miércoles, 5 de septiembre de 2012

Un domingo cualquiera. Parte II

(...)
Como sabía que al cortarles el rollo se les ocurriría algún otro ataque nuclear contra el escaso bienestar familiar que nos quedaba, se me ocurrió –oh, craso error- sacar la máquina de hacer algodón de azúcar. Lo peor no fue la guerra presuntamente pacífica de palos nivel ‘te voy a sacar un ojo después de sacarme el mío’ ni el coqueteo con la resistencia incandescente ‘quiero abrasarme vivas las dos manos a ver qué pasa’ sino los millones de hilillos de azúcar adheridos en los pelos, las manos, la ropa y hasta las pestañas, que tuve que lavarle los ojos a la niña para que pudiera volver abrirlos y ver a su madre a punto de pedir la inyección letal.

Como la cosa ya no podía ir peor, mi madre decidió que nos íbamos a la calle a tomar un helado o un café o un preparado de cianuro, cualquier cosa para acabar con ese caótico tormento digno de una película francesa de Luis de Funes y antes de que a mi padre -que no decía esta boca es mía, esquinado en el sofá tratando ilusamente de dar una cabezada para huir del averno- le saltarán las dos válvulas que tiene instaladas en las venas y acabáramos en urgencias, que ya era lo que nos faltaba.

Así que nos tiramos a las calles con un calor sahariano. Pero la cosa no fue mejor. Tras refregarse por la cara y parte del pelo un cucurucho mediano de fresa de Casa Mira, nos sentamos en una cafetería a fingir que éramos personas normales y que nuestros niños también lo eran. Pero claro, tras dos intentos de suicidio en la fuente y la llegada de dos millones de palomas a nuestro alrededor llamadas por los kilos de cacahuetes que los nenes -con el beneplácito de la abuela que da igual lo que le digas que ella va a lo suyo- habían dispersado por el suelo, ya había saltado la liebre y todos sabían quiénes éramos. Sobre todo, cuando las palomas se subieron a la mesa y empezaron a picotear de las tostadas de mi madre y del bol de las cáscaras de los cacahuetes, dando así por terminada la merienda.

Y creyendo que los niños estaban endemoniados y/o poeseídos por una fuerza sobrehumana, nos metimos en la Catedral dispuestos a arruinar la paz que allí se respiraba con las discusiones a voz en grito y los empujones por ver quién encendía más velas a las vírgenes, vaciándonos el monedero y las ganas de vivir. Menos mal, que estuve hábil y les conté que bajo el suelo había gente muerta y aquello debió de darle tanto terror que permanecieron callados al menos quince segundos, que en estos casos, no es poco.

Y a la salida se colaron en los jardines colocándose al borde de las albercas llenas de agua estancada y verdín a pique de caerse y tener que ser sometidos a un tratamiento de agresivo de esterilización industrial, lanzando chinos para que se movieran las inexistentes ranas y salpicando a los pobres turistas mitad asqueados, mitad aterrorizados.

Gracias a dios, empezó a caer la noche y dimos por terminado el insufrible paseo y el espeluznante día, ellos se fueron a casa y yo a lo que había quedado de la mía, con los ojos desquiciados y los músculos superpuestos, que hasta el pater -que se había quedado en casa currando- se asustó de verme la cara de cadáver depresivo que se me había quedado… Pero a pesar del cansancio que hacía que mi cerebro sólo generara energía para respirar, me asaltó una horrible duda ¿será así como viven las madre con dos niños? Decidme que no o me ligo las trompas esta misma tarde.

41 comentarios:

  1. J, ja! Si es que eres temeraria! ¿Cómo se te ocurre tener un amáquina de hacer algodón de azúcar con un apelirroja suelta? ¿No tendrás también la de palomitas? Si es que te gusta jugar con fuego, ja, ja! Lo de tu padre intentando huir del averno me ha hecho mucha gracia. El otro dia viendo las noticias me acordé de vosotras porque salieron Gordillo y los suyos ocupando la calle Larios y pensé ¡a esos les echaba yo a la pelirroja y desalojaban rápido! Ja, ja! Un saludo Flor, te superas dia tras dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, seguro!!! Y sí, tengo la de palomitas... y una fuente de chocolate!!

      Eliminar
    2. ¡Es que coqueteas con el peligro! ja, ja! Oye, ¿la fuente de chocolate la usas? Lo digo por que igual luego es un engorro y se queda ahi olvidada en la alacena...La vi en Alcampo y me pareció la pera... sobre todo para mi, que mi niña dulces y chucherías sólo en pintura, ja, ja!

      Eliminar
    3. Para las fiestas van muy bien!!!!

      Eliminar
    4. MI QUERIDA FLOR,LOS MIOS ERAN COMO DOS PELIROJAS SE LLEVAN 21 MESES Y LO MEJOR ERA EL MOMENTO ACOSTARLOS, QUE CUANDO CAMBIAN LA HORA- NOSE EN QUE MOMENTO DEL AÑO, POR AQUELLO DE HABER SIDO MADRE DE DOS- LA LUZ DE LA TARDE LES DECIA QUE NOOO ERA EL MOMENTO DE DORMIR QUE "ES DE DIA MAMAAAA".
      DESPUES DE CIENTO DOCE CUENTOS Y UNAS CUANTAS CANCIONES, SE DORMIAN. MOMENTO EN EL QUE YO PERDIA EL CONOCIMIENTO A EN LA CAMA O SOFA Y ME PERDIA ESA TRANQUILIDAD. PERO QUE NO PODIA MAS.... BESOS

      Eliminar
  2. Sí, lo siento, Flor, pero sí...aunque lo del algodón de azúcar no me ha pasado nunca, se me ponen los pelos de punta de pensarlo, ag.
    Eso sí, con dos niños tienes dobles abrazos, dobles besos, dobles manitas pequeñas que besar, dobles "te quiero mami" :) y, cuando no se están pegando como gatos, es precioso verlos jugar, inventarse sus historias, abrazarse, hablar por la noche antes de dormir. Y entonces, todo compensa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay! Que yo me he plantado con una y con tu comentario casi me convences!!!
      Qué bonito!!!

      Eliminar
    2. Anímate!! Los míos son dos terremotos (de dónde salió la teoría de que si tienes mellizos uno es más tranquilo que el otro?? mentira!!), pero la relación que hay entre ellos es única y, aunque hay momentos en los que vendería mi alma al diablo por una semana SOLA en un blaneario, volvería a tenerlos.
      De hecho (lo digo bajito), yo querría volver a intentarlo, pero cada vez que lo menciono, mi marido se queda blanco y mi madre (que nos echa una manita con los peques) amenaza con irse a vivir su jubilación dorada a Benidorm...

      Eliminar
    3. jajaja, no sabes lo que me costó a mi convencer al pater que tres no eran tantos.... tuve que emborracharle un pelin...

      Animo Flor, que con dos no es el doble de malo, y contemporias mucho más...

      Eliminar
    4. Me pasa como a Evita, lo de hablar entre ellos antes de dormir me parece tan tierno.... ¡menos mal que el nuevo año nos traerá un primito/a, que casi me convences, ja, ja!

      Eliminar
  3. Tener dos es eso mismo, pero tooodos los días hasta que se independizan. Y peor, porque los primos se ven de tanto en cuanto, pero los hermanos conviven todos los días, y se pelean todos los días y se roban los tazos todos los días, y se hacen trampas al parchís todos los días, y el hermano le pinta las nenucos con betún a la hermana y la hermana le persigue con la hebilla del cinturón de su padre por toda la casa, y no se dejan los juguetes, y se hacen tiendas de campaña en el pasillo con tus sábanas, y se pelean por el último trozo de chocolate/vaso de refresco/cualquiercosaescasa, y te cojen los condones de la mesita y se los bajan a la puerta de la calle, y se ponen tus perfumes y las colonias/aftersahve del pater por litros...

    Y si no, pregúntale a mi madre, que mi hermano y yo nos llevamos 13 meses. Luego todo eso con el peque no pasó, son más de 8 años de diferencia y todo es más relajado. Vamos que si quieres tener dos sin morir en el intento, espera a que la pelirroja esté en bachillerato. Para ellos no es lo mismo, pero tu puedes seguir siendo persona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajjaja, qué horror!! El problema es que hace casi tres años que no soy persona!!

      Eliminar
    2. Efectivamente.
      Yo he llegado a la conclusión (tengo parejita que se llevan 21 meses) que el númeor d ehijos ideal para la peraja es 1.
      Pero para los niños lo mejor es tener un hermano. Pero una vez el primero se ha civilizado completamente, alguno será antes de llegar a primaria y otros hasta llegar a la Universidad...
      Yo pensaba que era mejor que se llevaran poco tiempo y esta intersección de quitar el pañal a uno, aprender a andar el otro, gritar los dos juntos cuando menos procede es una locura.
      Pero veo un atisbo de luz cuando juegan juntos, el mayor consuela a la peque y cosas tiernas de ese estilo, que haberlas haylas, aunque no todo lo seguido que a mí me gustaría...
      Flor, eres mi ídolo!

      Eliminar
  4. Buffff, me has puesto los pelos como escarpias con lo del algodón de azucar. Esa máquina diabólica es un regalo o la compraste de motu propio????? Y no funciona Dora con los dos bichos juntos?

    Yo creo que tener dos no es lo mismo, porque cuando conviven la cosa se relaja. Yo lo veo en las hijas de mi mejor amiga, es más, la mayor que era un demonio se tranquilizó bastante y se portaba bastante mejor después de tener a su hermanita. Así que supongo que también tiene su parte buena...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me la regaló mi suegra y me pareció una fabulosa idea usarla para divertirnos en familia. Meeeec: Error.

      Eliminar
  5. Joé, se le quitan las ganas a una de volver a procrear... Algodón de azúcar + pelirroja + primísimo? En qué estabas pensando, querida?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya os he dicho que yo no pienso desde hace muuuucho

      Eliminar
  6. No sé que decirte Flor,yo creo que con dos la cosa muy relajada no debe de ser mas bien creo que como dirían los de gran hermano todo se magnifica,vamos que se duplica el trabajo y no hay otra,ahora si te sirve la teoría de mi suegra,ella siempre dice que si el primero te sale movido, el segundo es todo lo contrario.Claro que esta teoría no está cientificamente demostrada, asi que no me fiaría mucho de que eso pueda ocurrir,por si acaso si quieres tener otro, no lo pienses mucho por que si no,no lo tienes.Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjajaja, la teoría de tu suegra es para engañarte!!! jajjaa

      Eliminar
  7. Ay Flor es que tu pelirroja y el primísimo son mu malos!!!!! mis hijos son dos, si, pero mucho más tranquilos! Se llevan como sabes 15 meses pero bueno, a pesar de ser niños, que hacen travesuras, no inventan cosas buenas, pegan, etc, son buenos la verdad! Nunca han sido llorones..( hasta que Ignacio cumplió los dos años, ahora llora por todo), comen bien y duermen bien. Y eso sí, con una sola mirada de su padre se cuadran como si estuvieran en el ejército...
    A lo mejor se tranquiliza con la llegada de un hermanito, vete tu a saber!!!!
    Besos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mándame al padre!!!! La pelirroja se cuadra más ante mi mirada, pero poco, poquísimooo

      Eliminar
  8. ¿Algodón de azucar???? DIOOOOSSSS!!!! Tu estás de manicomio.. Yo solo pienso en el (único) día que se me ocurrió sacar la pintura de dedos para que se entretuvieran los peques y mi casa pasó a ser una versión alternativa de las cuevas de Altamira.. Aún quedan vestigios en algunos rincones.
    La siesta del abuelo en el sofá debe de ser una obligación del cargo porque mi padre es capaz de dormir en las situaciones más inverosímiles. Eso sí, fijo que no hay que ir a urgencias con él porque, lejos de estresarse, le rie las "gracias" a la criatura. No me extrañaría que alguna de las "pinturas rupestres" fuesen obra suya ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajjaja, los abuelos son lo peor!! Mi padre la consiente en todo y mira que él era de disciplina casi militar, eh??

      Pintura de dedos?? Estamos locos?? Y plastilina tampoco. Ea.

      Eliminar
  9. Que no Flor que no..que el próximo será un dulce angelito para compensar!!
    Gente muerta bajo el suelo??!! jajajaja eres muy muy muy cruel!! jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me dejan pocas armas para usar... y he de hacer juego sucio! jajja

      Eliminar
  10. Una máquina de algodón de azúcar??? Tú no ves el peligro!
    En cuanto a lo de procrear, ni de coña!!! Yo estoy por hacerle la vasectomía a mi contrario (de ligadura nada, que ya pasé por una cesárea, que sufra un poco él, nooo?) ya que mi gordita es del "estilo" de tu pelirroja, inquieta y muy estresante así que sólo de pensar en un hermanito me quieren dar los 7 males!!!
    Besucos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A lo mejor nos dan una paguita por aguantarlas, no???

      Eliminar
  11. Hola maja! Cuánto tiempo sin comentar aunque he seguido con fervor las hazañas de la pelirroja, ya sabes que soy muy fan!
    Yo te confirmo que con dos no es un infierno, o por lo menos con mis dos... Hay momentos de desquicie, claro, pero no todo el tiempo, afortunadamente.
    De cualquier manera, el pequeño es aún muy pequeño para valorar, así que pregúntame de nuevo dentro de un año!
    Besillos

    ResponderEliminar
  12. que nooooo, que dos no es tan maloooo ( tres ya sí, si alguien está pensando ir a por la familia numerosa, que se lo piense, que la trinidad ya está al nivel caos)
    Juegan juntos, se entretienen, se ayudan, vale, tambien discuten por todo y a todas horas, pero de vrdad que dos mejor que uno (pero como dije antes, el tercero hay que pensarlo mejor)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, dos mejor que uno, pero tres peor que dos.

      Confiesa....estás embarazada?????

      Eliminar
  13. Pues así es! y con tres niños ya ni te cuento. Lo del incidente del algodón de azúcar nos pasó a mi hermano y a mí con mi prima, pero con frigo pies. Sólo diré que la que acabó con helado en las pestañas fue mi prima XD aún me rio!

    ResponderEliminar
  14. Me dejas sin palabras, Flor. ¡Vaya tardecita!

    Te diré, "sin encambio" (que dicen por aquí) que me he reído a carcajada limpia y lagrimones de risa aprovechando que he leído partes uno y dos del tirón en mi casa, y no en el trabajo como habitualmente.

    No leo los demás comentarios, que yo estoy en ello a por el segundo y como te hayan contestado que sí, que la vida con dos es así, me muero de un infarto.

    ResponderEliminar
  15. Ay oma vaya diíta!! Desde luego q pensamos bien tu hermana y tú cuando juntáis de nuevo a los monstruitos!me estaba comiendo las uñas del estrés mientras te leía!! Y encima tú echándole leña al fuego con juegos putadas como la máquina del algodón de azúcar!!locaaaa en q estabas pensando???yo solo les dejo jugar con plasti y acuarelas en el jardín (bendito jardín) y bajo mi estricta supervisión!!
    Yo q tengo 3 te diré a el mejor regalo q le podrás hacer en tu vida a la pelirroja es un hermanito/a! X supuesto q es el doble de trabajo, q al ppio perderás las ganas de vivir y no darás a basto para atender a los 2 pero a todo se acostumbra una!aprenden a compartir,a querer,los hermanos son los primeros amigos a todos tenemos!si no,mira tú y tu hermana!le vas a privar a la pelirroja de eso?y cuando crezca veras lo q se entretienen juntos!!las mías mayores de 4 y 2 y medio juegan juntas todo el rato!todo el día jugando a las casitas y a lo q se les ocurra!y yo,como buena madre panderona leyendo en el sofá!vigilando de reojo al bebé q la pobre me la van a santificar un día de estos de lo buenísima q es! Luego hay otros días q las regalaría a las 3 al primero q pasará x delante de mi puerta pero esto es como todo!hay buenos y malos días!!
    Ea!te he convencido?? Jajaja
    Un besote wapa!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suena bien!!!! Que tenerlas entretenidas entre ellas no es poco, eh??? Que yo estoy harta de comerme sus potingues hechos en la cocina de Kitty!!
      XXX

      Eliminar
  16. Si quieres te digo q no, por si quieres tener un pelirrojo, pero la verdad es q si, a mi me falta quemar la ultima neurona y directa a la locura.
    2 niños doble diversion!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  17. No conozco profundamente a madres de dos niños, así que no sabría darte una respuesta concreta. Eso sí, si quieres ligarte las trompas, que sea por la privada. En la seguridad social no te van a hacer ni caso, te lo digo por experiencia...
    Me congratula saber que tu pelirroja sobrevivió a la Catedral. Ya podemos tachar algo más de la lista. Besotes!!!

    ResponderEliminar