" Asi que me tiré más de dos semanas acostandome con ella y haciendole cosquillitas por la espalda para tranquilizarla y que se durmiera.
    Ahora la siesta desapareció por completo, ahi no habia cosquillas que valiesen.
    Con la pequeña creo que me va a costar más....duerme con uno en la boca y otros dos en las manos, más otros dos o tres rondando por la cuna por si en mitad de la noche alguno se pierde por ahi....y es matemático, como se le caigan al suelo y no encuentre alguno, se despierta ipsofacto.

    www.ciudadarcoiris.es

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajjajajaja, qué penitaaaaaaa!!! jajajjaja

      Eliminar
  11. ¡Y yo dudando de ti! Hay que ver qué mala soy.

    Pobrecica, casi lloro con eso de "‘a que tú haz ezcondio uno pa mí, mamá, ¿a qué zí?’" y me muero de ternura con lo de que lo escondas por la mañana para que no lo vea la bruja...

    ¡qué mona la pelirroja!

    besos y paciencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mujer de poca fe!!! Pero yo todavía no acabo de cantar victoria que los enanos te la juegan!!!

      Eliminar
  12. ¿Ves? Tu pelirroja se está haciendo mayor.

    Ya la tienes criada que dice mi madre: sin pañal y sin chupete, como una campeona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Insinúas que tenga otro?? Estamos locos?? jajajjaja

      Eliminar
  13. Respuestas
    1. Ha costado, ha costado... Y aún lo tenemos de noche, jajajja

      Eliminar
  14. Bueeeeeeeeeeeeeno, ya pasoooooooooooo!!! Y sí, claramente lo echas tu más de menos que ella, no lo dudo. Ella se acostumbrará rápido y en poco tiempo ni te lo pedirá para nada, pero no sé si tu podrás olvidarte de él con la misma agilidad........... jeje.....

    ResponderEliminar
  15. Qué pérfida eres... Mira que decirle que ha sido la bruja la que se ha llevado los chupetes... ¿Dónde ha quedado eso del diálogo y el entendimiento? Besotes!!!

    ResponderEliminar
  16. Los chupetes de la mía los repartimos un día que fuimos al zoo. Unos para los leones, unos para los hipopotamos, otro para los delfines... y así hasta acabar con la colección completa (unos mil chupetes que debía tener la niña).
    Eso sí, yo se lo quité del todo, ni para dormir ni nada. Los primeros días fueron un desastre, de noche no había quien la durmiera y en el coche era horrible (la mía se marea antes de salir del aparcamiento), pero mi campeona aguantó bastante bien y eso que tenía un vicio tremendo con el chupete...

    ResponderEliminar
  17. Pero que manía con quitar el chupete! Yo no sé si fue porque me mimaron demasiado, pero no me quitaron el chupete, yo misma se lo di a mi madre y le dije que estaba cansada de el... a los cuatro años! Cuando llegaba del cole me ponía el chupete, para hablar lo echaba a un lado y hablaba tan tranquila. Y mis dientes son perfectos, tengo hasta las cuatro muelas del juicio y ni una caries! Con 23 años que tengo. A mi prima le quitaron el chupete, y para ella fue un trauma tan grande que se empezó a chupar el pulgar compulsivamente, y ahora, con 19 años, lo sigue haciendo cuando esta muy nerviosa, es que no lo puede evitar. Y eso no le evitó un aparato, que le tuvieron que poner uno hasta en el cielo de la boca. Y mi hermano? Nunca quiso chupete, sin embargo le tuvieron hasta que operar porque tenía en la encía un diente atravesándola horizontalmente, como un clavo. Mi tía lo pasó tan tan mal con mi prima que a sus dos hijos posteriores les dejó el chupete hasta cuando quisieran, y los dientes perfectos. El único problema fue con el pequeño, que no hablaba nada hasta los cuatro años, y desde entonces no hay quien le calle. Pensaron que no hablaba por el chupete, pero se ve que no era por eso.

    ResponderEliminar
  18. Ufff, pobre pelirroja, en serio mira que decirle que ha venido la bruja de Blancanieves... a mí Merenmadre me hizo de todo, le puso café en grano, le cosió hilos negros para que pensara que eran gusanos y nada... una noche un amigo hizo como que lo mojaba en la ceniza del tabaco y mano de santo, era verlo y me daban arcadas...
    Y con Manzanita pues lo soltó sola, fué dejr la teta y soltar el chupe, ahora el bibe le duró un par de años más, pero como Merenmadre le hacía los agujeros grandes casi no tenía que chupar..
    Besotes y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  19. Hola! mi peque también ha dejado el "pepé"; concretamente el día 7 de agosto... pero él solito!
    Os cuento: ya hacía meses que por el día no lo utilizaba, pero sí en la siesta y por la noche.
    Mi estrategia: no comprar ninguno más.
    Consecuencia: os podéis imaginar cómo estaba el chupete después de tres meses (o más...) Así que por más que el pobre lo lavaba y lavaba... estaba ya pringosete, y claro, al final daba muuuuucho asquillo. Así que una noche, me suelta que le da mucho asco y que lo tira a la basura. Yo temblando porque lo del dormir es sagrado... Lo rescaté por si a caso... Y sí que nos lo pidió pero como lo había tirado él mismo... Y así de fácil resultó.
    Podéis probar esta táctica si es que no teméis que vuestros peques se cojan la triquiñosis!
    Gracias por tu blog. Lo acabo de conocer y es simplemente GENIAL!
    Un besazo!
    Violeta

    ResponderEliminar
  20. Me encantan tus artículos, me río mucho y me siento muy identificada con alguno de ellos. Mi nena tiene 20 meses y la verdad es que me ha salido muy buena. Yo nunca le di chupete de manera que no he tenido que pasar por la experiencia de quitárselo.
    Pero sí me ha tocado este verano quitarle el pañal y ha sido un pequeño infierno, cuando leo lo que te ocurre con la pelirroja no puedo parar de reirme porque es exactamente lo mismo que me está ocurriendo a mí.
    Muchas gracias por este blog y sigue así.
    Besazos

    ResponderEliminar