miércoles, 5 de diciembre de 2012

Operación Navidad. La Nochebuena


En mi familia somos de vivir muy intensamente la Navidad, tanto que al final acabamos todos malos de los nervios y con espasmos ocasionales causados principalmente por la sobredosis familiar y por el contacto intensivo con los mismos genes de hiperactividad que poblan a todos los miembros de mi familia con villancicos populares de por medio, un cóctel explosivo y mortal para cualquier persona de bien.

El climax de todo el estrés navideño se viene a producir en Nochebuena cuando en casa de mi hermana nos juntamos nada menos que 25 personas, majaras todos, con pretensión de pasar un rato juntos en familia, cenando, cantando villancicos –fundamental que cada uno cante uno diferente y a la vez-, contando anécdotas surrealistas, callándonos unos a otros, pegándonos empujones por los pasillos y parloteando a voces sin parar.

La cena suele ser cuanto menos caótica porque aunque hay un menú cerrado, que las jefas del clan –léase mi madre y mis tías- han hecho posible con esmero y con dedicación, nadie se sienta a la mesa a degustarla sino que todos en pandilla se apretujan en la cocina como si de una manifestación espontánea se tratara mientras en la mesa languidecen los entrantes sin un alma que les eche cuentas.

Y cuando por fin nos sentamos, aquello es un caos de ir y venir de platos, en el desorden enfermizo que nos caracteriza y que hace que mientras uno aún esté con las gambas, el de al lado ya esté con el flan y el de más allá con el chivo y el otro con el pacharán, que aquí cada cual va a su ritmo y hace lo que puede por sobrevivir mientras mi tío Antonio que viene de Albacete -que en realidad es hermano de mi padre pero que se viene con la familia de mi madre porque nosotros somos así de heterogéneos y fabulosos y es pieza clave de la familia- nos cuenta una sucesión interminable de chistes de los 80 y a mi madre le entra la risa sorda y se pone fucsia hasta que le da hipo y tiene que esconderse en el pasillo y a mi tía Laly le da un ataque de alergia fulminante que la deja sin voz para el resto de la velada.

Y en mitad de la cena –en mitad para algunos, para otros el inicio o el final- suenan unas campanas y pegan a la puerta y aparece Papa Noel, generalmente borracho, que suele ser mi tío Antonio o mi primo Adolfo con una barba deforme que deja al descubierto toda la cara y unas gafas sin cristales y torcidas. Y se acabó la cena, así que si eras de los rezagados, te fastidias. Santa Claus, que cada año viene más temprano -porque el clan se hace mayor y cada año tiene menos ganas de alargar la jarana- se sienta en una silla y nos humilla uno por uno, obligándonos a sentarnos en su regazo para darnos un regalito mientras alguien graba un vídeo que luego jamás ve la luz y nos aplauden y vitorean hasta el sonrojo.

Y los niños lloran aterrorizados ante Santa Claus de barriga herniada y empieza la hora de los villancicos -la preferida de mi primo Diego que entra en bucle de enfado si no se canta- cuando mi madre nos obliga a mi hermana y a mí a entonar el terrible villancico que nos enseñaron hacen 25 años en el colegio y que es un horror, mientras mi tío Diego toca la botella de Anís hasta perforarnos los tímpanos, mi tío Daniel reparte pasas –no preguntéis por qué porque nadie lo sabe- mi padre se emociona con el ‘Dime niño’ a la quinta cerveza compartida con mi primo Nacho, cuya madre, mi tía Mari Carmen, le lleva la cuenta con mirada inquisitoria, pero como lo hace en bata impone mucho menos.

Y el pater y mi cuñado hacen como si aquella fuera una Nochebuena normal aunque todos sabemos que no lo es, mientras yo trato de mantener una conversación medianamente coherente con Begoña o mi hermana o con la metralleta verbal de mi prima Elena o mi prima Laura o mi tío Antonio o quien quiera escucharme, que suele ser nadie, mientras los niños pegan voces por la casa matándose vivos y lesionándose cada quince segundos mientras las respectivas abuelas les amenazan y nos amenazan a nosotras… hasta que alguien da la voz de alarma y se coloca la chaqueta para salir corriendo de aquel vodevil de dementes y dejarse morir al calor del hogar, a las tantas jigonas. Y todos lo imitan. Y una vuelve a casa con la cabeza como un bombo, la voz desgañitada de tanto cante y el cuerpo como si la gripe me hubiera conquistado, con la niña en estado de máxima excitación -hasta las entrañas de chucherías y azúcar- y con el pater al borde del coma, aterrorizado de los genes que lleva la pelirroja en herencia maternal.

Y lo peor de todo es que tengo ganas de que llegue el 24 de diciembre. Definitivamente estoy enferma.

38 comentarios:

  1. Jaja, como me he reído! y he estado apunto de llorar en parte por al risa incontrolable pero también porque es la descripción exacta de mi familia en nochebuena, Santa borracho incluido.
    Disfruta tu Nochebuena Flor, incluso si es un poco caótica. Nosotros desde hace unos años que estamos lejos de la familia y participamos menos de estas aventuras y la verdad las hecho de menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que es verdad, es un caos pero es genial!

      Eliminar
  2. Flor, yo quiero pasar la Nochebuena con vosotros. Así eran mis fines de año en casa de mis abuelos, cuando nos juntábamos todos. Luego los nietos fuimos creciendo y dejamos de hacerlo. Ahora la liamos en casa de mis padres (los fines de año) pero no somos las casi 30 personas que éramos en casa de mis abuelos...¡Me encanta tu plan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues veníos!! Eso sí, no os garantizo que no os volváis locos...

      Eliminar
  3. Cambiando los nombres, es mi familia tal cual!! Después de ver "Mi gran boda griega" creía que no vería mejor retrato de una reunión familiar, pero con esta me he reído muuucho y lo has clavado!
    Mi costilla aún flipa en estas reuniones y se lleva dosis doble de ibuprofeno para sobrevivir, pero está integradísimo y hasta pregunta con impaciencia qué día es la comida/cena.. le tenemos completamente abducido!
    Lo de la herencia genética lo tiene asumidísimo.. el peque ea clavado a mí!!! :-)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajja, al pater también le gusta imagino que porque su familia es igual de grande, aunque algo menos ruidosa...

      Eliminar
  4. Ja ja que bueno!!.. Ay quién viviera una navidad de esas!! .. Yo, hija única, y con eso de vivir lejos, menos todavía.. Mi marido tiene siete hermanos con sus respectivos, y cuando nos hemos juntado con ellos, no es divertido, porque son muy muy católicos (menos mi marido, que es la oveja negra, a Dios gracias) por lo que la navidad es para rendir culto al nacimiento del señor, cantar villancicos toda la noche, y poco más.. eso si, con guitarra, bandurria y panderetas incluidas.. jaja

    Aunque los has descrito tan bien, que ésta Nochebuena me acordaré de ti, seguro..

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, al menos tenéis banda!! Nosotros sólo panderetas medio rotas y la botella de anís infernal!

      Eliminar
  5. Jajajaja...es que esas reuniones aunque caóticas son especiales..o no? a mi me encantan!!!! Nosotros también vivimos la Navidad intensamente..un besote guapa

    ResponderEliminar
  6. Jajjaja...Así eran las Navidades cuando yo era pequeńa!. Una familia de locos, encima con un chupito encima!. Y en Madrid, que teníamos los tíos cerca de la Plaza Mayor, no sabes el ambientazo, el Corte Inglés!.
    Generalmente lo celebrábamos en casa de mi tío Sebastián, un bromista de categoría, y venían incluso los amigos de mis primas por que se lo pasaban pipa; pues mi tío, que tenía un escalón entre el salón y la cocina, se iba a por una bandeja de metal, la llenaba de cubiertos y hacía que se tropezaba en el escalón y tiraba la bandeja BUMMMMM! NO sabes el susto, las carcajadas...Y nos teníamos que disfrazar y salir a pedir el aguinaldo! Y te pintaban la cara de negro con el corcho del champán ahumado en la chimenea! Cuántos recuerdos!
    Y ahora, ná. En éste país post-comunista de mi marido la Navidad es un día feriado no más. En fin, voy a llorar un rato en el rincón.
    Yo también me acordaré de ti y de tu maravillosa familia. Disfrútalo.

    ResponderEliminar
  7. Jajaja...al alma me has llegado y en casa de mis padres te has colado,así que no estais solos en esto,a los churumbeles les encantan este tipo de reuniones,por llamarlas de alguna manera,aunque a mí lo que me casca es tener luego el poco resto de la noche un revuelto de villancicos varios,en varios idiomas dandose cabezadas dentro de mi cabeza,encima se nota que flotan en el champán y hacen plof,plof...,lo que tenemos que perfeccionar es a Santa,que nunca sale completo,ni bien peinado,además es torpisimo,algún año se ha cargado el árbol y todos los adornos desparramados,los churumbeles que son 8,como desbocados,mi madre intentando poner orden y yo me parto con el panorama...La de los churumbeles.

    ResponderEliminar
  8. Envidia es lo que me das. Mi familia es muy pequeña, no tengo hermanos así que mis Navidades han sido siempre muy felices pero con muy poquita gente.

    Este año no tenemos ganas de celebrarla, pero por mi hija tanto mi marido y yo haremos un esfuerzo, porque si por mi fuera me metía el 24 en la cama y no amanecía hasta el 7 de enero. Y soy de las personas que le encantan estos días pero este año no tenemos nada que celebrar.

    Las Navidades del 86 fueron muy tristes porque habia muerto mi padre, y éstas van a ser iguales porque faltarán mi suegro y mi madre, así que hazte una idea.

    Espero y deseo que 2013 sea sólo un poquito mejor y nos traiga sólo salud.

    Besos melancólicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, la salud es lo único importante y haces bien en celebrarla porque seguro que a tu madre le gustaría y piensa que ahora sigues teniendo a gente que algún día tampoco estarán y hay que aprovechar el tiempo juntos. Muchos besos y muchos ánimos, guapa!

      Eliminar
  9. jajaja, me suena todo....hasta lo del Papa Noel con tripa deforme y unas cervezas de más....jaja.

    ResponderEliminar
  10. Mis 24 y mis 31 son así! Y mis 6 de enero! Es lo que tiene tener una familia grande. Esto es una alegría, me dan mucha pena la gente que no se lleva bien con sus familias o que las tiene lejos. Nosotros no tenemos bastante con todas las fiestas navideñas que casi todos los fines de semana nos reunimos en alguna de las casas de campo de mis tíos, y en navidad también quedamos un día todos los primos. Aunque los 24 ahora son un poco tristes, echo mucho de menos a mi abuelo, mi padre y él eran los únicos que se acuerdan de mi santo (que es el 25 de diciembre), y es gracioso porque los dos eran los despistados de la familia. Las navidades no volverán a ser lo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que no debe de ser fácil, pero como digo más arriba no debemos olvidarnos de los que sí están y aprovechar todo el tiempo posible a su lado... Muchos besitos!
      Feliz Navidad!

      Eliminar
  11. mis navidades siempre han sido asi, primos tias, tios y niños corriendo... perpo este año sospecho q van a ser muy tristes. Van a ser las primeras navidades sin mi madre que fallecio este verano.Ya ves, se me saltan als lagrimas ahora, imaginate el 24...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inesita, sé por lo que estás pasando, mi madre murió el 27 de junio. Así que estos días, de fiestas pocas.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
    2. No sabéis cómo lo siento y no puedo ni imaginar lo duro que será todo el año y en especial en Navidad, pero a ellas les gustaría veros felices, recordándolas, pero felices. Haced acopio de recuerdos alegres y divertidos con ellas y disfrutad lo que podáis con ellos... y el resto de la familia que también os necesita!
      Besos mil!

      Eliminar
  12. Jajjajajajajajajajajajaja me desorino contigo...( en plan pija)..yo soy mu de pueblo me meooo...a mi me encantan las navidades y en mi casa somos iguales.yo me pongo a invitar a cenar a gente y luego no cabemos jajajaja...un año de la de gente que había en mi cocina metía no encontraba a mi Mario..y como es tan chico mira que susto pensé que me lo habían aplastao ahí al pobre..en fin viva la navidad..a mi me faltan mis padres por desgracia..pero como tu dices ahí que disfrutar de lo que tienes a tu lado..y nada a cantar villancicos hasta que nos quedemos roncas..jajajaja..besitos mill...flor...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Memeeeee... Cortita se queda hermana,jajajajajja.Locura es poco! Qué ha dicho? Again en mi casa?????? Este año me echan del vecindario.

      Eliminar
    2. Meme, vente un año y verás la pandilla de locos que somos!!!!

      Eliminar
    3. Jajajaajaja...vaya una pecha de reír ver a la pandilla de locos...y no invites a mas gente flor!!! Que ya con lo que tenéis es bastante..carol estas navidades manda un video a las pringuis con vuestro villancico...eso lo tenéis que compartir...jajaja...muakkk...

      Eliminar
  13. Bravo!! Gracias por compartir con nosotros tu navidad, la mejor época para saber que tan loca está la familia de uno... Mi familia también es numerosísima y va por el estilo de la tuya, aunque ya los abuelos no arman tanta fiesta por aquéllo de la edad. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  14. HOL AFLOR.
    ACABAS DE DESCRIBIR MIS NAVIDADES. LO SIENTO POR TI.
    LO CIERTO ES QUE ESTOY ATERRORIZADA POR LO POCO QUE FALTA.
    EN FIN ,UN BESOTE.

    ResponderEliminar
  15. La mia es de poquitos pero de buen rollo, aunque me encantaría pasarlo con una familia tan grande... disfrutalo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vente un año y ya verás como se te quitan las ganas, jajajja!

      Eliminar
  16. Jajaja que buen!!! Felices fiestas ....

    Mar

    ResponderEliminar
  17. Vamos, tu casa como la mia!!!!. Este año toca en casa d mis padres, donde nos reunimos toda la family, y entiendase family a lo q es mayoritariamente familia de mi madre, porq mi padre es hijo unico (solo viene mi abuelo paterno y la señora q "lo cuida", q esta sola en España). Por parte d mi madre...mis tios (son 4 contando a mi madre), sus hijos (yo soy la mayor d los primos), nuestros hijos (q por ahora solo hay tres, pero vaya tres!). Asi q...casi treinta q nos juntamos. A ver cual habla mas alto, a ver quien tiene la razon en una conversacion, a ver quien coje al niño q esta llorando...en fin... Yo, personalmente, acabo un poco desquiciada. Y este año, despues de unos.cuantos sin aparecer...vuelve papa noel para darle un regalito a los mas pequeños (pero seguro q al final cae algun regalito mas y esp se alarga hasta el infinito y mas alla!!!!. Jejeje.
    FELIZ NAVIDAD!!!!

    ResponderEliminar
  18. ¡Qué risa!! No lo había leido entero, jajajajaj desde luego este año ha sido idem de lo mismo xDDDDD. Si es que después lo echaremos de menos.

    Un besazo guapisima.

    PDTA: La metralleta verbal (Elena)

    ResponderEliminar